Follow by Email

viernes, 31 de enero de 2020

UN COLOQUIO CON CARREÑO EN MADRID

Los amigos de la Asociación El Toro de Madrid invitaron a su tertulia al veedor de Céret y de Las Ventas, Juan Carlos Carreño. La cosa tuvo bastante interés fundamentalmente porque los que le preguntaron eran aficionados independientes que al día siguiente tenían que ir a trabajar. Queremos decir que el mismo personaje, entrevistado por cualquier taurino paniaguado, no da ni la mitad de juego ya que la entrevista hubiera sido versallesca para no molestar al sistema.



Pulsando aquí pueden ver el coloquio entero, que se va a más de dos horas. Carreño responde siempre con corrección pero su hablar pausado y sus circunloquios excesivos impidieron más preguntas de interés. Sólo se incomodó cuando uno de los intervinientes críticó a Florito. Él y Floro son de la misma quinta y se conocen desde niños, razón por la cual dejó claro que no aceptaría que se hablara mal de él en su presencia. 

Por si ustedes no tienen tiempo de ver entero el vídeo,  entresacamos algunas de las cosas que contó.


FOTO: Asociación El Toro

Por ejemplo, dio una curiosa explicación al tema de las bolitas. Afortunadamente, empezó reconociendo su existencia...

'...porque yo lo veo igual que usted ya que tengo ojos en la cara. Le garantizo que en mi presencia no se ve ni una escofina, eso se lo aseguro. La única explicación que se me ocurre es que el pitón, que crece desde la cepa, se vea obstaculizado por la funda y en su crecimiento vaya adoptando esa forma redondeada que, insisto, yo la veo igual que usted'

Suponemos que lo de la escofina lo dijo para generalizar con esa palabra todos los instrumentos de la barbería. Como ustedes saben, actualmente son mucho más sofisticados y hay auténticos artistas. En nuestro blog hemos publicado fotos nuestras de corridas cuyos toros luego nos aseguraron que estaban afeitados. La verdad es que observamos en nuestro archivo los primeros planos ampliados y cuesta darse cuenta pero cuando te lo ha asegurado uno que estuvo en el mueco, no hay más que hablar.

Precisamente sobre el tema de las fundas le preguntan si cuando ve los toros con los humillantes apósitos, tiene que imaginarse cómo son los pitones:

'Claro, no hay más remedio, pero son ya muchos años de experiencia. Pero cuando se desenfundan, yo los vuelvo a ver en puntas antes del embarque. En muchos casos se las quitan diez días antes y en otros, como Adolfo Martín, el mismo día del embarque, pero siempre me avisan y estoy presente'


FOTO: pureza y emoción

No aclara si obligan a enfundar las corridas que vayan a ir a Madrid. Alguno nos ha dicho eso pero nosotros hemos visto corridas de Miura y Victorino para Madrid sin fundas.

Un amigo del blog nos decía que este Carreño era 'el que aparta los elefantes para Madrid'. Hombre, en la tertulia él dice en un momento dado que

'cuando voy a una ganadería de las que lidia habitualmente en Las Ventas, ya tienen apartados los toros más grandes para Madrid. Son ésos los que veo y a partir de ahí, escogemos'

Está claro, ¿no? No dice los de más trapío ni los de más nota sino los más grandes. Afirma que lo de Baltasar Ibán es pequeño y que por eso hay que lidiarlo en Madrid de cinqueño. Anota que el cruce con Pedraza le está dando más volumen y cara aunque, y esto lo añadimos nosotros, quizás lo esté descafeinando. Pero como la tertulia era entre aficionados de probada solvencia, ellos saben perfectamente que el tamaño no es el trapío y que si los ibanes son terciados habrá que aceptarlos como son, ¿no creen?



Cuenta que él empieza a ir al campo a mitad de octubre y que diez días antes de Navidad, ya tiene visto lo principal. En enero se reúne con sus jefes y se va programando la temporada. Recuerda que es difícil encontrar abundancia de toros cuajados para mayo y que si san Isidro fuese más adelante, sería todo más fácil. 

Se nos hubiera ocurrido preguntarle cómo es que a veces han ido de Madrid a ver toros en el campo de una determinada ganadería hasta tres veces entre otoño y primavera para al final no comprar nada. Y, lo que es peor, sin dar explicaciones. Si los toros no valían, ¿por qué volver dos veces más? Si los toros no estaban cuajados a la tercera visita, ¿por qué no decírselo claramente al ganadero? No damos nombres pero esto lo sabemos lógicamente de primera mano.

Respecto a las figuras, dice que se les ofrece un abanico de ganaderías de su preferencia y que ellos eligen. Entonces, de los toros ya apartados para Madrid en esas vacadas que gozan de su favor, es su responsabilidad como veedor escoger los que viajarán para el reconocimiento. Asegura que nunca ha recibido presiones de ningún tipo.

Le preguntan su opinión acerca de la sobredosis de Fuente Ymbro que sufre la plaza de Las Ventas. Aclara que esta ganadería no es de su zona de influencia porque él no ejerce en Huelva, Cádiz  y Sevilla. Dice que será cuestión de 'amistad o interés' entre Casas y Gallardo sin que el veedor tenga ahí nada que decir. Eso ya se lo podemos certificar nosotros por lo que nos han dicho pero no podemos permitirnos el lujo de dejarlo por escrito. A ver cuántos festejos vuelve a protagonizar don Ricardo este año, igual supera el anterior.



Habla sobre la dificultad de los desafíos de septiembre porque hay que hacer apartar al ganadero seis o siete toros para llevarse al final cuatro (tres y el sobrero que en estas corridas es de la misma ganadería). Se entiende que aguantar los toros hasta septiembre para vender sólo cuatro es problemático para el propietario. Hombre, la verdad es que no nos terminamos de creer eso de que no haya toros para desafíos. Hay ganaderías en que se les quedan para cinqueños toros que han sido ofrecidos a Madrid para esos mismos desafíos y no los han aceptado.

Le preguntan por qué los sobreros no son siempre de la misma ganadería titular en todas las corridas:

'Procuramos que así sea en el encaste Albaserrada. En otras, la verdad es que si la corrida titular sale floja pensamos que casi es mejor tener como sobreros toros diferentes'

Dice que es posible que Palha vuelva este año a Madrid pero no para san Isidro (en cambio Saltillo, sí lo confirmó). Pasó de puntillas sobre el último affaire de Folque en Madrid y su discusión con los veterinarios (recuerden aquí). Nosotros preguntaríamos a Carreño por qué no se aclaran los motivos de los rechazos de manera que el aficionado sepa a qué atenerse y además él no quede con el trasero al aire.

Por ejemplo, se le podría recordar el baile de corrales en la corrida de Garcigrande de san Isidro (recuerden aquí). Castella estaba indignado porque se consideró ninguneado por el ganadero y Justo Hernández reconoció al final que

"Si de ocho toros sólo me aprueban tres, el único responsable soy yo; no sirven excusas, hay que hacer las cosas bien. Ningún reproche al presidente y a los veterinarios, por mi parte, mi máximo respeto"

Si dijo esto, ¿de quién fue la culpa? Está claro: o suya por escoger toros indignos o del veedor por aceptarlos, ¿no les parece? Fue la tarde de aquel torillo llamado 'Poeta' con el que Marín hizo el tiovivo a placer porque era una ternera bañada en chocolate. Ahí lo tienen, colocado en la oreja del toro mientras va pivotando hacia atrás:



Habla muy bien de la ADAC y de Céret y recalca que tienen el problema económico de no poder competir con otras plazas con más aforo y más abonados. Se le podría haber preguntado si veía factible nuestra ADAC española o si, por el contrario, cree que el sistema la boicotearía. Comentó que los toros de Raso de Portillo para este año en Céret que pueden revisar aquí los reservaron el año pasado de novillos a costa de la Asociación ceretana.  Éste es uno de ellos:



Comete luego un error que no le rectifican aunque tampoco tiene nadie obligación de saber esto. Es cuando afirma que Céret está en desventaja con Vic porque 'la plaza de Vic-Fezensac es propiedad del club taurino'.

Se equivoca: esa plaza es del Ayuntamiento y el Club Vicois paga, y además bastante, por usarla durante la feria. Es más, fue el propio Club quien corrió en 1998 con todos los gastos de remodelacion de la misma.



Las plazas francesas que juegan con cierta ventaja son las que tienen comisiones regentadas conjuntamente con el municipio, como Bayona, Mont de Marsan o Dax. Salvo error, eso hace que estén exentas del IVA. Lo de Céret y Vic tiene muchísimo mérito y por eso nosotros siempre intentaremos apoyarles aunque luego algún enemigo lector nos acuse de endiosar a los franceses.

Al hilo de la feria de Céret y sobre los toricos de Reta recuerda el caso de una novillada de erales sin caballos en que uno de los animales fue al corral tras los tres avisos pero no le pudieron quitar el estoque. Dice que aguanto con él siete horas hasta que murió.

Deja claro que en la comunidad de Madrid no se puede lidiar un utrero o un toro en el mes que cumpla la edad. Se perdió una buena ocasión para preguntarle quién fue el responsable del engaño en la edad de aquel novillo de Carolina que se iba a lidiar en Céret (recuerden aquí, con unas misteriosas tachaduras en las fechas). 

Por cierto, hemos rescatado un puyazo asesino de aquella novillada a uno de los del Raso. Fíjense dónde está clavando y cómo tapa la salida con la mano izquierda. Y encima el caballo apoyado contra la barrera. Es de absoluta vergüenza:



Le preguntan si está al corriente de la ínclita lista negra de ganaderías que con laboriosidad y buen criterio elabora cada año la Asociación. Pues va el veedor de Las Ventas y dice que no:

'Algún año la he visto pero la de éste último no porque no tuve ocasión de darle a la tecla del ordenador el día que la publicaron' 

¡Anda! ¿No sabe que en internet la puede encontrar en menos de cinco segundos? O Carreño tiene un buscador de madera o es que le da igual ocho que ochenta porque ese documento tendría que leerlo casi antes de que se publicase. Zanja la cuestión diciendo:

'No he visto ni la lista negra ni la blanca pero ya os puedo decir que de la lista blanca habrá este año más de una ganadería...¡y de la negra también!'

Se oye una voz que le grita con sorna: '¡Claro! ¡El Puerto de San Lorenzo!' y Carreño se hace el loco convenientemente para no recordar la infumable corrida de san Isidro. Recuerden pulsando aquí que su tremendo trapío fue inversamente proporcional al juego que dieron:


FOTO: Andrew Moore

Para ir despidiendo, decirles que nos planteó un panorama de color de rosa. Contrasta con lo que aseguran muchos ganaderos, que cuando entran los veedores en la finca los marean sin piedad. Esto decía uno que no es sospechoso de nada porque lidia habitualmente en Madrid:

'Quieren mucho pitón, muy ofensivo, pero a la vez que no abran, que no sean cornidelanteros, que si recogidos arriba, que si mucha dimensión, que si el perfil...'

Ya ven, cada loco con su tema. El problema es que Carreño sabe que en Madrid están otros por encima de él y tiene que cubrirse las espaldas. No obstante, se agradece que se prestase a este tercer grado con los aficionados de la Asociación El Toro. De todas formas, a ver si se lee la lista negra de ganaderías. Por si no la encuentra, aquí la tiene.

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.

martes, 28 de enero de 2020

TOROS EN LA MÁQUINA DEL TIEMPO (3). HERNÁNDEZ PLA, 1ª PARTE: "SENTÍA COMO SI HUBIERA ENGAÑADO AL PÚBLICO CUANDO MIS TOROS NO EMBESTÍAN"

¿Qué les parece la frase del titular? En la actualidad son muchos los ganaderos que se dan coba. José Antonio Hernández Tabernilla no sólo no se la daba sino que le embargaba ese sentimiento de haber faltado a su compromiso con el público si fallaban sus toros:

"Cuando de pronto los toros no te embestían después de haber puesto en ellos todo tu cariño y tu dinero, me llevaba la impresión de que había engañado al público y al empresario. Ese disgusto, esa amargura y esa sensación de haber engañado a alguien es algo tremendo. Si fallaba y ese fallo era en Madrid, me daba por pensar que no sabía nada de esto"


FOTO:  Josemi

Nos metemos en nuestra máquina del tiempo para recordar esta ganadería histórica. Ya saben que estuvo más de cien años en manos de la misma familia. Todo empezó con el abuelo de José Antonio, Esteban Hernández Martínez. La verdad es que de lo que hubo antes de 1969 no quedó nada entre la guerra primero y el matadero después. No obstante, haremos un recordatorio de los inicios cuando el viejo Hernández compró a Arroyo reses de Mazpule procedentes de Raso de Portillo.

Aquello no le acabó de convencer y añadió más de setecientos animales del conde de la Patilla comprándoselos a su viuda en 1893 (de esa ganadería había sido el famoso 'Tornillito'). Conservó la divisa blanca, roja y celeste y el hierro de la hache, que no tiene nada que ver con la inicial de su apellido sino que era un bocado procedente de los hermanos Pedro y Juan Zapata. 



Precisamente la antigüedad de 1882 de la ganadería vendría de lo del conde. Pero aquí hay algo que falla porque el conde de la Patilla lidió por primera vez a su nombre en Madrid el 8 de julio de 1883 con Gordito, Currito y Fernando El Gallo. Y Don Esteban con el suyo el 1 de abril de 1894, cuando Guerrita mató este gran 'Segoviano'



Atención al balance de la corrida, que se lidió con divisa azul y verde (?):



Digamos que Gabriel, el padre de José Antonio, cambió más adelante el hierro y la divisa, que pasó a ser blanquiverde durante muchos años. Vean el árbol de José de la Cal donde se aprecia cómo varió aquel hierro: 



En 1974, la familia retornaría al original y a la divisa tricolor. Por cierto, al califa Guerrita le gustó lo de Hernández y en esta carta al empresario de Murcia exigía que si querían que torease, los toros tenían que ser 'andaluces o del duque de Veragua o de Esteban Hernández, caso de que sean de Colmenar':



Ya ven que las exigencias de las figuras no son de hoy. El fundador de la ganadería murió en 1913 a causa de una caída del caballo mientras hacía labores de campo:



Su viuda, doña Luisa Pla Pané, se casó en segundas nupcias con Agustín Mascarell Jiménez, ¿les suena? Recuerden a Gallito en Talavera: '¡que llamen a Mascarell!' Don Esteban siempre estuvo considerado entre los más grandes:



Ése último que queda cortado es, como han adivinado perfectamente, don Manuel García-Aleas. En 1889 se celebraron unas corridas en la plaza del Bois de Boulogne de París y alguno de los toros fue de Hernández:



Cinco años después en Madrid, 'Caminero', colorado y astifino, lucha contra un león. Se acaban los billetes y la reventa multiplica hasta por siete los precios. Hubo una avalancha cuando abrieron las puertas y más de doscientas personas entraron gratis hasta que la Guardia Civil empezó a repartir sablazos y palos, llevándose varios detenidos. 



Doce minutos duró el espectáculo, que no la lucha, porque a las primeras de cambio el gato, de nombre Regadé, vio que aquél no era su día y que hubiera hecho bien en no salir nunca de su Gambia natal:



Siete años antes de morir, don Esteban tuvo la inmensa satisfacción de ver lidiar esta exitosa corrida suya en Madrid. Las pintas llaman la atención: un ensabanado, uno negro, dos sardos, un colorado y ese 'Cigarrito' de la izquierda, castaño salpicado:



La prensa fue unánime en agradecer a Hernández tanto la presentación como el juego de sus toros. Esto decía Don Jacinto:



Y esto, Sol y Sombra:



Dice la revista que los toros fueron 'martirizados' por maestros y cuadrillas. Ya ven que la prensa era inflexible y durísima con los de a pie, nada que ver con la crítica domesticada de hoy en día. Ahí tienen a Antonio de Dios, 'Conejito', frente al gran 'Cigarrito':



El Liberal también destaca el comportamiento de ese tercero:



Los seis tomaron 34 varas, dieron 14 caídas y mataron 8 caballos, casi triples figuras como ven. Ahí tienen a 'Cigarrito' romaneando:



Dos años después tomaba la alternativa el padre de Manolete de manos de Machaquito. El testigo fue Cocherito y el toro, 'Yegüerizo', de don Esteban. Es raro que repitiese la ganadería con la que se había presentado de novillero en Madrid con un notable fiasco en 1903. La cabeza del segundo toro de la alternativa, el cinqueño 'Botillero', adornó siempre la casa de la familia en Córdoba. No sabemos si el pequeño Manuel cogería miedo al verla allí colgada porque, salvo que alguien nos rectifique, el cuarto califa no mató ningún toro de esta ganadería en toda su carrera.

Con 17 años recién cumplidos lidió Gallito novillos de Esteban Hernández en Madrid pero eso lo dejamos para la serie que estamos dedicando al maestro.

En1928 un toro de Hernández retiró de los ruedos a Martín Agüero. Se llevó una cornada en el muslo y un puntazo en el pie que le mermó irreparablemente sus facultades. Ya saben que fue uno de los mejores estoqueadores de todos los tiempos:



No obstante, como decíamos, nada de todo este ganado tiene que ver con los de Hernández Pla que hemos conocido en los tiempos modernos. A la muerte de don Esteban, doña Luisa Pla compra casi toda su ganadería a Encinas en 1932 para suavizar la casta de lo que tenía. Se anunciarán como Esteban Hernández, antes EncinasCorren tiempos en que todos quieren torear como Belmonte y con el toro de antes no puede ser. El propio Hernández Tabernilla lo explica:

"Con motivo de la suavización que se produjo en el toreo en la época de Belmonte, mi abuela, mi padre y mis tíos se vieron obligados a suavizar unos toros que eran muy duros y para ello compraron gran parte de su ganadería a Pepe Encinas"

Pero llega la guerra y la finca El Soto se encuentra en pleno frente de Madrid. Tras la batalla del Jarama, la ganadería prácticamente desaparece y la familia empezará casi de cero a partir de 1945. Nos referimos a los hijos de Esteban y Luisa: José María, Venancia, Esteban y Gabriel Hernández Pla. Para ello eligen reses del duque de Pinohermoso (suponemos que de lo que compró a Bernardo Escudero procedente de Albaserrada porque aparte tenía otros animales de Vicente Martínez). Añaden posteriormente vacas de Samuel Flores. Cañabate los animaba en 1948 a seguir la senda de su padre:



En 1951 este toro suyo corneó en el muslo derecho a Victoriano de la Serna en el primer pase ayudado por alto. Como era el primer toro de un mano a mano, Vicente Barrera tuvo que matar los seis:



A la muerte de José María, en 1955, se divide la ganadería entre los hermanos. A nosotros nos interesará la parte de Gabriel y sus hijos, que quitarán todo lo anterior. No nos extraña porque el propio Pinohermoso se enfadó tras una corrida suya en Badajoz en 1948, suspendió posteriores festejos que tenía contratados y rehízo su ganadería enviando al matadero una gran parte.

Nos despedimos con un novillero que en 1957 torea un animal de esta vacada. Es un delantal aunque ahora que está de moda ese lance para no quebrantar a los toros y de paso no arriesgar tanto las piernas, nos dicen los críticos paniaguados que son 'verónicas a pies juntos' (?):



Se trata de Curro Romero con veinticuatro años en Málaga. Tras la muerte de Gabriel, los hijos quitarán todo para comprar 90 vacas y dos sementales a Joaquín Buendía en 1969. 


FOTO: Juan Pelegrín

Hemos empezado con José Antonio Hernández pero el protagonismo se lo ha llevado su abuelo, uno de los grandes como dejábamos claro más arriba. En el próximo capítulo cederemos la palabra al nieto para que nos hable de las tientas, de la suerte de varas, de los cruces en la ganadería, de su opinión sobre el peculiar público de Las Ventas, sobre los veterinarios, etc. Todo de mucho interés, ya verán.

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.




viernes, 24 de enero de 2020

¿CUÁNTOS TOREROS TOMARON LA ALTERNATIVA CON MIURAS ANTES DE SOLERA?

Pues Solera hará el número trece desde la primera de 'Villaverde' en 1864. Salvo error, el último fue el aragonés Fermín Murillo hace sesenta y tres años. A continuación haremos un repaso de todos ellos. Al final plantearemos una propuesta al toricantano francés a ver si él y sus mentores aceptan nuestro desafío. 


Lo que ustedes leerán a continuación en tres minutos nos ha supuesto bastantes horas de indagación aunque sarna con gusto no pica. A ver si no nos ha bailado ningún número ni nos hemos dejado a nadie en el tintero. 



Retrocedemos ciento cincuenta años con el citado VICENTE GARCIA ‘VILLAVERDE’, de Ciempozuelos. No confundir con su hijo Luis: se la dio Cúchares con el toro 'Corneto' de Miura el 13 de junio de 1864. Pero sólo toreó esa corrida porque retornó a novillero y volvió a tomar la alternativa cuatro años después. La corrida que le costó la pierna a El Tato la mataron con él Villaverde y Lagartijo. Alternó muchas veces con el califa y ambos compartían banderillas en el segundo tercio (se ve que Villaverde era mucho mejor con los palos que con el estoque).



Poco después JOSÉ NEGRÓN 'EL NEGRI', el 31 de marzo de 1872, de Gordito, mano a mano. Iba en la cuadrilla de Carmona. No tiene nada que ver con el picador Patricio Briones 'El Negri'. Creemos que el dato es correcto pero no es fácil de confirmar porque en su ceremonia no hubo cesión de trastos.



En agosto de 1871, Gordito le cedió un toro del Marqués de la Merced en Almería. Pero luego vemos que se le califica de "intruso, sin categoría de espada". Justo en la corrida de su misteriosa alternativa con miuras, se anuncia como matador pero se comenta  que "unas veces desempeña un papel como matador y otras como banderillero pero la autoridad lo consiente y la empresa se ahorra dinero".

ANTONIO ARANA 'JARANA', que fue peón de Espartero y Fernando el Gallo. Se la dio éste último el 12 de octubre de 1890 con Lagartijillo de testigo.



Despedimos a los cuatro decimonónicos con un Padilla, ÁNGEL GARCIA DE LA FLOR 'PADILLA', trianero. Se la da Mazzantini con Bonarillo mirando el 19 de septiembre de 1897. El toro obedecía al nombre de 'Rabituerto'. García tuvo que huir del Perú por haber matado a un hombre en una pelea. Vivía con nombre supuesto y terminó suicidándose de un tiro el 13 de diciembre de 1913 en su casa de Madrid cuando tenía 41 años.




Empieza el siglo XX con ANTONIO MORENO, 'MORENO DE ALCALÁ', la de Guadaira. Fue el 1 de septiembre de 1907 a manos de Lagartijo Chico en el Puerto. 



Era de la escuela de Larita, un torero de los temerarios:



Un aragonés, JOAQUÍN CALERO Y BERDEJO, ‘CALERITO’, el 14 de octubre de 1910. En algunos sitios ponen su segundo apellido con uve pero creemos que lo correcto es con be. La tomó en la capital aragonesa de Vicente Pastor con El Gallo como testigo pero no llegó a confirmar en Madrid. El toro se llamaba 'Vinatero'. Salvo que alguien nos rectifique, es el primer diestro aragonés que se doctoró en Zaragoza. Se ve que con las banderillas quebraba muy bien. Atención porque se había presentado de novillero en Madrid con palhas. Hubo otro Calerito posterior, el cordobés Manuel Calero Cantero, pero no tienen nada que ver.



Un vasco de Gallarta, municipio hoy absorbido por Abanto-Ciérvana, JAIME NOAÍN. Fue en Bilbao el 17 de agosto de 1931 de Nicanor Villalta con Jesús Solórzano. Cortó 4 orejas (aunque en algún sitio añaden dos rabos).



En su casa estaba prohibido hablar de toros porque sus padres no querían verlo de luces. Tuvo bastantes triunfos, especialmente en Madrid, Zaragoza, Bilbao y Colombia. Se retiró a los cuarenta y tres años.



Fue de los toreros honrados, sobrio, serio, sin enemigos. De los pocos de quien prácticamente todo el mundo habló bien. Murió en Madrid a los 72 años:



Un mes después, el mismo Noaín es testigo con el malogrado JOSÉ GONZÁLEZ, 'CARNICERITO DE MÉXICO'. Es el 13 de septiembre de 1931 en Murcia a manos de Domingo Ortega. Era otro torero de matadero pero en este caso del de Guadalajara en México. Fue de los mexicanos valientes aunque ¿hay algún diestro mexicano que no lo sea? Banderillero de la escuela de Gaona y Arruza:



Dos años después de su alternativa casi mata a su padrino. Fue a descabellar un toro de Celso Cruz en Barcelona y el estoque saltó disparado como una ballesta para pegar un corte en la barbilla al maestro de Borox. De esa manera pudo acabar sus días Ortega aquella tarde si se le clava en el pecho. Carnicerito murió de una cornada en el muslo como la de Manolete en presencia de Conchita Cintrón, que fue quien le hizo un torniquete con las correas de sus zahones. Fueron 25 cms en la femoral y murió al día siguiente, 15 de septiembre de 1947, nada más cumplir 43 años. Ése fue el momento, el toro se llamaba 'Sombrereiro':



Un caso curioso, el de MELCIOR LLADÓ CAPMANY, 'MELCHOR DELMONTE', mallorquín. La tomó en Palma el 3 de julio de 1932, de Fuentes Bejarano y con Manuel Martínez. El toro se llamó 'Prendero' pero no pudo liquidarlo porque lo mandó a la enfermería al perfilarse. De novillero hizo carrera con Jaime Noaín y prometía bastante. No sabemos si volvió a torear porque quedó lesionado de la pierna por la dura cornada. Quizá nos lo podrían aclarar los buenos aficionados mallorquines que se reúnen en la tertulia taurina que lleva el nombre del diestro (pulsar aquí).



ANTONIO BIENVENIDA:  el 9 de abril de v1942 con el toro 'Cabileño', de Pepe Bienvenida en un mano a mano. Aquí ven a Pepe poniendo un par de banderillas marca de la casa ¡y sin saltar!



La foto es de Barcelona cuando dos años después se anunciaron los tres hermanos, Pepe, Antonio y Ángel Luis, con toros de Clairac. Aquí tienen a Antonio aquella misma tarde:



VICENTE VEGA, 'GITANILLO CHICO', el 10 de agosto de 1952, de Jerónimo Pimentel (torero de Cenicientos), haciendo de testigo Octavio Martínez ‘Nacional’. Era suegro de José Antonio Campuzano y sobrino de Curro y Rafael, por eso en muchos sitios figura como 'Gitanillo de Triana Chico'. Se retiró de los ruedos para ejercer de apoderado. Fue el descubridor de Paco Camino en un tentadero en la finca de Tassara. En la misma placita, con Camino ya de novillero apoderado por él, al Niño Sabio le saltó el estoque al entrar a matar. Vicente se protegió con el brazo pero la espada le atravesó el antebrazó y se le clavó en el pecho. Gracias a varias transfusiones de sangre salvó la vida. Ahí lo tienen con el doctor Leal revisándole la herida: 



La vida la perdería definitivamente en accidente de coche en 1976. Apoderó al venezolano Héctor Álvarez, que se casó con la hija de Rafael. Ambos habían fallecido también en accidente de tráfico siete años antes:



Vicente también apoderó a José Antonio Campuzano, que se casaría con su hija María Guadalupe.

Y vamos ya con el último antes de Mad Max la temporada que viene. Fue FERMÍN MURILLO el 21 de abril de 1957, con el toro 'Bonito' de manos de Chicuelo II con Ostos. Era colorado ojo de perdiz, éste de la foto:



Dos pinchazos y media con saludos al final. Chicuelo II se llevó dos orejas de su primero y esta cornada de 20 cms. de su segundo:



Ya que nos hemos metido en harina, creemos que no está de más recordar algunos diestros que confirmaron su alternativa también con miuras. El hecho tiene su relevancia porque era presentarse con estos toros ante la cátedra madrileña. Aquí no pretenderemos ser exhaustivos sino recordar algunos que tuvieron ese detalle. 

El más importante de todos, sin duda, don MANUEL MEJIAS RAPELA. Confirma con 'Jabato' de Miura a manos de Algabeño el 14 de marzo de 1906. Son testigos Lagartijo Chico y Machaquito porque fue corrida de 8 toros. 



El apodo Bienvenida  le viene del pueblo de Badajoz donde nació. Así llamaban ya a su padre, Manuel Mejías Luján, que fue banderillero. 

Un maestro con mala suerte, el malogrado JULI APARICI 'FABRILO': confirma el 30 de mayo de 1889 de Frascuelo y con  Mazzantini mirando. De su muerte por cornada hablamos en esta entrada ('las niñas de Valencia / llevarán luto por ti'). Su hermano Paco corrió la misma suerte dos años después en los pitones de un pablorromero. Los hermanos tuvieron idéntica muerte y en la misma plaza, igual que poco después los dos dominguines, Domingo y Andrés del Campo.



También en el siglo XIX y con cartel de lujo, MANUEL HERMOSILLA, de Sanlúcar. Confirma el 12 de julio de 1874 con 'Espejito', de Miura con Lagartijo y Frascuelo de testigo:



Un torero puertorriqueño, ERNESTO PASTOR LAVERGUE, la confirmó el 30 de mayo de 1920 de manos del malogrado Malla con Paco Madrid. El pobre Agustín García 'Malla' murió un mes después por una cornada en el pecho en Francia. Cuando nació Pastor, Puerto Rico pertenecía al Reino de España. En México 'Ojitos' le enseñó a banderillear. Duraría poco porque un año después de esta confirmación miureña, un jabonero de Villagodio le pegó una cornada de 12 cms. que no impidió que el valiente diestro lo matase. El problema fue que se le declaró una septicemia que no pudieron atajar y falleció a los quince días.



Tuvo el gafe de que la alternativa se la había dado Joselito. De aquel cartel murieron los tres en el ruedo. Lo recordaremos en la serie que dedicamos a Gallito. 

Y terminamos con tres más. ENRIQUE CANO ‘GAVIRA’, cartagenero, confirma el 17 de junio de 1923 de Paco Madrid con Saleri II. Cuatro años después acabó con él este toro de Pérez de la Concha en Madrid al entrar a matar. Se llamaba 'Saltador'. La cornada se la pegó en el bajo vientre y el pobre Gavira ya estaba muerto en el callejón. Fue una cornada en un sitio parecido al de Gallito:



DIEGO GÓMEZ LEÓN 'LAÍNEZ', onubense, confirmó el 29 junio de 1940 de José Amorós con Madrileñito. Atención porque había recibido la alternativa en Écija con cartel de relumbrón: toros de Pérez de la Concha para él con Belmonte y Chicuelo. Parece ser que no tuvo suerte porque fue mejor torero de lo que dejó como recuerdo.




Algo parecido sucedió con su testigo, Luis Díaz 'Madrileñito'. Torero alabado por muchos, triunfador muchas veces en Madrid y que se diluyó como un azucarillo. Tomó la alternativa antes de la guerra y la volvió a tomar después pero justo cuando confirmó se llevó un cornalón de un toro de Juan Cobaleda. Contra la opinión de los médicos se levantó de la cama precisamente para ser testigo en la confirmación de Laínez a que nos referíamos antes. Juzguen ustedes su estilo por la foto de esta verónica:




LUIS MATA, aragonés, confirmó también con Miura el 21 de julio de 1946 del mexicano Carlos Vera 'Cañitas' y teniendo por testigo al León de Tudela,  Julián Marín. Al pobre Cañitas lo retiró una cornada en México que obligó a amputarle la pierna. Aquí ven a Luis Mata en nuestra plaza de Tarragona el año siguiente:


Hemos llegado al final y esperemos que ustedes también. Ahí va nuestra propuesta en plan desafío para Maxime Solera: ¿y si tras tomar la alternativa con miuras verde y grana la confirmase en Madrid con miuras verde y negra? Ahí sí que nos obligaría a volver a investigar porque creemos, de entrada y a bote pronto, que sería un hito en la historia de la Tauromaquia. Quizás el bueno de Mad Max, como lo llamamos cariñosamente por aquí dada su costumbre de tirarse a matar sin muleta, sería demasiado mad en caso de aceptar el reto que planteamos.

En su haber tiene que la afición le surgió después de la del tenis y de esa manera ha estado alejado de esos mentideros taurinos altamente tóxicos. Son los que te llenan la cabeza de monsergas con lo de que los grises ni los veas, lo de X tampoco porque no embiste, aquéllos no descuelgan, o no gatean o no humillan, lo de aquel otro está para el matadero... Desde pequeño te van metiendo en la cabeza que lo único que sirve es el sota, caballo y rey de nuestras queridas figuritas. Afortunadamente, el francés lo tiene claro (recuerden aquí esta entrevista):


“No quiero ser un torero de tópicos y frases hechas. Yo no soy de los que 'me expreso', 'me siento' ni 'me abandono'.  A día de hoy, lo único que quiero es ser torero, lo demás vendrá si yo me lo gano. Quiero estar en este circuito, me gusta anunciarme con estos hierros y me gusta escuchar al aficionado, no es lógico querer llevar la contraria al que paga”

Pues como argumento de peso para que acepte el reto verde y negro, simplemente recordarle lo que decían dos históricos. En primer lugar, Domingo Ortega:

"Hay toros de Miura muy difíciles pero son toros a los que se les ve venir, se ve su dificultad y la mala intención"

Finalmente, la reflexión de Eduardo Miura padre: 

"En las corridas de Miura, el público está de parte del torero. Si consigue el éxito, tiene mucha mayor resonancia que con toros de otras ganaderías. Y el fracaso es más difícil porque, cuando sale nuestro toro malo, el público tiende a disculpar al maestro"

Si sale malo, se te irritará la garganta porque su lidia te la dejará seca pero tranquilo, eso se va al día siguiente con infusiones de manzanilla. Ah, y por supuesto, el bueno de Max debe olvidarse de que será el decimotercer torero que tome la alternativa con miuras. Las supersticiones sólo son para los toreros mediocres.

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.