Follow by Email

martes, 25 de febrero de 2020

XI JORNADAS DE TAUROMAQUIA EN PAMPLONA (y 4): RAFAELILLO Y EL FUNDI

La sesión final de las Jornadas de Pamplona estuvo dedicada a los dos maestros bajo el epígrafe de los toreros entendidos como héroes. La cosa quedaba de esta manera un tanto romántica. A nosotros nos hubiera interesado más hablar de cosas que suceden en el ruedo explicadas de primera mano por los dos protagonistas. De lo que comentaron destacaremos algo que nos pareció de más interés que las heroicidades a que nos remitía el título.

Rafaelillo tuvo el detalle de recordar su durísima cogida en san Fermín y pedir un aplauso para el doctor Hidalgo, presente en el auditorio. Sonó una ovación de gala.



Por orden de alternativa, intervino en primer lugar El Fundi, que recordó la primera vez que se puso delante:

'Estábamos en las fiestas de Fuenlabrada. Hubo una novillada y después anunciaron una becerra "para las mujeres y los niños". Con el mantel de la mesa camilla había improvisado un capote pero mi hermano me prestó uno más decente. Había tantas mujeres y niños que no se veía la becerra por ningún sitio. De pronto, se abrieron y vi que se me venía encima, la esquivé con un capotazo y ya me creí que era torero'



Rafaelillo rememoró una miurada en Arles donde coincidieron los dos:

'En el cartel estábamos El Fundi, Padilla y yo. Cuando salió el sexto, El Fundi llevaba dos orejas, Padilla una y yo ninguna. Los saqué al tercio para brindarles aquel toro y les dije, porque lo recuerdo perfectamente: "vaya p... me habéis hecho ustedes hoy cortando orejas, ahora ¿qué hago yo aquí?" Y El Fundi me dijo "nada, no te preocupes, que estamos todos contigo, vamos a ir todos a una, ¡como en Fuenteovejuna!"

Luego Rafaelillo detalló lo que sucedió durante la faena:

'Empecé de rodillas un tanto embarullado. Me levanté y entonces desde el callejón oí cómo el maestro Fundi intentaba tranquilizarme. Me fue radiando lo que tenía que hacer, era como si tuviera un walkie-talkie: "pon la muleta ahí, tira ahora del toro, suéltalo, quieto ahora, deja respirar..." Corté la oreja y al llegar a la barrera le dije "maestro, esta oreja es suya". Nunca he olvidado cómo me ayudó aquel día'



Cuando se abrió el coloquio, quisimos preguntar algo que ya hemos tratado en nuestro modesto blog (recuerden aquí):

'Me permitirán una pregunta impertinente relacionada con algo de dentro del ruedo y sobre lo que tienen derecho a guardar silencio: ¿se está pinchando a los toros no para sedarlos sino para que saquen más fiereza o más pimienta? Si quieren, lo oriento de otra manera, ¿han visto ustedes durante la lidia reacciones extrañas o anormales de los toros?'

Como nos habíamos identificado por nuestro nombre, tras escuchar la pregunta Rafaelillo dijo 'tiene peligro el tocayo, ¿eh?' Respondió él en primer lugar diciendo que 'a los toros que yo mato preferiría que los pinchasen para tranquilizarlos (carcajada general), pero sobre lo que preguntas, yo no he visto nada que pueda indicar esos comportamientos raros. De todas formas, no soy veterinario...'.


FOTO: Alberto de Jesús

Tal como terminó, el moderador Sagüés saltó como un resorte para decir si había alguna otra pregunta. 



Como estábamos en las primeras filas le avisamos sonoramente de que faltaba la respuesta de Fundi quien, por cierto, le estaba tocando en el antebrazo indicando que quería intervenir. Dijo esto:

'Sí que pudo haber hace tiempo algo de lo que comentas. Me refiero a que hemos tenido algún problema con ganaderos que digamos que no se comportaban normalmente. Hablo de hace unos diez o doce años. Era en ganaderías que flojeaban o que no pasaban por buen momento. Hoy creo que ya no pasa pero entonces sí se veía algo que parecía que les afectaba al cerebro y causaba reacciones raras. Algo pudo haber como te digo pero hoy, con la selección que se hace del toro, dándole más aguante y más fuerza, creo que ya no hay nada.'


FOTO: EFE

Como pueden suponer, Sagüés intervino rápidamente para decir que 'por favor, pido que las preguntas se circunscriban al torero como héroe, que es de lo que se trata'.

Rafaelillo contó lo que le sucedió cuando se recuperaba de la cornada de Pamplona. Tiene su interés, por eso lo transcribimos:

'A mediados de noviembre empecé a coger los avíos pero notaba dentro de mí que no tenía ilusión, estaba vacío. Justo entonces me llamó Juan Bautista para lo de Arles: miuras y dar la alternativa a Solera. Estaba en un momento de bajón total, incluso Juan me pidió disculpas por ofrecerme la reaparición con miuras. Me temblaba el pulso cuando hablaba por teléfono con él. Me dio dos semanas para pensármelo y en esos días salió Rafaelillo en lugar de Rafael Rubio Luján. Se despertó en mí el torero y mi corazón me dijo que tenía que enfrentarme a mi miedo y hasta a mí mismo. Acepté y será la forma de volver a empezar desde donde lo había dejado.'

Ya pueden suponer que la ovación sólo fue superada por la citada al doctor Hidalgo.


FOTO: Miguel Osés

Al terminar el acto estuvimos conversando con los dos por separado. Éste fue nuestro diálogo con El Fundi, empezábamos nosotros:

- Gracias por aclarar lo de los pinchazos porque el moderador me miraba como si yo estuviese loco.
- No, no, ya te he dicho que algo de eso pudo haber hace tiempo pero estoy convencido de que ahora ya no pasa.
- Otra cosa: yo te considero uno de los mejores estoqueadores que he visto. Recuerdo una estocada sensacional a un toro de La Quinta que ganó el concurso de Vic-Fezensac (fue en 2004, se llamaba 'Negrero').
- (Sonriendo). Sí, me acuerdo, sí que fue buena, es verdad.
- ¿Y no te da rabia ver que mientras otros se alivian, nadie valora a los que os tiráis con verdad?
- Pues claro, pero ¡qué le vamos a hacer!
- Vosotros no podéis hacer nada pero los críticos tendrían que enseñar al aficionado a distinguir, ¿no crees?
- Sí, claro, pero es todo muy difícil.
- Cuando has comentado tu labor en la Escuela de Tauromaquia, estoy seguro de que si fueses tan duro con tus alumnos como lo fue en su época Martín Arranz, los padres te denunciaban y acababas en la cárcel.
- (Se ríe). Hombre, no sé si se llegaría a eso pero de todas formas a mí me falta ese carácter, no me sale ser tan duro pero sí quiero que los chavales se den cuenta de que esto del toro no son actividades extraescolares sino algo muy serio.
- Pues el carácter no lo has sacado a tu madre... ¿Te acuerdas de que en Madrid se levantaba para insultar a los del 7 cuando se metían contigo? Les gritaba "¡alacranes!"
- (Vuelve a reírse con ganas). Sí, claro, pero es que una madre es una madre y ella veía que se metían con su hijo y saltaba.



Luego estuvimos con el maestro murciano. Comenzábamos el diálogo nosotros:

- Rafael, espero que no te haya molestado la pregunta de antes.
- No, no pasa nada. Después de oír lo que ha dicho el maestro Fundi sí he caído en que alguna vez se han visto cosas raras... sobre todo la mirada perdida del toro, que parece que mire más allá de donde estás tú...
- ¿Y la sangre?
- Sí, también, tardan en sangrar y les sale espesa... pero eso hoy ya no se da tanto por lo que ha contado el maestro
- Ya, pero puede haber una corrida concurso o una de especial compromiso para el ganadero y entonces... Bueno, dejémoslo. Otra pregunta: ¿no te da rabia ver que no se valore cuando tú matas los toros sin salirte de la suerte y sin pegarles un telonazo como otros para cegarlos?
- Sí, ya he dicho algo de eso antes. Me he quejado de cuando a algunos les regalan portadas por ser quien son o por ser hijo de alguien. Y yo pienso muchas veces que a ver qué tengo que hacer para que me saquen en portada.



- ¿Te queda alguna secuela de la cornada?
- Sí, aquí tengo un dolor en las costillas (se toca con la mano derecha en la parte trasera de su costado izquierdo, justo en el sitio donde se ve el pitón derecho del toro en la foto de más arriba) pero no tiene solución más que esperar a que se pase.
- ¿Has querido ver en televisión cómo fue la cornada o prefieres no recordarlo?
- Sí, sí, la he visto siete u ocho veces, no pasa nada
- Y ¿crees que fue culpa tuya?
- A ver, es que yo me puse de rodillas y cuando pasaba al toro así (gesticula como si tuviera la muleta), cambió de trayectoria y se me vino encima.
- Pero quizás ese mismo pase deberías haberlo hecho en...
- Sí, ya, en la raya, o más abierto. Sí, seguramente, pero en ese momento...


FOTO: Miguel Osés

FOTO: Miguel Osés

- Oye, una última cosa sobre algo de lo que te has quejado en la charla.
- A ver.
- Es cuando has dicho que tú no puedes torear como te gustaría por el ganado que lidias y que a veces vuelves vacío y desmoralizado al hotel por no haber podido torear como quisieras.
- Sí, claro.
- Pues no deberías pensar eso sino lo contrario: estar orgulloso de dominar y matar los toros que lidias en lugar de que una ternera te permita expresarte y sentirte.
- (Nos interrumpe visiblemente molesto). Sí, ya... pero eso ¿cuántos aficionados lo valoran?
- Pocos, la verdad, pero la culpa es de ésos (y señalamos a los periodistas, que estaban un poco más allá).



Queríamos compartir con ustedes estos momentos para que tengan la sensación de haber estado presentes. Esperemos que hayan llegado hasta aquí y lo que han leído haya sido de su interés.

Para clausurar las jornadas hizo acto de presencia el alcalde Maya. Tuvo una cosa negativa y otra positiva. La negativa fue el feo detalle de presentarse sin corbata mientras Purroy, Fundi y Rafaelillo iban impecablemente trajeados a su lado. La positiva fue que se mojó bastante a favor de los toros, eso hay que agradecérselo.

Se matricularon en las Jornadas unas ochenta personas procedentes de toda España y Francia. Aparte de ellas, fueron veintidós las que subieron a la tribuna. De aquí a dos años se celebrarán las próximas si Dios quiere. Bueno, ya veremos si quiere tal como está el patio político y social. Recuerden que los musulmanes utilizan una frase como consuelo cuando las cosas no les van bien: 'Alá no está obligado a ser justo con las cosas de aquí abajo'

Por lo menos, el bueno de Antonio Purroy sigue inasequible al desaliento y continua encontrando patrocinadores. Ojalá dentro de dos años no pinche en hueso. Con ellos nos despedimos porque merecen que se les vea.

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.





lunes, 24 de febrero de 2020

XI JORNADAS DE TAUROMAQUIA EN PAMPLONA (3): LA LIDIA DE ZAHAREÑO Y LOS TOROS EN MOVISTAR TV

En la segunda jornada destacó el análisis que se hizo de la lidia del toro Zahareño de Santiago Domecq. Fue el último de la corrida de la Prensa. Nuestra crónica de aquella tarde la pueden recordar aquí.



Como introducción, el periodista Arévalo y el veterinario Fernández habían preparado un vídeo. El segundo comentó aspectos de la ganadería y el primero, la lidia del toro.




Nosotros dijimos en su día que estábamos muy agradecidos a El Fandi porque, tras el interminable serial isidril, por fin podíamos ver un toro lucido en varas. Recuerden que Javier Cortés puso largo uno de La Quinta en la primera de feria teniendo que aguantar las quejas de los comentaristas televisivos ('no estamos en una tienta'). Luego Gómez del Pilar hizo lo propio con Sevillano, de Escolar. Y El Fandi con este Zahareño, por supuesto que soportando también los reproches de los de televisión. Copiamos lo que dijimos en su momento:

Entonces llegó el buen detalle de El Fandi al ponerlo largo. ¿Cuántas veces hemos visto eso en 189 toros lidiados? No hay derecho. Conste que lo puso porque muchos aficionados lo reclamaron desde el tendido. Entre los aficionados no contamos a los comentaristas televisivos, que estaban en contra de esa tercera entrada diciendo cosas como '¿para qué otra vez si ya se ha desgastado bastante?' Así hacen afición. Era la ocasión para haber valorado el ver por fin un toro de largo en el caballo en un tercer puyazo, cosa que ha brillado por su ausencia en más de treinta corridas.

Tres toros bien lucidos en varas en todo un san Isidro es bagaje no sólo desolador sino también indignante. El problema con Zahareño es que la primera vara lo lesionó gravemente como veremos luego. Ésta es:



Pueden comprobar que el maestro Moore ha tenido la británica gentileza de brindarnos el regalo de su reportaje sobre Zahareño, ¡muchas gracias de parte de los lectores!

El diestro ofreció esta caleserina en el quite:



En el vídeo, los comentarios de Arévalo intentaban hacernos comulgar con ruedas de molino hablándonos de que el segundo y el tercer puyazo fueron 'en todo lo alto', cuando cayeron un palmo atrás. Este es el batacazo en la segunda entrada:




También cuando el toro duda y escarba, el periodista taurino se encarga de aclarar que 'escarba de bravo porque lo hace como preparación para acometer' (?). Eso, que se lo cuente a Parladé cuando daba puerta a la vaca tras ver que escarbaba por primera vez. Si van a nuestra crónica, leerán esto que poníamos:

Antes de esa tremenda embestida, había escarbado un poco, no lo taparemos aunque después de 'Cobradiezmos', esa circunstancia a muchos les da igual.

El tal Cobradiezmos escarbó 13 veces. Si ve su indulto Fernando Parladé, se echa las manos a la cabeza tal como hicimos nosotros al ver aquel despropósito (y no sólo por lo de escarbar, recuerden aquí).

Recalca el comentarista que el caballo, totalmente resabiado como son muchos de los que pican en Madrid, no obedece al picador. La circunstancia saltaba a la vista. Quite del maestro, recorte y tercera vara:





Se vuelve a ir trasera, no 'en todo lo alto':



Aquí abajo se aprecia mejor que Manuel Bernal ha vuelto a acertarle en el agujero del primer puyazo, ¡miren que es mala suerte volver a darle en el lomo! Pero es la misma mala suerte que nos persigue porque ahí cae más del 80% de las varas cada tarde. Al final tendrá razón un buen amigo del blog, malpensado por naturaleza, cuando dice que 'se pica atrás deliberadamente porque ahí se afecta la capacidad locomotriz del toro, se le pica ahí para que se pare'



Curiosamente, cuando en el vídeo El Fandi se perfiló, Arévalo no tuvo ningún empacho en decir que 'se perfila fuera de la suerte y se sale de la misma al entrar a matar'. ¡Anda! Eso es lo que hacen muchísimos toreros y nadie dice ni mu. Aquí a El Fandi le cayó una buena reprimenda.

En el citado vídeo no sale lo mejor que hizo el granadino. Recuerden que estaba brindando al presidente y el toro se le vino como un tren. Lo miró y sin desplegar la muleta dio unos pasitos hacia afuera, lo recortó y se lo quitó de encima sin despeinarse, con la montera en la derecha ¡y sin desplegar la muleta en la izquierda! Aquello fue sensacional. Si tuviéramos una película en blanco y negro de Gallito haciendo lo mismo, todos sus corifeos dirían que era lo más grande. Como es El Fandi, el personal bosteza.



Llamó la atención en su momento que el toro se parara y entonces se echó las culpas al maestro diciendo que no hacía falta una tercera entrada ni tampoco tanta carrera en el segundo tercio. 



¿Y si la foto anterior fuese de Gaona? Pero sigamos. Ese parón del animal tenía que obedecer a alguna causa y en la charla se desveló.



Al terminar la proyección, el veterinario Fernández contó que tras el arrastre, se fue al desolladero. Extrajo sangre del animal y examinó los destrozos causados por la puya.

La sangre analizada demostró que no había ningún problema orgánico. En cambio, enseñó unas imágenes por ordenador combinadas con las reales de la musculatura desgarrada del toro donde se veía claramente que el primer puyazo trasero había roto la pleura infiriendo un neumotórax. Esa circunstancia impidió que el animal respirara adecuadamente a partir de entonces sufriendo una disnea.

Por ese motivo levantaba la cabeza para respirar y dilataba llamativamente los ollares. Recordó don Julio que la puya en Madrid tiene 8,68 cms. y llega a penetrar hasta dos y tres veces esa medida, con lo cual nos podemos ir a incisiones de un palmo. Como la masa muscular es menor cuanto más trasero es el puyazo, no es de extrañar estas heridas terroríficas. Lo raro es que el toro siga embistiendo en lugar de echarse en un rincón.



La misma perforación de pulmón sufrieron uno de Prieto de la Cal el año pasado en Orthez y aquél de Benítez Cubero en la concurso de Zaragoza. Por cierto, anotó el veterinario que un neumotórax puede causarlo también una banderilla si cae en mal sitio o en el hoyo de un puyazo (recordemos que son 6 cms. de arpón). Parece ser que eso sucedió con el toro que cogió a Ponce en Fallas el año pasado.

En el coloquio salieron dos temas que les apuntamos:

1. Que la única labor del veterinario de servicio en el desolladero es liberar los canales para consumo humano. Ellos no están para verificar hipotéticas lesiones. Eso deberían hacerlo otros profesionales seguramente a cargo de los ganaderos.

2. Que está en marcha el Instituto Internacional de Investigación de la Tauromaquia. Se trata de una amalgama de veterinarios, biólogos, sociólogos, periodistas, etc. hasta un total de 30 personas. Fue creado en julio de 2019 y su objetivo es que la Tauromaquia pueda llegar a considerarse patrimonio inmaterial por la UNESCO.

Al respecto, Arévalo anunció que el próximo 23 de marzo se hará una corrida de prueba en Jerez de la Frontera con nuevos útiles de lidia experimentales. Se realizará en una plaza cubierta en Fuente Rey propiedad de Fermín Bohórquez y con seis toros de diferentes ganaderías. El dossier con las conclusiones se elevará al Ministerio de Cultura con los argumentos que deberían hacerse llegar a la UNESCO incluido un apartado dedicado a los festejos de calle. Dada la composición del actual gobierno, excusamos decirles lo que pensamos que harán con ese informe.



La segunda parte fue protagonizada por periodistas y dedicada a los medios de comunicación y su tratamiento de la fiesta frente al animalismo y al buenismo imperantes. El problema fue que a los periodistas les das un micrófono y su afán de protagonismo les puede. Excepto Germán, los otros tres nos pegaron sendos discursos despreciando totalmente a los asistentes. No nos referimos a que nos dejaran molidos, que también, sino a que su deseo de figurar hizo que no hubiera posibilidad de coloquio porque se pasaron de rosca con el tiempo que tenían asignado. Esa circunstancia se la afeábamos con cierta acritud al señor Purroy, que nos daba la razón.


Arévalo, Casas, Mancha y Germán

Y es que en el coloquio se podría haber conseguido que estos mismos periodistas dijeran alguna de las cosas que afirman en privado pero que en público silencian ya que, en mayor o menor medida, viven de esto. Pues no hubo manera porque no callaron ni debajo del agua. Se les llena la boca hablando de los aficionados y cuando tienen ocasión de facilitar un coloquio con esos mismos aficionados, no hay tal debido a sus ganas de figurar.

Como castigo, sólo nos haremos eco de lo que dijo José Germán, que fue el más breve y que además nos atendió muy amablemente cuando lo abordamos en privado. En su charla confirmó que ferias como la de Fallas y la de Bilbao sin la televisión 'serían muy difíciles de sostener'. Ahí habría que preguntarle qué tanto por ciento de responsabilidad tienen nuestras queridas figuritas con sus honorarios absolutamente disparatados.



El periodista de Movistar Toros se mostró muy pesimista: '¿qué pasará de aquí a diez años? Se nos viene encima la catástrofe porque los niños ya están viendo los toros como una barbarie'.

Y sobre la publicidad dijo que Dios y ayuda para conseguirla: 'hay marcas que ni te cogen el teléfono pero es que otras te dan dinero y te ruegan que no salga su nombre por ningún sitio, "no me saques, tranquilo, no pasa nada...mejor así", ¡eso es lo que te piden!'.

Como decíamos, tuvimos a bien ir después a comentarle algunas de las cosas de sus retransmisiones de las que nos quejamos amargamente. Nuestro diálogo fue como sigue pero únicamente en las partes que consideramos que se pueden transcribir. Hay una parte de la conversación que entenderán ustedes que fue off the record y que no tenemos derecho a desvelar. Empezamos nosotros:

- Oye, como no ha habido coloquio, si no te molesta te hago una pregunta impertinente que te iba a hacer en público
- Dime, dime
- Es sobre lo que has dicho de la labor didáctica que hacéis en televisión. Yo entiendo que cuando entrevistáis al torero tras la faena vayáis con guante blanco y le rindáis pleitesía...
- Ya sé por dónde vas.
-No, no lo sabes porque voy a ser aún más duro. Si uno de los que escribe en prensa al día siguiente me habla de una corrida totalmente diferente de la que yo he visto, pienso que ha estado en otro festejo. Pero lo que no puede ser es que vosotros digáis por televisión que las cosas son de una manera cuando todo el mundo ve que nos estáis engañando. Me refiero a cuando un puyazo se va un palmo trasero y decís que ha sido en todo lo alto o cuando una estocada se va tendida y trasera y gritáis '¡qué estoconazo!'
- Ya... (asintiendo con la cabeza)
- Es que no puede ser que el maestro Muñoz intente darnos gato por liebre constantemente
- Te diré una cosa: es que el maestro tiene la costumbre de seguir siempre la corrida mirando al ruedo en lugar de mirar al monitor. En cambio Maxi y yo miramos más al monitor y por eso vemos mejor esos defectos de colocación que me comentas. Pero creo que me entenderás en esas situaciones, ¿no?
- Por supuesto. Pero es que el público ve una vara en el lomo y cuando os escucha que es un puyazo en todo lo alto, lo que estáis haciendo es maleducarlo. Si tenéis alguna reunión para planificar la temporada, comenta esto que te digo a tus jefes y a ver si ponéis remedio.


Puyazo de Peña al de Las Ramblas
mientras Muñoz comentaba:
 '¡qué extraordinario puyazo de este gran picador! Aunque un poquitito trasero'

Nos dijo que así lo haría pero suponemos que fue para que dejásemos de darle la paliza. Pues no nos fuimos sin añadir esto:

- Si me permites, te hago una crítica constructiva para que la cosa no quede tan agria.
- A ver, a ver, dime...
- ¿Por qué no ponéis en el equipo de comentaristas a un abogado del diablo? Me refiero a una persona aparte que no hable durante la lidia pero a quien deis paso cuando cada toro haya doblado. Y que en un par de minutos dé su visión sobre lo que ha visto haciéndolo desde el punto de vista del toro.
- Eso lo he pensado yo muchas veces, traer un ganadero, por ejemplo, que vea las cosas quizás desde otro prisma.
- Exacto. Es que no puede ser que alabéis permanentemente al torero y cuando las cosas se tuercen, siempre sea culpa del toro.
- Ya...pero ¿a quién traerías tú?
- Pues no hay que buscar mucho porque la persona adecuada la tienes a tu lado: Maxi. Él sabe perfectamente de qué va esto y haría ese papel de manera brillante. Su problema es que hace muchos años que se pasó al lado oscuro del orejismo, del torerismo y del triunfalismo barato. Es una pena. Pero si lo hiciéseis volver al redil de aficionado serio y cabal que en el fondo es, el televidente saldría ganando al ver diferencias de opinión sobre lo que acontece en el ruedo.



Ahí quedó la cosa. Imagínense ustedes una retransmisión en la cual dan paso a ese hipotético abogado del diablo y dice algo así: 

'El toro ha sido picado de manera penosa, con dos puyazos traseros y haciéndole la carioca sin que el maestro haya mostrado la más mínima preocupación por lucirlo. En el segundo tercio lo han estrellado deliberadamente contra el burladero en un par de ocasiones. Con la muleta hemos visto toreo en línea y fuera de cacho. La estocada ha sido caída y atravesada porque el diestro se ha salido de la suerte y además ha tapado la cara del toro. Ese animal podría haber dado un juego completamente diferente si su lidia hubiera sido la correcta'.

¿Qué les parece? ¿Se podría oír algo así en televisión? Nada, que los sueños, sueños son.

No podemos transcribir más por lo que les decíamos antes. Creemos que Germán no se molestará al ver escrita esta parte del diálogo que sostuvimos.  No obstante, y aunque dudamos de que llegue a leer esto, tiene a su disposición la sección de comentarios si quiere precisar algún extremo. Le reiteramos nuestro agradecimiento por que nos escuchara educadamente.

Nos quedamos a gusto diciéndole lo que muchos de ustedes piensan. ¿Fue un brindis al sol? ¿Creen que conseguiremos algo? 

Efectivamente, nosotros tampoco. Para la próxima entrada dejamos a Fundi y Rafaelillo, seguro que habrá material que será de su interés, ya verán. 

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.










sábado, 22 de febrero de 2020

XI JORNADAS DE TAUROMAQUIA EN PAMPLONA (2): ¿ESTAMOS ANTE EL TORO MÁS BRAVO DE LA HISTORIA O NO?

Con esta idea plantearon los organizadores de las jornadas un pugilato entre Prieto de la Cal, que hizo de Joe Frazier, y Javier Núñez, en el papel de Muhammad Alí. Fue como el combate de Manila en 1975. En medio estuvo El Pincha, que daba aire con una toalla a Núñez cuando volvía a su rincón.

Haremos una retransmisión del combate y, si les apetece, nos citamos abajo en la sección de comentarios para debatir lo que gusten.

Prieto de la Cal empezó diciendo que 'el toro actual hace previsible todo lo que sucede en el ruedo' y Núñez le respondió diciendo que 'el toro actual es el mejor seleccionado de la historia y eso lo hace más bravo y, por tanto, totalmente previsible porque el comportamiento imprevisible es el del manso'.



Se quejó don Tomás de que el sistema taurino 'es de pensamiento único cuando cabríamos todos ya que habría que sumar y no restar; el problema es que en los últimos cuarenta años muchos compañeros se han quedado por el camino'. Se disculpó por usar una expresión un tanto provocadora pero dijo que 'estamos ante una especie de limpieza étnica con algunas ganaderías que no son del estilo imperante'.



Don Javier afirmó que 'yo no creo en los encastes sino en los ganaderos porque el 90% venimos todos de Vistahermosa; es el ganadero quien le da personalidad'. Quiso definir la bravura y dijo que 'consiste en aceptar la pelea allí donde la proponga el matador: si pide al toro que humille, el toro debe humillar'. Al hilo de esto añadió que 'el torero actual sufre menos y hay menos broncas que antes porque tiene más técnica y el toro le obedece más'.


FOTO: EFE

El Pincha iba en esta línea: 'el toro tiene que ir por donde mande el torero pero no en plan tonto sino queriendo coger la muleta por abajo'.


Novillo de El Pincha en Peralta

Prieto de la Cal comentó que 'el poder del toro se ha dejado de lado y que conste que yo querría que mis toros tuvieran más poder del que demuestran a veces'.

Núñez comentó que 'la falta de poder tapa muchos defectos del toro pero el problema clave es que la técnica de torear se ha igualado y da la impresión de que todos los toros son iguales cuando lo que es idéntica es la forma de torearlos'.


Baigorri añadió que 'la muleta, tal como se torea hoy, es una muestra de bravura; el toreo de El Juli arrastrando la muleta y llevándola hasta allí supone una grandísima exigencia para el toro porque antiguamente no se les exigía tanto'.



Prieto de la Cal no estaba de acuerdo cuando aseguró que 'para mí la casta es más importante que la humillación porque es la que da la emoción'.

Núñez discrepaba: 'la falta de emoción actual no es por falta de bravura sino por falta de mansedumbre porque, vamos a ver: ¿la emoción de Cazarrata es la que atraería más público a la plaza? Seamos claros, ¿a qué va la gente a los toros?'


FOTO: Antonio Heredia

Amplió su explicación añadiendo que 'un toro debe embestir a todo y debe emplearse porque, si no se emplea ni tiene fijeza, no es bravo. En caso de no serlo podrá ser emocionante o frío pero no bravo, entendiendo como frío el que dosifica su esfuerzo de salida no empleándose tanto en el primer tercio'.

Dijo que 'la emoción que transmita el toro no depende de él sino de la faena que le haga el diestro; hay faenas en que ves cómo el toro disfruta embistiendo, no para...ese toro responde más en bravo que el de antes, sin duda'.


Dijo que 'La Palmosilla no me la torean las figuras porque no la necesitan; El Juli no va a dejar de matar Garcigrande o Victoriano para torear una corrida mía'. Por cierto, habló de números aunque sin dar cifras pero el dato puede tener interés: 'tras el fiasco que tuvimos en Madrid en 2014 vino un año malo en 2015, desaparecidos de todas las plazas de primera. Pues durante toda la temporada de 2016 tuve que limitarme a lidiar en mi tierra, todo se lidió en la provincia de Cádiz. Fueron seis corridas por las que facturé lo mismo que en la de Pamplona del año pasado, ¡sumando las seis!'

Durante el coloquio dio una curiosa explicación del toreo de capa: 'antes se toreaba mejor con el capote porque el toro se iba tras cada lance al estar menos seleccionado...antes era más manso, no reponía y por eso se lanceaba mejor'.

Otra curiosidad fue una especie de pareado que hizo cuando dijo que 'la casta en el toro equivale a la raza en el torero y la clase en el toro es el arte en el torero'. 

Confesó que la ganadería que considera su espejo es la del Conde de la Corte, 'porque es la única que ha aunado las preferencias del aficionado y de las figuras' (ya que estamos, decirles que del conde quedan no más de treinta vacas y que el ganadero reside en Colombia donde según parece se ha instalado).



Ambos púgiles tuvieron un comportamiento noble y brillante. Sólo hubo un golpe bajo cuando Núñez dijo que 'lo que no puede ser es que los ganaderos de bravo sigan haciendo las cosas igual que siempre sólo porque siempre se han hecho así'. Prieto de la Cal tuvo la elegancia de asumir el golpe sin responder con otra marrullería.

¿Qué les ha parecido la velada? Está claro que no hubo K.O. pero ¿quién ganó a los puntos? En Manila fue Alí porque el preparador de Frazier tiró la toalla aunque el bueno de Joe quería seguir. Pero Alí, con el tiempo, reconoció que cuando vio la toalla se le apareció la Virgen porque hubiese ido al suelo en el siguiente asalto.

Saludos cordiales desde Pamplona. Rafa.

viernes, 21 de febrero de 2020

XI JORNADAS DE TAUROMAQUIA EN PAMPLONA (1): LA AFICIÓN Y LA SUERTE DE VARAS

Ésos fueron los primeros temas que se trataron en Pamplona dentro de las Jornadas que con tanto esmero organiza Antonio Purroy. Por cierto, en su presentación dijo que no olvidáramos que la fiesta es de los aficionados... aunque en ese instante dudó y añadió 'y del público que asiste a las corridas'. Efectivamente, don Antonio, el público es quien ha mantenido las corridas. Los verdaderos aficionados no llenarían una portátil.



La primera parte versó sobre el papel de los aficionados. Hablaron Valmaury y Coste en representación de la afición francesa. El primero parafraseó al Tigre cuando dijo aquella frase de que 'la guerra es una cosa demasiado seria para dejársela a los militares'. Él la cambió por que 'la corrida es algo demasiado serio para dejársela al mundillo'.



Se refería a la Federación de Sociedades Taurinas francesas creada en 1910 para defender a los aficionados, al toro y a la integridad del espectáculo.

Dentro del último apartado dijo que insistían mucho en el tercio de varas y que lucharon para que se realizara con un solo caballo en el ruedo. Sobre este aspecto fuimos a buscar en un receso a la máxima autoridad de la policía foral y le preguntamos que por qué en Navarra no se hacía algo parecido. Nos dijo que el reglamento dice que con determinado diámetro de plaza, tiene que haber dos caballos y que los que quieran cambiar eso, que se dirijan a interior para que con una simple disposición que tengan a bien hacer, sea suficiente para que se deje al libre albedrío de quien presida la corrida. En ese caso, ninguna pega. Los franceses tuvieron la gran suerte de que Juan Bautista abanderó la idea.

Ya que estábamos, le preguntamos si las sanciones que se proponían llegaban a buen puerto y nos indicó que en muchos casos sí. Nos dijo que a un picador le podían caer 300 euros en Navarra por tapar la salida al toro y barrenar. Le dijimos que entonces recaudarían mucho dinero cada tarde y nos reconoció que era muy complicado porque luego el picador decía que el toro le había apretado y que todo eran excusas. Nos dijo que verifican el peso de los caballos, con un máximo permitido que puede llegar oficialmente a los 650 kilos más  los 30 de peto.



Hablaron luego Fajardo como representante de las peñas taurinas españolas y Ganuza como presidente del club Taurino de Pamplona. Éste último reconoció no haber seguido el consejo que el gran aficionado Polite le dio de pequeño: 'no te hagas amigo de toreros ni de ganaderos porque no podrás ver las corridas con libertad de opinión'. Tenía razón, ¿no les parece?

En el coloquio se dijeron cosas discutibles como por ejemplo estas dos:

1. Que cada vez hay más jóvenes aficionados en las plazas (?). En Francia está claro que no y aquí, que nos digan dónde.

2. Salió el tema de las fundas y Arévalo dijo que en el toro 'todo es manipulación desde el momento en que manipulas la reproducción seleccionando unos reproductores y no otros; y si no se ponen fundas, el toro se autoafeita y eso también es  manipulación' (?).

3. Arévalo insistió en que 'no hay que ser tan negativos porque parece que el mejor aficionado es hoy el más pesimista'. Luego hablamos con él y nos dijo que los dos críticos que más habían sabido de toros eran Corrochano y Navalón (de quien le informamos que era nacido en Huelva, cosa que desconocía). 

En la segunda parte hicieron acto de presencia Iturralde, Fernández y Moreno para hablar de la suerte de varas. Moreno resumió su ponencia con esta frase: 'el toro debería ser tratado éticamente en el primer tercio y después, a ser posible, épica y estéticamente'. Nosotros, con el trato ético nos daríamos con un canto en los dientes.



Iturralde precisaría después que la suerte de varas está muy bien denominada así porque hay que confiar en la suerte de que el toro te venga bien, en la suerte de que el caballo te obedezca y en la suerte de que el picador acierte y haga todo de manera lucida.

Fernández nos expuso las teorías que ya conocen ustedes porque nos hemos hecho eco de ellas en nuestro modesto blog (pulsen aquí). Nos dijo que había tres mitos a desmontar:

1. La sangría del toro no aporta ningún beneficio a la lidia. El toro pierde unos 3 litros de sangre sobre un total de 40, cosa que calificó de ridícula tras haber analizado más de mil toros.



2. El puyazo no favorece que el toro humille porque la clave está en la dopamina que segrega el animal. A más secreción, más embestidas y a menos, el toro se raja. Luego tuvimos ocasión de pedirle su opinión sobre los ganaderos posmodernos que dicen que la verdadera bravura está en la muleta. Se sonrió y zanjó la cuestión diciendo que 'bueno...es que hay diferentes tipos de bravura'.

3. El último mito es decir que las varas propician que el toro se atempere. El toro se fatiga por los músculos que trabajan. Un toro descarga una energía de más de 2000 julios sólo por hacer el gesto de cornear. El puñetazo de un boxeador son 250. Pero empujar el peto supone un gasto de 5000 julios a los que se añadirán 3000 más si el toro romanea. Ese esfuerzo es el que en su opinión atempera el toro y no el puyazo.



Dijo que picar trasero es terrorífico porque afecta a la arteria intercostal y a una distancia de tan sólo 3 cms. está debajo el pulmón. La herida puede producir un neumotórax (como al Zahareño de Santiago Domecq y El Fandi en Madrid).

Nosotros le comentamos que no puede ser que los picadores sean tan malos como para picar siempre trasero incluso cuando rectifican, que a nosotros nos parece deliberado. Nos dio la razón, cosa que tampoco tiene mucho mérito porque lo ve un ciego.



Planteó unas medidas para mejorar la suerte de varas. Fueron éstas:

1. Cambiar la pirámide triangular por una cuadrangular.
2. Aumentar las entradas colocando bien el toro en suerte.
3. Como el toro embiste a lo negro de forma comprobada, cambiar el color del estribo y acolcharlo.
4. Verificar el peso de los caballos con microchips y con básculas digitales en las plazas que cuestan 600 euros.
5. Premiar a picadores y cuadras.

Cuando lo abordamos en privado le dijimos con todos los respetos que compartíamos esas medidas pero que aunque se pusieran en práctica, siempre estaremos en manos de lo que quiera hacer el matador. Si el maestro opta por la carnicería y se despreocupa del primer tercio, todo seguirá igual. Nos volvió a dar la razón, cosa que tampoco tuvo mucho mérito por nuestra parte.

Iturralde dijo que el toro actual está criado para la muleta porque las plazas las llena el público y no los aficionados. Lo que el público quiere ver es el último tercio.

Luego rompió una lanza por el toro comercial. Dijo que no es más bravo el toro que da un gran espectáculo en varas y luego se apaga. Puede serlo el que simplemente cumple en el caballo y luego aguanta más de sesenta pases. La bravura para él es 'que el toro saque de dentro aquello para lo que ha sido seleccionado'.

Recordó a Castaño diciendo que había dignificado los tres tercios en su día. Fue optimista diciendo que la cosa parece que cambie porque ahora los aficionados son capaces de decir el nombre de siete u ocho picadores y hace diez años no.



En el coloquio, Fernández dijo que no comparte en absoluto dos gritos típicos de Madrid: el de '¡hay que picar!', innecesario por lo dicho de que no atempera al toro, y el de '¡ni para un análisis!' por lo dicho de la inutilidad de la sangría.

Arévalo nos deleitó con otra ración de optimismo cuando aseguró que 'la suerte de varas está hoy muchísimo mejor que a finales del siglo XX y eso hay que decirlo'.

Para terminar, un par de cosas que les interesarán a ustedes y que indagamos durante la comida:

- Lo que decía Carreño de que las fundas pueden obstaculizar el crecimiento del cuerno deformando el pitón podría estar justificado.

- De Guardiola no queda nada, desapareció todo lo que tenía la familia (a no ser que los amigos de Tauromaquia para el Recuerdo nos rectifiquen yendo a ver los toros de Ricardo Fernández que pastan por Villamanta en Madrid).

En la próxima entrada les hablaremos del combate que hubo sobre si el toro actual es el más bravo de la historia. Los púgiles fueron Javier Núñez (de La Palmosilla) defendiendo que sí y Prieto de la Cal argumentando que no. En medio estaba El Pincha, que se decantó por la respuesta afirmativa dejando al ganadero de los veraguas más solo que la una, cosa a la que ya está bastante acostumbrado.

Saludos cordiales desde Pamplona. Rafa.