Follow by Email

miércoles, 31 de octubre de 2018

MULTADO POR AFEITAR SUS TOROS PARA SU SOBRINO

Ya que hablábamos del afeitado en la entrada anterior, retrocedemos en el tiempo para contarles una historia curiosa. ¿Qué les parece el titular? Estamos ante el caso de un ganadero, además ex matador de toros, que afeitó unos novillos suyos por motivos digamos que 'familiares'

El responsable fue este señor a quien vemos en hábito inusualmente deportivo:



Efectivamente, don Juan Belmonte García, trianero de lujo como Fray Bartolomé de las Casas (dicho sea de paso, ya que nos leen también desde la bendita tierra de los mexicas). Aunque Belmonte no nació en Triana como decimos más abajo.

Los novillos estaban afeitados para su sobrino, Juan Belmonte Fernández a quien ven a la derecha de la foto con gesto serio. El de  la izquierda es Antonio Vázquez, hermano de Manolo y Pepe Luis:




Sucedió en Granada el 22 de junio de 1952. Antes, el 15, se habían lidiado ya novillos suyos en la misma ciudad también para el sobrino junto a Antonio Vázquez y Montenegro. Éste último fue el triunfador con tres orejas pero salieron todos a hombros. Esos novillos no se denunciaron como afeitados. En esta foto de Belmonte Fernández aquel día no se aprecia:




Antonio Vázquez había salido a hombros ese mismo mes con novillos de Belmonte en Málaga. En Huelva, también en junio, eran Antonio Cobo y Rafael Carbonell los que a su vez salían a hombros con ganado del trianero. Aquí tienen a Antonio Vázquez haciendo honor al apellido familiar, es Barcelona con un novillo de Guardiola Domínguez. Ya ven que la muleta es normal, nada que ver con las descomunales de Manzanares, Rafaelillo o Escribano:



Que sepamos, los novillos que llevó Belmonte a Málaga y Huelva no se propusieron para sanción pero sí los de Granada del día 22, donde toreaba el sobrino del maestro. Fueron ocho novillos para los citados Antonio Vázquez, Miguel Montenegro, Belmonte Fernández y Rafael Mariscal, que debutaba con caballos. No hemos localizado fotos de aquel festejo. Sí tenemos a Belmonte a la verónica en la misma novillada de Barcelona que citábamos antes, pocos días después de la de Granada. Observen que coge el capote muy bien, con las manos cerca de la esclavina:



El ganadero hubo de pagar una multa de 6.000 pesetas por los novillos 'tocados' de Granada. A principios de esa década, cincuenta pesetas serían unos ochenta euros, por consiguiente la multa ascendería a casi 10.000 euros actuales.

La misma sanción se llevó ese mismo año el ganadero Manolo González, otro ex torero. Fue por afeitar esta corrida, ustedes mismos:



Era la última de aquella feria del Corpus de 1952, un mano a mano entre 'Litri' y el de la foto, Manolo Vázquez. Completamos la información de la barbería diciendo que en la primera de feria fue sancionado Higinio Luis Severino, ganadero de Vitigudino. Los diestros aquel día fueron Rafael Ortega, a quien vemos aquí esa tarde, Calerito y Silveti. ¿Se dan cuenta de que en esos años había más sanciones por afeitado que ahora? Y no es porque ahora no se afeite sino porque no se investiga como decíamos en la entrada anterior:



El jerezano Juan Belmonte Fernández falleció hace tres años a causa de un accidente doméstico que no hemos podido aclarar. Tenía ochenta y un años de edad. Era hijo de José, el hermano de Juan y Manuel, y padre de Juan Belmonte Luque, el periodista taurino. Le dio la alternativa Antonio Ordóñez pero, salvo error, sólo toreó aquella corrida porque lo único que deseaba era tomarla. Ahí lo tienen, el testigo despistado es Curro:


FOTO: Arjona

En tres años de novillero había llegado a los noventa festejos pero luego se apartó y parece ser que tenía intención de dejarlo cuando Ordóñez puso interés en la alternativa 'porque un Belmonte no se retira de novillero' (aquel 10 de octubre de 1965 en Fuengirola, Ordóñez cortó cuatro orejas, dos rabos y petición de pata). 

Luego nuestro Belmonte se dedicó a veedor del propio Ordóñez, de Galloso, de Paquirri, de Manzanares padre...y apoderado de Rafael de Paula. Paco Ojeda le debe el que lo recuperase del ostracismo y terminara convirtiéndose en millonario, aunque fue Marca el que se metió por en medio rápidamente y se llevó al torero para ganar sus buenos millones.

Para terminar, y ya que estamos, ésta es la saga de los Belmonte taurinos. Salvo que alguno de ustedes nos rectifique, creemos que está completa, con ella nos despedimos:

JUAN BELMONTE GARCÍA, el 'Pasmo de Triana', fundador de la dinastía, hijo de José Belmonte Peña y Concha, su mujer. No era nacido en el barrio de Triana sino en el de Feria. Perfecta la documentación que pueden encontrar pulsando aquí.

MANOLO BELMONTE GARCÍA, torero (hijo también de su madre Concha, que murió cuando ambos eran muy pequeños; su padre se volvió a casar con la hermana de Concha, Soledad).

Uno de sus hermanastros fue JOSÉ BELMONTE GARCÍA, 
torero, el padre de nuestro protagonista, Juan Belmonte Fernández. 

Otros hermanastros dentro del mundo taurino fueron ANTONIO, novillero, y RAFAEL, que quiso ser torero pero se quedó en médico. Éste último fue quien aconsejó al 'pasmo' que se cuidara una hernia de hiato que le hacía vomitar sangre de vez en cuando. Entre hermanos (cinco) y hermanastros (seis) eran once.

JUAN BELMONTE CAMPOY,  torero, hijo natural del fundador con Concha Campoy.

JUAN BELMONTE FERNÁNDEZ, nuestro protagonista, hijo de Pepe y sobrino del fundador. Más aficionado al fútbol que a los toros, estuvo a punto de fichar como interior por el Sevilla F.C. 

MANOLO BELMONTE FERNÁNDEZ, 'Mamé', su hermano, empezó de novillero pero murió de leucemia con sólo 16 años. En homenaje a él su hermano se vistió muchas tardes de catafalco y oro.

JUAN CARLOS BECA BELMONTE,  torero, hijo de Blanca Belmonte Cossío. Era nieto del fundador y yerno de quien le dio la alternativa, Antonio Ordóñez. Su mujer era Ana Belén, la hija del maestro, de la que terminó separándose. Era el apoderado de Paquirri cuando lo de Pozoblanco. Tiene que seguir siendo muy aficionado al fútbol, madridista acérrimo.

RAFAEL BECA BELMONTE, hermano de Juan Carlos, novillero, se retiró tras una grave cornada en la femoral.

JUAN BELMONTE LUQUE, sobrino-nieto del fundador, cronista taurino. Junto a su hermano Manuel, es autor del libro 'Al toro por los cuernos'.

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.



5 comentarios:

  1. Excelente como siempre, para deleite de los Belmontistas y de los q no lo somos.
    Luego se quejara de q le tilde de belmontista. Usted lo negará, pero yo creo q es más belmontista q don Modesto. Acuérdese de aquello de Rafael el guerra, a la muerte de Josélito, "se han acabado los toros" y con ellos la fiesta de poder, para comenzar aplaudir hasta la locura a los q más dócilmente embisten, los de mayor suavidad y los de mayor nobleza, los stradivarius y al acento personal q pone el torero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pero si Belmonte queda fatal en la entrada afeitando sus toros! Cuando ponga algo sobre Lagartijo me va a estar esperando usted con el cuchillo entre los dientes para colocarme sin remisión en uno de los dos bandos...

      En el último tercio del XIX, muchos empezaban sus escritos de toros para hablar de Lagartijo diciendo: 'yo, que soy frascuelista...' y luego alababan o criticaban al califa pero antes de empezar ya se habían alineado. Según usted, un servidor tendría que hacer lo mismo en nuestro modesto blog: 'yo, que soy belmontista...'

      Saludos.

      Eliminar
  2. El Pasmo de Triana nació y vivió a escasos 50 metros del lugar desde el que cómodamente me deleito siguiéndole, estimado Rafael; mi nonagenario padre recuerda perfectamente la casa donde se ubicaba el negocio del padre de Belmonte, ya que de niño acudía allí como cliente, amén de haber ido años después a Gómez Cardeña a tentaderos en los que pudo dar algún capotazo junto al Maestro, así como ser testigo, en cierta ocasión, del monumental cabreo del hermano de Belmonte, pues éste no le cedió una vaca que metía la cara que era un primor, cediéndosela a un maletilla de la tapia:
    "¿¡Pero por qué me haces esto Juan, que soy tu hermano!?
    Por eso, porque eres mi hermano, ¡Tápate y callao!"
    Ni que decir tiene que la vaca en otras manos que no fueran las de Belmonte era de la casta de Barrabás y que el pobre maletilla volvió a Sevilla con una paliza y con la ropa rota, y el hermano de Belmonte aprendió la lección en las carnes de otro.
    También cuenta haberle visto rejonear, en un acto benéfico y en el reducido espacio del patio del Cuartel de Capitanía de Sevilla, un Miura que se los quería comer a él y a su jaca, saliendo airoso del trance.
    Un saludo, Don Rafael.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por contarnos esa sabrosa anécdota. Para este modesto blog es un auténtico honor contar con un lector cuyo padre toreó junto a Belmonte.

      Saludos, don Francisco.

      Eliminar
    2. Fantásticas anécdotas. Póngame a sus pies de su nonagenario padre.

      Saludos.

      Eliminar

LOS USUARIOS DE IPHONE, APPLE O SAFARI DEBEN ENVIAR SUS COMENTARIOS AL CORREO ADJUNTO YA QUE LA ENTRADA SÓLO PERMITE ANDROID: clea89@outlook.es DISCULPEN LAS MOLESTIAS.