Follow by Email

sábado, 8 de agosto de 2020

¿LA SALVACIÓN ES EL TORISMO?

Muy seguro de ello está Laurent Giner. Es el presidente de los aficionados de Beaucaire, quienes hicieron el admirable esfuerzo de montar hace unos días el desafío entre los novillos del Conde de la Corte y de Dolores Aguirre.

Ya sabemos que hay aficionados que reniegan de la división entre toristas y toreristas pero es innegable que algunos van a la plaza mirando quién torea y otros acuden mirando de quién son los toros. Ese simple hecho hace que podamos dividir los espectadores en dos grupos: los que han pagado su entrada pendientes del toro y los que miran por encima de todo a los toreros.



Hace ciento diez años ya era así. Bleu escribía que sólo había dos castas de aficionados:

'El antiguo y el moderno o, de modo más claro, el aficionado a toros y el aficionado a toreros. Así quedan deslindados los dos campos, con los ejércitos frente a frente'

Preguntado Giner por el futuro de la tauromaquia, que se prevé negro como la boca de lobo, afirma que la solución es el torismo aunque eso lleve su tiempo. No está seguro de que sea lo que el público quiere ver pero no ve otra opción:

'No se puede mentir a la gente. Un toro bravo tiene que ser un toro de combate. Puede estar bien vender el arte pero si no hay delante un toro, no vale nada'



Estarán ustedes de acuerdo en que lo que vemos habitualmente en las corridas que nos alaban como triunfales los críticos paniaguados es el medio toro, o sea, la media casta, cuando no directamente la ternera. Se trata de ese animal que puedes torear desahogadamente mientras cantas un fandango como Talavante o incansablemente durante miles de temporadas como Ponce. En cualquier caso, es un animal que te permite estar delante a cuarenta pulsaciones por minuto sin regresar jamás al hotel con la sensación de estar vacío. Para que la emoción aumente las pulsaciones del aficionado en el tendido, las del torero tienen que estar por encima de las 170 en el ruedo (recuerden aquí). Para Giner, 

'el toro tiene que ser salvaje, íntegro. Si ahí abajo no hay un toro con casta, no podemos defender las corridas'

Insiste en el problema de siempre, la sensación en el espectador de que lo de la arena es una vulgaridad que podría hacer cualquiera:

'Un toro siempre puede matar, por supuesto, pero mal andamos si el que está arriba piensa que podría hacer lo mismo que el de abajo. En las corridas de las figuras, el público lo ve fácil porque el torero lo hace fácil y el toro pasa y pasa...'


De hecho, ninguna de nuestras queridas figuras llena una plaza a día de hoy. ¿Será por lo que dice aquí Luis Parra Jerezano?

'Ahora las figuras se unen para hacer el paseíllo porque no tienen fuerza, porque nadie les quiere ver, apestan. Antes se anunciaban figuras y se llenaba la plaza porque había emoción. El toro se ha puesto de tal forma que cualquiera con un poco de idea se puede poner delante de un toro y darle cuatro o cinco pases. Sufro mucho al ver lo que está pasando, me duele que todo esto se vaya a pique...'





Estamos de acuerdo con lo que dicen ambos pero que el futuro pase por el torismo es, con todos los respetos, un brindis al sol. No porque no sea la salida adecuada sino porque es imposible desandar lo andado y que los medios taurinos inicien una labor de reeducación de la afición como hacen en los campos de concentración norcoreanos.

Son tantos años dando gato por liebre que ahora no se puede echar marcha atrás y desasnar al público general, dicho sea sin ofender. Él es quien mantiene el negocio y no los aficionados, que éstos no necesitan ser desasnados aunque tampoco llenarían una portátil.

Volviendo a Laurent Giner, comenta que él recuerda perfectamente cuando en plazas francesas se pitaba a los picadores tal como asomaban por el callejón:

'Tengo cincuenta años y eso lo vi. Ahora no pasa porque se ha trabajado en ello con Céret a la cabeza. Ellos fueron los primeros y luego vinieron Vic-Fezensac, Parentis, Saint Sever, Roquefort...'



¿Pasaría lo mismo aquí en España? ¿En qué plazas empezaríamos a trabajar eso? ¿En Azpeitia con su monopuyazo español tan arraigado? ¿En Tafalla con los forales reglamentistas poniendo palos en la rueda del primer tercio? ¿En Pamplona, convertida desde hace años en una plaza casi de talanqueras? ¿En Valencia o Sevilla donde sobreviven algunos de los aficionados más serios de España? Da pena pensar en lo que fueron otrora estas dos plazas y su situación actual. Podríamos empezar por Madrid pero estamos ante una plaza desnortada donde se regalan orejas por arrimones penosos (aquí), donde la presidencia desconcierta a todo el mundo (aquí) o donde buena parte del 7 aplaude a un torero después de que suenen los tres avisos (aquí).

En fin, si buscásemos el espectáculo en la prestación del toro por encima de todo, ¿conseguiríamos evitar que la tauromaquia siga en barrena mientras los cuatro de siempre se llevan todo el dinero?



A aquella mayoría de público a la que los críticos sobrecogedores han engañado durante tantos años, ¿quién se encarga ahora de decirle que todo eso no valía nada y que si seguimos por ese camino vamos al pozo?



Pueden leer toda la entrevista aquí. El voluntarismo del presidente de Beaucaire es encomiable pero mucho nos tememos que el torismo como solución para el futuro de la tauromaquia no es viable a estas alturas en España. 

El citado Bleu sí estaba de su parte hace cien años:

'Los aficionados a toros somos los menos en comparación con los aficionados a toreros pero la razón está de nuestra parte y quizás sea para nosotros la victoria. Si es así, lo sentiré por los fenómenos y lo celebraré por la fiesta nacional, de nuevo triunfante'

No habrá tal victoria, ténganlo por seguro. Es posible que no haya ni siquiera una derrota honrosa. Los pocos aficionados a toros seguirán peregrinando a sus escasos reductos como una secta que va a celebrar sus misas negras.



Nos preguntarán entonces que cuál es la solución, ¿verdad? 

Ya... el problema es que no hay solución. Otra pregunta.

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.



24 comentarios:

  1. ¿Y por qué no?
    Es cuestión de confeccionar la distribución del producto- que ya existe- y comercializarlo.
    Clientes potenciales parece que hay: según Torosdelidia blog, en la corrida de El Puerto había mucho joven.
    En la última de las Ventas, con Gonzalo Caballero, también.
    Un saludo.
    Paco B.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el Puerto habría mucho joven pero para ver el medio toro. En ésa de Caballero estuve presente y en el archivo se encuentra la crónica. Pero esos jóvenes ¿vinieron por los toros o por la farándula? Por cierto, yo no tenía ni idea de que el maestro salía con una sobrina del Rey. Me enteré aquel día al escuchar un comentario en el tendido. Imagínese hasta qué punto estoy en la luna.

      Saludos.

      Eliminar
  2. Buenas tardes, Don Rafael y la compaña:
    No hace mucho más de dos décadas, cuando aún no estaba abonado en casa a "TeleMolés", solía ver las corridas de Madrid en casa de mi gran amigo Justo. Recuerdo perfectamente cuando, en los lances de capote un toro (de seis) metía bien la cara, oírle exclamar entusiasmado: "Uuuuuhhh Curro, ¿has visto cómo hace el avión? ¡Este toro va a ser de lío gordo!".
    Veintipico años después los ganaderos (y los ganaduros) han conseguido que de seis salgan cuatro o cinco avionetas y alguno más que no sirve pero que se para, no molesta a los toreros ni les hace tragar quina, pero nos aburrimos como ostras viendo pegar cincuenta muletazos sin emoción a animales que parecen troquelados.
    El espectáculo hace ya mucho tiempo que se monta de espaldas o directamente contra los aficionados, excluyendo del mismo al Toro.
    En el Puerto, como en casi todas las plazas, lo que acudimos (me incluyo y sálvese el que pueda) es público taurino predispuesto a ver la misma faena, al mismo torito y perpetrada por los mismos de siempre o por sus incipientes imitadores.
    Disculpe el tono pesimista, pero es que le escribo esta líneas mientras con un ojo veo en diferido en canal Perritoros a un cuarentón de pelo injertado hacer el ridículo en un mano a mano con un extremeño que podría enfundarse el maillot de Induráin y ponerse a dar pedales delante de Toros, dejando el escalafón magro y enteco como el Rocinante quijotesco, pero eso no son sino fabulaciones, como las de Don Alonso Quijano y las del bueno del señor Giner, con el que comparto sus ideales, pero que me temo que sólo quedarán en eso: ideales.
    Un cordial saludo a usted, a Don Rafael y a sus selectos lectores

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por si hay algún despistado, se refiere usted al duelo entre Ponce y De Justo en Plasencia.

      Habla usted de sufrir la misma faena, al mismo toro y perpetrada por los de siempre. Lleva razón y esa repetición no es que canse sino que 'apesta', como dice Jerezano.

      Por eso unos amigos del blog, igual de desmoralizados que usted y yo me decían hace poco: 'sólo vale la pena ir a ver novilladas en España y corridas a las plazas foristas de Francia'. ¿Exageran?

      Sobre su tono pesimista, no hay nada que disculpar. Lo comparto plenamente.

      Saludos.

      Eliminar
    2. Si los toros de lidia responsables, maduros y conscientes de la fiesta brava pudieran hablar, estarían totalmente de acuerdo --en su gran mayoría-- con Vd. y con el Sr. Curro. Pero para que escuchen quienes organizan los grandes eventos taurinos. // Atte., Torotino

      Eliminar
    3. Uy, si los toros hablasen, muchos quizás tendríamos que taparnos. Yo, el primero.

      Saludos.

      Eliminar
  3. Buenas, señor Rafa. Yo sinceramente no creo que el torismo sea la solución, al final se llega a un punto porque un gran porcentaje de la sociedad está en una línea determinada. Yo me considero en muchas cosas un bicho raro por eso mismo, en mi vida diaria podría aliviarme muchísimo más de lo que lo haga, lidiando juampedros en vez de Miuras o Cuadris como hago cada día en mi trabajo, pero eso es algo que no suelo ver a mi alrededor, más bien todo lo contrario.

    Al final en los toros pasa lo mismo, importa más todo lo que la fiesta lleva detrás que la verdadera esencia de la corrida, donde el toro sí tendría el protagonismo que le corresponde.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La prueba de que no importa nada es esta temporada prácticamente en blanco que nos vamos a tragar porque nadie de los que cortan el bacalao ha querido dar un paso al frente. Hasta en Aplausos lo ven (algunos):

      https://www.aplausos.es/creo-que-es-un-error/

      Saludos.

      Eliminar
  4. Cadavezmasdesencantado8 de agosto de 2020, 17:20

    Gran análisis de la situación.
    Mi nick hace referencia a mi visión de los hechos que coincide mucho con la suya.
    Esperaba menos palabrería y más empuje de las figuras para ayudar a toda la gente taurina que lo está pasando mal.
    Viendo los carteles de Ponce, parece más interesado en cerrar este año como líder del escalafón lidiando 10 corridas.
    Ya lo hablamos con el comentario de Espla sobre "el consumidor",así ven esto. Hoy viendo una de la feria de Sevilla del 2011, pensaba que podían emplear los comentarios en hacer afición, explicar los tercios, los terrenos del toro, los comportamientos. Todo esto pues el público se puso a protestar un manso. Moles mencionaba que no lo hacían los aficionados pues la plaza estaba llena. Un poco de pedagogía vendría muy bien para levantar esto pero con la frase: ¡Que estoconazo!, ¡Cae sin puntilla!; No vamos por buen camino.
    Yo busco emoción, ver la misma faena a un animal mermado me parece nefasto para el devenir de la tauromaquia.
    Si siguen con estos espectáculos que la prohíban.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa última frase suya ya la he pensado muchas veces y es dramática. Me recuerda a lo que sucedió en la plaza de Tarragona. Empezaron las obras para cubrirla cuando aún había contrato vigente para dar toros. Yo vi claro que nunca más habría corridas en mi ciudad. Así fue porque cuando finalizaron las obras (por el doble de lo presupuestado), llegó la prohibición. Vistos los últimos espectáculos que se habían dado en este antiguo coso (1883) con cosas peores que el medio toro y pitones peores que plátanos, yo no lo lamenté en absoluto. Ni lo echo de menos.

      Saludos.

      Eliminar
  5. La salvación tiene que estar en el toro. Siempre va a haber aficionados festivos que el día de la fiesta de su localidad va a los toros después de comer con su bota, la merienda y los amigos, es lo que manda la tradición. Pero si año tras año les hacen cabrearse porque los toros son novillejos acornes acaban por aburrirse y prefieren pasarse por el campeonato de guiñote. No vuelven más porque encima las entradas cuestan un dinero. Los aficionados de ciudad tragan mucho y se aburren tarde tras tarde hasta que se cansan y solo vuelven a la zona de la plaza a disfrutar del ambiente si es que no se ha muerto, el ambiente claro, y se ponen ci
    egos de vino y torreznos o chistorra. Pero¡Ay! amigo cuando sale un toro, cuando sale un toro se olvidan del vino, de la magras y solo tiene ojos para el toro y para el torero que se le enfrenta. Pero tiene que haber toro, toro de verdad. Lo de la magia y el alhelí es solo para gourmets que sabemos gulusmearlo. Pero sin toro no hay toreo. Y con borrego hay borregeo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, pero ¿qué hacemos si sale el toro? Salió 'Platino' en Sevilla y la cosa acabó en tablas con Ferrera. Victorino dijo poco después: 'si cada tarde saliera un 'Platino', terminaríamos con el escalafón'. La frase parece una gracia pero es tremenda si nos paramos a pensar lo que está diciendo.

      Saludos.

      Eliminar
    2. Considero que la cosa no importa si acaba en tablas y hay dos grandes jugadores estrategas y algo de asombro por parte de todos. Los grandes toros para los grandes toreros decía Gallito, creo recordar. Yo voy a las plazas sobre todo a ver toros y si además suena la flauta y hay un torero que está a su altura, veo chirivitas con los ojos. Pero de verdad con lo que disfruto es con un toro en el ruedo. También debo de confesar que con respecto al toreo he tenido mis debilidades porque ver a Curro o a Paula haciendo sus cositas, a veces a auténticos toros, no tiene precio. Y esto me creó problemas de conciencia taurómaca.

      Eliminar
    3. Ojalá viéramos cada tarde tablas como las de Platino con Ferrera o incluso derrotas como la de Ureña con Bocacho.

      Respecto a sus problemas de conciencia, no se preocupe porque los hemos tenido todos.

      Saludos.

      Eliminar
  6. Saludos, parroquianos y S.r.Rafa, yo creo que con ésta entrada usted nos la pone botando lista para chutar a puerta vacía. Empezando por la perversión del lenguaje... decimos " Corrida de Toros" así es que los qué son del bando de los toreros, quedan excluidos. De toros.
    Creo que la Fiesta lleva muchos años en franca decadencia, así pues, no vamos a reparar en un par de tardes lo que lleva años torcido. Creo que todo se fué al garete cuando se elevó a figura y a califa a un torero yeyé con flequillo rebelde de Palma Del Rio que practicaba un toreo bufo...de ahí hasta hoy ha sido un no parar.
    Después, ahora y siempre, la falta de seriedad, en los tentaderos ( como dice mi apreciado compañero Curro ) y la falta de seriedad en la plaza, la selección equivocada, los ganaderos NO mandan, se imponen los seis / ocho toreros mandones que copan todos los carteles,cobran todos los duros, ellos sacan el corner y ellos mismos hacen el remate, todo está atado y bien atado.
    Les propongo un ejercicio de nostalgia taurina, se imaginan ustedes cómo fué que un cateto de Galapagar, ajeno al círculo aristócrata-ganadero, se quedó con una ganadería que tenía pie y medio en el matadero y la encumbró, la puso en órbita, cobrando bastante más dinero que los anteriores aristócratas- mencionados...???????
    Todos lo saben, yo, triste de mí lo intuyo; " Si se cae el toro, se cae la fiesta" así es que, éste señor, hoy día considerado el mejor ganadero de los últimos cincuenta años, puso al toro en su sitio, puso a los figurones y empresarios en su sitio, y de eso se benefició toda la fiesta, ganaderos, empresarios y aficionados.
    Cómo lo hizo???? Toreabilidad??? Dulzura??? Está bien claro que llevan años dándonos gato por buey de Ávila.
    Dicho todo ésto, hay toreros que estén dispuestos a fajarse con " alimañas " ???
    Hay público que esté dispuesto a apreciarlo??? A pagarlo??? Más gente de la que caben en una portátil???
    El toro necesita más selección en el caballo de picar y menos muleta, pero está bien claro que en los nidos de antaño no hay pájaros hogaño.

    Saludos desde la árida y desértica Almería.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como fiel seguidor del blog que es usted, sabrá que mi teoría es que Victorino salió adelante gracias a Andrés Vázquez y Ruiz Miguel en la arena y a Navalón en los papeles. Si no llega a tener estas tres patas del banco, hoy no hablaríamos del paleto. Es posible que su ganadería ni existiese.

      Le recuerdo la victorinada de 2014 en Madrid. En varas no fue nada del otro mundo pero luego desarrolló sentido y dificultades. Aficionados serios presentes me decían que habían seguido cada minuto con inusitado interés. La terna sudó tinta ante aquellos animales. Pues un santón de la crítica taurina dijo al día siguiente: 'es que si la mayoría de corridas fueran como ésta, no iría nadie a los toros'.

      Al paleto en sus inicios le salían así pero aquellos dos diestros sacaban petróleo y luego Navalón loaba los toros en la prensa porque no se habían caído en una época donde estaban más tiempo de rodillas que de pie. Por eso el viejo decía lo de 'si se cae el toro se cae la fiesta' (que es la divisa que presidía en letras de molde su página web y que ha desaparecido del lugar estelar que tenía porque hoy los victorinos claudican más de lo reglamentario aunque se tapa convenientemente).

      Saludos.

      Eliminar
  7. Buenos días Rafa. Voy a corregirte sobre algo indiscutible. Pamplona....... Pamplona es la mayor plaza de talanqueras del mundo, tal cual. Sobre lo que dice ese presidente francés.. !!! Siiiiiiiiiii !!!. Me imagino que cada uno tendremos nuestros pareceres. El mio, y por mi experiencia con amigos de mi mundo, el skate, en festejos del toro de huyyyyy, en vez del olee de Ponce, ante esos festejos que vimos, todos a favor del torero, por que tenia una fiera delante- Me acuerdo de Cazarrata, esa sensación de alivio cuando murió, o del Califa de Aragua en Peralta con una de Dolores. En esos casos pena no te da pena el animal,!pa rato!. Con los animales del festejo que viste ahí arriba,si, sientes pena de esos animales, con esos animales, esto no tiene defensa alguna. Y ademas, te digo que si es un torismo con sentido, no cualquier cosa, yo creo, por las entradas que veo por ahí, que económicamente, le sale mejor al empresario. Ejemplo: Vara, Joselillo y Noe Gomez, pon la ganadería que te de la gana. ¿ Tu crees que ganaría mas el empresario con lo del otro dia? Yo creo que no, no me vale poner a 3 pobres chavales que les sueltas con fieras, y encima no cobran. Y como creo que estamos todos de acuerdo, paro para no ser brasas. Asi que ya ves. Torismo por ética hacia el animal , luego en lo económico hacia el empresario. A saber lo que se llevo Ureña por esa mierda de arriba, y lo que se querria llevar Ponce. ¿ Que montarias tu con esos dineros? ¿ te atreves a decirlo?. Yo, los 3 toreros antes mencionados, y una ganadería "atractiva", con tintes exóticos. ¿ Se ganaría o se perdería?
    un saludo.
    Kaparra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La ética hacia el toro hace tiempo que se perdió y gran parte de culpa la tienen los propios ganaderos.

      Se refiere usted a la corrida comentada en la siguiente entrada cuyo cartel inicial era Ponce, Ureña y Toñete con zalduendos.

      Probablemente hubiera ido el mismo número de personas pero el eco en los medios si va Ponce está claro que habría sido mayor. Y no le digo nada de los medios taurinos prostituidos hablando al día siguiente del resultado artístico del festejo en comparación con la corrida alternativa que usted propone.

      Estamos de acuerdo pero creo que es una batalla perdida.

      Saludos.

      Eliminar
  8. Buenas tardes Rafa, fíjate tu que movida, te digo 3 asín que me vienen a la cabeza.La primera seria que se vería más Toro por dentro y por fuera que los toreznos del otro día. Otra seria que los toreros pondrían más de su parte que estos dos, por necesidad, y la tercera sería que el empresario ganaría algo más, creo yo...quizás sea un iluso, pero suponiendo que van ma o meno las mismas personas,e incluso, los que fueron, podrían salir más contentos...No soy matemático pero me cuadra mas. ¿ Te acuerdas de Paton y sus desafíos de Castellon? El tipo dijo que le salían las cuentas,...¿ que fue pues ? Entiendo que si el de pana no te roza, no te pones los vaqueros. Raro aquello entonces. ¿ Sabes qué sería divertido? Hacer una iniciativa popular de esas de internet, y pedir por ley, que el tribunal ese de competencias que ya vemos que no vale pa tomar....Prohiba ser putilla, proxeneta, y putero..Hummmm Matilla, Lozano, Txopera, y etc etc etc, imagínate que sale para adelante.¡¡ jujujujuuu!! Iba a ser muy divertido.
    Un saludo
    Kaparra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo estuve en aquellos desafíos de Castellón. Precisamente la primera entrada de nuestro modesto blog allá por 2013 fue el comentario de los dos últimos que se hicieron con Cuadri, Victorino y Miura.

      Discrepo con lo apuntado porque había entre un tercio y media entrada mientras que cuando los sustituyeron por carteles comerciales con figuritas, la plaza se llenaba. Lógicamente nunca volvieron los desafíos. Ni volverán (tampoco yo he vuelto a la plaza de Castellón).

      Saludos.

      Eliminar
    2. Cadavezmasdesencantado17 de agosto de 2020, 22:01

      Lorca sobre el dilema:
      https://elpais.com/agr/el_toro_por_los_cuernos/a

      Eliminar
  9. Sí, lo he visto. ¿Será que habrá leído nuestro modesto blog?

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Cadavezmasdesencantado3 de septiembre de 2020, 13:28

    Encontré estas sabias declaraciones:
    https://twitter.com/taurina_opinion/status/1278750949851516928

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, lo escuché en su día. Son las verdades del barquero. Pero fíjese en que los empresarios tiburones se han salido con la suya. Casas dijo en marzo que lo mejor era dejar la temporada en blanco y al final en los grandes cosos así será.

      Saludos.

      Eliminar

LOS USUARIOS DE IPHONE, APPLE O SAFARI DEBEN ENVIAR SUS COMENTARIOS AL CORREO ADJUNTO YA QUE LA ENTRADA SÓLO PERMITE ANDROID: clea89@outlook.es DISCULPEN LAS MOLESTIAS.