Follow by Email

domingo, 4 de abril de 2021

SAN ISIDRO EN VISTALEGRE: ¿30 OREJAS?

Sesenta y cinco entradas al caballo garantizábamos el otro día aquí cuando presentábamos los cuatro festejos de la feria de Vic-Fezensac. Lo que anuncia Matilla para Vistalegre quizás no llegue a igualar en orejas esa cantidad pero el triunfalismo por todo lo alto está asegurado.

¿Ponemos treinta orejas sin incluir el rejoneo? Saldrían a tres por festejo, teniendo en cuenta que habrá más de una tarde en que saltará la banca. No obstante, sólo un milagro a día de hoy puede hacer que se celebre sin novedad ese serial. Casas asegura que es imposible, aunque, por otro lado, ¿qué va a decir?



En esta entrada hablábamos de toreros que podrían dar aires de cambio. En nuestra primera lista estaban los que nunca veremos anunciados con según qué ganaderías. De los que allí citábamos, aquí tenemos a Ortega, Aguado, Roca, Ureña y Urdiales. De la segunda lista aparecen Ferrera, Luque y Román. En total, ocho de los veintiocho que enumerábamos.

El problema son las ganaderías. Anuncian todo un elenco de lo que el fallecido José Moya, de El Parralejo, decía que son 'toros para el toreo moderno, para que los toreros se animen...' El que debería animarse es el que pasa por taquilla, ¿no les parece?

Si seguimos la sana costumbre de muchos lectores de nuestro modesto blog, que consiste en mirar sólo los toros para apuntarse a las corridas, ¿a cuáles acudiríamos? 

Pues a ninguna. Responderíamos lo mismo que un amigo valenciano del blog cuando le preguntaban si iría a determinada corrida en Las Ventas: 'hombre, si coincide con alguna obra de teatro interesante...'

Otro buen amigo del blog, muy bien informado siempre, nos dice que Matilla tiene 'obligaciones' con muchas de las ganaderías anunciadas y que por eso están ahí. Pero es que no puede ser de otra manera: si quieres contar con la pléyade de figuras, aunque aburren a las marmotas, no puedes salirte del sota, caballo y rey. Recuerden la reflexión de Luis Parra, Jerezano:

'Ahora las figuras se unen para hacer el paseíllo porque no tienen fuerza, porque nadie les quiere ver, apestan. Antes se anunciaban figuras y se llenaba la plaza porque había emoción. El toro se ha puesto de tal forma que cualquiera con un poco de idea se puede poner delante de un toro y darle cuatro o cinco pases. Sufro mucho al ver lo que está pasando, me duele que todo esto se vaya a pique...'


FOTO: Teseo para El Mundo

Sin embargo, si se dan una vuelta por los medios taurinos que viven de esto verán que están encantados de la vida: presencia de las figuras, variedad de encastes, toreros catalogados como jóvenes promesas, feria extraordinaria, carteles de relumbrón, golpe de mano de Matilla, declaración de guerra a Casas...

Para nosotros esta feria no tiene ningún interés, nos parece humo, tanto si se lleva a cabo como si al final hay rehúse.

¿Iríamos a alguna corrida? Pues les diremos lo del teatro. 

Si alguien nos garantiza que los toros de El Pilar salen como aquellos animales tremendos de san Isidro de 2019, acudiríamos rápidamente. Se les pegó en el caballo como no se ha pegado a ninguna corrida en los últimos diez años, recuerden nuestra crónica aquí



Pero ¿y si salen como los hermanos ante los que hizo posturas José Tomás poco después? Recuerden aquí. La apuesta es arriesgadísima porque nos tememos lo peor.

Y si alguien nos garantiza que en la de Adolfo sale un toro en forma de salto atrás, también firmamos. Pero es que desde Monerías no hay salto que valga, ni hacia atrás ni hacia adelante. Lo último que vimos de Martín en Zaragoza fue una absoluta decepción (pulsen aquí, está todo dicho con recordar que tuvimos que sufrir al relamido Ferrera 'abriendo mi alma para poder transmitir mi esencia', ¡sic!).



Nos preguntarán si no nos interesa ver a Aguado, Ortega o Urdiales. Hombre, Aguado tiene dos pero verlo con juampedros es para salir huyendo. La otra será con chotos que se traerán del campo él y Roca. Quizás el bueno de Pablo ha leído nuestras lamentaciones aquí y por lo menos en Arles se anuncia con La Quinta para la alternativa de Solera.

Urdiales con Victoriano del Río... ¡psé! Es que en la misma corrida habrá que aguantar a Manzanares y al Roca figurita. Parece un peaje demasiado caro. 

¿Y Ortega con Garcigrande? Si los garcigrandes saliesen de los que Hernández tiene apartados como 'experimentos', allí estaríamos. Pero el problema es que en el cartel están López Escobar y Morante Camacho, con lo cual los garcigrandes ese día van a ser hermanitas de la caridad. ¿Verdad que sí, maestro?



Un tercer amigo de este humilde cuadernillo nos hace esta reflexión que copiamos acto seguido, a ver qué les parece:

'Creo que a final de este año quedarán sólo diez ganaderías de Domecq, más Miura, Victorino y poco más. El resto, al matadero. Entre la pandemia, el taurineo, los figurines, el plus... al final la poquita tarta que queda se la van a comer entre diez ganaderos y diez toreros. Ya no hay vida más allá de lo que se televise, es inviable montar un festejo con 50% de localidades si no hay televisión de por medio. Pero es que lo que se televise va a ser todo de esas diez ganaderías toreadas por esos mismos diez toreros'

La cuestión es si las migajas de esa tarta, donde habría vacadas de interés, tendrán salida o no porque en esas migajas es donde podríamos encontrar festejos con una cierta seriedad.



De todas formas, no nos hagan mucho caso. Si al final este san Isidro carabanchelero tiene lugar, las campanas se lanzarán al vuelo intentando demostrar que la fiesta de toros no se muere, que los toreros cortan orejas, que el público se va contento de los festejos y que tanto los críticos paniaguados como los comentaristas televisivos representan a satisfacción del taurineo su papel de mamporreros del sistema.

¡Todo el mundo es bueno! Ya lo decíamos aquí... Pero eso no quita que quien acudirá a Vistalegre no irá 'a los toros' sino 'a los toreros'. Y eso no es.

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.

10 comentarios:

  1. Buenas Rafa. Viendo el otro día los carteles y teniendo en cuenta el empresario que lo organiza no me sorprendió. Lo que realmente sí lo hizo (yo diría que llegó hasta a mosquearme) fue comprobar cómo cierto señor que tiene un programa en el cual entrevista a Sánchez Vara, Robleño, etc. a ganaderos de los llamados minoritarios o que incluso denuncia el afeitado en reiteradas ocasiones estaba encantado con la feria, llegando a decir que era magnífica. Luego más tarde cuando le empezó a caer la del pulpo en redes sociales, dijo sin tapujos que le daba igual y que no era momento de hacer crítica sino de apoyar sin fisuras lo que se organice. Supongo que este señor se agarrará a la canción de Queen “ The show must go on “ (el show debe continuar) al coste que sea para regocijo de sus intereses, que tal vez tengan algo que ver con lo económico.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a simple vista parece un poco incongruente defender una cosa y la otra. Resulta que la epidemia iba a servir para unirse todos e intentar que esto no se hundiera y lo que se organiza es más de lo mismo con los mismos ganaderos y con las mismas figuritas de hace veinte años.

      No sé si es el momento de hacer crítica o no pero si arrimar el hombro consiste en dorar la píldora al taurineo para que termine de llevarse la poca leche que queda a la vaca, con este blog que no cuenten.

      Saludos.

      Eliminar
  2. Buenas tardes, Don Rafael y la compaña:

    Quizás Victorino Jr, los Domecq y los figurines quieran hacer suya aquella mítica afirmación del patriarca de los Rockefeller sobre la "bella rosa americana", célebre en la cultura capitalista estadounidense, pronunciada como metáfora del darwinismo social:

    "El crecimiento de un gran negocio es simplemente la supervivencia del más apto... La bella rosa estadounidense solo puede lograr el máximo de su esplendor y perfume, que nos encantan, si sacrificamos a los capullos que crecen en su alrededor. Esto no es una tendencia maligna en los negocios. Es más bien sólo la elaboración de una ley de la naturaleza y de una ley de Dios".

    En la gira de reconstrucción y en el San Isidro de Matilla, más que acciones de defensa de la tauromaquia lo que se advierte es el sacrificio de los "capullos" de las ganaderías que no son de la baraja de las 8 cartitas con las que siempre juegan casi los mismos matadores y los mismos empresarios/ganaderos/apoderados, televisados por los sobre-cogedores versión 4.0... vamos, lo que vendría siendo la "Standard Oil" de la tauromaquia del s. XXI.

    Bueno, a ver lo que son capaces de meter por taquilla estos malos imitadores de Rockefeller con su cada vez más marchita "bella rosa taurómaca" de la nueva normalidad, a mí personalmente me aburren muchísimo.

    Un cordial saludo a usted y a sus selectos lectores

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también. Deduzco por sus palabras que usted acudiría a los mismos festejos que yo de ese San Isidro, o sea, a ninguno.

      Perfecta la comparación socialdarwinista pero hay una gran diferencia: la rosa de Rockefeller prosperó y ha lucido durante ciento sesenta años. La rosa de la fiesta de toros está marchita. Se le caen los pétalos y el taurino cree que podrá hacer un ramo con ellos. No van a tener flor ni para la corona del ataúd.

      Saludos.

      Eliminar
  3. Excelente referencia a los mercados.
    Podríamos decir que el sistema taurino favorece la desigualdad, del mismo modo que lo hace la política monetaria expansiva, a través del "Efecto Cantillon".

    Me explico: las figuras no llenan plazas y el modelo del monoencaste está destinado al fracaso, pero su quiebra es imposible porque las estructuras del sistema acuden a su rescate. Es tal la influencia de esta élite que prefieren que el toreo vaya perdiendo tirón a ceder el paso a los que ofrecen algo distinto.

    Del mismo modo, en el falso capitalismo de hoy en día no hay una depuración, porque cuando una gran empresa está dirigida por inútiles y avaros, en lugar de ceder su puesto a otros más responsables, es rescatada con dinero público, aunque vaya en perjuicio de todos. En este caso es gracias a que las divisas son una farsa (al no estar respaldadas en oro), se puede imprimir sin límite y el reparto del dinero nuevo es desigual, es decir, apuntala la superioridad de los mismos que causan la ruina -ahí el Efecto Cantillon-.

    El paralelismo me parece absoluto e igual de triste.
    Un saludo de un fiel lector

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por su fidelidad. Siguiendo con el paralelismo económico, el sistema monetario pasó de basarse en el oro a basarse en el crédito. Un país con buen sistema impositivo, financiero y defensivo ofrece crédito y su moneda es fuerte.

      En los toros imprimen dinero sin límite con la diferencia de que detrás no tienen crédito. Los críticos paniaguados y los portales comerciales nos venden mulas ciegas de que el toro es el más bravo y de que se torea mejor que nunca. Ah, y ante todo que hay que arrimar el hombro dejando las críticas para los antitaurinos.

      De eso viven hasta que llegue un día en que la moneda se haya convertido en papel con el que empapelar habitaciones o encender puros: Alemania, 1923, cuando el pequeño ahorrador se arruinó aunque las grandes empresas se aprovecharon. En la tauromaquia no se podrá aprovechar nadie porque será un erial.

      Saludos.

      Eliminar
  4. Análisis mucho muy interesante (económico, físico, psicológico) de la Fiesta brava bajo un lente pragmático y diáfana luz... incluso en Sn. Isidro. Resultados más bien decepcionantes, con y sin pandemia. Gracias Dn Rafa. // Atte., Torotino

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uno puede comentar simplemente lo que piensa cuando no vive de esto. Si no, seguro que algún problema que otro tendría.

      Saludos.

      Eliminar
  5. Cambie el título don Rafael, puede ya poner: casquería matilla. Sobre lo q dice de las entradas de vic aún recuerdo un vic q perdí la cuenta. A robleño le tocaron dos sombreros en la concurso q después de verle, le llamé napoleón, luego otros le han llamado así, me imagino q por otras actuaciones. Fue el gran año de robleño. Lo llevaban los choperas se comió de todo y le liquidaron cuatro perras. La oreja es muy típica de esos pueblos del casar de escalona, de cenicientos... Pero en el plato. El palacio de las cabras, podra poner aquello de casquería principal de la comunidad. Bzo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay lectores que piensan que lo de las 65 entradas al caballo en Vic es producto de un delirio. Arrieros somos... y espero que usted y yo alli nos veamos.

      Saludos.

      Eliminar

LOS USUARIOS DE IPHONE, APPLE O SAFARI DEBEN ENVIAR SUS COMENTARIOS AL CORREO ADJUNTO YA QUE LA ENTRADA SÓLO PERMITE ANDROID: clea89@outlook.es DISCULPEN LAS MOLESTIAS.