Follow by Email

miércoles, 12 de junio de 2019

FERIA DE SAN ISIDRO, 2019 (24): VALDELLÁN: LOS NIÑOS CONSENTIDOS

La plaza de Las Ventas es como esas mujeres guapas a las que se acercan hombres a tirarles la caña. Según cómo les dé a este tipo de señoras, a algunos les ríen las gracias y llegan a consentirles hasta tocamientos deshonestos. En cambio, a otros les salen con aquello de 'usted, ¿qué se ha creído? Déjeme en paz o llamo a un guardia'.

Ayer tuvimos un ejemplo de cuatro consentidos, los tres toreros y el ganadero. Se los midió con un rasero totalmente diferente al de otros a quienes no se les pasa ni una. Tan es así que en televisión decían al final: 'es de remarcar que se ha seguido toda la corrida con una comprensión que sería deseable en todas las ocasiones'. Efectivamente, hubo una benevolencia sorprendente que iremos desgranando en la crónica.

Rogamos a los valdellanistas que no sigan leyendo porque se van a incomodar. Avisamos especialmente a nuestros amigos logroñeses, excelentes aficionados que se fueron directamente de Vic a Madrid a ver esta corrida. No creo que estemos de acuerdo con lo que comentaremos, por eso es mejor que se retiren y que sigamos manteniendo la amistad.

Valdellán tomaba antigüedad y a nosotros la corrida nos decepcionó. Hubo desigualdad en la presentación (llegó a darse una diferencia de 130 kilos entre el cuarto y el sexto). Varios presentaban exceso de romana, no tuvieron codicia de salida excepto el tercero. En el caballo hicieron peleas perfectamente olvidables excepto dos puyazos, uno de este mismo tercero, 'Carasucia' y otro del quinto, que romaneó unos instantes. El tal 'Carasucia' era rabicano:



Pero fueron los primeros puyazos, aquéllos que Victorino padre decía que tomaba una vaca mansa. En los segundos, nada de nada. No les vamos a marear con nuestras notas pero las guardamos pormenorizadas por si la parroquia torista quiere discutir.

Como siempre, no hemos leído nada de lo que se ha escrito pero ya deducimos que nos vamos a quedar bastante solos respecto al juego de los toros. Todos tenían miradas inquietantes y todos fueron blanditos. En la muleta destacaremos la embestida muy encauzable de 'Carasucia' y la más pegajosa del cuarto. Los demás, poca cosa desde el nulo primero al desafortunado quinto. Decimos lo de desafortunado porque se encontró delante a un Vicente completamente ofuscado que no nos lo dejó ver.

La afición insistió desde el primer toro en querer verlos largos en el caballo pero los diestros no están por la labor. Nos roban una parte del espectáculo con total desvergüenza y no pasa nada. Lo mejor de la tarde, sin duda, las bregas que hicieron José Chacón y Raúl Cervantes, señoriales. Añadan el colofón del último par de la tarde que puso Cervantes y que fue de los mejores de la feria:



ROBLEÑO. Lo único bueno de su primero fue entretenernos con su bonita pinta. Para nosotros era negro, bragado, meano, axiblanco, gargantillo, calcetero, calzón, falso jirón, rebarbo y estrellado:



Algún tratadista considera redundante lo de calcetero y calzón pero nosotros no. Lo de rebarbo es por el rabo:



Y lo de estrellado es por el testuz. Entendemos que facado no es porque la mancha tendría que ser una línea más larga:



Toro nefasto, para olvidar. Manso en varas tras recibir una paliza en el primer puyazo ordenada por Robleño, sin acometer en banderillas y distraído en la muleta, observen:



Robleño se colocó siempre bien pero anduvo picando sin que oyésemos en ningún momento el típico grito madrileño del '¡picooo!' Aquí tienen el primer ejemplo del diferente rasero con que se mide a unos y a otros. Éste es un natural pegando la cuchillada:


FOTO: Julián López

Lo mejor de la tarde, junto a los subalternos ya mencionados, fue la excelente estocada que le recetó. 



Ha sido la mejor de la feria junto a la de Eugenio de Mora anteayer:



Silencio para el toro en el arrastre cuando merecía una pitada que se oyera desde la glorieta de Bilbao. Ahí tienen un ejemplo de la consideración con que se trató al ganado.

Su segundo fue el más en tipo de nuestro paisano, el conde de Santa Coloma de Queralt:



A estas alturas de la tarde, Robleño ya se había dado cuenta de que no había que pegar en el caballo porque la corrida era blandita y muy justa de poder. Ordenó levantar el palo pero el mal estaba hecho: el primer puyazo cayó en el lomo y el segundo en el espinazo. 

El toro era pegajoso, de los que le van a Robleño. A cualquier otro lo deja con el trasero al aire pero la veteranía del diestro hizo que la cosa quedara en tablas. Si no llega a ser por el aire, quizás hubiera ganado el maestro. Le pegó una tanda de naturales donde el toro le enganchó la muleta con avaricia en cada pase y eso, en un toro como éste, era un delito de lesa tauromaquia.



Con dos puyazos delanteros y el castigo bien dosificado, no nos cabe ninguna duda de que habría sido un buen toro. Pero Robleño tuvo que apechugar con el desaguisado que le hizo el picador González descomponiendo al pobre animal al pincharlo en la columna vertebral. La culpa es suya por contratarlo. Estocada pasada y desprendida perdiendo la muleta.



IVÁN VICENTE. Anduvo a la deriva toda la tarde. Su primero manseaba en el capote y estaba totalmente derrengado de los cuartos traseros. Nadie dijo ni mu, sólo se oyeron unas palmitas cuando por fin se derrumbó tras el primer simulacro de puyazo. ¿Van viendo la paciencia del respetable? En otras ganaderías sale un toro arrastrando los pies como éste y se monta un escándalo mayúsculo antes de que entre al caballo.

Joselito Rus se fue encargando de que no se cayera echándole el capote arriba. Fenomenal Chacón con los palos, como siempre. El toro quedó soso, descompuesto por su poca fuerza y manteniendo la blandura, ahí lo tienen:



Vicente no se aclaró en ningún momento, le faltó decisión pero el público nuevamente mostró una benevolencia extraordinaria. A cualquier otro le hacen la vida imposible pitándolo a las primeras de cambio. A él lo dejaron en paz. Honda que escupe y casi entera habilidosa silenciando su labor cuando a cualquier otro... En fin, no insistimos más.

Su segundo era feo de trapío y también blando. Romaneó un poco en el primer encuentro, se fue al suelo por tercera vez y se vino de largo en el segundo galopando. Al llegar al peto, simplemente se dejó barrenar. Excelentísima brega de Chacón:



Vicente volvió a salir envuelto en una espesa niebla de desconfianza. Desde el callejón le orientaron bien cuando le gritaban '¡déjala!' Exacto, había que dejarle la muleta en la cara y el toro repetía pero el maestro lo hizo en una tanda y, a pesar del buen resultado, optó por seguir inmerso en la niebla sin dejarnos ver si el toro valía o no (que sí que valía). 



Entera pasada perdiendo la muleta, ovación al toro y silencio para el diestro. A cualquier otro le meten una bronca que no la olvida en años pero se le siguió consintiendo con gran indulgencia, ¿dónde está la dureza de Madrid? Será con algunos...

El maestro dijo después que el primero 'era muy malo y el segundo pegaba taponazos y se ha puesto imposible enseguida'. Oiga, ¿usted qué quiere? ¿Una mona tontorrona? Pues va a tener trabajo para conseguir que algún día le salga el torito que le guste.

CHRISTIAN ESCRIBANO. Su primero era el mencionado 'Carasucia', toro regordío de mirada muy viva. Como fue el único que embistió al capote de salida, lo recibió con unos delantales muy jaleados pero que a nosotros no nos gustaron por artificiosos y relamidos:



El primer puyazo fue de bravo, cobró en el lomo y le levantaron el palo. En el segundo pierde las manos y recibe un picotazo tras el que se va suelto. Señores, esta pelea en varas es muy parecida a la del empalagoso 'Poeta' y a la de tantos toros de ganaderías denostadas que empujan en el primero y se les simula en el segundo. Si aquello se critica, esto también aunque el hierro sea diferente.

Escribano hizo un espléndido inicio por abajo conduciendo el toro largo. La embestida nos pareció comercial, ya nos entendemos. Fue muy similar a la de los garcigrandes 'amontonados', no la guardaremos en el recuerdo. En el callejón, Cervantes se desgañitaba gritándole '¡puertaaaa!' para que torease en línea abriendo al rematar.



Vimos a Escribano aseado, sin más. Quizás con menos aire la cosa hubiera tenido más vuelo pero el diestro empezó a desconfiar y el toro, que tonto no era, se le subió a las barbas. No cuadraba ni a la de tres. Pegó dos pinchazos caídos y nuevamente Cervantes, que sabe de qué va esto, le dijo '¡dale traserito!' O sea, levanta el brazo para clavar atrás porque así seguro que entierras la espada, al fin y al cabo, todo es toro y a la gente le dará igual mientras hundas el estoque. ¿Ven cómo ellos se las saben todas? No hacen ninguna trampa por casualidad.

Así siguió con un pinchazo trasero y caído, una honda atravesada y una estocada baja buscando los blandos porque rondaba el tercer aviso. 

Su segundo estaba loco por ir al caballo. Costó Dios y ayuda que el diestro colaborase a ello. Primer puyazo con tremendo topetazo del toro pero que al instante se apoya en el costillar y no empuja. Segundo en que se viene de largo porque el público insistió, no porque Escribano quisiera, y se le señala trasero con una pelea vulgar.

Actuación estelar de Martín y de Cervantes, que puso este segundo par, de lo mejor que hemos visto en san Isidro y se han visto muy buenos:



El toro, más que embestir, pasaba por ahí. No hubo nada de interés porque el maestro también pasaba por ahí. Estocada honda bien ejecutada y el toro que muere en el tercio.

Ya han comprobado la magnanimidad y la indulgencia con que se comportó el público venteño. En nuestra modesta opinión, varios toros debieron ser protestados por blandos y primero y segundo silbados con fuerza en el arrastre. A Álvarez le deben de quedar muchos amigos en el siete, donde asistió a cientos de corridas como espectador antes de tener la ganadería. 

Vicente se fue de rositas escuchando silencio después de no ver, o no querer ver, a ninguno de sus dos enemigos. A Escribano le otorgaremos el beneficio de la duda por el aire que le molestó en su primero, toro de triunfo gracias a su embestida comercial, insistimos en ello. A Robleño le agradecemos su magnífica estocada al primero y le recomendamos que vigile los picadores que trae porque le juegan a falso compañero.

Un marciano que viese la primera corrida de su vida y fuese ésta diría al final '¿éste es ese público de Madrid que dicen que es tan intransigente, tan duro y tan exigente? Bah...'

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.

20 comentarios:

  1. Pues estoy de acuerdo en todo.

    A mi me decepcionó algo la corrida porque si algo esperaba de Valdellán era "poder". Todo mi gozo en un pozo. Además, no esperaba una corrida así. He seguido bastante a Valdellán y si algo tenía era poder y poca humillación. Pues me encuentro con una corrida que humilló (en general) y que fue blanda (y noble). Pero bueno, tampoco fue la de Las Ramblas. Fue una corrida paradójica, me explico:

    No tuvo poder, pero tuvo casta. No se comió a nadie, pero no fue fácil. Fue noble, pero no fue tonta. Lo mejor las posibilidades de triunfo que ofrecía si eras capaz de dar con las teclas y lo peor, la falta de poder y el nulo juego en varas. A ver, yo me entretuve, la peor como ésta. Pero sigo quedándome con la de la Quinta o el Pilar. Y por encima de todas la de Escolar.

    PDT: El público estuvo blando y arbitrario cierto. Pero lo peor es que estuvo incoherente. Si se es indulgente con los toros, se tiene que ser estricto con los toreros ¿no? Así ha funcionado siempre las Ventas (haciendo eso que llaman "ponerse a favor de la corrida"). Pues no fue así. Eso es lo preocupante, que equivocado o no, las Ventas ya no tiene ni criterio.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menos mal...pensaba que cuando llegasen los comentarios iba a tener que lidiar con la parroquia torista que saldría a defender la corrida. Lo vimos igual y esa falta de coherencia es desmoralizadora. Vicente fue tratado con guante de seda, a Robleño nadie le vio el pico y con Escribano estuvieron también muy comprensivos. Afortunadamente no estoy solo, ¡gracias!

      Y compartimos decepción con Valdellán. Estoy seguro de que lo mismo pensarán los miles de franceses que han visto estos últimos años estos animales en su país y que ayer se quedarían con cara de circunstancias al finalizar la corrida porque eso no es ni mucho menos lo que yo creo que busca el ganadero. Aunque vaya usted a saber...

      Tú que estás más con las redes sociales ya me dirás si la parroquia torista echa campanas al vuelo o comparte nuestra decepción.

      Saludos.

      Eliminar
  2. Buenos días. Define a Carasucia como estrellado. Yo creía que era lucero. En casa tuvimos una vaca con una mancha similar y la llamamos Lucera. Los amigos del Club Taurino de Bilbao diferencian Lucero y estrellado por el color de la mancha respecto al color de la capa predominante. De acuerdo a ellos este toro sería lucero.

    Un saludo y gracias por ir a contracorriente en sus crónicas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No piense que vaya a contracorriente como algo deliberado, ¿eh? Escribo la crónica a partir de mis notas sin leer absolutamente nada en prensa o internet. Igual son todos los demás los que van a contracorriente...

      En toros, lucero es el que tiene mancha blanca sobre capa oscura en el testuz pero siempre de forma triangular. En este caso, no es lucero porque no hay triángulo. Las otras variantes serían el estrellado, que es este caso en mi opinión, el facado (una línea), el careto (una banda ancha que le llega casi hasta el morro) y el caribello (pelos claros aislados sobre fondo oscuro).

      Saludos.

      Eliminar
  3. La corrida no fue memorable, pero quitando los 2 toros de Robledo (más el primero que el segundo).. bueno,hasta el furibundo pro-toreros de mi padre soltó un "no sé qué le ha visto este muchacho al toro para torearlo (destorearlo) como lo está toreando", eso en el primero de Vicente, que a su edad y con un lote como el de ayer debería replantearse muchas cosas.
    Escribano se vio más dispuesto, con ganas, pero este tipo de corrida no es para un torero de 4 tardes en 2018 e, imagino, menos tentaderos en 2019 que yo.
    Los lotes de Vicente y Escribano eran para toreros más placeados y con oficio, para tener la cabeza despejada y darles 25 muletazos BUENOS y estocada.
    Esto es hablar por hablar, claro, pero creo que a Camino o a Antoñete no se los hubieran arrastrado al desolladero con todas las orejas.. y ya si hablamos de tauromaquia-ficción (porque no se van a anunciar con esto ni en broma) al Juli o a Perera posiblemente tampoco.
    Es lo de siempre: el turrón duro se lo dan a comer a los pobrecitos que no tienen apenas dientes y los merengues se los comen los que gastan dientes lobunos.
    Me abono al deseo del señor Joan: la peor como la de ayer
    P.S. A mí tampoco me gusta el pico, o el que se pongan fuera de cacho, pero tiene que ser una presión inimaginable estar dos horas y media con el silbidito en ristre para penalizar todas y cada una de estas "faltas", ni los diablos de la laguna de pez hirviente de la Divina Comedia estaban tan ojo avizor con sus condenados ¡Qué agobiante ver así un espectáculo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si su padre se enfadó con Vicente, está todo dicho. La semana que viene cumplirá dieciocho años de alternativa, sin comentarios.

      Por supuesto que Juli o Perera sacan jugo a estos toros y les cortan la oreja, eso no lo dude. Pero si les sale uno como el segundo de Robleño, les hace sudar más de lo debido y ya no están por la labor.

      Lo del silbidito tampoco es tan pesado si lo sabes hacer sin meterte los dedos en la boca... Es broma. Pero fíjese en la cantidad de veces que, en cuanto oyen la protesta, rectifican la colocación y echan la pierna un poco adelante. ¿Qué le demuestra eso? Lo que digo en la crónica, que saben perfectamente cuándo se alivian.

      Saludos.

      Eliminar
  4. Para que ver las corridas si tengo tus crónicas? Enhorabuena, nada de cera, ni vivir de recuerdos.
    Pd. Te falto lo del público sentimental??

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, tiene que ver usted las corridas aunque sólo sea para ver si confirma lo que yo digo. No se olvide de que yo cuento la corrida a través de lo que veo y anoto. Y ya habrá comprobado que no tiene nada que ver con lo que ven y anotan otros.

      No obstante, me alegro de que pase un buen rato con nuestro modesto blog.

      Saludos.

      Eliminar
  5. EL tal Carasucia no fue un mal toro a mi entender, tomando como base el estado de la cabaña brava española. Que no sea un mal toro, no es decir que es bravo. La suerte de varas siguió la tónica de hace años. Muy bueno el apunte de "dale traserito", pero que zorros que son. Creo que para los toreros que no tienen cartel, deberías aislarse con vídeos y libros antiguos, en vez de imitar a los modernos o dejarse llevar por los "traseritos". Se cargan mucha gente. Saludos cordiales Rafa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto que de bravo, nada porque en el caballo quedó inédito. No digo en ningún momento que fuera malo. Digo que en varas dejó muchísimo que desear y tengo un recuerdo para 'Poeta' porque hizo lo mismo. Y en la muleta esa embestida a mí me pareció tal como lo digo, 'muy encauzable' y 'comercial'. Lo que no puede ser es loar esta embestida y criticar la de garcigrandes que tienen una muy similar. Los que hacen eso no son ecuánimes y se les ve el plumero.

      Respecto a los zorros, algunas personas del mundillo me han repetido que a los novilleros los vician desde pequeños enseñándoles todas las ventajas, trampas y alivios. ¿Sabe cómo se podría empezar a acabar con ellos? Si los de televisión y los críticos vendidos los denunciasen. Sería una manera de educar a la afición y de valorar a los toreros que no se alivian. Pero eso no sucederá porque todos están en el mismo barco y nadie escupirá en el plato donde come.

      Saludos.

      Eliminar
  6. En páginas "toristas" ya están hablando de "el toro de la feria". Los "toristas" que juzgan toros según el hierro que tengan, los mismos que se emocionan con una corrida de Victorino cuyos toros parecían escobas en vez de Toros. Bueno, es lo que hay. Por lo menos uno tiene éste rinconcito. Saludos Rafa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, tras responderle antes me he dado una vuelta por algunos ambientes toristas y así es: toro de la feria, toro bravo... ¿Cómo se puede calificar de bravo un animal que va sólo dos veces al caballo y en la segunda no sólo no pelea sino que sale suelto? ¿Hemos perdido el norte o qué? Y respecto a la embestida...no quiero insistir más pero era la de un garcigrande amontonado, ni más ni menos.

      El problema de la parroquia torista es que se desacredita diciendo estas cosas y luego no tiene credibilidad cuando critica a los ganaderos comerciales.

      Nuestro rinconcito tiene su razón de ser en que están ustedes al otro lado y ven las cosas de manera similar a la mía. Si no, pensaría que yo estoy loco y tiraría la toalla.

      Saludos.

      Eliminar
  7. Mire Rafa esto es así, ahora les ha dao por Valdellán, también veo por ahí que pierden el culo con la corrida de Escolar, y fue el viento el que hizo a esos toros mas peligrosos de lo que eran. Y bueno y mañana toca Cuadri y a nada que le salga un toro con casta y con poder, bueno, eso va a ser la apoteosis. Vaya zarrio de feria, bueno como todos los años, lo único salvable fue Román con el de Baltasar Ibán. Luego detalles por ahi sueltos que no te dan ni para hacer media tarde.

    Me temo que por muy bonito que quieran coleorearlo todo, la realidad es mas bien negra. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con la campaña que se está montando a favor del tal 'Carasucia', no dejo de pensar en los aficionados franceses o en esos logroñeses que se ven todas las corridas de Valdellán. Ellos han visto animales de esta ganadería muy superiores a éste pero en Madrid suele pasar que parece que descubran la sopa de ajo.

      Sin ir más lejos, este 'Cubano' que enlazo le dio cien vueltas a Carita Sucia sin ser bravo:

      http://toreoenredhondo.blogspot.com/2015/05/cubano-de-valdellan-fue-realmente-un.html

      Esta tarde he salido a dar un paseo a caballo y me ha dado por pensar en cuál era hasta ahora el toro de la feria. Sólo me sale uno que no va a gustar a muchos y me pueden poner a caldo pero ya me defenderé. No se lo digo porque cuando todo esto termine daremos unos premios en nuestro modesto blog y habrá uno para el toro de la feria, allí nos veremos.

      Saludos.

      Eliminar
    2. Pues deseando estoy de ver la gala de premios. Un saludo.

      Eliminar
  8. Muy buenas Rafa.
    Si no le comprometo con esta pregunta, me gustaría saber que opinión le merece el programa "al toro por los cuernos" de Domingo Delgado.
    Un saludo y siga con este magnifico blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, me alegro de que le guste.

      Ningún compromiso, lo que pasa es que lo he visto muy poco como para opinar. Quise verlo cuando la corrida de Victorino de Domingo de Ramos en Madrid y no estoy de acuerdo con lo que dijo. Salvó bastante la cara a los toreros.

      Sabe mucho de toros y tiene libros interesantísimos. El problema es ser esclavo de lo que has dicho o has escrito. Por ejemplo, no entiendo que esté por el toreo puro y alabe imágenes donde el torero destorea a base de bien. Tampoco veo claro que hable bien de cosas que en sus publicaciones ha criticado sin ambages como si no recordara que lo ha dejado por escrito y que algunos tenemos memoria. Luego, da la impresión de ser muy poncista, cosa respetabilísima pero si se está por el toreo de verdad, hay que censurar al Ponce acomodado que torea monas (que es el de ya hace muchos años).

      Una vez le oí una cosa con la que sí estoy totalmente de acuerdo: 'no puedo hablar de toros con gente del toro...no nos entendemos'. Efectivamente, es así. La diferencia es que yo estoy aquí en Tarragona, dejado de la mano de Dios respecto al mundillo, no tengo nada que ver, ningún contacto. Él está en el ajo permanentemente. Quieras que no, eso puede terminar por condicionar tu independencia y, lo que es peor, tu coherencia.

      Saludos.

      Eliminar
  9. Hola, a cabo de ver la lidia del ya famoso Carasucia, y me ha gustado el toro. Yo no he visto a penas nada de San Isidro, y menos aun de Valdellán, con lo que no puedo comparar ni clasificarle. Nos ha faltado ver el tercer puyazo, y tengo dudas de si cantaría la gallina, y de fuerza justa, pero aun así, me ha gustado . Para mí ha sido un toro con casta y raza. Me encantan los toros que llevan la penca del rabo por lo alto y este no ha parado.
    Un saludo desde Málaga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Falta el tercer puyazo y el segundo prácticamente no existe y sale suelto de forma notoria. No se fíe del rabo. Tenemos pendiente la crónica de la corrida de Dolores Aguirre en Vic y alguno de los que salió manso y descastado embestía con el rabo enhiesto.

      Saludos.

      Eliminar
    2. Los toros de Atanasio, manseaban en el caballo, pero se venían arriba en la muleta con el rabo tieso, embestidas o arreones muy vibrantes. No hablo de toros bravos, pero sí de comportamientos diferentes, que tanto escasean últimamente.
      Un saludo desde Málaga

      Eliminar