Follow by Email

miércoles, 31 de octubre de 2018

MULTADO POR AFEITAR SUS TOROS PARA SU SOBRINO

Ya que hablábamos del afeitado en la entrada anterior, retrocedemos en el tiempo para contarles una historia curiosa. ¿Qué les parece el titular? Estamos ante el caso de un ganadero, además ex matador de toros, que afeitó unos novillos suyos por motivos digamos que 'familiares'

El responsable fue este señor a quien vemos en hábito inusualmente deportivo:



Efectivamente, don Juan Belmonte García, trianero de lujo como Fray Bartolomé de las Casas (dicho sea de paso, ya que nos leen también desde la bendita tierra de los mexicas). Aunque Belmonte no nació en Triana como decimos más abajo.

Los novillos estaban afeitados para su sobrino, Juan Belmonte Fernández a quien ven a la derecha de la foto con gesto serio. El de  la izquierda es Antonio Vázquez, hermano de Manolo y Pepe Luis:




Sucedió en Granada el 22 de junio de 1952. Antes, el 15, se habían lidiado ya novillos suyos en la misma ciudad también para el sobrino junto a Antonio Vázquez y Montenegro. Éste último fue el triunfador con tres orejas pero salieron todos a hombros. Esos novillos no se denunciaron como afeitados. En esta foto de Belmonte Fernández aquel día no se aprecia:




Antonio Vázquez había salido a hombros ese mismo mes con novillos de Belmonte en Málaga. En Huelva, también en junio, eran Antonio Cobo y Rafael Carbonell los que a su vez salían a hombros con ganado del trianero. Aquí tienen a Antonio Vázquez haciendo honor al apellido familiar, es Barcelona con un novillo de Guardiola Domínguez. Ya ven que la muleta es normal, nada que ver con las descomunales de Manzanares, Rafaelillo o Escribano:



Que sepamos, los novillos que llevó Belmonte a Málaga y Huelva no se propusieron para sanción pero sí los de Granada del día 22, donde toreaba el sobrino del maestro. Fueron ocho novillos para los citados Antonio Vázquez, Miguel Montenegro, Belmonte Fernández y Rafael Mariscal, que debutaba con caballos. No hemos localizado fotos de aquel festejo. Sí tenemos a Belmonte a la verónica en la misma novillada de Barcelona que citábamos antes, pocos días después de la de Granada. Observen que coge el capote muy bien, con las manos cerca de la esclavina:



El ganadero hubo de pagar una multa de 6.000 pesetas por los novillos 'tocados' de Granada. A principios de esa década, cincuenta pesetas serían unos ochenta euros, por consiguiente la multa ascendería a casi 10.000 euros actuales.

La misma sanción se llevó ese mismo año el ganadero Manolo González, otro ex torero. Fue por afeitar esta corrida, ustedes mismos:



Era la última de aquella feria del Corpus de 1952, un mano a mano entre 'Litri' y el de la foto, Manolo Vázquez. Completamos la información de la barbería diciendo que en la primera de feria fue sancionado Higinio Luis Severino, ganadero de Vitigudino. Los diestros aquel día fueron Rafael Ortega, a quien vemos aquí esa tarde, Calerito y Silveti. ¿Se dan cuenta de que en esos años había más sanciones por afeitado que ahora? Y no es porque ahora no se afeite sino porque no se investiga como decíamos en la entrada anterior:



El jerezano Juan Belmonte Fernández falleció hace tres años a causa de un accidente doméstico que no hemos podido aclarar. Tenía ochenta y un años de edad. Era hijo de José, el hermano de Juan y Manuel, y padre de Juan Belmonte Luque, el periodista taurino. Le dio la alternativa Antonio Ordóñez pero, salvo error, sólo toreó aquella corrida porque lo único que deseaba era tomarla. Ahí lo tienen, el testigo despistado es Curro:


FOTO: Arjona

En tres años de novillero había llegado a los noventa festejos pero luego se apartó y parece ser que tenía intención de dejarlo cuando Ordóñez puso interés en la alternativa 'porque un Belmonte no se retira de novillero' (aquel 10 de octubre de 1965 en Fuengirola, Ordóñez cortó cuatro orejas, dos rabos y petición de pata). 

Luego nuestro Belmonte se dedicó a veedor del propio Ordóñez, de Galloso, de Paquirri, de Manzanares padre...y apoderado de Rafael de Paula. Paco Ojeda le debe el que lo recuperase del ostracismo y terminara convirtiéndose en millonario, aunque fue Marca el que se metió por en medio rápidamente y se llevó al torero para ganar sus buenos millones.

Para terminar, y ya que estamos, ésta es la saga de los Belmonte taurinos. Salvo que alguno de ustedes nos rectifique, creemos que está completa, con ella nos despedimos:

JUAN BELMONTE GARCÍA, el 'Pasmo de Triana', fundador de la dinastía, hijo de José Belmonte Peña y Concha, su mujer. No era nacido en el barrio de Triana sino en el de Feria. Perfecta la documentación que pueden encontrar pulsando aquí.

MANOLO BELMONTE GARCÍA, torero (hijo también de su madre Concha, que murió cuando ambos eran muy pequeños; su padre se volvió a casar con la hermana de Concha, Soledad).

Uno de sus hermanastros fue JOSÉ BELMONTE GARCÍA, 
torero, el padre de nuestro protagonista, Juan Belmonte Fernández. 

Otros hermanastros dentro del mundo taurino fueron ANTONIO, novillero, y RAFAEL, que quiso ser torero pero se quedó en médico. Éste último fue quien aconsejó al 'pasmo' que se cuidara una hernia de hiato que le hacía vomitar sangre de vez en cuando. Entre hermanos (cinco) y hermanastros (seis) eran once.

JUAN BELMONTE CAMPOY,  torero, hijo natural del fundador con Concha Campoy.

JUAN BELMONTE FERNÁNDEZ, nuestro protagonista, hijo de Pepe y sobrino del fundador. Más aficionado al fútbol que a los toros, estuvo a punto de fichar como interior por el Sevilla F.C. 

MANOLO BELMONTE FERNÁNDEZ, 'Mamé', su hermano, empezó de novillero pero murió de leucemia con sólo 16 años. En homenaje a él su hermano se vistió muchas tardes de catafalco y oro.

JUAN CARLOS BECA BELMONTE,  torero, hijo de Blanca Belmonte Cossío. Era nieto del fundador y yerno de quien le dio la alternativa, Antonio Ordóñez. Su mujer era Ana Belén, la hija del maestro, de la que terminó separándose. Era el apoderado de Paquirri cuando lo de Pozoblanco. Tiene que seguir siendo muy aficionado al fútbol, madridista acérrimo.

RAFAEL BECA BELMONTE, hermano de Juan Carlos, novillero, se retiró tras una grave cornada en la femoral.

JUAN BELMONTE LUQUE, sobrino-nieto del fundador, cronista taurino. Junto a su hermano Manuel, es autor del libro 'Al toro por los cuernos'.

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.



viernes, 26 de octubre de 2018

FÍGARO QUA, FÍGARO LÀ

'Fígaro su, Fígaro giù...' Los aficionados a la ópera ya han detectado que esto pertenece a una de las arias que canta el protagonista de la ópera de Rossini 'El Barbero de Sevilla'.

El título es adecuado para hablar un poco del afeitado tras esta temporada de 2018. Decimos un poco porque no vamos a hacer un tratado al respecto ya que todos ustedes saben de qué va la cosa. Distinguiremos entre arreglar y afeitar. ¿Cuántos toros se arreglan? Muchísimos, algunos profesionales aseguran que más del 90%. ¿Cuántos se afeitan? Muchos, pero aquí no se habla tan claro porque  ya estamos ante un fraude total.


Lo de arreglar va desde quitar una astilla a redondear una punta defectuosa. Se puede entender en plazas de menor categoría cuando algún toro se ha lastimado un pitón. Vean este novillo de Los Maños, que salió en Andorra hace tres años, en el cual se apreciaba claramente el pitón izquierdo arreglado:


O éste de Torrestrella en Las Rozas:



Incluso podemos entender que se quite las astillas de un pitón en el campo antes del embarque o ya en la plaza. Hablamos de un 'astillamiento de pequeña importancia', como se apuntaba en una modificación a la reglamentación que se hizo en 1999. Allí se decía que eso debería hacerse en presencia del delegado de la autoridad.

Lo del afeitado es diferente porque, como decíamos, es un fraude que atenta directamente contra el artículo del reglamento donde se habla claramente de que:
1. Las astas de las reses de lidia en corridas de toros y novilladas picadas estarán íntegras.
2. Es responsabilidad de los ganaderos asegurar al público la integridad de las reses de lidia frente a la manipulación fraudulenta de sus defensas. A tal efecto dispondrán de las garantías de protección de su responsabilidad que establece el presente Reglamento.

Ahora seguimos comentando algunas cosas al respecto pero antes les avisamos de que a partir de aquí ilustraremos la entrada con unas fotos de la temporada 2018 que hemos ido recabando como recuerdo. Cualquier relación de las fotos con el texto ES PURA COINCIDENCIA. Lo avisamos para que ustedes no relacionen ningún tipo de fraude con ellas. Hasta ahí podríamos llegar cuando nosotros no tenemos pruebas de que se haya afeitado ningún toro en la presente temporada.

Los Maños en Zaragoza

Es un hecho que cuando hablas con algún profesional, te perdonan la vida diciendo 'bah, vosotros no os enteráis pero afeita todo el mundo y lo de la bolita está a la orden del día incluso en plazas de primera'

El Vellosino en Tomelloso

Lejos quedan los tiempos donde se analizaban muchas astas y caían sanciones. En la temporada de 1984 se analizaron trescientas astas y fueron sancionados más de treinta ganaderos con dos de ellos inhabilitados: Buendía y Moreno de Guerra. Las plazas donde más toros se certificaron como afeitados fueron Las Ventas y Barcelona con nueve cada una (pulsen aquí). Por cierto, fueron multados también dos empresarios: Chopera y Valencia. 


Domingo Hernández en Salamanca

En la temporada de 1982, cuatro ganaderos fueron inhabilitados: Herederos de Carlos Núñez (afeitó en El Puerto y Sevilla), Juan Mari (en Vinaròs), Baltasar Ibán (en Castellón y Aranjuez) y Salvador Gavira (en Granada y Sanlúcar). Era la primera vez que esto sucedía. La inhabilitación consistía en la prohibición de lidiar  durante la temporada siguiente si sumabas un mínimo de tres toros afeitados. Pero sucedió que reclamaron y el Tribunal les dio la razón, con lo que la cosa quedó en agua de borrajas. Es lo que solía pasar, se acogían al socorrido 'defecto de forma' o a la 'falta de pruebas fehacientes' de que el ganadero estuviera con el serrucho o hubiera dado la orden. A veces, el pitón estaba tan escobillado que no había multa porque se aplicaba el beneficio de la duda al ser imposible un análisis fiable.


Garcigrande en Salamanca

En 2018 hemos tenido el caso de ese miura de san Isidro cuyos pitones el presidente Gómez decidió enviar a analizar porque “presentaban un aspecto externo bastante anormal, el escobillado era llamativo; lo vi, se lo comenté al veterinario que tenía a mi lado y le pareció significativo”. Ya pueden deducir el monumental enfado de los ganaderos argumentando lo de '¿por qué yo y no otros?'  Éste fue el miura de la polémica durante el sorteo:


Esperamos también la resolución del caso de las astas de El Vellosino en Huesca, que fueron precintadas y enviadas a analizar. Ahí las tienen:


Y aquí, algunos de sus propietarios antes de ser muertos a estoque por dos grandes figuras (el ganadero niega la mayor, aquí le damos voz):





Por tanto, hablamos de catorce astas analizadas esta temporada salvo que alguien nos rectifique. Para que se hagan una idea, en 1982 se analizaron doscientas veintidós, resultando manipuladas treinta y una. ¿Tienen curiosidad por saber quiénes fueron los sancionados? Ahí van (diario ABC, 25 de junio de 1983):



Pocos casos nos parecen los denunciados este año si tienen razón los que desde dentro siguen asegurando que afeita todo quisqui. Está claro que si la autoridad no se preocupa y los medios de comunicación vendidos no dicen ni mu, es imposible sacar nada en claro.



Murteira en Tudela
No se fíen de que un toro pueda afeitarse únicamente por imposición de toreros importantes. Se ven toros muy sospechosos en corridas de diestros de la parte baja del escalafón y en plazas de tercera. Parece claro que los toreros no lo habrían exigido porque no tienen poder para ello pero vaya usted a saber.


Dolores Aguirre en Villaseca de la Sagra

Recuerden que las multas pueden llegar a los 60.000 euros. Como no hay sanciones, da la impresión de que vivimos en una Arcadia feliz.


El Vellosino en Tomelloso

De eso, nada, todo el mundo sabe lo que hay. Un ganadero hablaba abiertamente de una corrida en un pueblo que, tras ser vista y aceptada en el campo, dos de los matadores se negaron a estoquear en el último momento porque el propietario no quiso afeitarla. Curiosamente el tercero del cartel no entró en el juego (todos son conocidísimos de ustedes). El empresario era un convidado de piedra en el tejemaneje. El ganadero se negó al fraude y, sin pelos en la lengua, decía esto:



"Los taurinos dicen que se afeita en todas partes. Pues en mi casa no lo hago, deben de estar acostumbrados a otra cosa. Estamos engañando al que paga. Hacemos mucho daño a la fiesta los de dentro, no los antitaurinos ni los ecologistas. Cuando manipulas las astas, manipulas el espectáculo. Es como si al comprar un kilo de pescado, te dan tres cuartos. Se debería de anunciar que los toros a lidiar están afeitados. Hay un reglamento pero en los pueblos se lo saltan a la torera"


Montalvo en Palencia

Luego le preguntaban si no tenía miedo de hablar tan claro. Afirmaba que:

"sé que tendrá consecuencias y me costará vender según dónde y con quién. La fiesta de los toros es así de vengativa pero al menos soy coherente con lo que pienso. A lo mejor voy contracorriente pero soy así"


Novillo de Roland Durand en Garlin, Francia

Le preguntaban si el afeitado seguía como siempre y precisaba que:

"ha evolucionado: lo del serrucho cortando pitones se ha acabado, ahora se les hace la bolita quitando la punta con una escofina"

Y terminaba cargando contra los críticos taurinos vendidos:

"los taurinos piensan que los trapos sucios hay que lavarlos en casa. Respecto a la prensa especializada...ellos sabrán. Quizás están tan involucrados en el sistema que no les interesa salir a la palestra con noticias así y tomar partido. Tienen demasiada connivencia con el sector taurino como para publicar informaciones que puedan dañar a alguien del sector. Lo del afeitado ocurre con el beneplácito de todos los que miran a otro lado"


Novillo de Cuillé en Istres

Para ser constructivos, ¿cuál podría ser la solución al afeitado? Pues, por ejemplo, enviar a analizar cuatro astas de dos toros de cada corrida por sorteo y, si es un desafío, un par de cada ganadería.


Murteira en Tudela

Hay otra de la que se habló hace veinte años: instalar un microchip en la parte maciza del pitón. La idea fue del veterinario y aficionado Ramón Barga Bensusán (pulsen aquí). Aunque no lo taparemos y diremos que cuando él era el responsable de los análisis en la Escuela Nacional de Sanidad, las sanciones eran escasas.


El Vellosino en Tomelloso

La primera idea es la más fácil, sin perjuicio de que, en corridas sospechosas, se enviasen las seis astas del festejo a criterio del presidente. Otra cosa sería el análisis con la célebre proporción del 1/7 entre la parte maciza y la longitud total del asta. Seguramente tendría que ser menor, de 1/6 o incluso de 1/5 porque el 1/7 permite encubrir manipulación del pitón ya que es demasiado tolerante (nos recuerda a cuando los propios ciclistas pusieron el límite de hematocrito en 50 para tener un buen margen de 'mejora' en el laboratorio y, a pesar de ello, había corredores como Rijs o Pantani que se acercaban al 60).


Los Maños en Zaragoza

Pero en Miura tienen astas abiertas de toros lidiados a puerta cerrada con los pitones sin tocar y no se cumple ni siquiera la proporción de 1/7. Si esto es así, ¿habría que aplicar coeficientes a la carta según encastes? Recuerden al respecto este jugoso artículo de Joaquín Vidal.

En 1981, el citado crítico decía esto que lamentablemente sigue teniendo perfecta vigencia para vergüenza de la Administración encargada de defender al aficionado: 

"Se asegura en medios taurinos que en la mayor parte de las plazas de toros españolas (Madrid podría ser una de las excepciones y no en términos absolutos) se sigue afeitando los toros con la misma profusión e impunidad que en los tiempos de mayor arraigo del fraude"

Ya lo ven, no hay nada nuevo bajo el sol cuarenta años después. La diferencia es la sensación actual de impunidad que tienen todos los implicados en el fraude. Les da igual que cualquiera pueda hacer fotos con el móvil de según qué pitones y ponerlas a circular por las redes. Incluso hay ganaderías que se ganan sus buenos dineros montando visitas turísticas en las que permiten retratar sus toros que, meses después, saltan al ruedo con plátanos en lugar de cuernos. Total, nunca pasa nada.

Antes de despedirnos, insistimos en que las fotos que ilustran esta entrada son simplemente recuerdos de la temporada 2018. Si alguno de ustedes se equivoca y ve cualquier relación de las mismas con el texto que las acompaña es bajo su responsabilidad, no la nuestra. Insistimos en que se trataría de puras coincidencias.


Novillo de El Tajo y la Reina en Garlin, Francia

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.







domingo, 21 de octubre de 2018

¿QUÉ PASA CON LOS MÉDICOS? Y, POR CIERTO, ESO NO ES UNA BRIONESA

Nos llamó mucho la atención lo que sucedió este verano a algunos toreros que fueron corneados. Las heridas tuvieron una cura y un diagnóstico llamativamente diferente entre la primera instancia en la plaza y la segunda en las clínicas. La más polémica, por la popularidad del protagonista, fue la que sufrió Escribano en Belmonte a cuenta de un toro de Las Monjas, ahí está:



Pero hubo otras que pasaron más desapercibidas y que nos parece bien recordar. David Mora fue herido por un toro de Pereda en Socuéllamos. Siguió en el ruedo y terminó por matar el toro:



Le operan de una cornada de 10 cms y en Albacete tienen que abrir otra vez de urgencia ante el dolor del diestro con la literal ‘sensación de trayectoria no resuelta’  y descubren otra de 15 cms. El doctor González Masegosa es quien le trata en la capital manchega, en la foto es el de la derecha:



A 'El Niño del Barrio', un eral de El Añadío le pegó una cornada en el muslo en Membrilla donde, según parece, se le cerró la herida y se le puso un drenaje.


De nuevo fue el doctor Masegosa quien lo atendió en segunda instancia y dijo esto:

"Llegó a la clínica Santa Cristina a la 1:30 de la madrugada. Viendo que sangraba, le abrí la herida y vimos que tenía un cornalón tremendo. Una trayectoria de 20 a 25 centímetros en profundidad que secciona el cuádriceps y llega hasta el fémur, y otra también de otros 20 centímetros descendente que diseca la arteria femoral en 12 centímetros. Estuvimos en el quirófano con él hasta las 3:30 de la madrugada".

En Cebreros saltó en primer lugar este novillo de Monteviejo, de nombre 'Calzonero':



Hirió al novillero Carlos Aranda. Entró a la enfermería y salió poco después para lidiar su segundo novillo, al que cortó una oreja. Dos días después, el mismo doctor de Albacete descubrió

"una cornada interna que afecta a la fascia muscular con una trayectoria de ocho centímetros y que produce desgarro de fibras de la musculatura tibial de la pierna derecha"



El doctor González Masegosa es el presidente de la SECT, que reúne a los cirujanos taurinos. No sabemos qué curso habrá tenido el escrito que tenían previsto llevar al Ministerio. En él hablaban de 

"poner cerco al intrusismo en el personal sanitario de los equipos médicos, redactar un proyecto de reglamento sanitario único y sensibilizar a los gobiernos autonómicos de la incoherencia de algunos reglamentos para festejos populares"


Pueden pulsar aquí para más información. Pero, como decíamos, el caso más espectacular fue el de Escribano en Belmonte. 


Se echa de rodillas para pegar un primer pase al toro por el pitón izquierdo pero el toro se revuelve rápidamente y apenas deja colocarse al diestro:



A la vuelta por el derecho, y a favor de querencia, derriba al diestro:



Le corneará en el perineo y será llevado rápidamente a la enfermería de la plaza donde le atenderá el doctor Albendea:


Según afirma este médico "la herida se lavó y se controló la hemorragia". Pero luego Escribano decía que 

"en la plaza de Belmonte se trató todo fatal, sucio y mal hecho, tenía hasta arena de la plaza en la herida. Me la habían cerrado como si hubiera sido un corte casero, dejando la puerta abierta a infecciones y graves lesiones musculares"

'El Tato' echó más leña al fuego:

"me puse en contacto con el doctor Masegosa y nos fuimos directos a Albacete. Y menos mal que lo hicimos así pues allí se confirmó un cornalón en la ingle con importantes y muy graves destrozos internos, de los que tuvo que ser operado ya de madrugada"


La televisión de Castilla-La Mancha tuvo a bien entrevistar al responsable de la primera cura, el citado Javier Albendea. Transcribimos sus palabras para que juzguen ustedes:

"Era totalmente falso lo que se dijo de que la herida estaba sucia, que sangraba y que había una grave lesión muscular. Me consta que no sangró en todo el trayecto de la plaza a la clínica y allí el apósito estaba limpio. El diagnóstico se infló porque se quiso justificar una segunda intervención totalmente innecesaria. Todo forma parte, bajo mi punto de vista, de querer buscar publicidad para conseguir el control de los equipos médicos de las plazas"

La entrevista la pueden escuchar en este vídeo a partir del minuto 29. Por cierto, cuando acaba la entrevista vale la pena ver la faena de Maxime Solera a 'Carafea', de Dolores Aguirre, que se le sube a las barbas porque sabe latín.


Pero no acaba aquí la cosa. El novillero Cristóbal Reyes fue corneado en Riscle por un novillo castaño ojinegro de Cuillé. Le operaron de una cornada de 8 centímetros en la zona escrotal:



A pesar de ello, mató el novillo, ahí lo tienen en la bonita foto de nuestro amigo Christophe:



A la vuelta de Francia, en Jerez, le descubrieron tres nuevas trayectorias, dos de 15 centímetros y otra superficial.

Lo de la brionesa del titular viene por el último caso que les comentaremos. El novillero Antonio Grande recibió una cornada de un novillo de Zacarías Moreno en Santander. Se le diagnosticó en la plaza una 'cornada de 3 cms en glúteo que no llega al esfínter'. Cuando le fueron a hacer una limpieza, vieron otra trayectoria de 7 cms.

En la crónica se decía que 'al rematar con la brionesa, lo arrolló de fea manera y lo pisoteó varias veces'Nos llamó la atención que fuese cogido en ese lance y fuimos a ver las imágenes. Observen la secuencia con el remate del diestro:





La cornada en el glúteo se produjo aquí, cuando estaba en el suelo:


Ya han comprobado que no es una brionesa ¿verdad? Se trata de una revolera invertida. Vean a Roca en la misma feria de Santander realizando el mismo quite:


En la revolera normal, cuando sueltas el capote te lo cambias de mano una vez. En cambio, en la invertida son dos veces. Por cierto, lo correcto sería 'rebolera' pero nos hemos acostumbrado a escribirlo con uve. En esta estampa antigua de una 'rebolera' normal respetan la grafía con que se escribió toda la vida hasta los años setenta (abajo a la izquierda):


Es que viene del rebol de una falda, una especie de refuerzo para que la falda femenina se abriese en su caída (si lo buscan en internet les saldrán vestidos de novia que en su parte inferior caen al suelo… ¡como una revolera!). No hagan caso del diccionario de la Real Academia porque no saben. Fíjense en cómo definen este lance:

3. f. Taurom. Larga en cuyo remate el torero hace girar el capote por        encima   de su cabeza.

No tienen ni idea. Parece mentira que por allí estuviera Camilo José Cela, muy aficionado y que tiene un delicioso librito titulado 'Toreo de Salón' donde comenta con su impecable castellano una serie de fotos sobre maletillas. Un ejemplo es 'El Niño de Tarragona', nacido en el bonito pueblo de Capafonts, a cincuenta kilómetros de donde les escribimos:



La brionesa es un pase de pecho con el capote cogido a una mano. Aquí tienen a Álvaro García ejecutando una en San Sebastián de los Reyes a un toro de López Gibaja:



El nombre viene de los hermanos Briones, mexicanos de Monterrey, especialmente de Luis, ‘El Tesoro de Monterrey’, que la hacía tras rematar con una media y soltar el capote de una mano. Cuando el toro repetía, le hacía un pase de pecho con la capa. 



En puridad, la brionesa como Dios manda tendría que hacerse cogiendo el capote a una mano no por cualquier sitio sino por la esclavina. Vean a Roca en una brionesa también este año en Santander. 




Pueden ver el quite completo al principio de este vídeo. Fíjense en que antes de la brionesa hace una revolera invertida con el doble cambio de mano al que nos referíamos antes. 

Los Briones hicieron otra variante a dos manos que, por ser de Monterrey, se denominó ‘reynera’ y que era igual que la brionesa pero a dos manos. Puede confundirse con la tafallera pero los brazos en ésta van mucho más separados.

Luis nació en 1920 y su alternativa es de 1943 en la plaza El Toreo, de manos de Armillita chico con toros de Rancho Seco. Su testigo fue Arruza y, a su vez, él fue testigo de la de Luis Procuna un mes después de la suya. La confirmó en Madrid con toros de Villagodio en 1946. 

Iba a heredar de su padre el oficio de caramelero pero optó por los toros sin ninguna tradición familiar. Tuvo la suerte de que Conchita Cintrón lo protegió desde sus inicios. Aquí abajo lo ven en Barcelona. La corrida es de Moreno Ardanuy y uno de los toros, de nombre 'Negroso', mató al subalterno Mariano Alarcón. Era octubre de 1952:



Luego Briones diría que la corrida estaba afeitada, cosa que Balañá se apresuró a desmentir sin que el diestro mexicano rectificara su afirmación.

Nos despedimos con la última brionesa, en este caso interpretada por David de Miranda de novillero:




Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.