Follow by Email

lunes, 31 de agosto de 2015

ESTA ESTOCADA SÍ VALÍA UNA OREJA, MATÍAS

FERIA DE BILBAO, 2015:
 
   VICTORINO MARTÍN
 
Hemos asistido en la pasada feria de Bilbao desde la polémica por la negativa de Matías a conceder la segunda oreja a El Juli tras su horrible estocada hasta la concesión rápida de los dos trofeos a Urdiales con otra estocada también defectuosa. Pero por fin vimos una como Dios manda. Pueden seguir toda la secuencia aquí a partir del 0'24''.
 
Fue la de Rafaelillo a su primer victorino. Observen cómo se perfila correctamente, ni muy cerca ni muy lejos y sin echar el brazo por delante como harán sus compañeros de terna:
 
 
Rafaelillo le echa la muleta al morro, va arrastrando el pie como demandaban los toreros antiguamente y, sobre todo, no echa el brazo por delante para darse ventaja como hacen hoy casi todos (especialmente Perera y Manzanares, que tienen una rara habilidad para haber clavado casi antes de llegar a jurisdicción). Observen:
 
 
Clava en lo alto aunque se darán cuenta de que no tiene los pies en el suelo, cosa que tanto criticamos a El Juli en sus estocadas en suspensión. Otorgaremos a Rafaelillo el beneficio de la duda porque es posible que ello sea debido al duro gañafón que le tira el toro en ese momento:
 
 
Vean en el siguiente plano el derrote del toro a pesar del cual Rafaelillo no pierde la muleta. Recordemos que ahora está de moda no perder sino tirar directamente la muleta para aliviarse. Lo están haciendo muchos al ver que las orejas caen igual a pesar de esta trampa (recuerden el pasado San Isidro porque allí hubo un recital):
 
 
Y aquí vemos a Rafaelillo con la muleta en la mano comprobando  que la estocada ha caído en el sitio correcto:
 
 
El toro aún hace por él sin que el diestro tenga que salir corriendo al conservar en su poder la muleta:
 
 
Y confirmamos que la estocada une a su buena ejecución su perfecta colocación:
 
 
En su segundo fue otra cosa porque la espada se le fue al lomo del toro.
 
Escribano recetó a su primero una caída echando el brazo por delante y a su segundo una muy defectuosa, tendida, trasera y caída.
 
Ureña, una trasera atravesada tirando la muleta a su primero y  una rinconera a su segundo echando siempre el brazo por delante.
 
Por lo demás se vieron unos victorinos muy toreables. Si los han visto Ruiz Miguel, Esplá o Andrés Vázquez habrán pensado 'ojalá nos hubiesen salido a nosotros unos tan pastueños como estos'. Eran revoltosos, eso sí, pero qué menos en este encaste ¿no creen?
 
¿Y Ureña? Pues toreó toda la tarde sin cruzarse, permaneciendo siempre al hilo del pitón. De hecho, los tres toreros hicieron lo mismo, mantenerse fuera de cacho, excepto, quizás, un tímido intento de Rafaelillo en su primero por cruzarse.
 
Dicen los taurinos que hoy en día no hace falta cruzarse ni obligar al toro porque los toros ya salen dominados de toriles y, si los fuerzas, los rompes. Esa teoría puede tener su razón de ser aunque la verdad es que a los toreros les viene de perlas para no arriesgar. El problema es que si una ganadería como la de Victorino no necesita que te cruces, que obligues al toro y que, en definitiva, lo domines, es que hemos tocado fondo.
 
O que vamos en la dirección que los taurinos consideran correcta, esto es, convertir el toro de lidia (o de combate como dicen los franceses) en una pieza más de este insulso ballet que nos toca padecer.
 
Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.
 
 
 
 
 
 
 

domingo, 30 de agosto de 2015

URDIALES EN BILBAO: SÍ Y NO

FERIA DE BILBAO, 2015:

         ALCURRUCÉN
Sí por el temple y el empaque que demostró en varios momentos. Y sí, también, por una tanda de toreo de verdad a su segundo.
No porque lo que tenía delante eran torillos de mazapán, colaboradores, artistas, comerciales, pongan ustedes el adjetivo que quieran. Los taurinos se ponen de acuerdo todos en decir que estos  son 'toros con calidad'. No sabemos muy bien a qué se refieren. Suponemos que la calidad implica que no hace falta dominarlos y que se puede torear de salón sin ninguna emoción para el espectador ni peligro para el torero (¿a ustedes se les ocurriría hablar de una chica y decir que 'tiene calidad'? Y si tenemos alguna amable lectora, que invierta la frase a su gusto).
Y sobre todo no porque en su primero destoreó a gusto exactamente igual que nuestras queridas figuras. Y, en fin, no porque la estocada al segundo cayó trasera y contraria.
Pueden seguir nuestra modesta argumentación en este vídeo y, como siempre, les pondremos el minutaje para que comprueben las secuencias y no se dejen llevar por nuestra congelación de imagen.
A partir del 0'5'' le vemos en su primero con la pierna atrás, descolocándose y toreando fuera de cacho:
En esta segunda imagen apreciamos exactamente el momento en que echa la pierna atrás 'escondiéndose' del toro, vean que no hay ninguna diferencia con lo que criticamos tantas veces a nuestras figuras:
Se aprecia también en los pases por alto que Urdiales está a años luz de Ponce o El Juli. En Urdiales el pase por alto con que remata es poco menos que un mantazo donde lleva el toro sin torear. Eso sí, la estocada es muy correcta, mucho mejor que la que recetó a su segundo. Pero Urdiales cierra los ojos en el momento del embroque, recordemos lo que decíamos aquí de los toreros valientes (y se lo aplicábamos casi a un anciano):
Su segundo es un torillo muy bonito de lámina por fuera pero de mazapán por dentro, bobalicón hasta la exasperación. Urdiales empieza destoreando igual que en su primero, observen aquí 'huyendo' del toro (a partir de 2'02''):
Recalcamos todo esto porque sabemos que alguna de nuestras queridas figuras, al ver las imágenes pensará 'pero si éste destorea igual que nosotros, no sé a qué vienen tantas loas'.
Pero atención porque en un momento dado se pone a torear de verdad, es a partir del 2'30'' del vídeo:
Ahí Urdiales se pone en el terreno del toro, no se esconde, presenta la muleta plana, echa la pierna adelante y arriesga. Como, además, torea con temple,  corre la mano con gusto y el conjunto es de gran empaque, decíamos al principio que había sido un destello de toreo de verdad. Pero todo sucede ante un toro que no es de verdad, que es un amiguete empalagoso hasta decir basta.
Es curioso que en el 2'44'' Urdiales no quiere rematar la tanda con el obligado de pecho e improvisa un cambio de mano y pasa a agarrarse feísimamente del lomo del toro. Igual no tiene confianza en el pase de pecho o directamente le da miedo, como decían que le pasaba a Manolete.
Y ¿qué me dice de la estocada, Matías? Si queremos mantener el criterio y ser serios en la concesión de trofeos, esta de Urdiales cae trasera y contraria. No es tan violentamente fea de ejecución como la de El Juli ni pierde la muleta pero cae defectuosa. Además, el diestro se perfila demasiado lejos para nuestro gusto:
Y encima entra excesivamente rápido, sin dejarse ver. Insistimos en que la estocada cae defectuosa, lo pueden apreciar mejor en el 3'00'' que en nuestra congelación de imagen (y por ahí leemos 'estocada magnífica'...):
En resumen, diremos que en el primer toro de Urdiales la oreja sobraba a nuestro modesto entender. Y en el segundo, quien esto firma jamás pediría una oreja por torear a un torete de hojaldre que va y viene bobaliconamente. Y además con una estocada defectuosa. Ya pueden deducir ustedes lo que nos parece la concesión de estas dos orejas y en Bilbao.
¿Qué hubiesen hecho ayer Paula o Romero con este torillo? Es el sueño eterno de cualquier 'artista'. Nosotros lo respetamos, pero entendemos el toreo de otra manera. 
Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.

viernes, 28 de agosto de 2015

¡BIEN POR MATÍAS!

                   FERIA DE BILBAO, 2015:
GARCIGRANDE Y DOMINGO HERNÁNDEZ

Matías tiene sus cosas y, depende de cómo le coja el día, es capaz de la mayor seriedad o de la mayor excentricidad. En Céret hace unos años dio un recital de arbitrariedades en una corrida de Palha. En su descargo diremos que la corrida era matinal y quizás el bueno de Matías estaba mal despierto.

Pero en Bilbao acertó de pleno al no conceder a El Juli la segunda oreja del quinto. Ahí lo defenderemos a muerte y aprovecharemos para comentar algunas cosas que nos llamaron la atención de la corrida de las figuras.

FOTO: https://desolysombra.com

Antes de ir con El Juli veamos a Ponce, a quien damos tan cordial como tristemente la bienvenida al mundo del destoreo falaz y tramposo ¡Quién le ha visto y quién le ve! Pero Ponce es cualquier cosa menos tonto y ve que es más fácil y menos arriesgado destorear que torear y, total, te aplauden igual o más.

Pueden ver la secuencia de todo lo que les comentaremos en este vídeo. Les daremos la referencia del minutaje para que no nos acusen de ser congeladores ventajistas.

PONCE. El año pasado les comentábamos aquí que a Ponce no le acababa de salir el destoreo actual porque no lo sabía hacer. Ha tardado poco en aprender (como Fandiño). Vean aquí dónde apuntan sus zapatillas y cómo se ha colocado ya 'escondido' del toro (es el 0'33'' del vídeo):


Y en la terrorífica secuencia a partir del 2'53'' verán como se descoloca, más que colocarse, para permanecer fuera de cacho y minimizar el riesgo. Habría que coger a Ponce en la intimidad, enseñarle esa secuencia y decirle 'maestro, míreme a los ojos y dígame si este es el toreo que le gustaría a su abuelo Leandro' (lean este documento).

Eso sí, dio un pase por alto, que no de pecho, de cartel de toros, lo pueden ver en el 0'20''. Muy bien:


PERERA. Una buena noticia: Perera ya está citando más ortodoxamente como pueden ver en la foto (el primero en rectificar fue Manzanares como dijimos hace unos meses y ahora se apunta Perera, algo hemos ganado). La muleta sigue sin estar plana y la pierna no la termina de adelantar del todo enseñando el muslo pero ya no es aquel cite horrible que criticábamos aquí:


Y no nos duelen prendas en reconocer el muy valiente inicio de faena al sexto de rodillas citando de lejos:


Pero observen a partir del 2'14'' cómo da ese pequeño toque con la muñeca para echarse el toro afuera en cada pase. Es lo que los taurinos llaman '¡ábrelo!', que equivale a '¡échate afuera el toro, hombre!'. Es lo que gritaba 'Venturita' a  Álvaro García en la novillada de Tafalla, recuerden aquí. Si te lo echas afuera, puedes ligar falsamente los pases. Si rematas como debe ser, el toro te come el terreno y entonces viene el antaño obligado de pecho (lo veremos luego con El Juli cuando, quizás por equivocación, le dio por torear en redondo y no en paralelo). Ahí lo tienen, 'abriendo' al toro:


Y en las estocadas vemos la ventaja que se da Perera echando el brazo por delante sin ningún pudor. Clava antes de llegar a jurisdicción. Nos hace recordar lo que decía Beca Belmonte: 'hoy en día los toros no se matan, se asesinan' (vean esta estocada al sexto en el 4'50''):


EL JULI. De lo que hizo El Juli nos ha gustado cómo improvisa un cambio de mano sin enmendarse a su primero (1'33''):


Pero no nos ha gustado nada su destoreo al quinto, el de la polémica con Matías. Fíjense a partir del 3'15'' cómo el toreo no es en redondo sino que el toro va y viene en paralelo al diestro. No describe un círculo sino líneas paralelas, de manera que el torero se limita a aprovechar el viaje del toro manteniéndose al hilo del pitón. Eso, para nosotros, no es torear:


Preguntaban a Palomo Linares qué le parecía el toreo actual con los diestros escondiendo la pierna y respondió 'no esconden la pierna ¡hoy lo esconden todo!'. Eso es lo que hace El Juli aquí.

Pero hay un momento en que 'se equivoca' y torea en redondo, observen el natural del 3'43''. Al rematar en la cadera de forma ortodoxa -aunque con su retorcimiento habitual-, es imposible la ligazón tramposa que hacen cuando se echan el toro afuera. Fíjense en que El Juli se ve obligado a enmendarse porque el toro le ha comido el terreno:


Y Matías tiene toda la razón al no conceder la segunda oreja aunque sólo sea por la deficiente estocada (sobre la fiereza y el poder del torete, mantendremos un educado silencio). El Juli se tira como siempre, de forma violenta y fea, pegando su salto tristemente habitual, tirando más que perdiendo la muleta y encima la estocada queda traserísima y caída ¿Cómo se puede pedir una segunda oreja ante semejante desaguisado? ¡Muy bien, Matías! Aunque se confabule contra él todo el Bocho, o toda España, tiene razón y moriremos con él dándosela:


La antaño prestigiosa Feria de Bilbao va por unos derroteros donde el toro ya no es lo importante. La clave son las figuras, sus posturitas y sus deseos de triunfalismo. Pero aquí hay un hombre como Matías que no quiere colaborar en el 'derribo' taurino de Vistalegre. Ya veremos lo que dura.

Pero sepa que en Tarragona hay una persona que hoy lo defiende a muerte igual que lo criticamos en su día cuando vimos que en Céret perdió los papeles ¡Ánimo, Matías! Usted hizo lo correcto y seguro que el abuelo de Ponce, desde el cielo, también le dará la razón.

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.

miércoles, 26 de agosto de 2015

NOVILLOS DE AGUADULCE, DULCES, DULCES

FOTOS DE LA FERIA DE TAFALLA, 2015 (y 4):
NOVILLOS DE JOSÉ MARÍA ARISTRÁIN

Los novillos llevaban el hierro de Aristráin y no el de Aguadulce pero ambos son agua del mismo pozo, como les comentamos en la crónica. Algunos aficionados tafalleses quedaron decepcionados porque en esa plaza se han visto novillos con 100 kilos más que estos.


Pero difícilmente se habrán visto con más fijeza en los engaños, más prontos y con más nobleza. Eran peritas en dulce que no mostraron el carbón que a veces saca lo de Núñez (por eso las figuras hace tiempo que lo van evitando). Véanlos:





El problema fue que los novilleros salieron al ruedo como quien se levanta a hacer la tercera imaginaria ¡Qué pocas ganas mostraron de ser toreros! Se comportaron como nuestras figuritas: pruebo el toro a ver si es de los que a mí me gusta, le aplico la faena que traigo del hotel, hago cuatro posturas y a ver si cae alguna oreja. Y resultó que los novillos no fueron de su gusto porque todo fue desconfianza, desgana y desidia.

Para que vean que no les engañamos, aquí tienen cómo embestía el primero de Mario Alcalde:

Y aquí pueden ver cómo buscaba petróleo con el morro el segundo de Álvaro García:

Y observen el segundo de Marín, pastueño a más no poder y con el rabo enhiesto:

Pues nada, una triste oreja que cortó García al último tras recetarle esta estocada trasera caída:

Como el efecto fue rápido arrancó esa orejica tras habernos aburrido a conciencia con los cien pases que dio a este dulcísimo 'Barbero' -aquí se ve mejor que la espada está caída-:

Ya reconocimos en la crónica que García tuvo mucho mérito al no descomponerse en su primero cuando, sin venir a cuento, 'Coronel' se le fue a la barriga en la primera entrada a matar (y lo repitió en las cinco siguientes). Este es el peligroso momento, único gesto feo de toda la corrida:

Marín estuvo desconfiado y vulgar. Su dejadez llegó al punto de no querer dar la vuelta al ruedo en su segundo aprovechando que se oían algunos aplausos. La cuadrilla se lo indicó con la mano pero él dijo que no y se fue al burladero. En otra situación, hubiera sido un gesto digno de alabanza; aquí, simplemente dejó claro que tenía ganas de irse a casa.

Y lo mejor de la tarde fue que Mario Alcalde toreó con el estoque de verdad y con una cuadrilla que daba gusto verla, impecable en la brega, la colocación y las banderillas.


Este es el tafallés Pablo Simón, que vino en la cuadrilla de Marín (los pies en el suelo, como tiene que ser)
Eso sí, durante la corrida hubo varios momentos en que diferentes banderilleros intentaron pasarse de listos y la presidencia les obligó a poner los palos reglamentarios. Fue esta presidencia joven y seria, integrada por aficionados cabales, cosa que les podemos garantizar de primera mano:

Y así acabó la Feria de Tafalla, 2015 ¿Qué nos queda para el recuerdo? Pues, por encima de todo, el gesto torero de Francisco Marco, la estocada de Pérez Mota a 'Gaitero' y los dos pares absolutamente inolvidables que puso su hermano a 'Flautista' -con el toro echándole las dos veces los pitones al pecho-.

En toros, dos ganaderías sin fundas (Aguirre y Aristráin) y dos con fundas (Saltillo y Carriquiri). La corrida de Dolores Aguirre valió por todas las demás y no nos vamos sin dejar constancia de nuestra decepción con Saltillo.

Y, por último, alabar la afición y las buenas intenciones del Club Taurino Tafallés por querer realzar la suerte de varas. Se consiguió poco pero, con el tiempo, es posible que el primer tercio cambie a mejor -porque, a peor, es imposible-. Para que no nos tachen de ser siempre negativos, esta foto es del único puyazo en toda la feria que cayó como Dios manda.

Es algo tan raro de ver que alguno de ustedes pensará que hemos manipulado la foto con el ordenador.

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.

Álvaro García, con el novillo al que cortó la oreja

lunes, 24 de agosto de 2015

UN TORERO CON AFICIÓN ¡QUÉ RARO!

FOTOS DE LA FERIA DE TAFALLA, 2015 (3):
                      CARRIQUIRI

Es algo bastante raro hoy en día pero en Tafalla vimos a Pérez Mota con ganas de hacer las cosas bien y, por si fuera poco, jugándosela con un toro peligroso de Carriquiri, este 'Flautista', castaño bocidorado:
 
 
 
 
Si le coge este de don Nazario 'no le salva ni médico ni boticario'. Aunque ya les comentamos en la crónica que los actuales Carriquiri lo único que ofrecieron fue lámina de plaza de primera. Dentro no llevaban nada excepto las malas intenciones del Flautista' de marras. Este primero,colorado, bragado y meano, 'Gaitero' de nombre, estuvo en Madrid, igual que el negro siguiente:
 
 
 
 
 
 
¿Se han fijado en la penca del rabo? En los toros del Conde de la Corte se considera muy bueno que sea tan prominente -por cierto, ¿saben ustedes si es verdad que está en venta la ganadería de Los Bolsicos?-.
 
Castaño despreció la suerte de varas, debió de pensar que, total, en un pueblo como Tafalla, aunque tenga el título de ciudad, los que pagan no merecen ninguna consideración. Y encima el bondadoso público tafallés ¡le regaló una oreja en su primero! Se echaba el toro afuera en cada pase y se dedicó a vivir fuera de cacho como se aprecia en esta instantánea. Además, despegado y con el pico:
 
 
A El Capea le tocaron los dos mejores toros y los desaprovechó aunque en algún momento fugaz intentó estirarse con cierto gusto, vean (aunque con la funesta manía de ayudarse con el estoque en los naturales, ¡qué pesadez!):
 
 
Dio un lamentable sainete a la hora de matar a su primero ante la desesperación de su progenitor en el callejón:
 
 
Acababa de cumplir once años de alternativa. Por cierto, se la dio Javier Conde, que en Tafalla protagonizó una abracadabrante historia de afeitado hace años.

En el tercero, con Pérez Mota asistimos a la estocada de la feria, una de las mejores que hemos visto este año junto a la de Pepe Moral en la primera de San Isidro. Observen porque fue impecable de ejecución y de colocación -el toro debe de rondar los 600 kilos-:
 
 
Y su segundo fue el castaño 'Flautista' que, a pesar de recibir un duro castigo en varas, sacó mucho sentido en la muleta, repartiendo gañafones a diestro y siniestro. Bastante hizo Pérez Mota con plantearle batalla sin trampa ni cartón. Queremos decir que echó la pierna adelante jugándosela abiertamente e intentó llevar toreado a un toro que hubiese necesitado delante a Domingo Ortega. Fíjense en la foto:
 
 
Se aprecia la violencia de la embestida y la honradez del torero, con las zapatillas señalando al toro y no en perpendicular y con la pierna de salida adelantada sabiendo el riesgo que eso supone. Por eso decíamos que Mota tiene afición y ganas de hacer las cosas bien -cosa que este año le ha costado varios disgustos en forma de cornadas-.

Respiró aliviado cuando acabó con él aunque nos tememos que muchos de los presentes no fueron conscientes del peligro que tenía el toro y de la impecable disposición del torero.
 

Se volvió a picar mal y trasero como ven en la foto final. Este año se ha conseguido picar en Tafalla a contraquerencia, a ver si el año que viene se convence a la autoridad foral de sacar un solo caballo.

Y quizás dentro de veinte o treinta años los mismos diestros que ponen los toros largos en el caballo en Francia hagan lo mismo por aquí y luego los picadores intenten cogerlos en el morrillo y no en el lomo (pero como para entonces las corridas ya habrán desaparecido, no tenemos de qué preocuparnos).

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.