Follow by Email

lunes, 27 de febrero de 2017

ISAÍAS Y TULIO VÁZQUEZ:

TOROS EN LA MÁQUINA DEL TIEMPO (1)

Iniciamos una serie donde compartiremos con ustedes algunas fotos que hicimos hace muchos años en ganaderías que hoy no son lo que eran o que, en algunos casos, ya han desaparecido. Les avisamos de que las fotos las hemos escaneado de nuestra colección porque entonces no había medios digitales.

Será un viaje en la máquina del tiempo del que ya tuvieron algún ejemplo cuando les hablábamos de Los Majadales aquí, de Justo Nieto aquí o de Sánchez Cobaleda aquí

Los tulios no terminaron en el matadero de milagro. Poco a poco se van recuperando pero hace tiempo que no hay en Los Guaperales toros como este carifosco:



Tienen ahora un semental de Yerbabuena a partir del cual intentarán reflotar la ganadería. Por lo que le hemos oído, el heredero tiene intención de adaptar los tulios a las exigencias modernas (no lo entendemos porque, total, ninguna figura se va a apuntar a matarlos). El semental es este 'Saltavallas':



En el campo espera una novillada que quizás vaya a Francia a no ser que se meta por en medio Simón Casas. Nos consta que algunos amigos de Castellón y Valencia han estado viéndola. Ellos u otros lectores franceses quizá tengan más información sobre su destino.

Ya saben que esto viene de don Antonio García Pedrajas, de Almodóvar del Río. Su sangre fue a parar a cuatro sitios. Donde más puro se conservaba era aquí y en lo de María Luisa Domínguez Pérez de Vargas, que es la que se quedó este hierro de don Antonio con una pequeña simplificación en la letra G:



De los otros dos, en el Marqués de Albaserrada intentan ampliar el porcentaje de sangre de Pedrajas respecto a lo de Juan Pedro. Las reses de Yerbabuena, incluyendo la finca y los caballos, se vendieron a una señorita peruana, Rocío Torres, que pagó por lo visto más de cinco millones de euros. 

La ganadería de Pedrajas se dividió a su muerte entre sus hijos: lo del chico fue a parar a Marqués de Domecq donde se fue diluyendo; lo de las chicas era lo de la familia Guardiola por un lado y los tulios, por otro. No sabemos qué se hizo de la divisa blanca y roja del señor García Pedrajas y de su antigüedad, que era de 31 de mayo de 1925. 

Aquí tienen otro de los toros que retratamos en su día donde se aprecian tres características del encaste: morrillo prominente, papada recogida y nacimiento alto del rabo:



Observen esta imponente vaca con la sierra Norte de fondo:



Otras madres son más acapachadas, como ésta (en total, no deben de quedar más de ochenta vacas):



Por eso las encornaduras son variadas. Observen en este ejemplar de abajo dos detalles típicos: los ojos más saltones del campo bravo y los arcos superciliares muy acentuados. Además, el toro es chato, otra marca habitual de la casa:



Las figuras siempre huyeron de los pedrajas. Este era uno de los carteles típicos de los años ochenta. La corrida fue en Pedro Muñoz (Ciudad Real):



Si se lidiasen hoy en día, pongan ustedes a Sánchez-Vara, Rafaelillo y Pérez Mota. Si quieren otro que salga mejor de precio, López Chaves, Joselillo y Octavio Chacón.

Los hermanos Vázquez compraron la ganadería en 1939 y se presentaron en Madrid con novillos el 13 de junio de 1948. Este fue uno de los ejemplares con los que tomaron antigüedad:



'Larita' resultó cogido al entrar a matar. Con los pedrajas hay que hilar muy fino al escoger la suerte natural o la contraria, cosa que los toreros actuales directamente ignoran o, en todo caso, desprecian y así les va:



Aquel día se dio la vuelta al ruedo al 29, 'Boticario'. Fue la única esa temporada en Las Ventas. En Madrid ese año murieron trescientos dos toros, se ovacionó a 20 pero entonces eran los mulilleros los que decidían darla en función de los aplausos y sólo pasearon a éste. No la ordenaba el presidente porque sólo disponía de tres pañuelos: blanco, verde y rojo (el naranja, ni de broma, claro):



Esto dijo la prensa:



En Pamplona han estado cinco veces salvo que algún amigo nos rectifique: con toros, en 1946, 1968 y 1976, y con novilladas en 1959 y 1963 (precisamente en ésta última los diestros llevaron brazalete negro por la muerte de don Tulio Vázquez). La corrida de 1976, que fue muy deslucida, la presenció Armillita (el año anterior habían echado para atrás la que estaba prevista por falta de trapío):



En la de 1946 se produjo este curioso gazapo en el nombre del ganadero:



Este es el toro cornalón y playero con que abríamos la entrada. Suelen ser astiblancos:



Y la vaca tostada que le correspondería por encornadura:



Uno de los toros más bravos que se ha visto en Sevilla fue de esta ganadería. Se llamaba 'Gamito' y se lidió el 18 de julio de 1943. En algunos sitios dicen que fue cinco veces al caballo y en otros, cuatro ¡pero coinciden en que derribó en todos los encuentros! Ahí lo tienen:



En el ABC salía este dibujo de cómo hizo volar a un picador:



El drama fue que Manolo Calderón lo intentó matar en la suerte contraria, craso error. El toro se le fue al pecho y le pegó una cornada en el tórax rompiéndole una costilla y atravesándole la pleura. El público pensaba que lo había matado. Fue operado en la misma plaza pero esa cornada lo retiró del toreo. Esto comentó el periódico sobre 'Gamito', haciendo hincapié en que a su muerte no se le aplaudió como se merecía por la consternación ante la tremenda cogida:



Cuando hace tantos años estuvimos en Los Guaperales, nos atendió amabilísimamente el mayoral, don José, suponemos que hoy felizmente jubilado. Vimos este otro ejemplar donde se aprecia otra característica del encaste, la piel fina y muy lustrosa, el negro más brillante de España, en este caso mulato. Fíjense también en lo que hemos comentado del rabo y de los arcos superciliares:



En 1949 se lidiaron tulios en Bilbao fuera de abono. La corrida pesó más que cualquiera de las de la feria. Destacó este ejemplar con 343 kilos en canal:



Lo mató Mario Cabré, uno de los mejores veroniqueadores de todos los tiempos a quien quizá no se le ha hecho justicia:



Cuarto y quinto fueron premiados con la vuelta al ruedo. Era el 28 de agosto, se iban a cumplir dos años de la muerte de Manolete:



Algún aficionado aragonés ya talludito quizá recuerde la accidentada novillada de 1954 en Zaragoza. Se llevaron treinta puyazos. Destacó el 31, 'Gavilán', que tomó siete y derribó dos veces. Vuelta al ruedo:



Los novilleros fueron Evelio Yépez, que tuvo que matar cuatro, Manuel Navarro 'Navarrito', retirado por conmoción cerebral tras esta caída



Y Gerardo Jordán 'Blanquito', retirado por esta cornada en el muslo:



Siempre se caracterizaron los pedrajas por su acometividad en el primer tercio. Salían un tanto apagados pero ver el caballo y volverse locos era lo habitual. Miren estos topetazos en Madrid:



Tres toros diferentes en la misma corrida:


Es abril de 1950:



Uno de ellos fue este 'Expendedor':



Esto dijo la prensa:



En Madrid tuvo una cornada gravísima el novillero José Moreno 'Joselete'. Fue el 15 de agosto de 1950. El novillo le partió la femoral y los presentes no olvidarán el reguero de sangre que dejó camino de la enfermería:



También resultó cogido aquel día el aragonés Enrique Abad, pero sólo sufrió una contusión abdominal:



Aquel fue el día en que este 'Famoso' dio un memorable espectáculo:



Tomó cinco varas y se le dio la vuelta al ruedo. Esto decía el ABC:



También fue bravo el sexto. Aquí vemos a Pablo 'El Aldeano' picándolo:



Por las sendas cogidas de sus compañeros, el novillero Luis Peña tuvo que matar cuatro tulios ¡y en Madrid!



El único torero que se ha atrevido a encerrarse con seis tulios ha sido, salvo error, el malagueño Antonio García Gutiérrez 'Utrerita'. Lo hizo precisamente en Málaga vistiendo un terno grana y oro. Fue el 15 de junio de 1969 y cortó cinco orejas. Ahí lo tienen con uno de los pavos de aquella tarde:



Como decía el bueno de 'Utrerita', 'esos no eran toros de medio motor ¿eh?' Treinta y siete años después mató benéficamente otros seis en Antequera ¡con sesenta y un años! Fue en 2006, tres de Jandilla y tres de La Martelilla. En la encerrona de los tulios, uno lo volteó al entrar a matar y le enhebró el vestido con el cuerno manteniéndolo en el aire durante varios segundos. Fíjense en la foto porque el pitón entró por la taleguilla y salió por debajo del chalequillo al otro lado del corazón pero sin llegar a herirle:



Volvemos al campo para mostrarles este otro ejemplar de irreprochable trapío: bajo de agujas, enmorrillado, lustroso, perfectamente encornado, serio y chato:



Otra corrida recordada fue la del Domingo de Ramos de 1965 en Madrid. Los toros recibieron veinticinco varas (4-3-5-3-5-5). Belmonte decía que 'torear es hacer todo lo contrario de lo que quiere el toro'. La prensa dijo que los toros de ese día fueron los ideales para confirmar este aserto:



Hemos recuperado tres fotos de aquellos ejemplares. Este es 'Quebrantable'. Pesó 465 kilos, tomó cinco varas y llamó la atención que la sangre le llegaba a las pezuñas por ambos lados:


Este es el cuarto, de nombre 'Quinto'. Pesó 527 kilos y tomó tres varas:


Y éste es 'Undécimo', 521 kilos, cinco varas:


Los diestros fueron Orteguita, José Luis Barrero y Paco Herrera, a quien vemos ese día: 


Esto comentaba Clarito días después haciéndose eco del defecto que siempre se les ha achacado, el embestir a media altura. A esto añadiremos otra característica desagradable para los diestros: son toros 'mirones' y encima con esos ojos tan saltones...


Ese mismo año, el doce de octubre, se indultaba a 'Laborioso' en La Maestranza. Llevaba sangre de Pedrajas por parte de su madre 'Laboriosa', que era de Isaías y Tulio Vázquez (el padre, no porque era de Veragua).


No les mareamos más. Nos despediremos con una maravilla con la que nos topamos cuando salíamos de Los Guaperales por la portera que da a la carretera que lleva a Dehesa Frías. Allí estaba este fantástico tulio ¿Qué me dicen?


A las características ya señaladas añadan la musculatura bien marcada, los cabos finos, la pinta tostada típica también del encaste, la grupa poderosa y el aspecto general que no puede ser más serio. Una maravilla.

Esperamos haberles entretenido con nuestra peculiar máquina del tiempo. Volveremos a viajar en ella cuando tengamos otro rato.

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.

Un tulio en Vistalegre (1974)


viernes, 24 de febrero de 2017

UN ASTRACANADO DE CUADRI PARA LA CONCURSO DE VIC-FEZENSAC

Volvemos al campo para enseñarles el toro que tiene apartado Cuadri para la corrida concurso de Vic-Fezensac del próximo domingo 4 de junio:



En la foto anterior ven tres toros. Dos van a ir a Azpeitia y, como habrán deducido por el titular, el de Vic es el astracanado:



El de la izquierda se lesionó en una pata y seguramente será baja para Azpeitia. Esperemos que el astracanado no tenga mayores problemas y lo veamos en Francia. Aquí lo tienen, es ligeramente carifosco:



Con éste, ya son tres los ejemplares de la corrida concurso que conocemos. El de Miura es aquel sardo que ya vieron en una entrada anterior:



Y el de Los Maños nos lo enseñan los maestros Arse y Gorka aquí:



Cuadri ha estado cuatro veces en corridas concurso de Vic. La primera, en 2002, cuando ganó 'Mísero' de Victorino. Repitió en 2003 cuando volvió a ganar Victorino con 'Melonero'. En 2004 ganó uno de los mejores toros que ha visto quien esto firma, se llamaba 'Negrero', de La Quinta, lo mató El Fundi. La última vez que estuvo Cuadri en Vic fue en la concurso de 2011, cuyo premio quedó desierto.


FOTO: Christophe Moratello

Esta foto de abajo es de la última corrida de Cuadri en Céret:


FOTO: Christophe Moratello

Y ya que estamos en Comeúñas, les invitamos a que nos acompañen a dar un paseo. Este es el cercado de los sementales antes de la salida del sol:



Aquí, otro:



La jornada se inició con frío, se nota en los toros al respirar:




Pero el sol termina por aparecer y toca con sus rayos a otros dos sementales:



De estos que ven aquí abajo, sólo el de la derecha es un semental:



Aquí lo tienen en primer plano, es ligeramente meleno:



Al otro igual lo han reconocido los aficionados de Algemesí. Fue el sobrero de la novillada de cuatro que se lidió el año pasado (recuerden aquí). Está junto a los sementales porque en su cercado le pegaban los otros y aquí no tiene problemas:



Ojo que se ha hecho un tío como se ve desde esta otra perspectiva. 



Fíjense en el aspecto de este novillo, cornigacho y acapachado pero bien encornado (este año es posible que salgan dos novilladas de Cuadri, una irá segura a Calasparra):



Al final, el día resultó absolutamente primaveral. Fue una mañana, como decía Gaspar, para 'hacer candela y echar unas chuletitas'. Pero saltó la sorpresa desagradable al encontrar uno de los añojos muerto por perros asilvestrados. Suelen escoger una víctima y la rodean hasta que la cansan. El animal se para agotado o se echa y los perros se lo van comiendo vivo hasta que se sacian. Es lo mismo que hacen los licaones o las hienas en África. Este es el momento en que lo comentaban Fernando, su sobrino, Juan y Gaspar:



Cuando se van los perros, son los meloncillos quienes acaban el trabajo. Es raro que sean meloncillos los que se atrevan con los añojos pero tampoco es descartable. Las huellas son las que los delatan porque son muy diferentes de las del perro:



En la camada de 2018 son todos negros pero por detrás vienen seis castaños.

Al dieciocho ya lo conocen ustedes porque se lo enseñamos aquí de añojo. Véanlo entonces y ahora (fíjense de añojo en que aún se le nota el corte en el borlón que se hace en el herradero):




Aquí tienen otros dos:




¿Se imaginan ustedes una corrida de Cuadri con los seis toros castaños? El año que viene será imposible pero al siguiente ¡quién sabe!

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.