Follow by Email

viernes, 29 de mayo de 2015

'CUBANO', DE VALDELLÁN:

¿FUE REALMENTE UN TORO BRAVO?

No. Según nuestro modesto entender, claro. Intentaremos razonar el porqué.

'Cubano', de la ganadería de Valdellán, premiado con la vuelta al ruedo en la Feria de Vic-Fezénsac, 2015

En muchos sitios se sigue hablando de una 'brava corrida' de Valdellán y de 'Cubano' como un toro bravo que dio problemas al diestro. Si leyeron nuestra crónica, verán que en ningún momento utilizamos las palabras 'bravos' o 'bravura' para referirnos a los santacolomas de León. Dijimos 'encastados', que no tiene por qué ser sinónimo de bravos.


Junto a 'Cubano', para nosotros el más encastado fue el segundo, 'Mirasuelos'. Los demás cabecearon o salieron sueltos del peto en mayor o menor medida. Pero ojo porque nos daríamos con un canto en los dientes si todas las corridas saliesen como ésta, simplemente encastadas. Y es que toros realmente bravos ¿cuántos hemos visto en nuestra vida de aficionados?


Analicemos el primer tercio de nuestro toro. Antes que nada remarquemos que en Vic pintan sólo una raya blanca con tres marcas pequeñas una para cada entrada. No sé por qué ese día pintaron mal las marcas pequeñas, no las pusieron como siempre ha sido en Vic, a contraquerencia total de chiqueros. El picador debería estar donde se encuentra el subalterno, que es donde se ha picado toda la vida en esta plaza. Vean la imagen que hemos capturado de Feria TV:



O sea, que el toro no fue picado en el sitio correcto. A pesar de la gran emoción del momento en la plaza, no podemos valorar adecuadamente al toro en el primer tercio. Después, 'Cubano' fue cuatro veces al caballo, de las cuales dos no cuentan.


La segunda, porque con el topetazo saltó la vara por los aires y hubo que sacar al toro rápidamente del peto. La cuarta, tampoco, porque se arrancó con el picador de espaldas y bastante hizo este con salvar el apuro. Por eso hubiésemos querido ver un par de entradas más al caballo (que es lo que, como recordarán, indicamos al presidente de la corrida cuando lo vimos por la tarde).


En la primera vara, se arranca galopando de bravo pero Iván García Marugán le tapa la salida ostensiblemente y repite lo mismo en la tercera (observen su mano izquierda en las fotos). Es verdad que al toro había que pegarle pero lo correcto es ofrecerle la salida sin perjuicio de que, si canta la gallina y se va, acabe entrando seis o siete veces al caballo.
 

 En el segundo tercio estuvo alegre persiguiendo a los banderilleros mostrando muy buen tranco. Ahí sí que no ofrece dudas.
En la muleta es donde no podemos considerar a 'Cubano' como auténticamente bravo. En el reportaje de Feria TV que pueden ver aquí sólo se ve que pierde las manos una vez, pero fueron dos casi seguidas. Por eso se aprecia cómo Valencia lleva la mano más a media altura de lo que debería. Entonces el toro, al no sentirse toreado, se va haciendo el amo, levanta la cara y empieza a ir al bulto hasta desarmarle dos veces y arrollarle finalmente en la estocada.
 
 
Eso es de toro encastado pero no bravo. El bravo tiene que tener un componente claro de nobleza (sin ser bobalicón, ojo). Este no lo tenía. Además, cuando un toro bravo no se torea bien, no hace gestos feos como hizo el de Valdellán, gestos que, por otro lado, fueron interesantísimos para el aficionado, aunque no tanto para el diestro.

Piensen ustedes que el toro bravo al que el diestro no puede torear por lo que sea da pena al aficionado porque se va con las orejas al desolladero. 'Cubano' no dio pena en ningún momento por el sentido que desarrolló.
 

El gran aficionado que fue Fernández Salcedo tenía un sistema  para valorar la bravura de un toro en el último tercio. La puntuación máxima que él otorgaba a un toro en la muleta era 30 puntos. Ponemos a ustedes a continuación el baremo  y puntuaremos nosotros a 'Cubano' por lo que vimos en directo (en la filmación, como pueden suponer, no es lo mismo):

- Dureza de patas: máx. 4 ('Cubano', 2)
- Codicia: máx. 6 ('Cubano', 6)
- Suavidad: máx. 4 ('Cubano', 3)
- Nobleza: máx 5 ('Cubano', 3)
- Arrancada larga: máx. 6 ('Cubano', 6)
- Ausencia de defectos: máx. 5 ('Cubano', 3)

Nos da un total de 23 puntos sobre treinta posibles. Además, murió amorcillado en tablas. Si a eso añadimos lo dicho sobre el primer tercio, la conclusión es que  estamos ante un muy buen toro, encastado, correoso, con poder, que desarrolló sentido y, en definitiva, interesantísimo para el espectador. Pero no realmente bravo.


Nosotros somos de los que, siempre que podamos, nos apuntaremos a ver corridas de Valdellán, eso está claro. Pero, a juzgar por esta corrida, el ganadero (buen aficionado, que nadie lo dude) está en el filo de la navaja: si tiende hacia la nobleza podemos estar ante una ganadería importantísima pero como se le vaya al terreno de la mansedumbre, entrará rápidamente en la lista negra de los toreros.

Llegamos al final de nuestro razonamiento y nos asalta la duda: ¿qué preferimos haber visto, un toro bravo o este 'Cubano' que nos hace reflexionar sobre su comportamiento y que provocará discusiones entre los aficionados durante todo el invierno?

Saludos desde Tarragona. Rafa.
 






jueves, 28 de mayo de 2015

MADRID, el Palco de mal en peor



Segunda oreja por una estocada baja.
Vuelta al ruedo a un toro que no cumplió en el caballo y se dolió en banderillas. En la muleta, una perita en dulce.





Tauro

miércoles, 27 de mayo de 2015

FERIA DE VIC, 2015 (3): ESCOLAR
SI ESCOLAR ABURRE...APAGA Y VÁMONOS
¿Dónde se dejaron la casta los escolares? Aburrimiento total y eso, en una ganadería como esta, es un delito de cárcel taurina. Todos blandos, desaboríos, descastados... ¿Será un accidente o será que El Fundi está echando agua al vino? Estos fueron los toros:





Este es el sexto, 'Vistoso', único que peleó aceptablemente en el caballo para lo que debería ser esta ganadería. Y único que tomó cuatro varas recargando en la tercera aunque salió suelto (los demás, dos varas por barba):

Por cierto, remataron en los burladeros sin acusar las fundas. Vean aquí de nuevo a 'Vistoso' romaneando levemente ante la mirada de Bonijol:

ROBLEÑO. Su primero fue devuelto por cojo. El sobrero era flojo y hacía hilo. Nada de nada, pinchazo hondo y rinconera. Su segundo era de cristal. Toreó desangelado y con el pico (algunos sólo vieron el pico de Paulita, a Robleño en Francia le perdonan todo).
El toro le tiró un gañafón al pecho, único mal gesto de toda la corrida. Fue meritorio que diese distancia al toro, eso sí.

Dos estocadas tendidísimas, la segunda un poco menos. Robleño estuvo tan cárdeno como sus enemigos.


AGUILAR. Alberto, que no Sergio -éste último sufrió una luxación en la clavícula en el campo y se cayó del cartel, una lástima-. Brindó su primero no sabemos por qué. El toro se vino un tanto arriba tras una pelea vulgarísima en varas. Iba rebrincado y Aguilar lo toreó tan aceleradamente como acostumbra.
Desde la barrera, Olivares le gritaba '¡quieto!', pero tiene esa forma de torear y ya no cambiará (con esos gritos constantes al toro que acaban resultando pesados). También le dio distancia y arrancó algún pase con buen gusto:

Media tendida perdiendo la muleta y el toro que hizo hilo durante treinta metros tras el diestro.

Volvió a brindar su segundo sorprendentemente. Estuvo fuera de cacho y bullidor, como decíamos antes. El público estaba deseoso de aplaudir cualquier cosa porque la tarde iba en barrena. Pinchazo que escupe y casi entera baja. Poca cosa.

CERRO. Substituía al lesionado Sergio Aguilar. Su primero era flojo, distraído y sin transmisión. Cerro tiene planta y, con un torete de carril, compondrá sus posturas y podría hasta llegar a figura, ya verán. Pero aquí anduvo desconfiado y ayudándose con la espada en los naturales de forma pesadísima.
Tiene un muy grave defecto: entra a matar huyendo de la suerte. Nos sabe mal poner esta foto pero es así (no debería preocuparse porque Manzanares hace lo mismo y lo jalean, recuerden que lo comentábamos aquí):


Su segundo ya dijimos que fue el único que en el caballo hizo acto de presencia. Entró cuatro veces pero en la muleta fue revoltoso y topón. Nada de nada, aburrimiento absoluto. Rinconera perdiendo la muleta y fin del suplicio.
Veníamos de la corrida matinal de Valdellán que les comentamos en la entrada anterior y esto de Escolar se nos antojó casi una moruchada. Y lo decimos porque a tal señor, tal honor, y a don José Escolar hay que exigirle como al primero de la clase. Es posible que se haya ganado un merecido descanso en esta plaza. A ver qué dice el Club Taurino de Vic.
Este año sustituyeron los alguaciles de siempre por dos féminas que no demostraron mucha autoridad en la arena (vimos más ruedas de peones que nunca en un sitio donde se intentaban evitar y donde se silbaban siempre).
Para que tengan toda la información y juzguen ustedes, les adjuntamos los dos documentos, la alguacil de Vic (caballo tordo) y la de Tafalla (caballo castaño).
Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.



lunes, 25 de mayo de 2015

FERIA DE VIC, 2015 (2): VALDELLÁN
¡VIVA VALDELLÁN!
Eso fue lo que gritó una francesita detrás de nosotros cuando el mayoral y los picadores daban la vuelta al ruedo. Valdellán se ha abierto las puertas de Vic para muchos años.
La corrida fue entretenidísima, con toros bien presentados excepto el sobrero, prontos y encastados aunque escarbadores. Notables todos en el caballo con un sexto espectacular, 'Cubano' de nombre. En total, 19 varas. Pero, ojo, porque pintaron mal las rayas y no se picó exactamente a contra querencia sino diez metros al lado, no sabemos la razón. Estos fueron los toros:

El sobrero, una sardina


'Cubano', núm. 28, nacido en mayo de 2011, premiado con la vuelta al ruedo

CÉSAR VALENCIA. Fue el triunfador. No digan que no les avisamos desde nuestro modesto blog. Recuerden aquí porque somos de los pocos que alertamos sobre su categoría cuando era novillero. Incluso citamos a Corrochano al final para alabarle (y aún no tiene la alternativa en España).
Su primero manseó escarbando, tardeando y saliendo suelto del caballo aunque metió los riñones así:

Era un santacoloma al que no había que quitar la muleta de la cara. Así lo hizo Valencia, en el platillo, dándole la distancia correcta y, sobre todo, sin dudarle (recordemos que el muchacho cumple 20 años en julio). Fue un bonito detalle insistir por naturales a pesar de dos coladas:

Media en lo alto y oreja justa:
Su segundo fue 'Cubano', que no era coletero como algún aficionado al Ricard puso en el programa. Tomó un primer puyazo de bravo. Vean:

En una de las entradas pegó tal topetazo al caballo que salió rebotado e hizo volar la vara por los aires:


Entró por tercera vez con la misma alegría y las mismas ganas de pelea (estamos perdiendo la buena costumbre 'vicois' de dar el pecho del caballo, no lo hizo nadie):


En la cuarta vara, el toro se hacía de rogar pero, justo cuando el picador se daba la vuelta pegó un arreón que casi ocasiona una desgracia al caballo ¿Era tan listo 'Cubano' como para esperar a que se diese la vuelta?


Y entonces sonó la música para el tercio de varas ¿qué les parece? Por la tarde abordé al presidente Amestoy para decirle que por qué no se le había dado al toro una quinta y una sexta con el regatón. Me dijo que esa era su intención pero que la confusión de la ovación, más la música, hizo que en el ruedo interpretaran que se cambiaba el tercio y el picador empezaba a desfilar, por lo que el presidente sacó el pañuelo contra su voluntad.

Lo lidió bien Manolo Linejo porque el toro arreaba en banderillas. Gran inicio de faena con doblones de Valencia. El toro, como se aprecia en la foto, venía como un tren sin dar tiempo al diestro a colocarse. Pero cuando se estiró y le bajó la mano, el toro blandeó por dos veces:


¿Fue una trampa de 'Cubano' para engañar al chavalín? La cuestión es que, al no querer bajarle demasiado la mano, el toro se fue haciendo el amo porque no se sentía toreado. A eso se le llama casta santacolomeña. Aún así, hubo pases de mérito y nunca fuera de cacho como nuestras queridas figuritas:


El toro empezó a ir al bulto por momentos y desarmó al torero dos veces. Encima empezó a gazapear y Valencia, que no veía la ocasión de entrar a matar, se precipitó al encuentro con media estocada donde resultó arrollado sin nadie cerca para socorrerle. 'Cubano' lo buscó a conciencia una vez...


Y otra, pero no lo encontró aunque le dio una paliza que no olvidará:


El primero que llegó al quite fue Pérez Mota, valentísimo, que presenciaba la corrida desde el callejón. Véanlo intentando ayudar ¿qué lleva en la mano, el móvil?


Se llevaron a Valencia a la enfermería donde nos dijeron que no tenía cornada. En medio de gran emoción tuvo que salir Paulita a despachar a 'Cubano', que daba la impresión de querer vivir más años que Fidel Castro. La cuestión es que lo cazó a la primera de una casi entera trasera. Pero, atención, porque el toro se amorcilló y empezó a tragarse la sangre desafiante. Véanlo:


Y el público no permitió que se acercasen los subalternos sino que empezó a acompañar con palmas la muerte gloriosa de este memorable toro, que tuvo un comportamiento para hablar de él en el invierno. Oreja que paseó la cuadrilla con los picadores y vuelta al ruedo al toro:


PAULITA. A su primero había que sacarlo al tercio porque se aquerenciaba. Así lo hizo con un sensacional inicio de faena por abajo ¡Qué bien, Paulita!


Faena con la derecha y una sola tanda con la izquierda además muy deslucida. Tras un bonito pase de la firma, el toro quedó perfectamente cuadrado pidiendo la muerte mientras el público ovacionaba al diestro. Pero resulta que Paulita tenía sed y se fue a buscar el estoque y a pegarse unos tragos de agua. El toro lo miró como diciendo 'te estoy pidiendo que me mates ¿y te vas a beber agua mientras te aplauden? Pues con tu pan te lo comas...' ¿Adivinan lo que pasó cuando volvió Paulita de la excursión? Exacto: sainete para cuadrar de nuevo al toro, desarme feo, pinchazo sin soltar, media baja y tres descabellos ¡Qué mal, Paulita!

Su segundo se partió el cuerno por la cepa y salió el sobrero, que era una sardina sin respeto, encima zancudo y degollado. Era noble pero sin transmisión a pesar de la imagen que les mostramos donde parece otra cosa:


Paulita nunca estuvo fuera de cacho aunque alguno le protestó el pico (¡anda! Y por la tarde con Robleño nadie veía el pico). Paulita siempre enseña el muslo y echa la pierna adelante como hacían antes todos y hoy no hace casi nadie.

SAVALLI. Bullidor y precipitado, como siempre, pero con ganas de agradar, como siempre también. Su primero sacó la casta del conde y, lógicamente, lo desarboló -ojo, como hubiera desarbolado al noventa por ciento del escalafón-. Pinchazo y perpendicular en lo alto con cuatro descabellos. Y el toro, con la boca cerrada hasta el desolladero.


Su segundo era el más en Buendía y resultó el más blando y también el más pastueño. Por si acaso, tras el segundo tercio, Viotti lo estrelló vilmente contra su burladero. Savalli ahí sí estuvo a gusto pero con su toreo basto. Estocada caída y palmas para el de Arles.


¿Qué les ha parecido la mañana que nos dio Valdellán? Ya firmábamos todas las corridas como esta. Insistimos en que sigan a César Valencia. Aquí, en Francia, puede ser el heredero de Fundi y Robleño en el cariño de la afición. Y torea con verdad. Esperemos que no se contagie viendo cómo destorean nuestras figuras millonarias...


Y nosotros nos hemos reconciliado con la sangre del conde de Santa Coloma, últimamente tan de capa caída. Por la parte que nos toca, nos alegramos doblemente ya que el primer conde de Santa Coloma fue Pere de Queralt i Icart en 1599 y provienen de la localidad tarraconense de Santa Coloma de Queralt. Nosotros les escribimos a 40 kilómetros de esa ciudad.

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.