Follow by Email

sábado, 31 de marzo de 2018

A VUELTAS CON VICTORINO MARTÍN...GARCÍA

Ya habrán visto la polémica que tuvimos en los comentarios a la entrada anterior sobre los victorinos del Domingo de Ramos en Madrid. No hay duda de que las dos ganaderías que más juego dan por internet son siempre la de Victorino y la de Miura.

¿Por qué nos lamentamos los que vimos antaño los victorinos del padre cuando vemos hogaño los victorinos del hijo? No se crean que vamos a descubrir la sopa de ajo en este comentario. Todo lo que leerán lo saben de sobra. En nuestra opinión, las razones de que el hijo de Victorino haya optado por una línea diferente de la del padre son dos y una está relacionada con esta foto:



Antes de ir con ellas, dejemos sentado que Victorino hijo no sólo es una de las personas que más sabe de toros en el mundo sino también un verdadero enamorado de este animal y del mundo que le rodea. No en vano, ha sido de todo: becerrista, novillero, veterinario, empresario, apoderado, comentarista televisivo, directivo de la UCTL y ganadero. Sólo le falta haber sido rejoneador, aunque vaya usted a saber. En el trato siempre es impecable, mostrando muy buena educación y disponibilidad con todo el mundo, cosa que en otros brilla por su ausencia.



Sin embargo, no tiene duda que está cada vez más en la onda de la tauromaquia posmoderna. Vaya por delante que nosotros no hemos visto la libreta de los tentaderos de Victorino. Él utiliza la hoja que propone la Unión, ahí la tiene en un tentadero:



Como en la foto no se ve bien, lo que se valora es esto de abajo:



Es curioso que en el segundo ítem pone 'toreabilidad' para definir  el 'ansia del animal de coger aquello que se mueve', lo que toda la vida ha sido la 'codicia'. Y, ya que estamos, fíjense en cómo define la 'fiereza' en el tercer ítem, porque es exactamente lo que no vimos en los victorinos del Domingo de Ramos en Madrid: 'carácter que da emoción al espectador, embestir con empuje y fuerza (...) conservar la potencia física a lo largo de la lidia con la simple disminución que causa la suerte de varas, la pérdida de sangre y el esfuerzo continuado'

Cuando lo entrevistan o cuando publica su valoración de los festejos que lidia, Victorino cada vez usa con más frecuencia palabras como 'clase', 'calidad' o 'ritmo' al referirse a sus toros. Estamos absolutamente seguros de que su padre hubiera abominado de esos términos en los años setenta. Los tiempos han cambiado, sí, pero nosotros creemos que lo que decía el paleto en aquella época sigue yendo a misa si se quiere mantener la seriedad de la corrida.



Decía el abuelo que 'el toro se cae por falta de casta'. Estamos totalmente de acuerdo. Por eso, no nos entra en la cabeza que el hijo diga que en la corrida de Madrid salieron 'toros muy encastados' cuando se fueron al suelo en veinticinco ocasiones. Eso no puede ser, es lo que diría su padre y lo que mantenemos nosotros. 

Por supuesto que su padre, gran experto en publicidad, arrimaba el ascua a su sardina ya que cuando le salían alimañas jamás se caían, eso iba con su condición. Los ganaderos comerciales le discutían que sólo se caía el toro que se entregaba. Pero él, dale que te pego: 'Si se cae el toro, se cae la fiesta', otra de sus divisas irrenunciables (hasta que han renunciado a ella los herederos en la portada de su web, donde campeó desde su fundación). De su insistencia en este aspecto estaban hasta el gorro los ganaderos a quienes se les caían los toros en los setenta y los ochenta (y que ahora ya no se les caen como entonces, todo sea dicho).



El padre tuvo tres grandes valedores que lo encumbraron: Navalón fuera del ruedo y Andrés Vázquez y Ruiz Miguel, por este orden, sobre el albero. El hijo hace ya años que vio que los tiempos han cambiado porque, como él mismo afirmó hace un año en Sevilla:

"Si siempre salieran seis 'Platinos' acabaríamos con el escalafón"

¿Cuáles son las dos razones por las cuales Victorino hijo se ha apartado de la senda que marcó su padre? La línea de su padre, empezando por que no se cayera el toro, era ésta, recordemos:

"Busco toros bravos, no fieros, que tengan la raza suficiente para aguantar los puyazos reglamentarios de largo; que el toro tome las tres varas de largo y con absoluta nobleza,  que se duerma en el peto y que después obedezca la muleta por derecho". 

Esta foto corresponde a una conferencia suya en Cuenca en 1986:



Allí dijo esto:

 “Al toro le falta hoy fiereza y emoción; no transmite, y ello es culpa de los ganaderos; el toro de hoy es más bonito, es como una carrocería preciosa pero sin motor. Los toreros y ganaderos damos poco a cambio de lo que ustedes pagan”.

La primera razón por la que los victorinos han cambiado es que el hijo ha sido torero. Ya saben lo que dijo el duque de Veragua a 'Cúchares' cuando quiso meterse a ganadero: '¿desde cuándo hacen las guitarras los que las tocan?' Así, a vuelapluma, ¿cuántos toreros metidos a ganaderos han optado por el toro con temperamento? Estos dos de abajo. El primero, un león, el segundo, el del 'cartuchito de pescado'.



El león es Diego Puerta, a quien vemos tentando una de sus vacas en 1966, tres años después de haber comprado a Juan Pedro Domecq padre lo que venía más puro del Conde de la Corte. 

El del cartuchito es Pepe Luis Vázquez. Compró guardiolasotos y los mezcló con santacolomas. 



Los toreros huían de esa mezcla, que era goma-2. Decía Pepe Luis que ser ganadero era una ruina 'pero es la ruina más bonita del mundo'.

Normalmente los toreros metidos a ganaderos no gustan del toro que moleste. Otra excepción podría ser Fuentes Bejarano cuando aconsejaba en la casa de Guardiola. Lo habitual es todo lo contrario. Vean, si no, el documental de Paisaje Herrado en la ganadería de Osborne donde se ve cómo Galloso pone por las nubes en el tentadero una vaca totalmente 'posmoderna' que aprueban sin dudar.

Victorino hijo informa en su web de que toreó por primera vez con público en Galapagar, cuando tenía trece años. Dejó la afición para estudiar y luego estuvo tres años 'haciendo la mili' en novilladas sin picadores por la sierra de Madrid, el sur de Francia y el norte de España. Imagínense cómo las debió de pasar más de un día durante ese via crucis. Luego estaría un año de novillero con picadores, desde su debut en Nimes hasta su despedida en Calahorra en 1984.



Quizás por eso a la hija le va más el picante que al padre, esto es lo que suele decir:

"A mi padre le gustan los animales más redondos y más completos en líneas generales. A mí me gustan con más picante, que pidan toreros que les puedan". 





Victorino sigue poniéndose delante de sus vacas en los tentaderos y téngase en cuenta que es de las ya pocas ganaderías que continúan tentando de utreras y en puntas:



Lógicamente, él nos lleva la contraria, como no podía ser menos:

''Al que tiene mentalidad de torero le gusta un toro para ponerse delante de él pero yo soy ganadero antes que nada; yo busco el toro que cuando seas capaz de cruzar la línea, la gente se emocione y te lo reconozca''

Si esta primera razón no les vale porque ustedes hacen más caso a lo que dice el propio Victorino, vamos con la otra. La segunda es que él es tan listo como su padre...o más. Su padre vio lo que hacía falta en un momento en que la fiesta languidecía con unos toros que se caían y un toreo encimista. El hijo ha optado por otro tipo de animal porque ve que el futuro de este espectáculo va de la mano del toro colaborador que permita cien pases para amortizar la entrada.

El caballo no interesa, es un trámite. La prueba la vemos en los llenos que hay en las ferias cuando se anuncian las figuras con estos planteamientos posmodernos y lo que ocurre cuando se intenta algo medianamente serio. Recuerden las pobres entradas en Las Ventas que comentábamos aquí el año pasado ¿Ustedes creen que se pasaría de media entrada en Madrid anunciando los carteles de la próxima feria de Céret? Ya conocen nuestra teoría de que en Madrid no hay afición a toros, al menos en cantidad.



Las corridas las mantiene el público de aluvión, no cuatro aficionados chapados a la antigua como los que pululan por blogs como éste. Y eso de que el público se aburre viendo la misma faena al mismo toro todos los días no es verdad. Ese público de aluvión sale encantado con el triunfalismo imperante. Luego lee los comentarios de los críticos que viven del mundillo alabando lo que acaba de ver y queda convencido de que ha sido lo más grande.

Victorino hijo ha hecho su elección y ha elegido bien, mal que nos pese a algunos. Él se juega su dinero y ve que los tiros van irremisiblemente por ahí. No obstante, Luis Francisco Esplá, que mató ciento veintidós toros de esta ganadería, alerta al respecto:

"El toro es más previsible que nunca, aunque es más bravo y está mejor seleccionado. Cuestiona menos la creación del artista y el toro debe cuestionar la creación del torero constantemente. Debe resistirse con menos docilidad de lo que lo hace ahora o, por lo menos, debe disimularlo más"


Cañabate iba en la misma línea que Esplá y que nosotros en esta crónica del 10 de septiembre de 1968 que tituló 'Los toros no comerciales':



Y decía esto porque aquella tarde de hace cincuenta años había sido diferente. Los tres diestros, Juan Antonio Romero, José Luis Barrero y Flórez Blázquez se las vieron con toros nada comerciales de Victorino Martín, antes Albaserrada, como se anunciaron. Flórez Blázquez resultó herido por este tercero, de nombre 'Limpiador', de 545 kilos: 



Se llevó una cornada de veinte centímetros:


Aquella corrida de toros no comerciales que alababa Cañabate fue contra corriente en su día. A nosotros nos gustaría que Victorino hijo remase también contra corriente. Nos gustaría ir a una corrida suya y que fuese totalmente diferente a lo que hemos visto en Vistalegre y en Las Ventas. Nos referimos a que no se caiga, que tenga poder, que empuje en el caballo arrancándose de largo y que luego embista con casta y no al paso en la muleta. No pedimos nada que no hayamos visto antes en esta ganadería.

Ojalá pudiéramos repetir lo que decía Cañabate ese día al final de aquella corrida:



Esto decía también 'El Ruedo':



Volvemos con Esplá, de quien recordarán que hablábamos aquí. Él siempre comenta que el toro de Domecq es el que mejor ha aguantado esos cien kilos de más que se le han puesto a este animal. Pero, además:

"El toro de Domecq da lo que el público quiere: regularidad. Esto a lo mejor nos lleva a un callejón sin salida pero es lo que levanta a la gente de los asientos, es lo que ha hecho dominante a Domecq"

Bueno, eso y que, cuando sale bueno, no plantea mayores problemas al diestro. Le permite 'sentirse' y 'expresar lo que lleva dentro', todas esas cursilerías del toreo posmoderno que provocan que puedas cantar un fandango con el toro delante (recuerden aquí). Esa regularidad de que habla Esplá hace que pocas veces salga el domecq que pida el carnet. Como se rompa esa regularidad en alguna ganadería de Domecq, pasa ipso facto a la lista negra de los toreros.

Pero con Victorino hijo tenemos un problema que hace que no nos terminemos de entender con él. Sucede que nos cuenta una película sobre el comportamiento de sus toros muy diferente de la que nosotros mismos hemos visto en la plaza. 


De la corrida de Vistalegre dijo que 'hemos presentado una corrida encastada, empleándose en los caballos, exigente y variada'. Ya leyeron nuestro comentario aquí donde les hacíamos hincapié en que de las ocho varas que tomaron los seis toros, se les levantó el palo en siete.

Y de la de Las Ventas aseguró que 'hemos llevado toros muy encastados; el tercero de la tarde ha sido un gran toro, con su transmisión, fijeza y bravura'Lo de la fijeza no se lo discutimos pero ya vieron en la entrada anterior que el comportamiento de este 'Mucamo' en el caballo fue de mansurrón total y su transmisión fue escasa porque embistió al paso mientras a duras penas se mantenía en pie.  



No nos entendemos con Victorino Martín García. Quizá nos entenderíamos más con Victorino Martín...Andrés.

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.


lunes, 26 de marzo de 2018

EN MADRID DAN UNA OREJA POR TOREAR UN INVÁLIDO

La cortó Fortes a un inválido de Victorino.  Pero es que todos resultaron inválidos: se fueron al suelo en veinticinco ocasiones: 3, 4, 8, 4, 2 y 4 respectivamente, ¿qué me dicen? El torete de Fortes se llevó la palma porque es el que rodó ocho veces ¿Qué autoridad tiene a partir de ahora la primera plaza del mundo para criticar a nuestras queridas figuras cuando triunfen ante sus chotos?

Y que conste que Fortes nos cae bien. Reconoceremos que se olvidó del viento mostrando mucho valor y que corrió la mano con temple. Además es de los que mejor coge la muleta: lo hace con delicadeza, no como si se la fuesen a robar. Pero eso no quita que cortase la oreja de un pobre inválido. 

Muy preocupante lo de Victorino. Ha lidiado dieciocho toros este año y ninguno ha hecho honor al padre fallecido. Entre los de Vistalegre y los de Las Ventas han ido por el suelo un total de cuarenta y dos veces. Si las repartimos entre los doce toros, sale que claudicaron tres veces y media cada uno ¡Ojalá estos números fuesen puyazos!

El torete de Fortes fue este 'Mucamo', de 549 kilos. Como en Madrid se ve que gustan los toros cornipasos se aplaudieron de salida éste y el quinto. Dado que leerán alabanzas sin cuento sobre este toro, les trasladamos nuestras notas.



De salida renquea de la mano derecha y no se oye ni una sola protesta (?) Primer puyazo donde cabecea a gusto y le levantan el palo; segundo donde viene de largo pero sin galopar, le señalan y sale suelto. Entonces Fortes pide el cambio pero el presidente le dice que otra entrada, suponemos que con intención de ponerlo largo. Nada de eso, un subalterno lo pone casi en la raya, se arranca sin tardear, Ruiz marra trasero y el toro se va suelto sin castigo.

En la muleta era pronto y alegre de inicio pero el pobre no se tenía en pie. Como decimos, hasta ocho veces dobló las manos mientras iba embistiendo al tran tran como un vulgar torete comercial. En el arrastre no dabamos crédito al ver que se despedía a este especimen con una ovación cerrada. Es para llorar.

Los otros fueron descastados y blandos, ya lo hemos dicho, ningún honor hicieron a lo que se espera de la A coronada. Estuvo mejor presentada que la de Vistalegre pero el comportamiento fue igual...o peor.



Nos fuimos a Madrid a ver si nos tocaba la lotería. Con que saliera un toro decente nos conformábamos y ya ven. La verdad es que se nos quitan las ganas de seguir jugando a la lotería de Albaserrada .

EL CID. Su primero fue protestado porque llevaba una cornada en la parte trasera del cuadril izquierdo. La imagen había corrido por twitter y algunos venían con la escopeta cargada. Veterinarios, presidente y ganadero dijeron que era un puntazo que parecia más aparatoso por el pelaje del toro. 

Las protestas arreciaron ya que tenía las patas de cristal. Pero la verdad es que en ningún momento observamos que acusara esa cornada cojeando de la pata trasera izquierda.

Descastadísimo, probón y revoltoso por su propia poca fuerza. No valía para nada. Estocada contraria y dos descabellos. Las excelentes fotos que ven son todas de Julián López.



Su segundo era veleto y fue el de más trapío en conjunto. En el primer puyazo cabeceó veintitrés veces queriéndose quitar el palo como si ya lo conociera. En el segundo se vino de largo pero salió suelto tras señalársele. La sangre no le pasó del brazuelo. Ya ven que las peleas en varas fueron para olvidar. 

Al principio de la faena de muleta se derrumbó y Robles lo coleó para levantarlo componiendo una lamentable imagen. El Cid se dedicó a torear de salón como hacemos nosotros en casa pero lo nuestro tiene más mérito porque el sofá de nuestro salón responde al cite con más casta que este 'Escarlata'. Había la misma emoción que cuando miras una pecera.Tanto se relajó el diestro que el toro lo desarmó en un desplante. Observen cómo embiste:



Pinchazo y estocada perpendicular y pasada tapando siempre la cara del toro. Parece que El Cid se tira a matar con menos miedo que antes, quizás se deba a que ha aprendido de 'El Juli' este alivio y se siente más confiado.

PEPE MORAL. Su primero salió de toriles mostrando la debilidad de sus patitas de vidrio. Tan es así que se derrumbó en el primer puyazo, quizás porque lo sintió más allá del lomo (Carbonell fue el delincuente taurino). Era tan débil como el primero (se cayó cuatro veces por tres el otro) y no se protestó tanto, en eso lleva razón el presidente.

Juan Sierra puso, junto a Carretero en el tercero, los mejores pares de la tarde, espléndidos. 

El tal 'Palmireño' era descastado y calamocheador. Moral porfió con voluntad pero sin fortuna. Con la izquierda iba tan desconfiado por el aire que pegó cuatro mantazos que enfadaron al toro. Marró en la primera estocada resbalando el estoque por el lomo sin herir al de Victorino. Luego, un pinchazo arriba y una trasera atravesada.



Su segundo renqueaba de salida de los dos pies pero nadie dijo ni mu. Ya comentábamos que fue el otro cornipaso y, por eso, ovacionado de salida. A nosotros los cornipasos nos parecen feos por definición pero al público venteño le encantan.

Olvidable el caballo y Moral que se echa la muleta a la izquierda de inicio. Lo hizo porque venía de ver a Fortes en el segundo olvidándose del aire y poniéndole ganas. El problema es que el viento sopló con  fuerza porque se ubicó en los medios del 3 en lugar de en el tercio del 9 que es donde estaban los papelitos ¿Quién aconseja tan mal a estos hombres?



El toro era blando y topón. Todo resultó sin condimento, o sea, soso a más no poder. Gran pinchazo arriba, otro caído y media arriba.

FORTES. Fue el triunfador, de lo cual nos alegramos. Que nos alegremos no quiere decir que vayamos a taparlo porque toreó dos pobres animales que apenas se tenían en pie.



Su primero es aquel del cual hemos hablado al principio detallando su comportamiento. No hemos leído nada pero estamos seguros de que lo pondrán por las nubes los corifeos del ganadero.

Si ese toro llega a tener otro hierro y no es cárdeno, en la plaza lo ningunean sin compasión. Pues aún no nos explicamos cómo se le ovacionó en el arrastre y se jaleó a Fortes por torear un toro de silla de ruedas.



Ya hemos dicho que es de los que mejor coge la muleta. Encima toreó con temple y remató varios pases en la cadera. No le arredró el viento porque se notaba que había venido a por todas.Todo eso va en el haber:



Hubo dos pases en redondo y un natural de cartel de toros:



En el debe, que su enemigo era un toro de mazapán, sin poder, sin fuerza, sin fiereza, sin tranco y sin codicia. No tuvo nada de lo que tendría que tener un victorino de verdad. Insistimos en que, en la primera plaza del mundo, lo jaleaban sin tener en cuenta que el torete no daba la talla.

En una sorprendente suerte contraria le dio una estocada caída que le valió la oreja del cárdeno discapacitado. Sólo detectamos unas leves protestas en la grada del 8. Ovación al toro en el arrastre totalmente fuera de lugar.

No vamos bien cuando el ganadero califica el sexto como un toro 'de gran calidad'. Ya saben que la calidad implica bobaliconería y docilidad a partes iguales. Se protestó por corniapretado. 

No obstante, fue el único que recargó en el caballo. Lo hizo en la primera vara y envió al suelo a Antoñito Muñoz Almansa, de Sanlúcar la Mayor. En el patio de caballos, no se lo esperaba:



Pero pasó un buen apuro en el suelo, atrapado por el caballo. Como lo conocemos, sabíamos que si se volvía a subir, el toro iba a cobrar a duro por peseta, como así fue.



El toro quería pero no podía y se fue quedando debajo a pesar del interés de Fortes por redondear la tarde. Nuevamente se jalearon algunos naturales y es que nos sorprendió echándose la muleta a la izquierda desde el principio. No negaremos que algunos pases salieron templadísimos pero a un torete que venía templado del campo. Lo sentimos pero, para nosotros, eso no tiene valor. Y si en las Ventas se lo quieren dar, que no se lo nieguen luego a las figuritas cuando hagan lo mismo en san Isidro.



Dio un sainete al matar: pinchazo que escupe perdiendo la muleta, otro, media caída, metisaca aguantando y estocada honda, tendida y caída. Todo tapando siempre la cara del toro.

Un amigo nos decía hace un mes que por qué habíamos ido a Vistalegre si somos tan selectivos.  Ahora ¿qué nos dirá? No obstante, quien lea la opinión de Victorino no entenderá de qué nos quejamos:

"La corrida de hoy en las Ventas es para nosotros de una gran responsabilidad, hemos llevado Toros muy encastados y con muy buena presentación, destacando el tercero de la tarde que ha sido un gran Toro con su transmisión, fijeza y bravura al que Saúl le ha cortado una oreja. El  cuarto ha sido de una gran calidad y le ha faltado fuerza, el sexto, un toro con mucha calidad al que Saúl le ha heho una gran faena y de no fallar en los aceros hubiera salido por la Puerta Grande de la Ventas."

Se da bastante coba, en eso se parece a su tío. Para nosotros fue una corrida triste. Triste por la blandura, por la poca casta, por la invalidez y  sobre todo, por la desolación que nos embarga al ver esto y recordar al paleto de Galapagar en el cielo.

Saludos cordiales desde Almadén. Rafa.


El saludo no es desde Tarragona sino desde Almadén, donde nos hemos acercado para mostrarles su bonita plaza hexagonal del siglo XVIII .

sábado, 24 de marzo de 2018

LOS CARTELES DE LA FERIA DE VIC-FEZENSAC, 2018

Afortunadamente en la novillada no repite Palacios sino Pacheco junto a El Adoureño. Recuerden aquí que el año pasado se suspendió por la lluvia (bueno, la suspendió Fernando Sánchez). Este novillo fue el único que lidió Pacheco, ahí tienen cómo se arranca al caballo:



Y el batacazo consiguiente en el barro:



Nuestro diálogo con Pacheco desde la barrera fue éste que transcribimos:

- Miguel Ángel, si suspendéis cometes un error grave porque el público está contigo totalmente
- Gracias, ya lo sé, ya lo veo...
(Interviene su banderillero) No, si nosotros queremos seguir, a nosotros nos interesa torear...
(Ahí lo vimos claro) Ya...Si salta a la vista, hombre. El que no quiere seguir es Sánchez ¿verdad?
- (Bajan la cara ambos con gesto de ¡qué le vamos a hacer!)

Los novillos de El Retamar vendrán con el hierro histórico que compraron a Amelia Pérez Tabernero, quien murió hace cuatro años a los noventa y cinco de edad. Recuerden que una de sus vacas mató a Antonio Bienvenida en 1975. 



A doña Amelia le compró los animales Domingo Hernández, que en paz descanse, pero sin el hierro porque el señor Hernández prefirió gastarse sus buenos dineros en comprar el de Gamero Cívico que tenía Lamamié de Clairac. Aquí los ven, con la sencillez y la elegancia de los hierros antiguos, nada que ver con los que se dibujan ahora los nuevos ricos.



En el desafío santacolomeño Los Maños-Valdellán tendremos una corrida internacional: Escribano, el mexicano Flores y el venezolano Vanegas. 

Vanegas estuvo a punto de salir a hombros el año pasado cuando tomó la alternativa aquí de manos de Curro Díaz.


FOTO: Isabelle Dupin

Escribano sí salió a hombros con aquella sardinada de Adolfo Martín en 2014 que pueden recordar pulsando aquí. Esta bonita media es de aquel día:



En la concurso, López-Chaves, Pepe Moral y Tomás Campos. Da gusto cómo intenta dirigir la lidia el salmantino, por eso lo repiten. El año pasado el presidente le negó la oreja porque esta estocada al miura cayó baja:


FOTO: André Viard

El mejor toreo sobre las piernas que hemos visto en los últimos años lo protagonizó él con este toro de Valdellán que cogió a César Valencia en esta misma plaza (recuerden aquí). Su actitud aquel día hizo que lo hayan tenido en cuenta dos años seguidos en Vic:




En cambio, la desidia y la desgana total y absolutas que demostró Pepe Moral en Céret no pensábamos que sería premiada aquí. Ojalá cambie de actitud y por lo menos nos deleite con su excelencia estoqueadora...cuando quiere (pulsen aquí):



Tomás Campos viene de salir a hombros de Arnedo, ya veremos.

La de Raso de Portillo la matarán Chacón, Nazaré y Lamelas. Chacón es otro que tiene interés en lucir los toros. El año pasado casi sale a hombros (recuerden aquí):



¿Qué hace Nazaré en Vic-Fezensac? Es uno que se despreocupa siempre del primer tercio. O alguien le avisa de dónde se ha metido o nos amargará la tarde. Es de los pocos toreros que nos ha hecho perder los papeles en el tendido. Ahí lo tienen perpetrando aquel día en Tafalla un deliberado, alevoso y vergonzoso bajonazo a un toro de San Román que no quiso ni ver. Su actitud nos sacó de quicio, lo contábamos aquí.


Y Lamelas será siempre muy querido en esta plaza porque nadie se olvida de su lucha contra 'Cantinillo' (pulsen aquí y vuelvan a ver el vídeo que enlazábamos). Aquello fue toreo de verdad, no lo que vemos cada tarde:

FOTO: André Viard

Recuerden que al final de la corrida se dio la vuelta al ruedo al caballo que montó Réhabi para picar este toro. Se llama 'Destinado':



Y en la del lunes de Pentecostés con los de Pedraza están Curro Díaz, Daniel Luque y Emilio de Justo. De Justo repite tras su buena actuación con los de Palha. Ahí lo tienen frente a ese toro excelente de Folque que fue 'Pintanegra':



Por cierto, es raro que no haya repetido Palha este año porque, en nuestra modesta opinión, su corrida fue la más completa de la temporada 2017 sin discusión. La pueden recordar pulsando aquí ¿Guardará el portugués algo grande para Madrid?

Queda a su disposición la sección de comentarios para que nos digan qué les parece la Feria. Nosotros estaremos allí, Dios mediante, para contarles lo que suceda.

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa. 

jueves, 22 de marzo de 2018

LOS CARTELES DE VIC-FEZENSAC, 2018 LOS PUBLICAREMOS EL SÁBADO

Habrá alguno de ustedes que ya haya leído la entrada que hemos publicado hace cuatro horas adelantando los carteles de la próxima feria de Vic-Fezensac. Pues bien, la hemos devuelto al borrador porque algún buen amigo nos ha hecho reflexionar diciendo que en caso de que se compartiese y circulara por la red, hacíamos la pascua al voluntarioso Club Taurino de Vic.



Lo hemos pensado bastante y, a pesar de tener permiso para publicar la información, la hemos retirado hasta el sábado, que es cuando los presentarán en Vic a las seis de la tarde. Así no chafamos el 'rendez-vous'



Los amigos lectores del blog que están pendientes rápidamente de lo que escribimos aquí ya lo habrán leído por la mañana, eso no lo podemos evitar. Los que llegan ahora, tendrán que esperar hasta el fin de semana.



Sólo les queda deleitarse con estas imágenes de ferias pasadas pero únicamente de la suerte de varas, que es a lo que vamos todos a Vic. Y con los caballos de Bonijol.

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.