Follow by Email

viernes, 28 de febrero de 2014

CERET DE TOROS 2014 - LOS CARTELES



En la página de la ADAC ya se han publicado los carteles de CERET DE TOROS 2014. Las ganaderías se las presentábamos aquí.

(Pulsar aquí para leer)


Sábado, 12 de julio: Toros de Adolfo Martín para Diego Urdiales, Fernando Robleño y Camille Juan.



Domingo 13. Matinal: Novillos de Vale Do Sorraia para Vicente Soler y dos más.



Domingo 13: Toros de Felipe Bartolomé para Carlos Escolar "Frascuelo", David Mora y Esaú Fernández. 



Lunes 14: Tres toros de Victorino Martín y tres de José Escolar para Fernando Robleño, Paulita y Alberto Aguilar.


*   *   *   *

Toreros variados y - alguno - interesantes.

El único que me sobra es Esaú Fernández, aun me acuerdo de la "espantà" que dio en St. Martin de Crau en una buenísima corrida de Dolores Aguirre, ademas mofándose del público con chulería. Y el petardo que pegó en Azpeitia con los Escolares, también me cuentan que fue de campeonato, y encima despotricando de que eran "toros para el matadero". De seguir así, en Céret se va a armar la de Cagancho en Almagro.


Tauro

domingo, 16 de febrero de 2014

EL 'JULIPIÉ' DE VICENTE PASTOR
Una editorial catalana tiene una excelente sección de Tauromaquia: edicions Bellaterra (pulsar aquí). De momento aún no han prohibido en Cataluña la edición de libros de toros (todo llegará...). Han publicado el libro de Gregorio Corrochano "¿Qué es torear?" del que ya se han hecho eco en otros blogs. Modestia aparte, nos alegra coincidir en más de uno de sus argumentos sobre vicios del destoreo moderno tal como dijimos en otra entrada ( pulsar aquí).

Viene esto a cuento de la sorpresa que hemos tenido al ver que Corrochano recuerda el saltito que a veces daba Vicente Pastor al entrar a matar. Uno siempre ha pensado que el torero JAMÁS debería despegar los pies del suelo como si fuese un vulgar saltimbanqui: ni al clavar banderillas, ni al rodar el toro sin puntilla ni, mucho menos, al clavar la espada.

Esas estocadas dando un salto en suspensión, a capón, creo que son una ventaja que se da el diestro sin motivo. El primero a quien vi hacerlo fue a Paco Ojeda:



En cambio, nunca he visto fotos de grandes estoqueadores despegando los pies del suelo al clavar. Veamos aquí también a Ojeda en un festival:


Hoy en día el gran maestro de esta técnica es El Juli con lo que alguno bautizó como el 'julipié':


Pues a lo que íbamos. Corrochano escribe lo siguiente hablando de Vicente Pastor en la página 37:

"Se iba resuelto y por derecho al toro, y se zambullía en el morrillo, algunas veces dando un saltito, como si el toro le quitara los pies del suelo, no para irse, sino para llegar antes, como si tuviera prisa por colgarse del pitón, lo que si podía traerle la ventaja de pasar más pronto el cuerno, no le desviaba, sino que le volcaba sobre el morrillo, y la estocada se ahondaba con el peso del cuerpo. Si se considera esto como vicio o tranquillo del matador tiene en favor una voluntad firme para estoquear y una fe ciega en su mano izquierda, con la que se juega la muleta que había de sacarle del embroque."

¡Qué cosas! Desde aquí acabamos de dar a Julián López un argumento de peso contra sus críticos del 'julipié'. Bien es verdad que el 'saltito' de Pastor quizás no era esa suspensión de El Juli que haría la envidia de Larry Nance.

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.

La primera oreja en Madrid. Su alternativa: 1902 (de manos de Mazzantini)





domingo, 9 de febrero de 2014

EUGENIO NOEL
 
Por una vez, y sin que sirva de precedente, traemos aquí a un antitaurino de categoría: don Eugenio Noel. Hoy en día, los antitaurinos se caracterizan por su poca categoría literaria y por su peligrosa tendencia al insulto personal. Quizás el último epígono con clase y elegancia sería Manuel Vicent.
 
 
El texto de Noel es famoso. Según él, las corridas de toros tendrían la culpa de todos los males de España. Está escrito con ingenio y con talento literario:
 
“De las plazas de toros salen estos rasgos de la estirpe: la mayor parte de los crímenes de navaja; el chulo; el hombre que pone la prestancia personal sobre toda otra moral; la grosería; la ineducación; el pasodoble y sus derivados; el cante hondo y la canallada del baile flamenco, que tiene por cómplice la guitarra; el odio a la ley; el bandolerismo; esa definición extraña del valor que se concentra en la palabra riñones y que ha sido y será el causante de todas nuestras desdichas; ese delirio de risa, de diversión, de asueto, que caracteriza nuestro pueblo; el endiosamiento del valor físico, duelo, riña, engalle, orgullo, fastuosidad, irreverencia; la libertad de poder hacer lo que de la gana; el echar por la boca todas las palabras soeces del idioma o del caló; el teatro del género chico; la pornografía sin voluptuosidad, ni arte, ni conciencia; el “apachismo” político, todos, absolutamente todos los aspectos del caciquismo y del compadrazgo; el ningún respeto a la idea pura; el desbordamiento del sentimentalismo sensual, grosero y equívoco, que rodea hasta las entrañas nuestra nación; la crueldad de nuestros sentimientos; el afán de guerrear; nuestro ridículo donjuanismo; la trata de blancas y la juerga, y en fin, cuanto significa entusiasmo, arrogancia, gracia, suntuosidad, todo, todo está maliciado, picardeado, bastardeado, podrido por esas emanaciones que vienen de las plazas de toros a la ciudad y desde aquí a los campos.”
 
No dice nada de los accidentes de tráfico...
 
Saludos desde Tarragona. Rafa.