Follow by Email

jueves, 28 de enero de 2016

MORANTE EN MÉXICO

¿DÓNDE REMATA EL PASE?

Observen en esta foto dónde remata Morante su pase con la derecha:


Foto: WWW.marca.com

Se echa descaradamente el toro afuera. No es que tengamos especial interés en criticar al de La Puebla pero esta foto y la siguiente nos servirán para comentar esa trampa tan actual de rematar el muletazo a dos metros del diestro. 

No lo hace sólo él, lo hacen todas las figuras por sistema. Y, lo que es peor, lo copian esos toreros jóvenes que dicen que piden paso ¡Y también los novilleros! Cuántas veces desde el tendido se oye el consejo del peón que grita al torero '¡ábrelo!' Es lo que volvemos a ver en esta foto de Morante también de su reciente éxito mexicano:

Foto: WWW.marca.com

Por lo menos este berrendo aparejado parece que tiene un poco más de gas que el primero. El castaño embiste con un trote cochinero más digno de una ternerilla que de un toro de combate. Quizás esa es la razón de echárselo afuera. El maestro nos diría 'pero, mi alma, ¿no ves que si remato como debe ser, me cargo el toro?'

Sí, no lo dudamos, el quebranto que sufre un toro al rematar bien los pases con la muleta hace que se rompa y no dure nada. Y hoy, por encima de todo, lo que vende es la duración del toro en la muleta, aunque sea a costa de padecer este toreo sin hondura, sin emoción, con poco riesgo y, eso sí, muy ligado porque, como has enviado el toro a tres metros de ti, no cuesta nada pivotar, echar la pierna atrás y componer la figura al paso de la ternera. Recuerden que lo denunciábamos aquí. Pueden ir también a la etiqueta 'destoreo', a la derecha.

Hay que rematar ATRÁS, en la cadera. Para que nuestra crítica sea constructiva, y pensando siempre en los aficionados más jóvenes, repasemos lo que dicen los maestros acompañándolo con algunas ilustraciones.

El Viti con un galache 

Chenel afirma que a partir del primer muletazo es cuando el toro está más cerca y 'ahí ya te quedas colocado, le dejas la muleta puesta en la cara, le echas gusto, cargas más la suerte y TE LO PUEDES LLEVAR MÁS ATRÁS'.

Manolo Cortés en 1969

Guerrita explica que 'cuando el animal llegue a jurisdicción y tome el engaño, se cargará la suerte, que se remata girando y estirando el brazo HACIA ATRÁS con sosiego, describiendo con los vuelos de la muleta un cuarto de círculo'.

Antonio Ordóñez en 1965

Paco Camino comenta que 'en mi concepto, el pase hay que rematarlo un poquito POR DETRÁS del cuerpo del torero; nunca me ha gustado la línea recta perfecta ni tampoco el círculo cerrado, tiene que ser un semicírculo'. Esto nos recuerda a Fandiño. Empezó intentando torear con seriedad pero se apuntó rápidamente al destoreo. Algo lógico cuando en Las Ventas era jaleado al torear en el tercio mientras se veía claramente por las rayas que el toro iba en paralelo a ellas, ni círculo, ni semicírculo, ni nada que se le pareciera.

Camino el día de su triunfo con los galaches (1963)

Manolo Vázquez dice que 'hay que llevar el toro con la panza de la muleta y rematar el muletazo DETRÁS'. El codilleo de Julio Aparicio en esta foto de abajo se nos antoja gloria bendita al lado de esos brazos larguísimos de los Manzanares y Perera echándose los toros afuera exactamente igual que Morante más arriba.

Julio Aparicio en una portada de El Ruedo (1965)

También codillea Antonio Bienvenida en esta foto pero intenta llevarse el toro atrás sin estirar el brazo hacia afuera:

Antonio Bienvenida también en 1965

Joselito Arroyo da su teoría afirmando que 'si el toro es bueno, hay que torear DE DELANTE HACIA ATRÁS, de arriba abajo y de fuera para adentro'.

Precisamente a Joselito le oí decir que él veía muchas veces que, si remataba cuatro pases bien dados en la cadera, el toro se le rompía. Pues, aún sabiéndolo, lo hacía porque consideraba que ese era el toreo puro.

El Viti de nuevo (1969)

Lo de hoy es un toreo adulterado e, insistimos, ayuno de hondura, de emoción y con menos riesgo. Lo que decía Cossío, 'el toro va por su camino y el torero presencia su paso'.

José Fuentes (1965)

A ello colaboran los maestros con sus trampas y sus ventajas. Y los secundan esos toros posmodernos que gatean y a los que hay que tratar como si fuesen de porcelana (lo decíamos aquí).

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.


lunes, 25 de enero de 2016

TOROS DE MANUEL ANGEL MILLARES PARA 2016

               EL TRÍO DE TRIGUEROS


Lo del trío viene de que son tres los ganaderos originarios del bonito pueblo onubense: Fernando Cuadri, Manuel Ángel Millares y los Ortega. Estos últimos, después de historias con las herencias de las fincas, acabaron vendiendo las del abuelo. Hoy, el nieto, Gerardo Ortega, está con sus guateles en la sierra, al lado de Santa Olalla.

Dedicaremos esta entrada a Millares, del cual ya hablamos aquí con ocasión de un toraco suyo, manso bravucón, que se lidió en la concurso de Vinaròs, este de aquí:



Millares empezó comprando el hierro de La Prusiana que hace poco vendió, salvo error, al señor Prados de Granada. Las instalaciones de la finca son de las más llamativas que hemos visto, una maravilla con todo en su sitio sin reparar en gastos. Fíjense qué cortijo (no se ve pero detrás, como antiguamente, se encuentra su capilla, que es casi una iglesia parroquial):



Este utrero de abajo, colorado o, más bien, salinero, nos ha recordado al que sembró el desconcierto en Pamplona en el encierro de 2001. Pueden recordar las imágenes aquí a partir del minuto 3'. Fíjense en que han pasado catorce años y nos tememos que ni de broma aquel toro, con esa cara, pasa el fielato de Pamplona en la actualidad.



Este es ensabanado, botinero, mosqueado y diríamos que capirote en salpicado:


Por cierto, esa corrida de Millares en San Fermín supuso el retorno de Esplá, que había protagonizado aquel monumental escándalo con 'Chivito' de Pablo Romero en 1987. Fue un manso con poder al que Esplá se negó a banderillear. Llovieron las botellas, primero sobre el ruedo y, al acabar, sobre su coche. Vean en este vídeo cómo es herido feamente su picador en el minuto 1'.

Esplá se enfadó y no volvió a Pamplona hasta esta corrida de Millares (con Encabo y Marco). Cuando le preguntaron que cómo es que había decidido retornar dijo: 'ha sido una cuestión económica, yo cobro por torear y no por que me tiren botellas; eso requiere un plus y así lo hemos acordado'.
Nuestra jornada en 'La Dehesilla' empezó echando de comer de noche, como pueden apreciar:
El sol iba saliendo por Sevilla:
En principio, hay dos corridas de toros para el año que viene. Alguno de los ejemplares surgía entre las sombras:
Con los primeros rayos de sol, aparecen otros:
Estos son tres sementales negros:


Y este, uno burraco que es el 'pegón', hay que tener cuidado con él:
Actualmente tienen unas 300 vacas para trece o quince sementales. Hablando de vacas, no sé si habrán visto ustedes dos más bonitas que estas:
Y su becerrillo era esta preciosa miniatura:
Viene de Núñez, igual que este otro:
Millares tiene jandillas que compró a Marca, núñez que se anuncian como Torremilla y aún deben de quedar atanasios con el antiguo hierro de Espantalobos. Más de dos tercios de las vacas son jandillas. Vean aquí otros dos que se lidiarán este año:
El hierro de Millares con la B tiene que ser, si no vamos errados, el que fue del malogrado Emilio Bueno. Murió asesinado durante la guerra.


Quedó la ganadería para su viuda y, a través de Muñoz Vázquez, fue a parar a manos de Victorino Martín y familia. A ellos se los compró Antonia Julia de Marca y a ella, Millares. Luego el triguereño cambió los atanasios que venían por los antedichos jandillas de José Luis Marca.
Aquí abajo, dos más, negros:

Y este es retinto, listón y bocidorado:
La finca tiene 1.200 hectáreas y suma gran parte de las que fueron de la citada familia de Gerardo Ortega ('El Pelegrín' y 'La Chaparrera'). Sepan que estas fincas, así como las de Cuadri, pertenecen mayoritariamente a Gibraleón, no a Trigueros. Vean un castaño, bociblanco, lavado de cara, con el sol naciente:
Le pueden salir para 2016 dos o tres novilladas. Observen esta pareja. Uno es el colorado o salinero que vimos antes. El otro, un ensabanado, ojalado, mosqueado, capirote y botinero:
Hay que ir con cuidado con los becerros recién nacidos porque algunas veces vienen a refugiarse bajo el tractor al que aún no identifican:
Vimos en Miura que allá crían berrendos en colorado. Veremos en una próxima entrada que Cuadri cría berrendos en negro. Millares se dedica a los dos:
Nos atendieron muy gentilmente Benjamín, Felipe y Manuel. Los dos últimos coincidían con nuestra apreciación pesimista sobre el futuro de las corridas.
Se tratará de un dilema -y esto es ya opinión nuestra-: o convertir la corrida en un ballet con velcro y sin sangre o asistir a su inexorable desaparición. Escojan ustedes porque, para el caso, será lo mismo.
Los aficionados igual tenemos que montar corridas nocturnas clandestinas haciendo la luna, como los torerillos antiguos.
Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.

lunes, 18 de enero de 2016

LOS CINQUEÑOS DE CUADRI PARA 2016

   Y EL FORCADO DE TRIGUEROS...

Cuyo nombre es Fernando Cuadri, luego les contamos. En esta entrada les presentamos el cercado de los cinqueños. Todos los toros que verán aquí morirán este año, empezando por este negro listón, perfectamente encornado (aunque en Madrid dirían que es justito de cara, en fin...)


Algunos tienen una lámina imponente, vean este trío:


Servirán para completar alguna de las corridas de este año y el resto acabará en las calles. Por eso, nuestros amigos del Reino de Valencia pueden ir tomando nota de uno como este (y alguno más que mostraremos en un próximo paseo que compartiremos con ustedes por la finca):


Y este es el célebre número 11 que tenía que haber ido a Valencia el año pasado en la corrida de la polémica:


Ya les contaba el propio Fernando aquí que uno de los toros de aquel cercado era un asesino -el lo llamaba 'pegón'-. Murieron tres y este castaño recibió una cornada de la que intenta recuperarse. Es candidato a las calles:


Igual que el castaño que iba a ir a Azpeitia en 2015 y terminó en la Vall d'Uixó. Nuestro amigo Andrés en los comentarios aquí compartía su extrañeza con nosotros pero luego nos enteramos de que el empresario de Azpeitia quiso unificar colores: todos los de Ana Romero, cárdenos, los de Pedraza, colorados, y los de Cuadri, negros. Vean aquel castaño albardado, astracanado, bragado, meano y ensillado en el campo y, más abajo, presentado por los valleros (aunque, si no vamos errados, se lastimó en el embarque y no se lidió):



Tras haber escrito la entrada, un amable lector nos avisa de que este castaño acabó en las calles de Rafelbunyol el 12 de septiembre pasado. Hemos localizado aquí esta bonita foto de Vicente Bronchud (hay que ser muy valiente ¿eh?):
 
 
Seguimos viendo cinqueños y les comentamos lo de Fernando Cuadri haciendo de forcado. Resulta que en Trigueros se vallaban unas calles y se echaba una vaca para solaz del personal. Cuando estaban ya cansados, se la sacrificaba en plena calle (este de aquí abajo ha comido bien de habas)


Alguien tenía que pararla llevándose un buen golpe como el que recibe el primer forcado portugués. ¿Saben ustedes quién solía ser el valiente que encaraba la vaca y la cogía por la cabeza?


Exacto, don Fernando. Les hablamos de hace treinta y pico años. Hoy, con su maltrecha rodilla, tendría más dificultades para controlar el cuello del animal.


Luego se tiraban encima otros mozos que iban ya a lo fácil inmovilizando la vaca y esperando que hiciese acto de presencia el matarife con la puntilla. El animal, como supondrán, era sacrificado allí, en público tras la diversión, pero hoy eso está prohibido y, salvo que algún triguereño me rectifique, hace muchísimos años que ya no se hace.


¿Qué les parece? ¿A que no lo sabían? Cuando ves a Fernando Cuadri emocionándose casi hasta las lágrimas hablando de uno de sus toros, no lo crees capaz de tirarse a cuerpo limpio a recibir el topetazo de una vaca -que muchas veces era suya, claro-.


Lo que decimos de las lágrimas no es un recurso literario. Pueden verlo en este vídeo en el minuto 1.12'40''.


Por cierto, más de una vez me habrán oído decir que 'Comino' ha sido el mejor toro de Cuadri que he visto en la muleta. Compruébenlo en el mismo vídeo a partir del minuto 1.11'50''. Ya me dirán ustedes. Es para relamerse de gusto en el tendido. No así en el ruedo, donde Bolívar hace lo que puede (fundamentalmente, apartarse de la formidable embestida del toro).


Nos despedimos con este morlaco negro mulato de abajo. Nos comentó Juan que está en más de 740 kilos. Pesa más que algún caballo de Bonijol...

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.