Follow by Email

domingo, 30 de septiembre de 2018

VICTORINO EN CORELLA: NADA ES VERDAD NI ES MENTIRA

Todo depende de los números con los que se mira. Los números que al final de la corrida hicieron el público y la ganadera son de corrida triunfal: 4 orejas, 6 toros aplaudidos en el arrastre, 1 torero a hombros y saludos del mayoral al final. Los números que hacemos nosotros no pueden ocultar los anteriores pero serían 4,5,1,0,5 y 4, que son las veces que los toros rodaron por el suelo, 10 entradas al caballo con peleas discretas excepto la única vara del quinto, orejas con estocadas defectuosas y saludos del mayoral completamente fuera de lugar.



Para una plaza como la de Corella, la corrida estuvo bien presentada ya que nos fijamos en la culata más que en las caras. El personal se ha acostumbrado a las navajas antinaturales que sacan los toros enfundados de Madrid y eso no puede ser en todas partes. En nuestro caso, las caras fueron normalitas pero los toros estaban cuajados. En las fotos del campo, no lo parecían tanto.

Todos remataron con fuerza en los burladeros y todos fueron, además de blandos, pésimamente picados, una verdadera catástrofe. Ninguno demostró poder.

El primero fue éste, un animal blando y sin maldad con el que Morenito no supo o no quiso confiarse aún no sabemos por qué:



El segundo tenía las patas de cristal y encima fue picado más allá del lomo:



El tercero fue noble y repetidor pero con el viaje un poco corto para lo que es el toreo posmoderno:



El cuarto embistió de dulce en la muleta por ambos pitones, llevándose varios kilos de arena de Corella en el morro:



El quinto fue el que más nos gustó por ser el más encastado. El problema es que quería pero no podía:



Y el sexto fue un toro más bien soso que se repuchó ostentosamente en la segunda vara pero al que Del Álamo exprimió sabiendo que las orejas se concedían con facilidad por el bondadoso público navarro. Hasta el presidente aplaudió al diestro cuando fue a saludarle antes de irse a hombros (!). Ya ven dónde han picado al pobre animal ¿no?:



Tres cuartos de entrada (tres mil personas) con localidades a 60 euros barrera y 42 para el resto, con descuentos para jubilados, parados y niños. Sumen a eso lo que pagaría la televisión y verán que sí salieron los números.




MORENITO DE ARANDA. Hizo lo mejor con el capote de toda la tarde: este aseado recibo a su primero, un capoteo lidiador a su furioso segundo y un quite al sexto:



José Manuel Hernández 'Zamorano' puso dos buenos pares de banderillas:



Su primero era blando y se dejó pegar en el inevitable monopuyazo español. En la muleta el toro iba y venía sin ningún interés y también sin maldad:



Pero nuestra sorpresa fue ver que Morenito venía mal despierto de la siesta. No se confió y nos deleitó con más mantazos de lo reglamentario y eso, en uno como él, que sabe torear, es más censurable que en otros. Entró a matar sin fe pegando cuatro pinchazos caídos y esta estocada arriba tapando la cara del toro tras dos avisos:



Su segundo manseó en el caballo echando la cara arriba tras recibir un puyazo contrario en la paletilla y este otro donde pueden ver ¿no es de cárcel?



A pesar de ello, el toro quedó dulce para el último tercio. Fíjense en el morro por el pitón derecho:



Y lo mejor de la tarde fue ver cómo remató el diestro varios de los naturales, observen:



Quizás faltó ligar un poco la faena. Esta vez sí se tiró con fe tal y como algún aficionado le pidió desde el tendido pero dejó una media baja y atravesada muy defectuosa y tapando la cara. Tras el descabello, oreja.



THOMAS DUFAU. Sustituía a De Justo y venía de cortar una oreja en Madrid. A su primero lo picó fatal el francés Bertoli, ahí tienen dónde clava y cómo tapa la salida. Insistimos en que lo de los picadores fue para ponerlos a pan y agua un mes:



El toro se llamaba 'Paquecreas' y el pobre no se aguantaba en pie a pesar de su bondad:



Dufau se colocó bien y le echó la muleta por delante como tiene que ser con estos toros ¿verdad, Pepe Moral? Pero había que llevarlo a media altura porque se caía y el toreo a media altura es sólo para los elegidos. No obstante, vimos dos naturales de muy buen dibujo. Éste fue uno de ellos, observen lo bondadoso de la embestida del albaserrada:



Casi entera atravesada y pasada y dos descabellos:



En la suerte del descabello, Dufau le echa arte, se queda sólo, sin capotes innecesarios que distraen al toro, y recreándose al levantar el estoque de cruceta. No cuesta nada hacer las cosas bien, el problema es que para descabellar también hay que tener mucho valor aunque no lo parezca:



Le cayó una oreja tan bondadosa como el toro que mató. Su segundo fue el único que empujó bien en el caballo tras haberla emprendido contra los burladeros. Pero en banderillas se puso farruco y vimos que Dufau iba a tener problemas. Acertamos porque, a pesar de su poca fuerza, sacó un fondo de casta que terminó por desarbolar al francés:



Si llega a tener más fuelle y más pies, hubiera sido un victorino de los antiguos, un salto atrás de los que no interesa al ganadero. Sainete al matar: cinco pinchazos, dos medias tendidas que escupe, otro pinchazo en el costillar y esta media trasera. Todo, saliéndose de la suerte claramente.



Este 'Mítico' murió en el platillo, cosa que resaltamos porque es muy difícil de ver.

DEL ÁLAMO. Salió a hombros tras cortar una oreja a cada toro. Es curioso que lo hizo sin dar ni una sola verónica. Como lo oyen: recibió a ambos toros por delantales e hizo un quite al primero de Morenito también por delantales. Lógicamente, un delantal no tiene absolutamente nada que ver con una verónica.



Se vio rápido que su primero era de oreja a pesar de que el picador barrenó a gusto y Del Álamo machacó al toro acto seguido con dos medias consecutivas totalmente asesinas. Aunque el de Victorino no se vengó de este maltrato sino que empezó a arrastrar el morro dejando a 'Cobradiezmos' como un aprendiz. Vean:



No se vayan, aún hay más:



Además el toro se revolvía lo suficiente para impedir que Del Álamo hiciera sus posturitas destoreadoras de pierna atrás a las que es tan aficionado. Pero no terminó de dominar al toro, que se le sublevó al final y lo desarmó. Dejó esta trasera tendida y desprendida y se llevó la primera oreja:



El último se llamaba 'Mecenas', igual que aquel que mató Ureña en Vic y que pusimos como modelo de los victorinos de antes en esta entrada. Más delantales y más cera trasera en el peto con el maestro haciéndose el autista.

El toro no valía gran cosa pero Del Álamó insistió y puso ganas sabiendo que las orejas estaban baratas y que había televisión:



Fíjense en que es un diestro que coge bien la muleta: casi por el centro y sin agarrar el estaquillador como si se lo fuesen a robar. Ante todo, naturalidad en el toreo, es nuestra manía:



Se cayó en la cara pero la propia muleta en el suelo le hizo el quite. Estuvo de suerte porque fue en el platillo y los subalternos llegaron con el mercancías. Dejó una media tendida, no trasera sino en el lomo y tras descabellar, se le concedió la oreja que le facilitó salir a hombros.



La última vez que había lidiado Victorino en Navarra fue en Tafalla, donde salieron aquel toro despigmentado tan llamativo y algún otro con los pitones algo más que sospechosos (recuerden aquí). Pero aquéllos no se cayeron como éstos o como los de Vistalegre o como los del domingo de Ramos en Madrid. El abuelo decía que 'si se cae el toro, se cae la fiesta'.

En los años setenta, Martín Andrés ponía a sus colegas a caldo por las caídas de los toros. Le respondían que los suyos no se caían porque no se entregaban. Y ahora ¿por qué se le caen a Martín García? ¿Acaso porque se entregan demasiado?

En Corella nadie tuvo la sensación de haber perdido la tarde pero fue una corrida más para el público que para el aficionado. No obstante, el Victorino actual es el que más sabe de esto y ve que las plazas las llena el público y no el aficionado. Eso es lo que inculcará en la cabeza de su hija, que es quien estuvo en esta corrida porque el jefe se fue a Algemesí.



Somos exigentes con él por respeto a su padre. Es que hablamos de toros de Victorino, no de un mindundi. Y estamos absolutamente convencidos de que el abuelo nos da la razón desde el cielo.

Saludos cordiales desde Tudela. Rafa.










miércoles, 26 de septiembre de 2018

PINTAS DEL TORO DE LIDIA (9): LOS TOROS DE LA CONCURSO DE ZARAGOZA

Ya están reseñados los toros de la concurso de Zaragoza del día 30. Llama la atención un par de errores de bulto cometidos en la descripción de la pinta de dos de los ejemplares.



Este es el toro de Pedraza de Yeltes, de nombre 'Buscadero'. Salta a la vista que es negro chorreado ¿no?



Pues ojo a cómo lo califican en el cartel:



¿Cómo puede ser chorreado en verdugo un toro negro? ¡Verdugo es negro! Estamos ante un despropósito que nos recuerda aquella canción de El Puma:

"Un negro con una negra
es como noche sin luna;
un blanco con una blanca,
como leche y espuma"

Un negro chorreado en negro no puede ser. Como ya han deducido todos ustedes nada más ver la foto, es un negro chorreado en morcillo.

El toro de San Martín es este 'Fregador':



Esta claro que es cárdeno ¿no? Pues lean lo que pone en el cartel:


Un cárdeno nunca puede ser entrepelado precisamente porque es cárdeno. El entrepelado es el negro que tiene pelos blancos muy sutiles, tanto que su apariencia externa es negra. Lo era el 'Bocacho' de Ureña el día de 'Pastelero', pésimamente lidiado como explicábamos aquí:


El cárdeno es la mezcla de pelos blancos y negros. Dependiendo de la proporción será claro, ordinario u oscuro. En el caso del de San Martín podría pasar por cárdeno claro. Por cierto, lo de bragado y meano es correcto pero se dejan lo de axiblanco, vuelvan a la foto.

En el toro de Peñajara de Casta Jijona no hay pérdida, es sardo ordinario, ni claro ni oscuro. Aquí lo tienen acompañado de nuestras disculpas por mostrar en nuestro blog una foto de un toro con las vergonzosas fundas, ya saben que aquí están prohibidas estas imágenes tan humillantes:


El de Prieto de la Cal se llama 'Aguardentero' y es albahío. Recordarán ustedes que cuando les ofrecíamos aquí el reportaje del herradero en La Ruiza explicábamos la sutil diferencia entre un albahío y un jabonero claro. Ponemos a continuación la foto de 'Aguardentero' y debajo una de un jabonero claro a ver si la aprecian:



Efectivamente, los toros albahíos tienen el lacrimal rosa (las mucosas también, pero ahí pueden engañar, en los ojos nunca). Comparen estos dos en el campo:



En esta otra foto del toro de la concurso se confirma claramente:


El de Benítez Cubero merecería una mejor descripción. Se llama 'Lleno' y nos dicen que es 'berrendo en negro' a secas.


Ya saben que nosotros preferimos seguir a los tratadistas antiguos quienes en los berrendos citaban primero el color predominante. En este caso diríamos 'negro berrendo'. Faltaría añadir que es aparejado, botinero y no estaría de más indicar que es coliblanco. Con esta descripción, un aficionado a los toros y a la pintura podría hacer un retrato de este toro sin verlo y quedaría igual.

Y el de la familia Flores se llama 'Creyente' y se describe como castaño oscuro:


Pues en esta otra foto de abajo se siembra la duda de si es un chorreado en morcillo, vean:


Les recordamos que en las normas de esta concurso de Zaragoza, si un toro es substituido por el sobrero, éste también entrará en concurso, cosa que no es habitual. Por tanto, sería interesante saber de quién son los sobreros. Esperemos que los diestros se esfuercen por que la corrida transcurra con rigor en el primer tercio. De momento, la seriedad ha faltado en el cartel con esos errores que hemos comentado. Si Dios quiere, allí estaremos y tendrán ustedes nuestra opinión sobre lo sucedido en el ruedo.

NOTA: en los comentarios a la entrada anterior un lector nos obligaba a hacernos eco de los rumores sobre el toro o toros rechazados en Madrid de la ganadería de Palha. Decíamos esto que copiamos a continuación:

"Digo en la entrada que el secretismo de los veterinarios hace que todo lo que podamos comentar aquí sean rumores. Pero si usted quiere, le comento esos rumores, fuera de la entrada donde en principio tiene que ir lo serio. Dicen que se rechazó un toro y dicen que era un toro negro con el número 774. Dicen que era por los pitones. Dicen que Folque se enfadó y dijo que retiraba todos los toros".

Leemos ahora esto otro donde dicen que en Vinalesa (Valencia) saldrá por las calles ese 774:


Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.





sábado, 22 de septiembre de 2018

PINTAS DEL TORO DE LIDIA (8): EL 'PRINCIPE' DE PALHA SE VUELVE A PORTUGAL

Ya es oficial que Hoyo de la Gitana sustituirá a Palha en el desafío contra Pallarés de Las Ventas. Se confirmaron los rumores de ayer en las redes. Parece ser que se rechazó alguno de los toros portugueses y el ganadero decidió retirar el lote. Es difícil en esta situación sacar el agua clara tanto por el secretismo de los veterinarios como porque Folque es uno capaz de vender hielo a un esquimal.

El caso es que venía un toro, de nombre 'Príncipe', al que íbamos a dedicar una entrada especial en nuestra serie sobre las pintas porque era muy peculiar. Ahí lo tienen:



No es la primera vez que Folque tiene problemas en los reconocimientos. A vuelapluma, le rechazaron toros en Madrid en 2002, 2005, 2008 y 2009. También en Zamora en 2011 y estuvo castigado sin lidiar en Francia en 2006 por presentar pìtones dudosos en la temporada anterior. Es verdad que ha dejado toros para el recuerdo de los aficionados madrileños: 'Rabosillo' en 2007, 'Gordello' en Cenicientos en 2012, 'Fusilito' en 2014, 'Asustado' en 2017...


'Fusilito'

El ganadero portugués ha enfadado a la familia de Fernando Pereira Palha porque éstos dicen que se inventa un dudoso origen vazqueño que habría en la misteriosa mezcla que tiene en Heredade de Adema. Vean este negro berrendo, rabicano, calzón y lucero que estaba apartado para su corrida en Madrid de 2016 pero que al final no vino:


FOTO: Adrián Pallarés

Y recuerden que en Méntrida (Toledo) presentó una corrida con cinco jaboneros y un melocotón (se les cortaron seis orejas, de las cuales Esaú se llevó cuatro): 



Se dice que vendrían de algo que intercambió con Pedro Canas Vigouroux, procedente de Faustino de Gama (vean un bonito reportaje aquí):



Folque dice que lo que tiene actualmente viene a ser la mitad de Ibán y la mitad de Oliveira Irmaos pero vaya usted a saber. Sea como fuere, 'Príncipe' no saltará al ruedo madrileño a pesar de lo cual nos entretendremos en discutir con ustedes su curiosa pinta. Las primeras fotos que vimos en este blog esta primavera engañaban bastante:



Observen que parece un berrendo remendado. En la foto de abajo ya se ve que no es berrendo pero la mancha blanca del dorso no se aprecia claramente porque da la impresión de que la foto ha sido retocada, fíjense en la hierba:



No es salinero  porque eso es mezcla de pelos rojos y blancos y lo que aquí vemos no son pelos blancos sino manchitas blancas. Descartado lo de berrendo habría que decidir si ese color es colorado, castaño claro o melocotón. En esta otra foto posterior de Luis Sánchez Vara nos pareció colorado ojo de perdiz



Pero si se fijan con detalle verán que se le aprecian pelos negros en el vientre, en el cuello y en la cara. Si se mezclan pelos negros y rojos tiene que ser castaño por fuerza. Luego, hemos visto las fotos en el campo que publicaba la empresa de Madrid antes del polémico examen veterinario. Véanlo aunque iluminado por un sol de tarde que también despista un poco:



Para nosotros sería castaño claro, lucero, bocidorado, ojalado, bragado, meano corrido, axiblanco, calzón, calcetero, nevado y coliblanco. Todas las características están claras pero justificaremos las últimas que citamos.

Cuando las calzas blancas suben bastante más alla del corvejón, el toro es calzón. Algunos tratadistas afirman que si se dice calzón no hace falta insistir en calcetero. Nosotros creemos que sí porque el toro es calzón de atrás pero calcetero de manos. Nevado es el toro que tiene unas manchitas blancas como si le hubieran caído copos de nieve. Pensamos que este es el caso aunque habría que verlo en el ruedo. Y sobre coliblanco pueden recordar pulsando aquí que es una definición perfectamente taurina, mucho más adecuada que la de coletero, que para nosotros es lo que fue siempre, el toro que tiene una mancha blanca en el cuello ( del latín 'collum').

No pretendemos sentar cátedra porque 'Príncipe' tiene una pinta tan espectacular que se presta a diferentes interpretaciones. Nosotros hemos justificado la nuestra pero el toro está ya de vuelta en la finca y no podremos verlo en vivo en Las Ventas. El ganadero se lo ha llevado con su monumental enfado pero es posible que se le pase cuando le hagan alguna suculenta oferta por ese toro para las calles. Al tiempo.

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.