Follow by Email

domingo, 30 de abril de 2017

FERIA DE ABRIL, 2017 (2): UN TORO NEGRO SALVA UNA CORRIDA GRIS DE VICTORINO

Negro entrepelado, como antes había muchos en esta ganadería y parece que los fueron quitando, igual que se hizo en su día en lo de Saltillo cuando lo compró el marqués (recuerden aquí). Obedecía al nombre de 'Platino' y fue el único codicioso de toda la tarde, aunque escarbó permanentemente (pero ya saben que eso, después de 'Cobradiezmos', no hay que mirarlo). Además, para nosotros, el más en Albaserrada a pesar de no ser cárdeno:



Los demás, blandos y de muy poco interés. El primero, además, soso y topón aunque bravo en varas. El segundo, tardo, parado y sorprendentemente enmorrillado. El tercero, descastado. El quinto, distraído y suavón y el sexto, mansurrón que se repuchaba porque no quería pelea, quizás por los dos puyazos infames que le pegaron en el lomo. 

'Platino', revoltoso, con codicia y derribando espectacularmente en el primer encuentro, fue el mejor de toda la tarde, cosa, como ven, de no mucho mérito ante la poca categoría de sus hermanos.



El comentario lo hacemos a partir de lo visto por televisión, con las carencias que ello supone.

FERRERA. Muy dispuesto toda la tarde, con afición y aseado con el capote. Su primero había perdido las manos cuatro veces antes de que saliera el caballo. La sorpresa llegó cuando hizo la mejor pelea en varas de toda la tarde, romaneando en el primer encuentro y metiendo bien los riñones en el segundo después de tardear un tanto:



Pero el toro no tuvo ningún interés en la muleta, como no fuera su tendencia a irse a tablas (el peligro de seleccionar para el torero). Además, se distraía al final de los pases (otro dato de toro comercial). Se equivocó Ferrera entrando en la suerte contraria y luego, en la natural, dejó una estocada baja sin puntilla.

Su segundo fue el citado 'Platino'. Un puyazo de bravo y el otro en que se deja. Ferrera invitó a banderillear a Montoliú. Mañana se cumplirán veinticinco años de la muerte de Manolo que comentábamos en esta entrada, recuerden. Allí podrán ver un enlace con un sensacional par donde anda al toro de manera señorial. Aquí, Montoliú clavo muy bien y en la cara (cosa que no pueden decir ni Escribano ni Ferrera en la mayoría de pares que pusieron). El toro lo prendió y lo derribó, ahí se ve el pitón izquierdo:



Ferrera estuvo bien al quiebro porque el primero que puso fue a toro pasadísimo, un par indigno del homenajeado:



Vean el cuello del toro que empezó estirando tras cada pase a ver si acobardaba a Ferrera:



Y al diestro le costó cuatro tandas ver que lo que había que hacer era dar un paso adelante, meterle la muleta en la cara, obligarle a repetir y no dudar. Cuando lo hizo, el toro se entregó. Eso es lo que vimos hacer tantas tardes a Ruiz Miguel con alimañas peores que éste:


FOTO: Arjona

No fue todo perfecto ni mucho menos porque Ferrera anduvo un tanto despegado y abusando del pico ya que no se terminó de confiar:



Pero se le veía con los cinco sentidos y todo se siguió con mucho interés, nada que ver con las faenas de nuestras figuritas a sus torillos que 'pasan por ahí'. Este 'Platino' no pasaba por ahí.

Entera tendida en el lomo y oreja que no discutiremos.

ESCRIBANO. Se fue a porta gayola en su primero. Ya saben que para nosotros es el torero que demuestra más valor, un valor como despreocupado, riendo, que nos recuerda a Manili. El toro lo despreció soberanamente y el diestro tuvo que tragar saliva a base de bien ¡Cuánto mérito tiene eso y nadie se lo da! (recuerden lo que hablábamos aquí):



El tal 'Migrañito' era enmorrillado y badanudo, cosa cuando menos curiosa en este encaste. Otro toro escarbador, tardo, parado, mansurrón... No valía nada. Pues a pesar de ello tuvo que oírse Escribano algunos pitos durante la faena por parte de los que debían de ser amigos íntimos del ganadero. Si no, no lo comprendemos.



Pegó dos metisacas feos en los bajos y una perpendicular trasera. 

Su segundo fue otro blando y distraído pero, encima, suavón (que es peor que pastueño). La verdad es que tampoco entendemos que en televisión dijeran que transmitía, cuando a nosotros lo que nos transmitía era sueño. Ellos insistían en que tenía clase y Victorino en su web dice que tuvo 'gran calidad'. Ahora ven ustedes por qué a nosotros no nos interesa para nada la clase y la calidad en un toro ¿verdad?


FOTO: Arjona

Clavó Escribano dos pares a toro más que pasado y uno por dentro que cada vez tiene menos mérito porque pone a toda la cuadrilla a echar capotes desde el callejón (le tiraron esos tres que ven y la toalla blanca de Valdeoro):



Afortunadamente pidió un cuarto par que fue el más correcto de todos los que puso en la corrida. En la muleta, lo que les decíamos, el tal 'Mudéjar' embestía que parecía sacado de la corrida de las figuras: soporífero. Casi entera trasera, caída, alargando el brazo y a otra cosa.

UREÑA. Ha mejorado en la estocada, por lo menos ya no tira la muleta a pesar de que sigue yendo con excesiva velocidad y el brazo demasiado alto.

Su primero nos pareció peligrosamente descastado por desaborío aunque se arrancó con alegría en el primer puyazo (el que Victorino padre decía siempre que no contaba, no lo olviden). Cinco veces perdió las manos antes del último tercio ('si se cae el toro, se cae la fiesta', decía también Victorino padre).

Ningún interés tuvo para nosotros lo que hizo Ureña al que la señorita Moreno regaló una oreja aún no sabemos por qué razón.


FOTO: Arjona

El último no quería pelea. No nos extraña después de que el picador de Ureña le diera en el lomo en sendos puyazos de cárcel taurina. El primero:


Y el segundo, una verdadera pesadilla:


Lo mejor fue ver la brega de Vivas, excelente como siempre:



Ureña demostró ganas de sacar petróleo cuando lo que tenía delante no valía gran cosa. El problema es que se puso pesado y el toró terminó por levantarlo del suelo afortunadamente sin más.  Victorino dice en su web que fue un toro 'con mucha transmisión' (?).

Es curioso que Ureña llevaba propaganda en el envés del capote, concretamente reclamando la apertura de la plaza de  Sutullena, lean aquí (ojo no se abra la espita a escribir mensajes en los capotes como hacen los futbolistas con esas penosas dedicatorias en las camisetas interiores cuando marcan un gol):


FOTO: Arjona

Y eso fue todo. A nuestro entender, si no llega a ser por ese 'Platino', tercera corrida para olvidar de Victorino este año tras las de Arnedo y Madrid. Lo de ese toro negro entrepelado debería ser la norma y no la excepción. Sin embargo, y al igual que su pelaje, es lo que cada vez sale menos en medio del gris panorama general.

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.

viernes, 28 de abril de 2017

FERIA DE ABRIL, 2017 (1): GARRIDO CONTRA EL JULI

‘Prefiero un Catón a trescientos Sócrates’. Eso dijo un poeta contemporáneo refiriéndose a Marco Porcio Catón, el censor, personaje íntegro y honrado, azote permanente de los cartagineses en la Roma de hace más de dos mil años. Nos ha venido al recuerdo porque, de lo visto hasta ahora en Sevilla, preferimos una tanda de Garrido a trescientos pases de El Juli. 

Los toros de las figuras dieron una media de 597,5 kilos y los de Torrestrella, 580. Si estamos con este tonelaje en Sevilla ¿qué pasará en san Isidro? Seguro que los toros apartados para Madrid están a doble ración de pienso desde hace un par de meses.

'Muchaprisa', de Torrestrella, 584 kilos

Una oreja de pueblo cortó El Juli a un torillo que ‘pasaba por ahí’. Poca cosa de valor se aprecia en el vídeo como pueden comprobar aquí. Lo mejor, este pase por alto, que no de pecho, en el 0’21’’. Cuando quiere, El Juli lo convierte en un cartel. El toro venía de donde tiene su mano izquierda:


Pero lo demás es torear fuera de cacho:


Retorcerse hasta hacer daño a la vista:

FOTO: Arjona

Y echarse afuera el toro de manera clamorosa:


Algunos alaban el recibo capotero al que cortó la oreja, un pobre animal que venía picado del campo. A nosotros no nos gusta porque las manos están demasiado separadas y demasiado bajas (en el 0’59’’). Nos empalaga esa forma de lancear:

FOTO: Arjona

Con motivo de la corrida sevillana de Cuvillo, les proponíamos la corrida sin picadores. Hemos investigado y ya lo practicó Ordóñez en su día, eliminando el primer tercio. Cuando tengamos un momento, lo recordaremos en nuestro blog. El Juli, mandón máximo del toreo actual, podría hacerlo y seguro que encontraría sus corifeos que viven de esto alabando su gesto ‘valentísimo y torerísimo’.

El torete sigue ciego la muleta y el diestro se permite la monería de iniciar un natural atropellado, cambiarse la muleta de mano mientras tira el estoque y dar un pase con la derecha de dudoso gusto (en el 1’25’’):


Luego busca la grupa del toro, se vuelve a cambiar la muleta a la izquierda para el de pecho y le pega un toque al toro como diciendo '¡Eh! ¡No te despistes y sigue colaborando'! Es lo que tienen estos toros, permiten las monerías sin mayores problemas. Bueno, sí que hay un problema: la confianza del diestro es tanta que puede sobrevenir la cogida diríamos que ‘por relajación’

La puñalada es marca de la casa (1’57’’). Tapa la cara del toro girando el estaquillador, se sale de la suerte y clava a capón:


Y el brinco, que no falte. Como todos los que saltan al clavar, la estocada se va trasera:


Antes de ir con Garrido, destacaremos en el inicio de faena de Talavante el instante en que carga la suerte desde lejos de manera quizás no perfecta, por exagerada y por echarse el toro muy afuera, pero con cierto mérito a nuestro entender. Luego se dedica a montarse en el tíovivo y marearnos con un destoreo exasperante. Eso es ‘enredar y enredar dando pases que no son pases’, como decía Rafael Ortega:


Lo que hizo Garrido a su segundo el día anterior nos parece más que correcto. Empieza con un valiente inicio ayudándose de rodillas (en este vídeo, a partir del 1’03’’):


Observen que el de Torrestrella parece un león al lado de los gatos de los Hernández (gatos por su forma de embestir, no por su tonelaje). Se levanta Garrido y castiga en exceso al toro con una trinchera seguida de un pase de la firma. Debería saber que a estos toros hay que cuidarlos un poco porque se te rompen a la mínima.

En el 1’21’’ verán que adelanta la pierna de salida al natural y acompaña la embestida aseadamente. En este tercer muletazo de la serie, se aprecia cómo no está fuera de cacho, da el medio pecho y coge el estaquillador por el centro aunque con los dedos bajo la tela. 


Y no se echa el toro afuera con tanto descaro como El Juli.


Pero ¡ay! en la estocada se perfila fatal. Vean que se ha ido a Carmona y alarga el brazo para asesinar al toro:


Como López Simón, al perfilarse tan lejos, no puede hacer la suerte con lentitud sino a la carrera . Por lo menos, el estaquillador apunta al suelo entre los pitones:


Va con intención de cruzar pero pega el salto atrabiliario  tan de moda:


Igual que con El Juli, la espada se va traserísima y tendida:


Como supondrán ustedes, nosotros no hubiéramos pedido la oreja ni para Garrido ni para El Juli. No obstante, nos queda la imagen de un torero con ganas de hacer las cosas bien, que se llama Garrido, y otro con ganas de seguir haciendo lo mismo, que se llama Julián.

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.
  



lunes, 24 de abril de 2017

PALOMO LINARES: ¿FELIZ CUMPLEAÑOS, MAESTRO?

Sebastián Palomo cumpliría el próximo jueves setenta años. No sabemos si llegará (ver el primer comentario a la entrada). Quien esto firma siente algo especial por Palomo porque es el primer torero a quien vio de pequeño en directo en una plaza. Y además iba vestido de blanco y plata, como más le gustaba. De los de aquel cartel en Tarragona sólo queda vivo uno.



De Palomo hablamos aquí cuando denunciaba a los trincones del toreo y también aquí cuando se peleó con Camino en televisión. A uno como Linares no se le podía engañar con las trampas del toreo actual. Eso de que coger el toro con la muleta retrasada entraña más riesgo o lo de que citar con la pierna retrasada es condición básica para ligar los pases son milongas con las que él no tragaba ni de broma. Como no traga ningún torero serio de los de antes cuando ve la forma de torear de nuestras figuras.

Hemos tenido un ejemplo con otro linarense, Curro Díaz, en Zaragoza. 




Lo que vemos en este vídeo nos parece, salvo algún destello aislado, una vulgar copia de El Juli. No se puede alabar a Díaz y al día siguiente poner a caldo a El Juli. Tras ver el vídeo, hemos leído que se habla de 'plasticidad', 'aroma', 'toreo eterno'... No entendemos nada. 

Y que conste, antes de seguir, que ya dijimos en esta entrada que, en nuestra opinión, era el verdadero triunfador de la temporada pasada. Copiamos (y disculpas por la autocita):

"No obstante, eso no quita que, para nosotros, Díaz haya sido el claro triunfador de la temporada. Del ostracismo ha pasado a estar en candelero toreando prácticamente todos los encastes, cosa que nuestras queridas figuras no harán ni en sueños. Ha matado sesenta y tres toros, desde ibanes a santacolomas pasando por albaserradas, pedrazas, cebaditas, semiveraguas de Julio de la Puerta o aquellos toracos de Gavira en Madrid. Que alterne momentos buenos con destoreo al uso es otra cosa.

"Su pase de la firma puede que sea uno de los tres mejores de la historia del toreo -sí, han leído bien-". 


En Zaragoza mostró momentos aislados de correcta naturalidad como éste, con el torso enhiesto:



Pero luego cita retorcido exactamente igual que El Juli, observen:





A Palomo le preguntaba Benlloch (que sabe de toros pero como vive de esto, no se atreve a hablar claro):

- Ahora se esconde mucho la pierna contraria, Palomo...
- ¡Ahora lo esconden todo! Y le hacen dar vueltas y vueltas al toro sin rematar el pase, no tiene nada que ver eso con echarse el toro atrás.

Efectivamente, maestro. A nosotros tampoco nos valen las milongas al uso de intentar justificar lo injustificable, o sea, el alivio y la trampa recurrente que damos en llamar 'destoreo'. Vean a Curro en Zaragoza citando permanentemente con la pierna retrasada:



Aquí, otra vez, con su enorme muleta:



Hay algún instante puntual, como aquí abajo, en que parece que se equivoca y adelanta la pierna echando verdad al asunto (aunque presente la muleta de forma heterodoxa):



¿Qué tiene que ver esa forma de torear con ésta, que es la que prodigó ayer? Tracen una línea imaginaria desde la punta de las zapatillas en ambas imágenes. En la anterior, el toro queda dentro, en ésta de aquí, ustedes mismos:



Y eso que dice Palomo de no rematar el pase atrás lo tienen aquí donde Curro Díaz remata igual que El Juli, Manzanares, Castella y tutti quanti, vaciando bien lejos para ligar falsamente los pases colocándose fuera de cacho una vez más:



En otro momento de la entrevista, Benlloch le hace una pregunta tan ingenua que Palomo se levanta en la silla indignado (y es que, si no se para los pies a los que piensan que el toreo es eso, al final nos harán comulgar a todos con ruedas de molino):

- Citar con la muleta delante ¿es exponer más o una ventaja?
- ¿Ventaja? ¡¡Pero qué dices!! Ahí es donde comienza el temple. Ahí se engancha el toro. Ahí es donde comienzas a ganarle. Ventaja sería echarlo afuera. Engancharlo delante y llevarlo atrás es la verdad.


Poco de eso le vemos a Curro con los toros de Algarra. Aunque nos volvamos a quedar solos, decimos lo que vemos en las imágenes y estamos convencidos de que Palomo nos daría la razón.

En la estocada resulta cogido con una herida grave. La clave es que se perfila fuera de cacho. Fíjense en que debería estar más allá de la raya para colocarse en línea recta respecto a la testuz:



Siempre tiene la intención de aliviarse tapando la cara del toro igual que El Juli. El estaquillador debería ir apuntando al suelo ¡y entre los pitones! Recuerden a Ostos aquí. Vean cómo lo ha girado para pegar el telonazo:



Pero como se perfiló fuera de la suerte, a pesar de girar completamente la muleta para tapar la cara del toro, el animal lo ve y hace por él (vayan al 3'39'' del vídeo):


FOTO: EFE

Si se hubiera perfilado en la rectitud, con semejante telonazo el toro no le coge nunca porque no le hubiera visto (como tiene bien aprendido El Juli). Este el es instante:



Aquí, cuando ya lo ha prendido:


FOTO: Fabián Simón para ABC

El momento en la plaza tuvo que ser emocionante, no lo negamos. Pero que tenga emoción no quiere decir que tenga verdad. Los que dicen que se tiró a matar o morir creemos que se equivocan. 

En conclusión, el toreo de Curro Díaz no nos ha parecido ni mucho menos digno de esos ditirambos que se han escrito por ahí. No negamos que haya algún momento bueno pero son fucilazos. Como El Juli, corre bien la mano, sólo faltaría, pero, también como El Juli, se retuerce, cita fuera de cacho con la pierna atrás, no da el medio pecho, se echa el toro afuera con su enorme muleta y le tapa la cara con alevosía en el momento de matar.



E, insistimos, no se puede criticar a López Escobar y alabar a Díaz
al mismo tiempo. Para nosotros, en el caso que nos ocupa, son agua del mismo pozo. Y mal que nos pesa afirmar esto porque Díaz, cuando quiere, es de los pocos que torea con cierto gusto y naturalidad. Da la impresión de que ya no quiere, total, le aplauden igual o más.

Finalizamos volviendo con el pobre Palomo. Simón Casas se acordará de cuando lo hizo enfadar. Era 1968 en Nimes y Casas se tiró de espontáneo. Ordóñez le dio la muleta y la espada para que matase el toro. Linares, en su segundo año de alternativa, se subió por las paredes al ver aquel gesto y le dijo después a Ordóñez: 'oiga, yo creía que usted era figura del toreo pero he visto que no vale ná'.

Ánimo a la familia y nuestros mejores deseos desde aquí para que el diestro pueda llegar a los setenta años y a muchos más.

Saludos desde Tarragona. Rafa.