Follow by Email

miércoles, 20 de septiembre de 2017

LA MEJOR ESTOCADA DE LA TEMPORADA

JUAN BAUTISTA, RECIBIENDO A TODA LEY

Fenomenal estocada de Juan Bautista en Nimes el otro día. De lo mejor que hemos visto esta temporada. Realizó la suerte recibiendo 'a toda ley', como decían las crónicas antiguas. Algunos podrán discutir algún detalle pero creemos que, en conjunto, es una estocada memorable que habría dejado contentos a Guerrita, a Domínguez o al Chiclanero. 

Analizaremos cómo la llevó a cabo y aprovecharemos para recoger testimonios del siglo XIX sobre la forma de matar recibiendo.


FOTO: Isabelle Dupin

Hubo unos años en que el único que mataba recibiendo y muy de vez en cuando era Esplá. Afortunadamente, hoy tenemos a Bautista, Manzanares y un López Simón que recetó una buenísima justo hace dos años en Madrid (pulsen aquí). Fíjense en este texto de Sánchez de Neira donde se queja de que los diestros ya no maten recibiendo:



El texto es de 1896 ¿Por qué no se hace? Por dos motivos. El primero es que estamos ante la suerte más arriesgada del toreo. Hay que mantenerse quieto después de haber cedido la inciativa al toro y sabiendo que le perderemos la cara. El segundo es que cualquier alivio se nota en seguida, todo lo contrario que cuando arrancas hacia el toro. De hecho, hoy vemos toreros que se alivian cuando arrancan hacia él con el brazo estirado para clavar antes de llegar a jurisdicción, le tapan la cara con un telonazo, se salen de la suerte o se quedan en la cara clavando siempre atravesado. Nadie se queja  mientras se entierre el estoque en la carne.

Para nosotros, Bautista es el que realiza la suerte de recibir con más pureza. Pueden ver la secuencia de la estocada en este vídeo a partir del 4'30''. De entrada, no se coloca tan lejos como Manzanares o Esplá:



Se decía que la distancia correcta sería aquélla en que el vuelo de la muleta tocase el hocico del toro en el momento de citar. O sea, un poco más cerca que Bautista según la foto anterior. En la revista 'La Lidia' de 1889, el señor Vela-Hidalgo dice que no hay regla fija sobre la distancia:



Pero nosotros estamos con Rafael Ortega y con Pepe Bienvenida: no más allá de dos metros porque, si es más, el toro no viene toreado y en la suerte de matar, también hay que torear. Observen a Manzanares perfilándose para recibir:  



Si vas a recibir, se autoriza a que te perfiles frente al pitón derecho y no frente al testuz porque se debería intentar matener la quietud hasta el último momento y la única forma de hacerlo es colocándose un poco fuera de la suerte. Da la impresión por las sombras de que Bautista lo hace así. Lo decían Pepe-Hillo, Guerrita y aquí lo comenta Manuel Domínguez en una carta que escribió a 'El Toreo' en 1875, lean:



Bautista adelanta la pierna izquierda y echa la muleta al morro del toro con el estaquillador apuntando al suelo:



Observen que Bautista mantiene el brazo donde tiene que ser, sin alargarlo para darse ventaja. El toro ha humillado adecuadamente:



Llega el toro a jurisdicción y Bautista sigue sin alargar el brazo manteniéndolo en su ubicación correcta, 'delante del medio pecho' (Paquiro) o 'delante del pecho' (Guerrita), como debe ser en cualquier tipo de estocada:



José Cortés, en su 'Tratado teórico-práctico de la Tauromaquia' dice lo mismo en 1895:



¿Qué dirían estos toreros y teóricos antiguos si viesen al noventa por ciento de toreros y novilleros actuales alargando el brazo no para matar el toro sino para asesinarlo? 



Hay un detalle que Rafael Ortega discutiría. Bautista ha citado con la pierna izquierda como hemos visto siguiendo lo que dicen todos (Chiclanero, Guerrita, Ortega...). Pero no la ha vuelto a su posición original cuando el toro se viene. Sobre esto hay discusiones: unos piensan que hay que devolverla y otros que no pasa nada por dejarla adelantada siempre que no te muevas hasta el final de la suerte:



Domínguez, en la citada carta, dice que la clave es mantener los pies quietos cuando se viene el toro, no habla de volver a la posición original, en contra de lo que afirman José Cortés en el texto anterior, Pepe Bienvenida o Rafael Ortega:



Seguimos con Bautista porque ha hecho la cruz perfectamente y sale por el costillar sin quedarse en la cara: 



La colocación de la estocada, cuando se lleva a cabo con tanta pureza, no es muy relevante para nosotros a no ser que caiga muy caída o baja. Pero es que la de Bautista ha caído muy correcta:



Dado que el diestro no tira la muleta para aliviarse, como hacen muchos toreros y novilleros actuales, se la cambia de mano y puede burlar la última embestida del toro: 



Observen que la espada está en todo lo alto, quizás tan sólo un pelín pasada:


FOTO: Isabelle Dupin

Gran honor para un toro que te maten así y no que te asesinen de manera zafia y tramposa como vemos cada tarde. No sabemos si ustedes estarán de acuerdo con nosotros pero esta estocada vale una oreja por sí sola. 

Hay suertes en el toreo que son difíciles de explicar pero relativamente fáciles de hacer (la lopecina, por ejemplo). Sin embargo, hay otras que son fáciles de explicar pero muy difíciles de ejecutar y una de ellas es la suerte de matar recibiendo que, además, es la más arriesgada.

Esplá decía que los tratados antiguos de tauromaquia presentan redacciones ambiguas cuando no directamente contradictorias y que han confundido al aficionado por plantear cosas a veces irrealizables. En este caso, discrepamos con el maestro alicantino porque ya hemos visto que Bautista ha realizado perfectamente lo que se decía sobre la suerte de recibir en el siglo XIX , con la salvedad ya apuntada de que la pierna izquierda no regresa a su sitio.

Para terminar comparen una lámina de 1894 con la foto de la estocada de Bautista:


Cromolitografía de Francisco Boronat según dibujo de Perea 

FOTO: Isabelle Dupin

¿Qué les parece? A nosotros, una maravilla. Ya ven: plaza de Nimes, un toro de Cuvillo terciado y colaborador, corrida matinal y, de pronto, brilla un fucilazo de toreo auténtico en la suerte más difícil. 

Donde menos se piensa, salta la liebre...

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.




sábado, 16 de septiembre de 2017

EL JULI AL FINAL SE ENFADARÁ CON GARCIGRANDE

O debería enfadarse consigo mismo porque conoce esa ganadería casi mejor que los propietarios. Lo decimos porque hace un par de días se le escapó en el sorteo de Salamanca el mejor toro de la corrida, 'Ingrato'. Pero es que justo hace un año también se le escapaba este excelente 'Higuero'



Se acordarán de que fue indultado pero lamentablemente murió en el campo pocos meses después. Y recordarán también que fue injustamente ninguneado por todos los portales 'toristas' dado el hierro que llevaba (pulsen  porque lo comentábamos aquí). Ambos ejemplares acabaron en las manos de Juan del Álamo, a quien parece que el 14 de septiembre le toca siempre el gordo de la lotería en su tierra para desgracia de El Juli:


FOTO: Javier Cuesta

De hecho, el propio Juli reconoce que ha tentado todos los sementales de Garcigrande en los últimos diez años. Sepan que la ganadería tiene actualmente sesenta y ocho sementales con el hierro invertido del vizconde y siete con el hierro que compraron a Clairac (las vacas rondan las setecientas cincuenta, piensen que hay veces que tientan de noche).

Pues no nos extrañaría que El Juli en la barrera se mordiera los puños el año pasado viendo a 'Higuero' y se los volviera a morder el otro día viendo a 'Ingrato'. Seguro que en la foto le está diciendo a Del Álamo que va a ser la última vez que se lleva él los mejores toros de 'su' ganadería:


FOTO: Javier Cuesta

No obstante, López salió a hombros tras cortar las dos orejas a su segundo, el más justito de trapío de la corrida. Hubo un sainete en banderillas pero El Juli no se descompuso y lo toreó a placer, miren a partir del 4'16'' en este vídeo. Vean que no embiste al paso precisamente:


FOTO: De la Peña

En la foto se aprecia el 'muñecazo' con que El Juli despide la embestida del toro para volver a colocarse al hilo e ir ligando de una manera que no nos convence en absoluto. En el vídeo se aprecia en cada pase.


Independientemente de que no nos guste su forma de torear, debe reconocerse que tira del toro con maestría. Eso no es fácil. Comparen lo que hace a partir del 4'21'' y vean que Roca no consigue salir airoso con el sexto a partir del 9'00''. 

El toro de El Juli se le despista al final de algunas tandas, como corresponde a su condición comercial. Fíjense en el 9'50'' cómo el diestro llega a pegarle una palmada en el cuadril para que se dé la vuelta y no lo desprecie de manera tan desairada:



Las dos estocadas son horribles, tapando la cara del toro, saltando y clavando a capón. La mano va por encima de la cabeza (y ambas se fueron un palmo traseras):



Lo mejor de Roca es un vistoso quite a su primero. La verdad es que se agradece su variedad con el capote:


FOTO: Javier Cuesta

El gordo de la lotería, como decíamos antes, fue para Del Álamo. Lo que hizo el diestro fue lo mismo que el año pasado: ponerse al lado de ese vendaval de embestidas sin poder canalizarlas ni encauzarlas. A partir del 7'17'' se ve que el toro es un gato no por el tamaño (pesó 550 kilos) sino por su embestida felina revolviéndose con codicia buscando el trapo:



La tanda que se ve a partir del 7'31'' es espectacular porque hay pases que no son ni medio pase, son un cuarto de pase porque el toro ya ha pasado antes de que Del Álamo se entere de lo que ocurre. Mírenlo y entenderán lo que decíamos de El Juli lamentando que ese animal no hubiera sido para él.

En los portales nos venden como 'estoconazo' lo que es una estocada muy trasera ejecutada a excesiva velocidad (7'46''):


FOTO: Isma Sánchez

Leemos por ahí que el toro es castaño (?). Es colorado ojo de perdiz, bragado, meano, bociblanco y ligeramente chorreado en verdugo:


¿Qué les parecen esas embestidas que han visto? A nosotros nos parece que cualquiera de los ganaderos toristas que tenemos en mente se daría con un canto en los dientes si un toro les embistiera en la muleta como ese 'Ingrato'. 

No obstante, a ver si alguno de ustedes nos aclara qué quieren decir los tres protagonistas de esta ganadería cuando afirman lo siguiente:

- Domingo Hernández: 'me gusta que mis toros empujen p'alante'.

- Justo Hernández: 'busco un toro que empuje para afuera en la muleta'.

- El Juli: 'me gusta la embestida de los garcigrandes porque empujan para abajo'

Ya saben que estos conceptos de la tauromaquia posmoderna no terminamos de entenderlos pero es que con esas formas de empujar nos hacemos un lío, la verdad. Por lo menos, los tres coinciden en que el que tiene que empujar es el toro ya que en la entrada anterior leyeron que alguno atribuía a Ponce el mérito de 'empujar la embestida' del animal de Luis Algarra.

Las frases las hemos recordado de este volumen, que es una auténtica biblia del toro posmoderno.

Lo dicho, a ver si los Hernández aciertan más y hacen que toros como los dos citados le toquen a El Juli, no vaya a ser que se les enfade. De hecho, el padre lo tiene claro: 'el toro nuestro que embiste demasiado es poca cosa para él'.

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.

miércoles, 13 de septiembre de 2017

¿UN TORERO O UN DOMADOR DE CIRCO?

Ya nos disculparán el titular sobre todo los seguidores de Enrique Ponce. Viene a cuento de la faena que hizo en Murcia al toro 'Triguero' de Luis Algarra.

Vivimos semanas donde abundan las orejas, los rabos, las salidas a hombros y las crónicas insoportablemente triunfales. La pregunta es dónde han indultado el último toro. Se nos antoja todo esto como una forma de demostrar lo bueno que es este espectáculo. Lo de los indultos sería la manera patética de justificarlo ante el acoso animalista.

En el fondo, da un poco de pena porque lo que se ve en tardes como la de Murcia no tiene nada que ver con lo que nosotros entendemos que es lidiar y torear un animal fiero al que hay que dominar.

Como ese animal viene dominado del campo casi siempre, la cosa se reduce a componer posturas y evitar que te toque la muleta. No hay más. La impresión que nos produce es la del domador de circo cuando consigue que los animales obedezcan sus órdenes sin la menor sensación de peligro.

Volviendo a Murcia, en este vídeo pueden seguir la faena de Ponce al tal 'Triguero' a partir del 0'25''. El toro va tan hipnotizado en la muleta que no da sensación de peligro. Ante un toro así, ya podría sacar Ponce una muleta más pequeña ¿no creen? Quizás habría un poco más de emoción:



En su faena abunda el destoreo al uso. Le ha costado aprender el tranquillo porque Ponce antes no toreaba así. Como es listo y aplicado, se ha dado cuenta de que hay menos riesgo y te aplauden igual o más (a partir del 0'56''):



La tanda que empieza en el 1'20'' es especialmente lamentable por lo que supone de humillación al toro. Observen aquí cómo cita mientras agita temblando el pico de la muleta para llamar la atención del pobre animal:



Es que el toro se le despista ya que la pelea no es lo suyo:



En el siguiente pase (1'30''), llega el ultraje máximo cuando repite lo que ya le vimos en Zaragoza el año pasado: el pase quitando moscas del morro del toro (pulsen aquí). Observen cómo vuelve la muleta sin que el animal se enfade lo más mínimo:



Luego se la vuelve a pasar por el hocico y tira de él retorciendo la figura y arrastrando la muleta para que El Juli no pierda detalle desde la barrera y se sienta orgulloso de ver cómo hasta Ponce le imita:


¿Han visto que ni ante un torillo como éste se atreve a coger el estaquillador por el centro de la muleta? Tras rematar el pase, se encara con el tendido no sabemos por qué:



Entendemos que Venegas en Madrid se dirigiese al tendido tras intentar encauzar la embestida de ese tercero de Saltillo, 'Gallito' (pulsen y vean a partir del 0'26''). Pero aquí no viene a cuento porque, como decíamos, todo produce la impresión de una doma de circo a un animal domesticado. Prosigue la humillación girando de nuevo la muleta, algo que debería resultar penoso de ver para el ganadero:



Como no hay dos sin tres, ahí lo tienen de nuevo en el 1'43'' para terminar rematando con un pase de pecho afarolado:



La cosa continúa montando el tiovivo del destoreo aprovechando la embestida del toro para pivotar a su paso, vean a partir del 2'04'' cómo se va retirando de la embestida:



El toro sólo ve un trapo rojo y él se aparta mientras el animal 'pasa por ahí'. Ya verán que le da un pase donde el toro gira casi quinientos grados a su alrededor. Por ahí se dice que Ponce 'empuja la embestida' del toro ¿Dónde se ha visto que haya que empujar la embestida del toro? ¿El toreo no debería consistir en tratar de dominar esa embestida? El mundo al revés...

Al final, unos circulares de espaldas rodilla en tierra donde se sigue confirmando la impresión de estar viendo un número de circo y no ante el dominio de un animal fiero:





¡Llega a hacer tres seguidos! 

Lo mejor es la estocada a pesar de que pierde la muleta porque el toro se la pisa. Cae un poco pasada y desprendida:



Vuelta al ruedo al toro, tras peticiones de indulto, y casquería para el maestro:



Leemos cosas como 'apoteósico, sinfonía soñada, cumbre, soberbio, faenón, toreo roto'. Para nosotros, esta faena no tiene nada que ver con lo que debería ser el toreo de verdad. Ojo que respetamos a todos aquellos que disfruten con este tipo de espectáculo, faltaría más. Pero, como decía Ortega de la deriva radical que iba tomando la Segunda República: 'no es eso, no es eso'.

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.


lunes, 11 de septiembre de 2017

HOYO DE LA GITANA EN ANDORRA, 2017

UNA OREJA EN EL ÚLTIMO MINUTO

Y de penalti. Si no llega a ser porque Solera la corta en el sexto, que era el sobrero y que la cortó tras pinchar y después de una faena con sólo media tanda con la izquierda, la feria de Andorra se salda con cero orejas ¿De quién sería la culpa?

Para nosotros, de los novilleros sin ninguna duda. Excepto la voluntad de Pereira y esa oreja de Solera, los demás, perfectamente olvidables y sin ganas de volverlos a ver nunca más. Parece ser que el empresario, Carlos Sánchez, los había contratado a partir de lo que había visto en tentaderos. Pues mejor que cambie de táctica.

La novillada de Hoyo de la Gitana tenía 'caras bonitas', como gusta a los taurinos, pero grupas tremendas, cosa que no quieren ni ver porque ya saben ustedes que las cornadas se dan con los riñones. Los taurinos quieren poca cara y poca grupa, o sea, raspas. Aquí tienen el ejemplo del segundo, cara bonita pero grupa fea para ellos:



Por cierto, Joaquín Pérez-Tabernero no debe de conocer nuestro modesto blog porque dice que 'la gente apenas lee y nadie habla del toro en las reseñas'. En nuestras crónicas, siempre se empieza hablando de los toros excepto cuando hay un fiasco como el que pueden recordar aquí y nos apetece castigar a los ganaderos.

Antes de la corrida hablamos con él para aclarar de dónde procede el hierro histórico de la familia, éste de abajo que muchos de ustedes tendrán en casa por haberlo comprado en la tienda de cerámicas del barrio de Triana:



Pues lo compró su padre a una ganadería de Ciudad Real, Hermanos Ayala. Era la época en que no te lo podías dibujar tú. Hoy lo tienen 'dormido' porque no se hierra nada con él. Lo que no podemos confirmar en estos momentos es si aquella era la misma ganadería cuyo toro 'Granadino' mató a Sánchez Mejías.

Volviendo a la novillada, Ignacio, el hermano de Joaquín, decía con gran indignación al final que había sido 'una masacre indecente en varas'. La verdad es que Prieto de la Cal tuvo más suerte que los hermanos salmantinos. Se colocó mejor a sus toros, y se les pegó menos y arriba. 

Sólo uno fue puesto de largo, el primero:



Pero resulta que apretó y derribó, vean:




Ésa fue nuestra desgracia. Se corrió la voz en las cuadrillas de que había que pegarles a base de bien. Así, se les tapó la salida y se les dio cera. Observen a 'El Bala', picador de Solera, en este puyazo asesino en el lomo haciendo la carioca:



Excepto el cuarto, los demás pelearon más que aceptablemente, incuso un par se encelaron en el peto sin que les levantasen la puya ¿Por qué los picadores no la levantan? ¿Tienen miedo de que el toro los voltee? Luego hablas con ellos y te dicen: 'es que yo me tengo que defender...' Por el amor de Dios, ¿es que no tienes bastante defensa con esos caballazos y ese peto antibalas?

A la muleta llegaron todos prácticamente aplomados. Nuestro diálogo con Joaquín al final de la corrida fue éste (empezamos nosotros):

- ¿Qué le ha parecido?
- ¿Has visto? Han matado la novillada en el caballo, es que así no puede ser
- Hombre, la verdad es que le han pegado bastante
- Y luego ¿qué quieren en la muleta? Era imposible porque los toros estaban muertos. Espero que en Madrid no pase lo mismo.
- ¿Sabe qué ocurre? Que con buena voluntad se está intentando en algunos sitios que vayan los toros más de una vez al caballo para evitar el monopuyazo y entonces tenemos dos o tres monopuyazos.
- ¡Exacto! Es así, hay que dosificar un poco si quieres que vaya más de una vez. Lo de hoy ha sido vergonzoso.
- Y luego los novillos no se comían a nadie
- ¡Pues claro! Pero oyen lo de Santa Coloma...
- ¿Sabe usted que en una Escuela Taurina importante de España se les dice a los novilleros que 'los grises, ni verlos'?
- No me extraña ¡pero los míos no son grises del todo! (Riendo)
- Sí, pero alguno como el cuarto saca la pinta de Buendía y tira hacia el gris...

Nos referimos a éste:



El resto fueron este primero que derribó:



El segundo lo vieron antes. El tercero era este estrellado y calzado de atrás que salió derrengado misteriosamente (cumplía cuatro años en unos días):



No quería irse y entre El Javi y el padre de Solera intentaron sin éxito apuntillarlo desde la barrera:



Al final fue el propio Solera quien se ofreció a estoquearlo, gesto que valoramos mucho porque no tenía ninguna obligación y se podía haber llevado una cornada. Corrió el turno y salió el que tenía para sexto:



El quinto recibió un monopuyazo terrible en el lomo. Ahí lo tienen en pose aleonada, mostrando lo típico del encaste de Santa Coloma de Queralt:



Y el sexto fue el sobrero, al que 'El Bala' mató en el caballo:



JORGE CORDONES. Muy mal a pesar de venir de tierra tan taurina como Albacete. Su primero era suave pero con un mínimo toque revoltoso que recordaba su origen santacolomeño. Pues fue suficiente para descentrarlo y que anduviera con excesivas precauciones, se nota en la foto:



Pinchazo arriba y esta estocada contraria:



En su segundo cantó la gallina de novillero sin confianza y, ojo, sin valor. Al menos, en este novillo. Resulta que el tal 'Huronero' se vino arriba en banderillas y en el primer pase lo desarmó con violencia. Ahí se acabó todo:



No lo quiso ni ver y encima le pegó un bajonazo cuarteando al lado del cual Curro Romero es Nicanor Villalta:



Otro que, de seguir así, debería replantearse su profesión.

IGOR PEREIRA. Brasileño afincado en Cantalejo (Segovia). No tiene ningún antecedente taurino y aprendió en la fundación de El Juli. Fue el que mostró más disposición de toda la feria. Ahí lo tienen:



Entró a un quite e intentó hacerlo bien con la capa:



Su primero era noble pero no tonto del todo. Fue el que más gustó a los ganaderos. El problema es que acusó las varas y terminó aplomándose. Pereira puso voluntad, lo mínimo exigible a un novillero ¿no creen? Pero es que, excepto Solera y un poco Lavado, los demás, ni eso:



Cuatro pinchazos y esta media atravesada y trasera:



Estuvo muy digno al no querer dar la vuelta al ruedo con la que insistían los de la cuadrilla. Con su segundo quiso lucirse en banderillas, cosa que nosotros le agradecemos pero otros aficionados más exigentes nos dicutían porque se le cayó algún palo y estuvo premioso ya que el toro no colaboraba. Señores, la exigencia, con las figuritas y no con el chaval que, encima, puso este par por dentro con mucho mérito y tomando el olivo rápidamente porque el toro lo apretó bastante:



El novillo no tenía fuerza por el castigo en varas y se quedaba debajo. Fíjense en que la sangre le llega casi a la penca del rabo:



Luego vemos toros indultados por nuestras queridas figuras a los que la sangre apenas pasa del brazuelo. Arrimón, pinchazo arriba y estocada tendida, ambas entradas clavando a capón:



MAXIME SOLERA. Vino con su peña barcelonesa a los que brindó su primero. Cera en varas a ése y buena brega de Juan Roja, de lo mejor de la tarde. El toro era perfecto para el toreo honrado de Solera, a quien no vamos a pedir el arte de Paula:



Pero su problema sigue siendo quedarse en la cara al matar. El torero que se queda en la cara siempre es por miedo y Solera es uno que tiene valor. No lo comprendemos pero ahí lo tienen. Observen los pies y se darán cuenta de que no avanza, no tiene intención de cruzar, un desastre:



Por cierto, los tres novilleros se descalzaron, en una funesta moda achacable, entre otros, a Ureña. Si perdemos la liturgia en la corrida, lo perdemos todo.

El sobrero fue picado de manera infame por 'El Bala', ya lo hemos dicho pero lo repetimos. No obstante, el toro tuvo gas al principio y una nobleza extrema, vean:



Nuestro diálogo con el ganadero fue éste (empieza él):

- ¿Y al último? Lo han machacado en el caballo y, a pesar de eso, aún ha embestido. El torero y el público han quedado encantados cuando era un toro tonto.
- Un amigo nos decía que tenía la embestida de Santa Coloma pero para mi gusto faltaba mucho picante.
- ¡Claro! Pero si era un toro tonto... Yo no quiero toros así.

Faena toda con la derecha excepto media tanda con la izquierda. Los de su peña estaban detrás y, cuando tras múltiples derechazos les preguntamos que siendo zurdo para qué tiene la mano izquierda, nos respondieron: 'para peinarse'. Pinchazo y estocada perpendicular. 

Comprueben en la foto que sigue sin cruzar pero, en una muestra de temeridad, metió la espada casi en dos tiempos tocando los pitones del toro. Por eso decimos que tiene valor pero no hay manera de que mate bien:



Solera tiene de bueno su honradez, sus pocos alivios comparado con muchos compañeros, su valentía y que no hace ascos a ningún encaste. Arte y finura no le vamos a pedir ¿Tiene futuro? Pues mientras siga quedándose en la cara al matar, nos tememos que no.

Nos dijo el ganadero que los tres toros de Madrid del desafío con Palha son hermanos de padre de estos novillos. Para el año que viene tendrá dos corridas de toros y tres novilladas. No nos lo dijo él pero de nuestra cosecha les avisamos de que una de las corridas podría ir a Vic en 2018.

En el debe de la feria andorrana, los novilleros con tan poca afición y tan acomodados. Salvamos de la quema a Solera y a Pereira. Sobre el desolador panorama novilleril, recuerden los consejos que dábamos aquí. También poco público, un tercio en la de los veraguas y un cuarto en ésta ¿Dónde están los aficionados de Zaragoza y Castellón que antes no faltaban nunca?

En el haber, el interés por haber traído dos ganaderías del gusto del aficionado serio pero cuyo resultado, entre unas cosas y otras, no fue el esperado. Destacar el interés de la comisión taurina por lucir los animales en el primer tercio pero lo de los picadores tiene difícil solución. 

Ya veremos si el año que viene no se vuelve al festival trayendo a Jesulín de Ubrique...

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.