Follow by Email

viernes, 21 de julio de 2017

CÉRET DE TOROS, 2017 (y 5): CONCLUSIONES

Una vez acabada la feria de Céret de 2017 compartimos con ustedes las conclusiones que hemos sacado a ver qué les parecen.


En la foto, 'Ruiseñor' ante el caballo. Un toro de guerra.

- LOS PITONES DE MIURA. Creemos quedó claro lo que había pasado en la nota que añadimos a nuestra crónica. Luego ha circulado por las redes que la ADAC había enviado a analizar todos los pitones de la corrida. Se lo hemos preguntado directamente a ellos por lo extraordinario de mandar los seis ejemplares pero han pasado cuatro días y no nos han contestado. Luego leemos que el presidente dice que lo harán aunque no confirma que lleven los seis:

"La corrida de miura, después de viajar, embarcar y encajonada, salió muy mal presentada, y creo que hemos cometido un error al comprar este lote. Estamos decepcionados porque Miura era muy esperada para el 30 aniversario. Lo que está claro es que Miura no vendrá el año que viene ni en unos años tampoco, consideramos que hemos sido muy mal servidos, mejor no voy a decir la palabra que pienso. 

"Habrá análisis de pitones, el problema es que en Francia no se puede analizar mañana, hay que esperar casi a final de temporada, porque tienen que venir los representantes de la fundación. Ojalá lo pudieran hacer rápido y salir de dudas. Miura nos puede presentar el lote que llevó a Pamplona y no vendrá".

La verdad es que los miuras dieron un recital de rematar en los burladeros que nos hace suponer lo que llegarían a hacer en el embarque, el desembarque, los cajones y los corrales. Fíjense en cómo estaba el burladero de la primera suerte en esta foto de Christophe, cuando la madera que ponen con el hierro es completamente nueva cada tarde:



También los de Saltillo se astillaron como se ve aquí (suponemos que los de la ADAC habrán mandado analizar también estos pitones):



Los de Escolar casi no remataron. Alguno de Raso lo hizo con saña, vean:



- AFICIONADOS ESPAÑOLES. Nos pareció que habían venido más que otras veces, esperemos que no haya sido para figurar por televisión. La lástima es que muchos de los que vinieron seguramente por primera vez ignoran el silencio con que se siguen las faenas en Francia y se dedicaron, como en Las Ventas, a molestar con gritos extemporáneos. Lo malo es que los gritos eran típicamente taurinos en el peor sentido de la palabra: '¡vámonos!', '¡p'alante!', '¡toca!', '¡bieeeeen'!, '¡un paso más!'... Era penoso: parecía que había venido Emilio Muñoz.



Incluso llegó a oírse en el último toro de la feria una voz claramente española que gritó desde sol: '¡ese toro debe vivir!' Afortunadamente nadie se hizo eco porque así empezó la petición de indulto a 'Cobradiezmos' aunque ya nadie se acuerde: ni uno de los presentes aquel día en Sevilla imaginaba la posibilidad del perdón hasta que un individuo se giró a la presidencia gritando '¡indulto!' cuando Escribano se iba con el estoque de verdad, la plaza se volvió loca y pasó lo que pasó (que en Céret, de seguir así, pasará cualquier día, ya lo verán).

Hemos echado mucho de menos a los aficionados cabales provenientes de Zaragoza y de Granada que este año han faltado a la cita. Son más silenciosos, más educados y estamos convencidos de que saben más de toros. Ya decía Marcial que "los que más chillan son los que menos entienden, aunque pretendan lo contrario".

- AFICIONADOS FRANCESES. Ellos son los protagonistas porque los españoles somos inmigrantes o peregrinos en esta plaza. La verdad es que cada vez los vemos más bondadosos y más desconcertantes. Bondadosos por aplaudir toros de salida o en el arrastre que no lo merecen así como por jalear faenas vulgares. Y desconcertantes por aplaudir a picadores como Aguado que se ríe de ellos pasándose de listo o a otros como De Pedro por pegar unos picotazos traseros o en el lomo.  



- TELEVISIÓN. ¿Valió la pena la experiencia para la ADAC? Hay rumores de que han cobrado calderilla. No sabemos qué impresión se habrán llevado los que hayan visto la feria por vez primera. Desde luego, la de este año no ha sido lo que Céret era ni mucho menos. Un aficionado riojano que se estrenaba nos decía estar muy decepcionado después de todo lo que había oído de esta plaza. No es para menos.


Molés y Palomar, de pie mientras suena 'Els Segadors'
 (sólo el primer día, los otros dos permanecieron sentados)

Nos aseguraron que los comentarios de Palomar fueron muy bien recibidos por los televidentes ya que habló bastante claro. Cuando nos lo encontramos, le felicitamos por ello aunque le dijimos que no tenía mucho mérito superar a Emilio Muñoz (guardó un prudente silencio ante nuestra salida de tono, hay que reconocerlo). También le avisamos de que en televisión no se puede hablar muy claro porque vas a la calle y nos respondió que a él le daba igual, que se volvería a su casa sin problemas. Lo que ignoramos es si fue de los que se apuntó al triunfalismo de lo de Escolar o quedó igual de desilusionado que nosotros con el juego tan vulgar de los toros (excepto el sexto).

- EL TORO DE GUERRA. Es lo que quería el llorado Fourquet y este año salió. Se llamaba 'Ruiseñor', era este cinqueño de Saltillo:



Ya les comentamos que lo que podía haber sido algo épico e histórico se diluyó como un azucarillo porque el toro no tragó y ganó la partida a Gómez del Pilar:



Era un manso con genio al que Aguado picó con total desvergüenza. El toro iba al caballo, no era de los que se escaquean. Observen lo que sucedió en la primera entrada cuando le pegó este arreón tremendo:



Como Aguado no es tonto, no quería que se lo volvieran a colocar de lejos ni en pintura porque sabía que acabaría con un batacazo. Por eso se dedicó a perseguirlo para ir pinchándolo como hacía algunas tardes el picador de Curro, lo recuerdan ¿verdad? Pues lo bueno fue que aquí muchos lo aplaudieron. En fin...

- PÉREZ MOTA. Es un torero honrado con ganas siempre de hacer las cosas bien, recuerden lo que comentábamos aquí. No obstante, lo vemos como desangelado. Justo hace un año se dejó ir dos cuadris en Azpeitia que eran de puerta grande. Hace mes y medio en Madrid, lo mismo con uno de Rehuelga. Y aquí no lo vimos bien, una lástima.



Sigue siendo un torero al que no nos importa ver en los carteles por dos motivos: intenta hacer la suerte de matar sin trampas y siempre acude acompañado de Juan Contreras, al que da gusto ver banderillear.

- BANDERILLEROS. Precisamente ha sido el tercio más brillante de la feria, con subalternos que han puesto pares excelentes: Fernando Sánchez, Jesús Romero, Miguel Martín, Iván García (sólo dos pares de verdad en dos corridas, que conste), Juan Contreras, Manolo Macías, Fernando Casanova...



- PICADORES. En general, un desastre o, como dicen los franceses, 'grande catastrophe', excepto Réhabi en la novillada (porque en el primero de Saltillo por la tarde estuvo horroroso). Casi todos los puyazos cayeron traseros o directamente en el lomo, ya lo hemos comentado aquí hasta la saciedad. Sólo Réhabi dio la talla con la polémica sobre el momento en que tira el palo, también comentada en la crónica de la novillada.


Observen dónde picó Prados a 'Verrugo', de Miura, antes de que fuera devuelto, y tapando la salida, por supuesto.

Además insistimos en que es un error poner en suerte al toro en el primer puyazo a veinticinco metros. La distancia tiene que ser progresiva, de menos a más. La culminación del despropósito fue el sobrero 'Tranquilito' de Yonnet, al que Chacón puso en suerte primero a treinta metros, luego a veinte y luego a diez ¡el mundo al revés! Y se le aplaudió por ello (?). Prados, como es habitual en él, le pegó una paliza que el pobre animal no merecía.

- ¿QUÉ TOREROS VENDRÁN EL AÑO QUE VIENE?  Aguilar y Robleño repetirán seguro lo mismo que Chacón, cada vez con más cartel en Francia. Sánchez Vara no molesta en absoluto porque siempre tiene ganas de agradar a pesar de que le diera un ataque de parálisis siendo director de lidia cuando 'Ruiseñor' se adueñó del ruedo.  Uno muy bienvenido por nuestra parte sería Emilio de Justo y lo mismo Pérez Mota si despierta de su letargo.

En cuanto a novilleros, seguro que vuelve Solera y ojalá que lo haga también García Navarrete para que disfrutemos del temple de su muñeca. Si el tercero es alguno de los figurones franceses -Salenc, Younes o García-, que se mentalicen de que aquí los novillos no tendrán plátanos en lugar de cuernos como los de Boujan.

- ¿Y LOS TOROS DEL AÑO QUE VIENE? Mucho nos tememos que Escolar repetirá ya que tanto el ganadero como el presidente de la ADAC dicen que quedaron contentos (pulsar aquí). Nosotros preferimos pensar que si los toros de este año eran hermanos de los novillos de Arnedo, lo de Céret tiene que haber sido un accidente. 

Un buen aficionado navarro nos hablaba muy preocupado de la 'alarmante toreabilidad' de esta corrida de Escolar. Como curiosidad, el toro de la vuelta al ruedo se llamó 'Sevillano', igual que el de hace una semana al que cortó la oreja Moral tras matar mal. Para los aficionados serios de Pamplona fue el mejor de la feria:

FOTO: Emilio Méndez

No nos extrañaría nada ver una corrida completa de Yonnet. Parece que quieren que vuelva Juan Luis Fraile pero todo dependerá de Madrid. Ojalá viniera una corrida de Palha después de la que echó en Vic, recuerden aquí, pero estamos en lo mismo. Y seguro que vuelve Raso de Portillo con otra novillada o con una corrida de toros si lo que le sobra este año da para ello. 

'Universal', de Raso de Portillo arrollando a Solera a porta gayola
Por cierto, para la novillada ¿por qué no vuelve Zaballos de una vez? Nos consta su gran decepción con los aficionados franceses, que le han dado la espalda no sabemos por qué (quizá porque no encuentran novilleros para matar sus toros). La verdad es que si sus saltillos no se lidian en Francia su destino es el matadero. Proponemos a la ADAC una solución sin salir de Salamanca: una novillada en forma de desafío entre Zaballos y Barcial ¿a que suena bien? Solera y Navarrete se apuntan seguro y, si no encuentran a nadie más, pues mano a mano.



El veto a lo de Domecq resulta ya un poco cargante y más cuando la aplaudida corrida de Escolar tuvo el aroma bodeguero del toro que pasa sin picar y es pastueño en la muleta. Si el público ceretano y el presidente de la ADAC quedaron encantados con esos toros ¿por qué no traer directamente una de Domecq? 

Otro buen aficionado de La Puebla nos decía 'que hablen con Jandilla y que les prepare una corrida que dé la talla para lo que quieren aquí, Borja Domecq y su padre saben lo que tienen en casa y seguro que seis toros con poder los sacarán' . Nuestra propuesta fue que por qué no va la ADAC a hablar con los Hernández y les compran seis garcigrandes de los que piden el carnet, de los que los picadores no quieren ver ni en pintura, de los que han dejado con el trasero al aire a más de una figura. En una palabra, de los malos que tienen también en su casa. Porque cuando sale un garcigrande malo, tendría que resucitar Domingo Ortega para lidiarlo.

- QUE VUELVA BONIJOL. Es fundamental. Lo hemos dicho por activa y por pasiva. Pero aquí estamos como con lo de Domecq y no hay manera de que se produzca la reconciliación. Si Céret quiere simbolizar el tercio de varas, los caballos tienen que ser de Bonijol. Y punto.

- VIC-FEZENSAC VA GANANDO. Murió Baylac y Vic tuvo unos años en que parecía que iba a acabar sucumbiendo al taurinismo. Gracias a Dios, han vuelto a la senda de la seriedad en los últimos años. Murió luego Fourquet y, salvo error, ese mismo año ya no vino Bonijol con lo que Céret nos parece que poco a poco fue a menos. No hay comentario más cruel para ellos que el de ese aficionado valenciano amigo nuestro que decía tras lo de Escolar que no volvería a Céret para ver 'corridas a la española'.

Está clarísimo que este año la feria de Vic ha pasado la mano por la cara a la de Céret sin duda alguna. O reaccionan en la Cataluña Norte o en los próximos años puede que la distancia aumente en favor de los gascones.

Y eso fue todo. Para nosotros, segundo año consecutivo de desilusión en Céret. Seguiremos yendo para compensar el esfuerzo y la afición de la ADAC. Pero como se sigan aplaudiendo puyazos traseros o a picadores desvergonzados o banderillas a toro pasado o faenas vulgares o regalen vueltas al ruedo a toros que no lo merecen o lleguen a indultar alguno... Entonces sí que no volveremos más porque eso ya lo sufrimos en España con una frecuencia tan grande como nauseabunda. No hace falta salir de aquí.

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.



jueves, 20 de julio de 2017

CÉRET DE TOROS, 2017 (4): ESCOLAR

¿POR QUÉ NO VIENE DOMECQ EL AÑO PRÓXIMO?

Total, lo de Escolar poco se diferenció del Domecq malo, especialmente en unas varas penosas donde se levantó el palo enseguida o directamente se dio el picotazo. Eso sí, todo trasero o en el lomo. Al primero la sangre apenas le llegaba al antebrazo al final de la faena.


Observen la marca de las fundas en el tercero, de nombre 'Chumbero'

Nosotros siempre hemos sido partidarios de dosificar el castigo pero en unas varas que no consistan en picaduras de mosquito. Venimos a Céret a ver un primer tercio en condiciones y Pichorrongo nos trae una corrida picada del campo. Algunos ya están diciendo que El Fundi va por la noche a echar agua al vino. Pues la verdad es que nosotros vimos la novillada de Arnedo del año pasado y quedamos encantados (pulsen aquí). Fue la tarde de los doce avisos y aquellos novillos eran hermanos de estos toros.

El único que medio peleó en el peto fue el sexto, tuerto en país de ciegos, al que el presidente premió con la vuelta para evitarse los problemas del año pasado cuando negó la oreja a Aguilar y casi lo empluman (este año hizo venir un par de gendarmes que montaron guardia durante la corrida delante del palco y no creemos que fuese por amenazas terroristas).

La última vez que estuvo Escolar en Céret derrotó claramente a Victorino en el desafío (recuerden aquí). Pero la última ocasión en que lidió una corrida completa trajo una sardinada (pulsen aquí). La de este año fue desigual y justa de presentación aunque casi todos los toros fueron aplaudidos inconcebiblemente de salida. Fíjense en este escurrido que hizo quinto, con su cara de casta navarra:



Los demás fueron éstos. El primero era feo por su lomo recto y su poco morrillo, pero lo ovacionaron al saltar:



El segundo, más proporcionado y con trapío:



Éstos son tercero y cuarto:




Y el sexto fue el mejor, de nombre 'Sevillano', nacido en marzo de 2013 y de 510 kilos. Lo premiaron con esa exagerada vuelta al ruedo (curiosamente es de perfil acarnerado, no como sus hermanos):



En la muleta, sin problemas excepto el primero de Aguilar, al que el maestro no quiso ni ver porque no sabía qué hacer con él. El sexto fue de dulce y el cuarto también pero bastante más tonto que el citado sexto. Si ese cuarto lo pintamos de negro, pasa por una ternera de Domecq ¡y fue ovacionado en el arrastre tras dos varas penosas! (el marronazo de la tercera entrada no cuenta). Pues, señores, si el público ceretano ovaciona este tipo de toro ¿por qué no vamos al original y traemos fuenteymbros o jandillas?

Monumental decepción con esta corrida sin poder de Escolar que de ninguna manera puede haber sido del agrado del ganadero (a no ser que con la edad se haya vuelto un blandengue).

Vamos con los protagonistas del mano a mano. Ya avisamos de que si ustedes son familiares o seguidores de Robleño o Aguilar hagan el favor de no seguir leyendo porque lo que viene no les va a gustar. Aunque a nosotros tampoco nos gustaron ellos y los aguantamos hasta el final.

Conste en acta que ambos tienen nuestro respeto por pechar siempre con corridas duras. Pero ya ha quedado claro que ésta no tuvo nada de dura, al contrario.

ROBLEÑO. Sigue siendo muy querido en Céret. Salvo que algún amigo nos rectifique, era su segunda corrida este año. 

De Pedro se llevó una ovación por dar dos picotazos, uno en el lomo y otro trasero, ya ven cómo está el patio en el tendido de Céret. Jesús Romero puso dos grandes pares, magnífico ¡Cuánta verdad hay en este par de banderillas!



Robleño brindó a Fandiño y salió con su ridículo estoque de bambú. Eso quedaba muy bien en el bastón de Chaplin pero en un torero resulta tragicómico, véanlo y adviertan también el pico:



El torillo vino picado del campo y era suavecito y obediente. El diestro tiró bien de él. Observen cómo embiste y recuerden lo que decíamos de Domecq, ya que el animalico llevaba los picotazos mal pegados (vean que la sangre le pasaba por muy poco del antebrazo):



Robleño abusó del pico con su enorme muleta entre ovaciones que aún no entendemos:



Menos mal que mató de este bajonazo con degüello tras un pinchazo también bajo porque si no, le dan la oreja.



Su segundo era corniapretado y cariavacado. Es el de las marcas de las fundas que veíamos al principio. Nada en el caballo pero dos excelentes pares de Miguel Martín en el segundo tercio (recordemos que de torero salió a hombros de Madrid hace diecisiete años y fue después banderillero de Fandiño).


Este 'Chumbero' era revoltosillo pero con fijeza. Sólo había que presentarle bien la muleta, cosa que Robleño no hizo, observen:



Justo después de esta foto el toro lo vio, le pegó un susto y lo desarmó, todo por su culpa. Luego vinieron los zapatillazos y sus insufribles gritos (son dos toreros excesivamente gritones, cosa que resulta muy cargante). Terminó con dos pinchazos, una casi entera trasera y tres descabellos .

Su tercero es aquél que parecía de Miguel Reta. Lo pintas de colorado encendido y parece que estés en el pilón de Falces:



El picador Francisco Javier González debería haber sido detenido y llevado al cuartelillo sin bajarlo del caballo. Tiene delito que marra y, cuando tenía el toro fijo debajo, va y le clava en el lomo ¡Qué vergüenza para la profesión! Miren dónde le hizo sangre:



Entre picarlo en el lomo y lidiarlo fatal en banderillas dieron entre todos una lección de cómo resabiar vilmente un toro. Como era previsible, empezó a repucharse cuando tuvo delante a Robleño. Además buscaba y embestía a arreones ¡qué menos tras todas las perrerías que le habían hecho!



El diestro se vio desbordado por momentos y optó por lo fácil, un arrimón de poco valor muy jaleado, eso sí.



Para terminar el despropósito, a un toro con ese comportamiento lo entró a matar dos veces en la suerte natural ¿ustedes lo entienden? Pinchazo, rinconera y grandes aplausos para él al final de la corrida de parte del muy cariñoso público ceretano. Nosotros hubiéramos preferido ver a Robleño peleándose con el 'Ruiseñor' de Saltillo en lugar de estar ahí viendo pasar estos bondadosos torillos de Escolar.

AGUILAR.  Salió a hombros tras cortar dos orejas concedidas por el mismo presidente que el año anterior le negó el pan y la sal, Bernard Cisé.



Observen dónde picó Prados a su primero ¡qué horror!



Buena brega de García mostrando a Aguilar que el toro rebañaba por el derecho como una guadaña. 

Brindó también a Fandiño. Había que echarse la muleta a la izquierda pero los maestros actuales se sienten desnudos sin la ayuda del estoque y Aguilar no es una excepción. Por consiguiente, no lo quiso ni ver.



Nadie se lo recriminó porque todo el mundo está engañado con los consejos de Emilio Muñoz cuando dice con total desvergüenza en televisión que un toro como éste hay que quitárselo de en medio y a otra cosa 'aunque la bronca que te peguen se oiga en Lima' (sic).

El madrileño, insistimos, no quiso ni verlo y se perfiló ya con intención de pegar un telonazo al toro y matarlo de cualquier manera. Observen en la foto de nuestro amigo Christophe cómo tiene ya girada la muleta al perfilarse y el brazo bien alargado para aliviarse:



Rinconera perpendicular huyendo de la suerte y cuatro descabellos:



Muy mal, Aguilar. Por cierto, como no tuvo recursos para hacer nada con este toro, cuando iba con la espada de verdad oyó un grito desde sol. Era el padre de los Quintana, que le dijo: '¡un poco de macheteo, por favor!'  Él siempre pide las cosas por favor. El diestro le hizo caso de forma vulgar y desangelada porque hoy en día no saben ni machetear -el último seguramente fue Esplá-. Pero se lo contamos para que reflexionen: ¿cuántas veces han oído ustedes en España una voz en el tendido que pida un macheteo? No hay más preguntas.

Su segundo fue el único de todos que remató con fuerza en el burladero sin que los pitones lo acusaran a pesar de las feas fundas que les ponen en Lanzahíta.

Dos entradas al caballo en que se deja a secas y le levantan el palo. Luego resultó de una nobleza extrema a pesar de un calamocheo que no molestaba demasiado. 



Aguilar le pegó pases a placer pero ya saben ustedes que pegar pases no es torear. Reconoceremos que hubo un par de naturales largos al final cuando ya el toro parecía claramente una ternera cárdena. Disculpen nuestra insistencia pero, para traer esto, ¿por qué no viene una corrida de Domecq de El Montecillo, de Cebada Gago o una novillada de Guadaira?

Tras una casi entera pasada sin puntilla y con inicio de degüello se llevó una oreja (fíjense en que tampoco a este toro le llegaba la sangre a la pezuña):



Y el último, de nombre 'Sevillano', fue el mejor de la corrida. Empujó de bravo en el primero y fue alegre en los otros dos pero cobró primero trasero, luego en el lomo y finalmente casi en el rabo. Sánchez es otro que tendría que haber sido puesto a pan y agua durante un mes en el centro penitenciario de Perpiñán. No dábamos crédito al ver que se retiraba entre ovaciones. Menos mal que tenemos el documento para que ustedes confirmen que los locos no somos nosotros:



Por fin vimos a García clavar en la cara. Le aplauden igual cuando lo hace bien que cuando lo hace mal, como a Adalid, qué suerte tienen.


FOTO: Amandine Segot

El toro era noble, con motor y encima obedecía el más mínimo cite con la muleta sin dudar ni escarbar, no como 'Cobradiezmos'. Era un sueño de color cárdeno. Pues menos mal que los toros no hablan porque Aguilar se colocó al hilo del pitón y se dedicó a pegar pases con la derecha hasta aburrir (pegó pases, no toreó). Como decimos, todo con la derecha excepto una sola tanda embarullada con la izquierda. Cuando iba a cuadrar al toro y sólo por atender la petición de un espectador de sol, dio tres pases más con la izquierda totalmente insulsos.



Estocada trasera, caída y perpendicular con Iván García que estaba como loco por hacer la rueda de peones. 



El pobre 'Sevillano' no se dejó y murió maldiciendo a todos: al picador por malo, al diestro por pegapases, a García por querer hacerle la rueda y al público por aplaudir a un picador que le había pegado en el lomo. 



Ya hemos dicho que el presidente, amparado por la fuerza pública, otorgó dos premios baratos: vuelta al ruedo al toro y oreja al maestro con la que propició su salida a hombros.

No sabemos si lo que hemos contado aquí coincidirá con lo que han leído ustedes por ahí o con lo que dijeran en televisión. Seguramente nos quedaremos solos una vez más pero nos da igual. En nuestra opinión, corrida totalmente olvidable y grandísima decepción con Escolar. Para este viaje no hacía falta alforjas. Como nos decía a la salida un buen aficionado amigo nuestro de Valencia: 'para ver una corrida a la española, no vengo más '.



Por cierto, nos dijeron que la suegra de El Fundi lloraba en los últimos instantes de la lidia del sexto mientras decía  'no lo mates...no lo mates'. Sólo hubiera faltado un indulto. Pero no se preocupen, todo llegará porque cada año que pasa vemos cosas más preocupantes en el público de esta plaza.

Pueden ver pulsando aquí el excelente reportaje de Christophe sobre la misma corrida. Y, ya que visitan su página, no dejen de pulsar aquí para indignarse viendo el aspecto que presentaban los novillos de Los Maños en Boujan. Los valientes novilleros que mataron estos animales fueron Salenc, Younes y Tibo García. Pulsan aquí y los ven antes en el campo.

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.









miércoles, 19 de julio de 2017

CÉRET DE TOROS, 2017 (3): SALTILLO

       LA GRAN OCASIÓN PERDIDA  

Gómez del Pilar no es consciente de que se le abrió la puerta de la leyenda en Céret y no sabemos si alguien se lo explicará alguna vez.

El sexto fue un manso con genio, parecido a 'Cantinillo' pero con menos poder y más descastado (nos negamos en redondo a calificar como manso encastado un toro que sale coceando del peto). Nadie daba un duro por la faena pero el diestro consiguió arrancarle un par de pases demostrando que había que echarle la muleta a la cara, cruzarse y no dudar. Si el toro traga cinco pases, creemos que se acobarda y se entrega. Del Pilar hubiera cortado dos orejas, habría entrado en la leyenda de esta plaza y se hablaría de él aquí durante años. Pero...



Todos los saltillos fueron mansos toreables pero de poco interés excepto el primero, manso violento y rebrincado, y el sexto, manso con genio. Los cinco lidiados tomaron quince varas. Éste fue el primero:



Éste es el segundo justo en el momento en que iba a derrotar en el burladero y a fastidiarse un pitón:



Salió este sobrero de Yonnet, chorreado en morcillo y listón:



Éste es el tercero: 



Y éste, el cuarto, que era cinqueño como pueden comprobar por el hierro:


Vean cómo le quedó ese pitón izquierdo tan astifino en cuanto topó con el burladero, ¿será por las fundas? 



El quinto fue el único toro de la feria que derribó, se llamaba 'Salador' y lo anunciaban con 590 kilos:



Y el sexto al que nos referíamos al principio. Es cárdeno claro, bragado, meano, listón, ojalado, botinero y bocinegro:



Hablábamos con el ganadero antes de la corrida. Lo primero que le preguntamos es cuál era la sorpresa que en el campo nos dijo que habría en su corrida en esta plaza el año pasado (recuerden aquí). Resulta que le habían dicho que sería televisada por primera vez en la historia de Céret pero al final no hubo nada.



Luego nos expresó su confianza en que los toreros se irían apuntando con el tiempo a los saltillos, cosa que nos extrañaría mucho y así se lo hicimos saber.

SÁNCHEZ VARA. No lo vimos con tanto oficio como siempre (recuerden aquí). Iba sin fajín, cosa fea de ver. A su primero lo picó muy mal Réhabi, que encima se dio un golpe fuerte en el pecho con el pomo de la montura.Vean dónde se le fue la vara, contraria, trasera y caída ¡pobre toro!



Y, ya que estamos, decirles que la cuadra Peña de Sevilla, que probablemente es la mejor de España, sigue estando a años luz de la de Bonijol. Los caballos del francés se mueven mucho mejor y usan un peto que no tiene nada que ver con el de los sevillanos por su mayor flexibilidad. Comparen la foto anterior con ésta de la corrida de Palha este año en Vic:



Vara puso tres pares cuadrando bien  en la cara:



El toro pegaba tornillazos violentos quizás por culpa de los puyazos traseros de Gabin. Era difícil que no enganchase la tela. Del oficio del diestro esperábamos más pero 'Vendaval' le ganó la partida a nuestro modesto entender. Será de las pocas veces que Sánchez Vara no ha podido con un toro.



Metisaca y estocada trasera, caída:  



Bella muerte del toro amorcillado pero al revés, con los pitones en lugar de con la grupa:



Su segundo pasó casi sin picar por los marronazos de Rubio. Lo mejor que hizo el diestro fue una media templadísima para rematar un quite por verónicas. Ése y un quite por navarras de Gómez del Pilar fueron los dos únicos de toda la feria. 

En el salto de la garrocha, Ramírez casi se lleva una cornada tan grave como la de Antonio Porras Lucena porque el toro lo prende por el mismo sitio que a éste en 1973, observen:



A Porras la cornada le rajó desde el tobillo hasta la rodilla y tuvieron que darle doscientos puntos de sutura. Esa cornada lo retiró del toreo. Esperemos que el bueno de Ramírez no lo sepa ni lea estas líneas.

En el siguiente par al violín se llevó Vara un pitonazo en el corazón que nos tememos que lo afligió a pesar de su habitual coraje. En la muleta el tal 'Bravío' no hacía honor a su nombre pues era desaborío y embestía a media altura. 



Vara nos recordó a Dámaso poniéndose entre los pitones para pegar zapatillazos e intentar sacar agua de aquel pozo seco. Buena estocada arriba y palmas.




PÉREZ MOTA. No debe de ser supersticioso porque se presentó con el mismo vestido bordado con corazones que llevaba aquí mismo cuando casi acaba sus días ante aquel 'Garbancito' de Fraile que lo cogió contra el estribo como a Manolet Granero (pulsen aquí).

Su primero se rompió el pitón contra el burladero y tras la segunda vara fue cambiado. Carreño echaba humo en el callejón. Al terminar la corrida nos fuimos a preguntar al presidente y nos dijo que el cambio había sido por cojear de la pata trasera derecha y no por lo del pitón. Le dijimos que mucho nos temíamos que toda la plaza había pensado que era por el pitón.

Ya vieron en la entrada anterior y ven ahora que estos presidentes tienen sus cosas pero son buenos aficionados, te atienden con corrección y se puede hablar de toros con ellos ¿Qué explicaciones vas a ir a pedir a la mayoría de presidentes de plazas españolas? Sería como hablar con la pared (excepto con el señor Espada, si siguiera en activo).

Vallejo lo picó muy aseadamente y el toro empujó bien (no nos extrañaría una corrida de Yonnet en Céret el año que viene):



Se vio en banderillas que este sobrero de Yonnet era una prenda porque esperaba de forma aviesa. Arrolló al diestro nada más empezar la faena:


FOTO: Laurent Deloye

Lo hirió en el cuello y Mota marchó a la enfermería.



Como el toro estaba sin torear, Sánchez Vara lo liquidó de un infame sartenazo en la paletilla. Ya que hemos hablado muchas veces de sus buenas estocadas, les enseñamos ésta para que comprueben una vez más que los toreros saben perfectamente cuándo hacen las cosas deliberadamente mal (a pesar de todo, vean que no se alivia tapando la cara del toro sino que apunta con el estaquillador al morro):



El quinto era un pavo escarbador, coceador y bravucón en el caballo. Ya les dijimos que fue el único toro de la feria que derribó, en este caso a Bernal:



Juan Contreras puso el par de la feria, sensacional, aunque, como siempre, se niega a saludar hasta que su hermano le insiste. Observen qué maravilla, llegó dejándose ver, el par quedó reunido, cuadró en la cara y con los pies en el suelo ¡Bravo! Parece Pepe Dominguín:



Decíamos en la entrada anterior que Fernando Sánchez es uno de los tres mejores banderilleros del mundo. Otro es Juan Contreras y como tercero pongan ustedes al que quieran.

Mota no lo vio claro porque el toro iba a arreones pero sosos. No sabemos qué le vería Palomar quien, al final de la corrida, nos decía que ese toro le había gustado (?). Pinchazo trasero que escupe y estocada contraria bien ejecutada. Mota siempre intenta clavar arriba y sin cerrar los ojos, no es de los que busca los blandos:



GÓMEZ DEL PILAR. Salvo error, era su tercera corrida este año.

Tras el citado quite por navarras, Manolo Macías puso dos pares excelentes (en esos momentos ignoraba que el sexto iba a estar a punto de matarlo). Observen que le saltó la vaina del pitón, como a dos de sus hermanos:



El toro no era tonto pero tampoco muy listo. Faena sosa hasta ponerse el diestro bastante pesado. Pinchazo hondo arriba, media en buen sitio y dos descabellos.



Y salió 'Ruiseñor', ese sexto que podría haber puesto a Gómez del Pilar en la leyenda. Número 6, nacido en octubre de 2011 y de 550 kilos. 


Era uno de los dos cinqueños que aún conservaban el hierro de la familia Moreno de Soria y no el del marqués. Por la mañana en los corrales nos hicimos pasar por franceses para escuchar este diálogo entre el diestro y uno de sus peones que había ido al sorteo:

- Te hemos echado por delante ése que tiene los pitones un poco vueltecitos
- ¿Cuál? ¿Ese segundo de ahí?
- Sí, y al fondo se ve el que te hemos dejado al final, aquel cárdeno claro
- Está un poco tapado, casi no se ve...
- Sí, el cárdeno más claro. Es un toro espeso, muy bien hecho... Mira, ahí se mueve ¿lo ves?
- Sí, ahora sí
- Es espesito ¿eh?

Aún no sabemos nosotros qué es un toro 'espeso'. 'Ruiseñor' sí fue un manso con abundante genio que convirtió el ruedo en una capea ante la inacción de Sánchez Vara, director de lidia a la sazón que dimitió de sus funciones (por eso insistimos en que no lo vimos tan dispuesto como otras veces).

En la primera vara dió un topetazo y salió huyendo. Lo correcto era ponerlo otra vez en suerte, porque el toro iba, y pegarle una merecida carioca. Con éste había que demostrar que llevas la chaquetilla de oro y sujetarlo en el peto en lugar de hacerles miserables cariocas a torillos que no pueden ni con su alma.



Pero no, Aguado se fue a perseguirlo puya en ristre por medio ruedo para ir pinchándolo como si fuera una aceituna. La sorpresa es que muchos le aplaudían (!). Flaco favor se hace al espectáculo aplaudiendo este comportamiento penoso por parte de un picador. Muy mal. Eso que hizo Aguado debería ser EL ÚLTIMO RECURSO para picar a un manso huidizo, no el primero.

Como decíamos, la lidia se convirtió en una capea y hasta cuatro subalternos tomaron el olivo cayendo de cabeza. Uno de ellos fue Macías, quien a pesar de sus horas de vuelo vio que tras perder el capote, el toro hizo hilo y casi lo envía al otro barrio. Su cara es un poema en la foto de nuestro amigo Christophe:



Gómez del Pilar salió con el estoque simulado como si tratase con una babosa de Domecq. En el tendido todo eran manos indicando que lo matase. 'Ruiseñor' lo miraba a él y no al trapo:



El toro iba al bulto desde el principio:



Pero atención porque en nuestra foto se traga un primer pase, fíjense:



Y luego ¡se tragó un segundo!

Runrún en la plaza de que podríamos estar ante algo histórico pero... ¡No hay que dejar pensar ni respirar a un toro así! Muleta a la cara, pierna adelante, no dudar y acobardarlo. Estos mansos terminan tragando si no les dudas y los asustas. Así tragaron aquel Murteira con Ruiz Miguel en Bilbao o 'Cantinillo' con Lamelas en Vic.

Pero Gómez lo dejó pensar y se iba de la cara dejándolo también respirar. Y cuando volvía, ya no había nada que hacer porque 'Ruiseñor' le esperaba diciendo 'hombre , ¿tú por aquí otra vez? Te voy a levantar del suelo en cuanto te tenga a tiro porque el que manda soy yo'. Y el toro no se dejó ganar la pelea.

En el programa de mano de la ADAC dicen que 'la tauromaquia encuentra su sentido a partir del combate, el peligro y el miedo'. Todo eso lo ofrecía este toro. Ahí estaba la página en blanco para escribir la leyenda pero Gómez del Pilar no pudo escribirla o no supo o no se decidió o no le contaron que esto era Céret.

Lo cazó con una casi entera tendida y desprendida y dos descabellos en chiqueros, lógicamente. Estábamos atentos porque si marraba, el toro se le iba a echar al cuello. Éste es el primero:



Y éste, el definitivo:



Qué lástima, ¿verdad? Pero ya no hay remedio. Dense cuenta de que en ningún momento hemos echado en cara nada al matador. Salvo error, era su tercera corrida este año y bastante hizo con que no se le fuera vivo.

Pero ¡cómo hubiéramos presumido de haber visto una faena en que el hombre se impone a la fiera con técnica y valor! ¡Qué ocasión perdida! Y en Céret...

Saludos cordiales desde Tarragona.  Rafa.


Vean el excelente reportaje de nuestro amigo Christophe pulsando aquí