Follow by Email

miércoles, 26 de octubre de 2016

'EL ALGABEÑO', UNA ESTIRPE DE ESTOQUEADORES

O, mejor dicho, de matadores ¿Ustedes creen que es lo mismo ser torero que matador? Nosotros pensamos que hoy sobran toreros y faltan matadores. Ha habido buenos toreros que mataban fatal y toreros vulgares que daban lecciones con la espada. El sueño eterno sería torear bien y matar mejor pero eso es muy difícil de encontrar (Rafael Ortega, Paco Camino, Antonio Ordóñez, Chenel...).

Esta fotografía que se publicó en 1909 nos llamó la atención por lo excelente del volapié:



Es un novillero, Pedro Carranza, que se anunciaba como 'Algabeño II' porque era familia de la esposa del gran José García Rodríguez 'El Algabeño'. Deducimos que tiene que ser sobrino suyo. Su tío fue matador durante 17 años y tuvo acreditada fama como estoqueador.



Le dio la alternativa Fernando El Gallo el año que nació Joselito, con toros de Veragua. En su carrera mató casi 1.300 toros. Hemos encontrado esta preciosa fotografía de la plaza de Burgos propiedad del archivo de su Ayuntamiento. Se aprecia que ha dejado una media en lo alto:



¿Se han fijado en que hay cinco caballos muertos?

Respecto a su sobrino, Pedro Carranza tomó la alternativa de manos de Vicente Pastor el 4 de abril de 1915, con un toro retinto de Aleas llamado 'Lagartijo'. A partir de entonces, dejó el apodo de La Algaba y se anunció con su nombre auténtico. Aquel día pinchó más de la cuenta pero hemos recuperado esta foto de uno de los pinchazos que dio, observen:



El toro le mete el pitón en la frente y, a pesar de ello, Carranza se esfuerza por dejar la espada en el sitio ¡y con los pies en el suelo! Las crónicas antiguas distinguían entre 'pinchazo' y 'pinchazo bueno'. Nosotros solemos hacer algo parecido por aquí cuando decimos 'pinchazo en lo alto'.

A Carranza se le conoció como 'Pedro El Cruel' pero no terminó de cuajar en figura. Aun así, su categoría como estoqueador queda patente en este comentario de la época:



Mereció los honores de esta portada:



'El Algabeño' tuvo dos hijos que quisieron ser toreros. Uno abandonó la carrera de ingeniería con ese objetivo pero nunca llegó a nada, que nosotros sepamos. El otro cortó dos rabos en La Maestranza el mismo día, José García Carranza 'El Algabeño':



Este es el rival que aparece en el pasodoble de Lalanda -a quien impartió una lección aquella tarde de los dos rabos en Sevilla-. Le había dado la alternativa Rafael El Gallo con murubes en 1923. Fue otro gran estoqueador, como el resto de la familia. Vean cómo se perfila con la mano donde tiene que ser (aunque en la foto no parece que esté en la rectitud del testuz):



Como torero hizo arrancada de caballo y parada de burro. Al año siguiente de su alternativa fue quien más corridas mató, cincuenta y nueve, por encima de Maera y Lalanda. Pero poco a poco se fue diluyendo porque le gustaba más la cara de las señoras que la cara del toro. 

Fue un gran jinete. Acabó rejoneando junto a Antonio Cañero. En Madrid coincidieron en 1933 donde se mataron ocho toros, dos a caballo y seis a pie. Asistió el presidente del gobierno, Manuel Azaña, quien luego diría que esa corrida le sirvió para confirmar que los toros no le gustaban. Ambos fueron actores de cine, El Algabeño intervino en tres películas:



Cañero y El Algabeño compartían simpatías por los franquistas y condujeron columnas que se dedicaron a todo tipo de tropelías recién iniciada la guerra en 1936. Donde pone 'tropelías' pongan ustedes 'asesinatos' porque no los vamos a tapar. En Córdoba creció un barrio que lleva el nombre de Cañero y lo querían cambiar como ya quitaron del Museo Taurino sus medallas (lean aquí). En La Algaba, la calle de El Algabeño es hoy la calle de la Igualdad.

Precisamente El Algabeño fue tiroteado en el barrio de la Caleta de Málaga por pistoleros de izquierdas que sólo le hirieron. Al final murió en combate cerca de Lopera (el título de teniente que figura en la esquela se lo concedió Franco a título póstumo):



Volviendo a lo puramente taurino, recordaremos su gran canto del cisne como torero. Fue en Sevilla, durante la corrida de feria del 21 de abril de 1928. A su primero, de Santa Coloma, lo toreó bien y le dio una gran estocada. Cortó orejas y rabo. En su segundo, de Villamarta, hizo honor a su estirpe con la estocada. La crónica del ABC dice que 'se arrancó a matar a un palmo de los pitones, derechísimo, dejó una estocada en la yema y el toro rodó como una pelota'. Dos orejas y otro rabo con salida a hombros ante la mirada atónita de Lalanda y del Niño de la Palma (a Lalanda le habían echado un toro al corral el día anterior, ya hablaremos de eso otro día).


'El Algabeño' da la alternativa a Mariano Rodríguez en Sevilla (1928)

Para arrimar el ascua a nuestra sardina catalana, les diremos que El Algabeño mató un mes después una corrida de Miura en Figueres. Alternó junto a Pablo Lalanda y Fuentes Bejarano (ese día, el miura 'Junquero' se negó a entrar en toriles ante la desesperación del personal y lo acabó abatiendo la Guardia Civil).

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.


La plaza de toros de Figueres 





sábado, 22 de octubre de 2016

JOSELITO Y SUS ABUSOS COMO FIGURA DEL TOREO

Todas las figuras han abusado de su posición buscando su comodidad. Abusó Guerrita y abusó Bombita. Qué les vamos a decir de Manolete y sus barberos. Los peores son probablemente los que mandan hoy en el toreo porque quizá nunca como ahora se había buscado tanto la comodidad y eludido la responsabilidad. 



Joselito no iba a ser menos. Alguno dirá que no fue él sino su apoderado, 'Magrito', más conocido como Manuel de Pineda. No nos vale porque el apoderado es la voz de su amo y el amigo Pineda hizo y deshizo con gran desahogo sin que ninguno de los Gallos le parara los pies, señal de que a los dos hermanos les parecía bien su oscura labor entre bastidores. En esta entrada les contaremos algunos de esos abusos aun a riesgo de que nos califiquen de herejes o de belmontistas.

Antes, sepan que el tal Pineda empezó de periodista fundando un periódico que se llamaba 'La Muleta'. Escribía con el seudónimo de 'Magrito'. Era además aficionado práctico y se le vio en algunos festivales. Apoderó como novillero a Litri y luego al Jerezano, a Antonio Fuentes, a Limeño y a los dos Gallos. 


Miguel Báez, 'Litri'

Es curioso que dejó de escribir en su periódico porque decía que era incompatible con su nueva dedicación y en cambio sí colaboró siendo ya apoderado con algunos medios madrileños -vemos de inicio que no era agua clara-.


Joselito y Manolito

Pero es que fue además secretario del empresario de la Maestranza, don Ricardo Ruiz de la Vega y representante de muchas ganaderías. Hubo corridas en que torearon Rafael, José y Limeño, con toros de Moreno Santamaría. Así, todo quedaba en casa. Tuvo su despacho durante muchos años en la sevillana calle Trajano, en el número 35.


José en Madrid cuando mató siete toros de Martínez (1914)

Vamos a ver algunos ejemplos ilustrados con imágenes de aquellos años:

- EXIGE TRES TARDES EN LA FERIA DE SALAMANCA

La feria de Salamanca tenía tres corridas. La empresa ofreció dos a los Gallos pero el apoderado se descolgó con que quería tres para José y dos para Rafael. Aceptaron en Salamanca pero Pineda se subió a la parra: tres para cada uno y la de Saltillo tenía que ser mano a mano ¿saben por qué? Porque ésa la tenía ya firmada Belmonte y era la manera de quitárselo de en medio. 


Una media de Belmonte a comparar con la de Joselito más abajo

Todavía la empresa quiso estudiar la propuesta pero ahora Pineda insistió en que quería 7.000 pesetas para cada uno y, si no se llegaba a la cifra, que contratasen a Limeño por 3.500 -otro torero suyo- (los belmontistas llamaban a los Gallos 'los señores de las 7.000'). La empresa tuvo que negarse por falta de presupuesto y la feria quedó en sus tres tardes con toros de Saltillo, Anastasio y Arribas. Torearon dos tardes Cocherito, Belmonte y Gaona, tres diestros a los que Pineda nunca quería ver compartir cartel con los Gallos.



- GALLITO NO QUIERE IR COMO TERCER ESPADA DEL CARTEL

Otra de las exigencias de Pineda en caso de haber copado las corridas de Salamanca era que José no iría en ningún caso de tercer espada en el cartel. Era la forma de borrar a Gaona, triunfador de la feria del año anterior con el que Pineda no quería mezclar a sus protegidos. Al final, ni en Salamanca ni en Burgos tragaron pero en Algeciras sí. Allí Gaona quedó fuera por esa razón.


En Algeciras, junio de 1914: José, Juan y Morenito de Algeciras

- ORDENA LO QUE TIENE QUE TOREAR BELMONTE

Pineda habla con la Junta Administrativa de Bilbao. No quiere que los Gallos toreen ni Miura ni Pablo Romero, que son, dice 'de ésas que ofrecen mayores dificultades a los toreros'. E insiste en que 'no se marchen de manera tan suave toreros que por su cartel y pretensiones están obligados a estar a las duras y a las maduras'. Belmonte, va por usted. 


Pase de pecho de Belmonte en 1917 en Barcelona, a comparar con el de Joselito más abajo

Se confirmó cuando Pineda finalmente cedió y dijo que adelante con Rafael y Joselito en esas dos corridas pero con la condición de que también estuviera Belmonte acartelado ese día con ellos.


 

- EN LA FERIA DE BILBAO NO TRAGAN

La Junta de Bilbao, por boca de su presidente, don Gerardo Yandiola, no tragó con las exigencias de Pineda respecto a los miuras. Resulta que los Gallos querían tres tardes pero que no cayesen en domingo. La empresa dejaba siempre la de Miura en tercer lugar, a mitad de semana, para asegurar la taquilla ese día de labor. Pues Pineda dijo que no y al final fue que no porque la Junta no se bajó los pantalones. Belmonte ya había firmado su contrato el 24 de septiembre y Pineda hizo su última oferta un mes después diciendo que torearía Gallito lo que fuese pero a condición de ir con Belmonte. 

Joselito, por navarras

No se pudo rehacer la combinación, Joselito no entró y Pineda dijo que  a Rafael 'al descartarse a su hermano de las combinaciones, no le conviene aceptar'. La Junta hizo un comunicado oficial denunciando todos estos ratimagos que terminaba diciendo 'al público, imparcial, toca juzgar'.


Gallito la misma tarde de su única encerrona en Madrid

- EN LA FERIA DE ALBACETE SÍ QUE TRAGAN 

En Albacete sí que se bajaron los pantalones ante el lobby gallináceo el año 1915. Habían hablado para sus tres corridas de toros con Pastor, Cocherito, Belmonte y Gallito. Los tres primeros firmaron sin más pero Manolito Pineda se descolgó exigiendo que una de las corridas fuese de una de 'sus' ganaderías, Moreno Santamaría y que, si no, no iba Joselito a la capital manchega.


José en 1917 en Barcelona. Los de Gamero Cívico fueron calificados de 'animaluchos terciados, sacudidos de carnes, auténticos chotos de lidia'.

Además él mismo avisó de que deberían pagar 9.000 pesetas por los toros (cuando en esa vacada no se cobraba más de 7.000). Por cierto, en Valencia pagaron 8.000 por esos mismos toros que también impuso Pineda el día en que 'Platero' se le fue vivo a Gallito.

La empresa albaceteña se vio obligada a tragar con todo porque el ayuntamiento había dado una subvención de 11.000 pesetas pero con la condición de que torease Joselito ¿Saben al final qué corrida se montó? Toros de Moreno Santamaría mano a mano para Joselito y Limeño. Pero es que unos días después en Hellín el cartel fue con los mismos toros (8.000 pesetas costaron) para los Gallos y Limeño, cobrando los hermanos 6.000 pesetas cada uno ¡en Hellín! La empresa hellinera quería a Belmonte pero, claro, con Pineda de por medio fue imposible.


Rafael en un pase sentado en una silla

- EN SAN SEBASTIÁN QUIERE IMPONER GANADERÍAS

Fue la feria de 1914. En la corrida de Veragua no estaba anunciado Joselito pero sí Gaona. Por aquel entonces, lo de Veragua era preferido por las figuras. Pues fue el propio Pineda quien dijo que se quitase esa tarde al duque y se pusiesen pablorromeros para Gaona. La empresa cedió y quedó fatal con el duque, ya que hacía tiempo que tenían apalabrada la corrida. Luego resultó que Gaona fue el gran triunfador de la feria a la que Gallito no acudió pretextando una enfermedad (que no le impidió torear dos días después de su excusa ¿les suena?). Es célebre la respuesta de Joselito cuando le preguntaron qué le parecía Gaona: 'ése no sabe torear'.



- PROTEGE A ALGÚN GANADERO

La temporada de 1915 en Burgos Joselito se negó a torear la de Pablo Romero con Belmonte y la de Urcola con Gaona. Dijo que sólo torearía lo de Moreno Santamaría, Garvey, Contreras, viuda de Murube o Felipe Salas. Este último fue también uno de los grandes protegidos del lobby de la calle Trajano mientras vivió, pues precisamente falleció ese mismo año.


Un apunte de Joselito tomado en Madrid

- REPARTO DE COMISIONES

La empresa de Madrid nombró veedor de toros en 1915 al andaluz 'Juanillón'. No era otro que Juan Soto, amigo íntimo de Gallito y de Pineda. En otras plazas como Valencia también lo imponían para que fuese él quien diese el visto bueno a los toros que iba a matar José. Ni que decir tiene que los otros toreros que cayesen en el cartel con Joselito tenían que apechugar con los toros recomendados por 'Juanillón'. Era vox populi que en los tejemanejes de la compra de las corridas que autorizaba Soto, se repartían la comisión entre él, Pineda y Fernando El Gallo.


Joselito adornándose con un toro de Pérez Tabernero en 1916

En la prensa de la época daban unos consejos a Joselito viendo la deriva que iban tomando sus exigencias o las de su apoderado Pineda que, como decíamos al principio, venían a ser agua del mismo pozo. Los consejos son de febrero de 1915, cuando el maestro tenía diecinueve años:



Como ven, hoy no hay nada nuevo bajo el sol. Seguramente las únicas diferencias son, en primer lugar, que los monopolios empresariales actuales dejan a Manolito Pineda como un aprendiz; en segundo lugar, que los abusos de José Tomás, El Juli, Morante, etc. dejan a Joselito como un maletilla. Y por último, lo más importante: que en aquellos años había una prensa que descubría y censuraba estos manejos. En cambio, los medios taurinos de hogaño se dedican a taparlos o directamente a ejercer de palmeros.

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.


martes, 18 de octubre de 2016

JOSELITO Y LOS SEIS MIURAS EN VALENCIA

Faltaba el tercer capítulo de nuestra historia sobre Gallito. Recordemos que empezábamos en esta entrada cuando pedía a don Eduardo Miura que le encerrase unas vacas toreadas para quitarse la espina del mal rato que le hizo pasar el toro 'Platero' en Valencia cuando no lo pudo matar (pulsar aquí). Era 1915.



Joselito había terminado las dos temporadas anteriores encerrándose con seis toros en Valencia, una de las capitales más gallistas. El 26 de octubre de 1913 fueron siete de Guadalest, de muy poca presencia. Aquel día los liquidó de siete estocadas y cuatro pinchazos. Corto cinco orejas. En esta foto de aquel día entra a matar saliéndose de la suerte aunque el toro no parece colaborar mucho:



Al año siguiente, el 18 de octubre de 1914, fueron seis de Contreras, muy terciados, observen (de hecho, lo de Contreras era todo así al principio):



Los pasaportó con cuatro estocadas, dos medias, ocho pinchazos y dos descabellos. Cortó tres orejas y un rabo y salió a hombros. Fue la más triunfal de sus tres encerronas valencianas. La verdad es que esta foto de abajo no creemos que gustase mucho al maestro. Entra a matar de manera horrible, muy parecido a lo que hacen cada tarde algunos de nuestros diestros actuales. Fíjense qué desastre:



Es célebre la anécdota de unos aficionados valencianos que ese día a la salida le dijeron 'sí, con Guadalest y Contreras muy bien pero con miuras ¿qué?'. Pues los miuras fueron al año siguiente, la temporada en que había recibido la bronca de su vida precisamente en Valencia el día del citado 'Platero'.

¿Cómo estuvo Joselito ese 17 de octubre? Mató los miuras de cinco estocadas, dos medias, dos pinchazos y dos descabellos. Cortó tres orejas. En esta foto se le ve adornándose aquella tarde:



El primero le dio un susto rompiéndole la taleguilla sin mayores consecuencias:



La mejor faena fue la del sexto, con lo que el respetable abandonó el coso con buen sabor de boca. Ahí lo tienen perfilándose con la mano donde debe ser, entre la barbilla y el corazón:



Aquel año de 1915 fue cuando más veces se encerró 'el fenómeno' con seis toros, lo hizo en ocho ocasiones. 

Salvo error, Joselito mató seis toros veinte veces durante sus años de alternativa (más dos de novillero). Pero sólo se encerró con miuras este día en Valencia. En Madrid y Barcelona actuó como único espada en una ocasión pero en ambas mató siete toros. En la capital fueron de Vicente Martínez, como ya comentamos, y en Barcelona seis del Marqués de Albaserrada y uno de Antonio Pérez.

El escalafón de 1915 quedó a final de temporada como sigue:

1. Gallito, 102 corridas y 241 toros muertos
2. Belmonte, 79 corridas y 171 toros muertos
3. Saleri II, 47 corridas y 100 toros muertos
4. El Gallo, 47 corridas y 97 toros muertos

Por cierto, la última foto que hemos puesto de los miuras valencianos engaña. La plaza no se llenó. Esto se comentó en la prensa del momento:



La verdad es que parece escrito por un belmontista, todo hay que decirlo. No obstante, la misma pregunta podríamos hacernos ahora ¿no creen? ¿Quién llena las plazas hoy en día?

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.

sábado, 15 de octubre de 2016

LA VIUDA DE VÍCTOR BARRIO

Es Raquél Sanz, con acento, como a ella le gusta. Ha concedido su primera entrevista después de la tragedia. La pueden leer entera aquí. Ya saben ustedes que en nuestro blog no entramos nunca a discutir argumentos antitaurinos, ni siquiera a razonar a favor de los toros usando los típicos argumentos mitológicos, históricos, culturales, artísticos o ecológicos.



Nuestra idea es que a quien les gusten nos veremos en este modesto blog y a quien no le gusten o los odie, aquí paz y después gloria. No obstante, las palabras de Raquél en esta respuesta que les copiamos nos han parecido especialmente interesantes a la par que preocupantes. Vean:

"En Twitter no se cortan, siguen alegrándose. La gente sigue compartiendo el vídeo de la cornada, especialmente extranjeros. Si subo fotos, me contestan 'Viva el toro Lorenzo', 'Viva el toro que mató a Víctor'. Sí, sí, a día de hoy siguen matando a Víctor en las redes sociales. Es el Reich animalista, el que lo sigue matando. Yo en un primer momento no lo viví, no me enteraba de nada. Ahora me duele más. Cuando suben alguna foto de la cornada o me mencionan... eso...



"Hace poco me pusieron: 'Eres asquerosa'. A mí. Y luego: 'Sí, pobrecito Víctor, pero él era un asesino de toros y está bien porque así ha dejado de matar animales inocentes'. Cosas así. Víctor, en vida ya recibía ataques de antitaurinos y él intentaba explicarles. Al final, como le contestaban de mala manera, le dije que ni les contestara. Estuvo en un debate con la presidenta del PACMA, Silvia Barquero, y fue una falta de educación constante de ella. Se fue sin despedirse ni del presentador. No entran en razón. El discurso animalista se ha pervertido tanto que llegan a ser tan animalistas que dejan de ser humanistas. Por eso siempre me refiero a ellos como seres, porque no son seres humanos. ¿Asesino? Asesinar lleva implicado matar a una persona. No saben utilizar las palabras. 


FOTO: Juan Pelegrín

"De todas formas, son cuatro. Que no se nos olvide. Son cuatro. Muy bien organizados.Muy bien aleccionados. No sé lo que hay detrás, qué intereses políticos, económicos, empresariales. Ni lo sé... sí me importa, pero bueno, no soy la Juana de Arco del toreo, como algunos me dicen. Pero hay intereses por detrás. Los cuatro que tenemos con nombres y apellidos me dan pena. (Y si tuviera delante al maestro que escribió una carta que no pareció impulsiva sino premeditada, ¿qué le diría?) Le miraría y diría que me lo volviera a decir a mí y a los padres de Víctor, porque decía algo de mearse en su tumba. 'Dínoslo ahora, de persona a persona'. Y nosotros, quietos. A ver si tiene... Si es capaz de decirlo y hacerlo, a ese señor hay que llevarlo a un psiquiátrico porque no puede vivir con el resto de la sociedad.

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.

miércoles, 12 de octubre de 2016

LA ESTOCADA EN PLANCHA DE CAYETANO

NUEVAS SUERTES DEL TOREO EN ZARAGOZA

Los aficionados que asistieron a la corrida de los juampedros con Ponce, Cayetano y López pueden considerarse afortunados. Vieron tres nuevas suertes del toreo de las cuales una de ellas, la del maestro Ponce, puede ponerse de moda a partir de ahora. Se trata del cite 'quitando moscas' (en el 3'25'' de este vídeo). Los otros dos maestros no se quedaron atrás, López nos deleitó con una estocada 'desde Utebo' (en el 5'55'') y Cayetano con lo más sensacional de la tarde: la estocada 'en plancha' (1'13''), observen:



Para realizar esta suerte se colocará el diestro perfilado enfrente del testuz pero irá alargando el brazo porque no tiene intención de cruzar sino de dejar la puñalada que, lógicamente, quedará atravesada pero eso a todo el mundo le da igual. La intención es ya salirse de la suerte tras pegar un telonazo al toro para taparle la cara:



Se intentará clavar lo más lejos posible de la cara del toro abriendo las piernas justo en el momento en que se da un salto lo más atrabiliario posible:



La esencia de la suerte radica en que el diestro quede en posición casi horizontal, de ahí lo de 'en plancha'. Por supuesto, se huye de la cara del toro por el lateral y no por el costillar:




En su segundo no pudo realizar la suerte con tanta perfección (5'07''). Citó igual de mal, tapó la cara del toro igual de bien, alargó el brazo para aliviarse y se salió de la suerte con gran pericia:



Observen en la siguiente imagen que no pudo realizar la plancha tan airosamente como en su primero pero mejoró la salida de la suerte porque, no es que se quedara en la cara ¡es que ni llegó a ella! La estocada es corta, pasada y, cómo no, atravesada:



El maestro Ponce improvisó un bonito cite 'quitando moscas' del hocico. El torillo era colaborador a más no poder pero se mostraba un tanto remiso a acometer ya que su bravura se manifestaba con cuentagotas. Así que el maestro le abanicó el morro con la punta de la muleta antes de cada pase. Vean por un lado:



Y por el otro:



El animalico obedece por fin y el diestro puede dar rienda suelta a su toreo soñado colocándose fuera de cacho, torciendo el torso y arrastrando la muleta por el albero (la sombra de El Juli es alargada):



¡Quién le ha visto y quién le ve! Si su abuelo Leandro levantara la cabeza... (recordar aquí).

Para finalizar este memorable recital,  López nos deleitó con la estocada 'desde Utebo'. Esta estocada debe realizarse siempre en la plaza de la Misericordia y consiste en perfilarse para matar desde esa bonita localidad zaragozana que da nombre a la suerte, observen:



Luego se emprende una veloz carrera. Decía Ostos en el vídeo que comentábamos en la entrada anterior que, en el momento del cite, la muleta debía tocar el hocico del toro. No hay duda de que eso no rige para la estocada 'desde Utebo':



El toro colabora esperando con paciencia franciscana, ya lo ven en las imágenes. Cuando por fin llega el diestro, el brazo está a la altura de la frente y se alarga convenientemente con intención de clavar antes de llegar a jurisdicción. Eso de matar los toros con el pecho es una antigualla, hay que asesinarlos de una puñalada:



Y el estaquillador se gira para tapar la cara del animal no vaya a ser que nos vea y nos fastidie una suerte llevada a cabo con tanta galanura:




Lógicamente, la estocada honda se ha ido trasera, caída y atravesadísima pero ¿a quién le importa mientras esté enterrada en las carnes del pobre bicho? El torillo esperaba una muerte honrosa. El pobre había facilitado el volapié sin moverse ni un ápice pero, al notar el espadazo traidor, no puede por menos que cocear lamentándose no de dolor sino de indignación ¡Menos mal que no puede hablar!



Lo dicho, enhorabuena a los aficionados aragoneses porque creíamos que estaba todo inventado en la Tauromaquia y estos tres grandes maestros nos han sorprendido con suertes tan vistosas como novedosas ¡Qué envidia da no haber estado in situ asistiendo a unos momentos históricos!

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.