Follow by Email

martes, 31 de marzo de 2015

La tarde de Fandiño desde la grada del 8

Pablo Romero


Antitaurinos



Paseillo



Minuto de silencio



Caballero con chistera roja



Florito se lleva el de Victorino


La derrota



Las almohadillas




Los sobresalientes



Cada mochuelo a su olivo

Tauro

domingo, 29 de marzo de 2015

FANDIÑO APOSTÓ... Y SALIÓ DESPLUMADO

Pueden estar tranquilas las figuras: el gesto de Fandiño quedó en fiasco sin paliativos. Al final, se mezclaron las almohadillas, los pitos y los aplausos de los que quizá echaron la culpa del desastre al ganado.

Es verdad que los toros sólo pudieron presumir del hierro pero si a ello se añade unas lidias fatales, el resultado es una tarde para olvidar. Nos quedamos casi con las ganas de que saliese el segundo sobrero de El Ventorrillo, a ver si un domecq arreglaba la tarde. Con eso está dicho todo.

Foto: Javier Arroyo para Aplausos

Y lo peor fue ver a un Fandiño progresivamente desganado, apático, sin recursos y, en los últimos dos toros, claramente desarbolado. Vayamos por partes:

Partido de Resina. Tenía tanto trapío como poca fuerza, ya se vio en los lances de recibo. Luego, dos picotazos y muletazos a media altura no por hacer honor a su noble sangre sino porque era de mantequilla. Pinchazo, trasera atravesada que hace guardia y dos descabellos.

Adolfo Martín. ¿Por qué brindó un toro sin fuerza ni poder que recibió un puyacito y un picotazo? Encima Fandiño se puso a porfiar ante un enemigo sin entidad. Y, lo que es aún peor, al hilo del pitón. Muy mal. Media trasera y atravesada y dos descabellos. Se le debió pitar a conciencia por brindar.

Cebada Gago. Colorado ojo de perdiz, caribello y rebarbo. Salió al trote, sin galopar, pero se fue al reserva sin que nadie lo evitase. Y en toriles recibió una inmisericorde vara metiendo con clase los riñones. En el segundo, el titular Óscar Bernal le pegó una carioca de cárcel. Y todo sin poner bien al toro en suerte, un completo desastre achacable totalmente al maestro.

Encima el toro se dio una voltereta que lo mermó no poco. Fandiño anduvo desconfiado y permanentemente fuera de cacho. Todo acabó con trasera caída un pelín atravesada y descabello. Mereció mejor suerte el cebadita.

Escolar. Nacido en noviembre de 2009, mucho tiempo rascándose en las encinas. Suponemos que por eso se rascaba en los burladeros de salida. Por fin el maestro puso al toro largo ¡pero porque se lo pidió el público! Ovación de gala de unos aficionados con ganas de ver las cosas bien hechas. Nunca salió de Fandiño el hacer bien el primer tercio. Empujó con fe el de Escolar en dos puyazos aunque en el segundo le levantaron el palo. 

Y va Fandiño y hace un quite bastante vulgar por chicuelinas que no venía a cuento (único que hizo junto a otro igual de ramplón por navarras). Con la muleta, siguió viviendo fuera de cacho sin ningún pudor ni ligazón. Aburrió al toro y al respetable. Media desprendida, recibiendo un pitonazo en la cara, y seis descabellos.

La tarde iba en barrena pero Victorino podía salvarla. El público ovacionó con gran cariño al diestro mientras esperaba al albaserrada.

Victorino Martín. Blandito de remos pero impecable de trapío, las fotos previas no le hacían ningún honor. Pero Fandiño dejó que su subalterno Lara pusiese al pobre 'Garduño' bajo el peto para que Agudo le diese cera a base de bien. Derribó sin demasiado mérito y en la segunda entrada el picador barrenó a gusto. El toro salió arrastrando una pata y fue al corral. Ya no había opción a que Victorino salvase nada.

Sobrero: Adolfo Martín. Escurrido, se tapaba por la cara. Un primer puyazo empujando con brío y un segundo que le cayó en el lomo. El inicio de faena fue pésimo. Ya se veía que Fandiño estaba desquiciado. Los mantazos que perpetró enfadaron al toro y a los presentes. Siguió fuera de cacho, como todo el día, pero le recetó la única estocada decente que nos ofreció (precedida de dos pinchazos). 

La tarde ya no la arreglaba ni MacArthur. Pero aún recibió palmas el de Orduña a la espera de que saliese el de Palha.

Palha. Pero el diestro iba ya a la deriva a pesar de una larga de rodillas que dio en tablas. Se desentendió del primer tercio con el toro que mejor luchó en varas: tres entradas yendo alegre al caballo. Cuando cogió la muleta, la cabeza de Fandiño estaba ya muy lejos de allí. El inicio de faena fue nuevamente lamentable y el toro se refugió en tablas. En ese instante, Fandiño presentó la dimisión, que el público no aceptó y, por fin, protestó ruidosamente.

Y el torero hizo un gesto feo con los brazos como diciendo '¿qué queréis que haga?'. Menos mal que no salió con lo de '¡baja tú!'. Dos pinchazos cuarteando penosamente dieron la puntilla a una tarde aciaga.

Ojo que nosotros no tapamos un ganado que dejó muchísimo que desear. Pero el mayor porcentaje en el fracaso se lo apuntamos al torero vasco. No le perdonamos su mala lidia, su poco interés en el primer tercio, su toreo siempre al hilo del pitón, su permanente situación fuera de cacho y su desgana cuando vio que la tarde se le iba.

Al final, se retiró entre almohadillas con la sorprendente división del público de Las Ventas donde se rivalizaba a ver quién se imponía si los que aplaudían o los que silbaban. Para que luego digan que en Madrid son duros. No: son unos sentimentales. Pero nunca un torero dilapidó tanto cariño como el que se le brindó a Fandiño la tarde del Domingo de Ramos. Una lástima.

Saludos cordiales de Tarragona. Rafa. 

Con tiempo a ver si les ponemos algunas fotos del acontecimiento, aunque no sé si vale la pena...

Foto: Javier Arroyo para Aplausos

viernes, 27 de marzo de 2015

miércoles, 25 de marzo de 2015

¿FANDIÑO COMO CAMINO?

Hay gran expectación ante el desafío de Fandiño este domingo en Las Ventas. ¿Se han fijado ustedes en que coinciden las vocales de Fandiño con las de Camino? Camino se encerró con seis toros  el 4 de junio de 1970 y cortó siete orejas a los titulares y una más al sobrero de Bartolomé que regaló (se llamaba 'Rabioso'). Coinciden las vocales de los nombres y coincide también que sean seis toros de diferentes ganaderías. No sabemos si Fandiño regalará el sobrero ni tampoco si coincidirá en el terno. Aquel día Camino iba de grana y oro:


Igual que aquel día, se espera un lleno en Las Ventas. No coinciden en edad, Camino tenía 29 años y Fandiño 34. La corrida de Camino era de Beneficencia y no cobró aquel día -se recaudaron casi seis millones de pesetas de la época-. Tampoco coincidirán en el trapío de los toros. Los de Camino fueron más bien terciados y cómodos de cara. Véanlos aquí:

'Andulero', de Arranz, único toro que vino de Salamanca



El de Joaquín Buendía (¿'Zampón'?)


'Bocanegra', de Juan Pedro, el único que le dio problemas


'Inopinado', de Miura


El de Pablo Romero, devuelto por cojo

'Taleguito', de Urquijo

El único que dio problemas fue el titular de Juan Pedro, 'Bocanegra', que le llegó a rasgar la taleguilla. Por cierto, el vestido grana y las cabezas de los siete toros de aquel día los donó el de Camas al Museo Taurino de Madrid. Aquí está haciendo el paseíllo en solitario y más abajo sentado en el estribo esperando la devolución del pablorromero por cojo (fue sustituído por otro de Juan Pedro).



Camino quiso que fuesen toros de las ganaderías de más antigüedad -excepto el de Arranz, con quien la Corporación de Beneficencia tenía un compromiso anterior-. De los que matará Fandiño, el de menos presencia por las fotos que hemos visto es el de Victorino. Eso nos hace pensar que hará el avión como los toros más pastueños de Las Tiesas, a ver si acertamos como pronosticábamos aquí. Ahí tienen a 'Garduño' dando pena con las fundas que criticábamos aquí:

Se conserva un pequeño vídeo sobre aquella tarde que pueden ver aquí. Observen, sobre todo, la naturalidad de su toreo, nada que ver con esas posturitas forzadas y pretendidamente barrocas que son el antitoreo de nuestras figuras. Esos trincherazos de inicio son una maravilla. Los hace como decía él, con la mano en la entrepierna al acabar el pase, los pies bien asentados en la arena y saliéndose al tercio con garbo aprovechando el momento en que el toro se da la vuelta.

Tampoco faltaron las chicuelinas. Siempre había un runrún cuando, tras la primera vara, salía Camino con intención de realizarlas. El calificativo suele ser el mismo en todas las crónicas: 'primorosas'.


Aquí lo vemos en la estocada al de Urquijo, que cayó delantera tras pinchar dos veces. Camino decía 'si después de cuajar un toro se te va el triunfo por la espada, es para matarte'.



No tenía pelos en la lengua el niño sabio, como cuando hablaba de su propio hijo Rafi: 'aquí, al que no vale, lo echan rápido. Hay que estar todo el día metido en el toro. A mí nadie me ha visto bailando y cantando de madrugada...' Al natural aquella misma tarde:



 Véanlo perfilándose para matar -con las banderillas de Beneficencia-:


Los toros, flojitos, recibieron seis varas en total y algún que otro picotazo, esperemos que el Domingo de Ramos sea algo muy diferente. Camino toreó 52 tardes en Madrid y cortó 48 orejas. Salvo error, aquel día fue la única tarde que actuó en solitario en Las Ventas.

De Camino decía El Viti esta frase que les hará pensar: 'Paco Camino ha sido un torero que ha toreado con gran arte y empaque pero sin temple, igual que Ordóñez. Curro Romero y Luis Miguel sí templaban a los toros' ¿Qué les parece? Observen en esta verónica uno de los ingredientes del empaque, las zapatillas bien firmes en la arena, como si el diestro fuese una estatua de piedra (recuerden aquí lo que decíamos de Frascuelo en Céret):


En la crónica del ABC, Cañabate acababa diciendo 'cortó, creo, ocho orejas. Camino nos ha hecho suspirar hondo. Nos hemos quedado tan a gusto'.

A ver cómo nos quedamos nosotros el próximo domingo.

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.





sábado, 21 de marzo de 2015

GREGORIO SÁNCHEZ: LA CRUELDAD DE MADRID CON ÉL
Torero de rancia estirpe castellana, seco y serio, torero largo y valiente, hijo taurino de otro toledano ilustre, Domingo Ortega. Torero de Madrid a quien Madrid trató cruelmente el día de su despedida. Mal hecho. Pero, como decíamos aquí, el público de Las Ventas es muy sentimental y las personas sentimentales te lo dan todo con la misma facilidad con que pueden llegar a mostrarte una crueldad extrema.
Tras la Beneficencia de 1960, cuando subió a saludar a Franco
Fue torero vocacional, sin antecedente familiar alguno. Vio de pequeño una corrida en que alternaban Pepe Bienvenida, Morenito de Talavera y Luis Miguel y ahí se decidió. Madridista furibundo y fumador empedernido -más de tres paquetes diarios sin que afectasen a su forma física-. Tomó la alternativa de manos de Antonio Bienvenida, a quien sustituyó como presidente del Montepío de Toreros.
Aquel día se inauguraba la temporada en Sevilla en 1956. Lleno total para ver cómo, en los primeros muletazos al toro de la alternativa, era atropellado, corneado feamente en el glúteo y golpeado en la boca. Perdió un diente, la cornada fue de 15 cms. y la sangre salía a borbotones de ambos sitios. El susto fue morrocotudo. Vean el momento:
'Barquillero', núm. 1, de Joaquín Buendía. El testigo fue Joselito Huertas.
 ¿Cuántas veces salió a hombros de Madrid? Oficialmente figuran siete aunque en algún sitio hemos visto cinco (?). Pero es que él afirma que fueron diez -una de novillero-. Si toreó cincuenta veces en Las Ventas y creemos sus palabras, sale a hombros casi una vez cada cinco tardes (la más famosa, su encerrona en 1960 de la que ya hablamos aquí). A veces, hay toreros que son sacados a hombros sin haber cortado los trofeos reglamentarios y otros que se niegan a salir a hombros aun teniendo derecho, quizás ahí radique la duda.

Con un pablorromero en 1961

La primera vez que abrió la Puerta Grande en Madrid como matador fue en la corrida de la Prensa de 1956. Substituía al herido Ordóñez y compartía cartel con Antonio Bienvenida y con Manolo Vázquez, recientemente premiado con el primer trofeo que otorgó la peña Manoletina de Madrid. Fíjense en la foto porque es de esa tarde:

 Fueron unos años en que se puso de moda celebrar los triunfos de los toreros arrojando almohadillas. Nadie se lo explicó nunca y la moda desapareció tal como apareció. Pero el día de su despedida Sánchez verá almohadillas de verdad, de las de Curro Romero.
  
En la feria de san Isidro del año siguiente acabó en comisaría. Cortó una oreja pero, enfadado con la presidencia, la arrojó al suelo y dio dos vueltas al ruedo. Ahí lo tienen aquella tarde toreando a 'Rondeño' de Barcial. Al acabar la corrida atravesó el ruedo fumándose un cigarro chulescamente. El segundo se lo fumó con los grises en el cuartelillo.
  
La izquierda era su fuerte (usaba muletas muy pesadas, de doble forro)
Siempre estuvo dispuesto a las obras de caridad. En la corrida del Montepío de 1957 fue cogido por sus dos toros pero cortó cuatro orejas y volvió a irse a hombros. Véanlo aquel día con 'Tallealto', de Hermanos Villagodio:

Atención porque Gregorio Sánchez dio la alternativa nada menos que a El Viti el 13 de mayo de 1951. El misacantano cortó dos orejas pero la tarde fue la famosa de las tres vueltas al ruedo de Diego Puerta con el tercero.
  

Y más atención porque nuestro protagonista también dio la alternativa a Curro Romero el 18 de marzo de 1959 con Ostos de testigo. Es Valencia, entonces plaza de toros de primera y hoy día bajo mínimos -como critica muy justamente nuestro amigo Diago aquí-.

Eso quiere decir que entre el que se la dio a él y estos dos sumarían treinta y dos puertas grandes en Madrid a las que añadiríamos las diez de Sánchez. Total: 42, la historia viva de Las Ventas.

Cogida sin consecuencias en Valencia (toro de Mª Teresa Oliveira)

Siempre se habla de la corrida de Victorino como 'la corrida del siglo'. Ruiz Miguel, Esplá y Palomar cortaron dos orejas cada uno y salieron a hombros con  el propio Victorino. Quizás se olvida el san Isidro de 1970. Cuarta de feria, toros de Juan Mari para Sánchez, El Viti y El Cordobés. Cuatro orejas para El Cordobés, tres para El Viti y dos para Gregorio Sánchez. Al final, todos a hombros con el mayoral como vemos aquí junto a un natural de Sánchez esa tarde:


Hemos buscado en el archivo del NO-DO las imágenes de ese mismo cartel el año siguiente. Las pueden ver aquí. Fíjense en las estocadas. La de Sánchez, usando ese tranquillo típico suyo de levantar el brazo antes de clavar, por eso le quedaban muchas estocadas perpendiculares. La de El Viti, perfecta de ejecución. Y la de El Cordobés, horrorosa.
Sin embargo, tras tantos años de éxitos en su plaza y con su público, llegó el día de su despedida y no pudo ser más aciaga. Iba de celeste y oro. Era el 30 de septiembre de 1973, toros de Aleas, que salieron malos ('los de Aleas, no los veas'). Un sobrero de García Ibáñez que salió peor. El viento no quiso perderse el acontecimiento. El torero estaba mal físicamente y la temperatura era muy baja. Fue todo una conspiración para el desastre. Esto comentó el diestro en El Ruedo:


  Y eso que nada más acabar el paseíllo escuchó una ovación que le obligó a saludar dos veces. Luego las cañas se tornarían lanzas. Lo único bueno de toda la tarde, cuatro verónicas.

Como ven por la barrera, la foto no pertenece a ese día

El balance fue: palmas, pitos, bronca, bronca, bronca y bronca con lanzamiento de almohadillas. Tras la muerte del quinto, debía salir su hijo Gregorito a cortarle la coleta pero el diestro hizo un gesto negativo al ver el panorama. A la muerte del sexto, entre las almohadillas, salió su amigo Antonio Checa a cumplir el trámite. Una pena. Las almohadillas sí que le supieron muy mal:

El mal rato lo compartió con sus paisanos de Santa Olalla que fletaron dos autobuses siguiendo las 'órdenes' del párroco que, en el sermón de la semana anterior, había dicho que tenían que ir todos a acompañar a Gregorio en su despedida (¿les prometería indulgencia plenaria?)
El día de su confirmación en Madrid por César Girón, cogido en el primer pase (1956). En esa misma situación mató el toro 'Pocapena' al pobre Granero destrozando su cabeza contra el estribo.

Seguro que el bueno de Gregorio se iría el miércoles a quitarse la espina al Bernabéu a ver si su Madrid remontaba en la UEFA contra el Ipswich Town. Pues tampoco. Los ingleses hicieron valer el 1-0 de la ida y el Madrid de Pirri, Benito, García Remón, Zoco, Del Bosque, Grosso y compañía no pasó del 0-0.
Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.
  


martes, 17 de marzo de 2015

EL SORO EN FALLAS: TIC-TAC PARA LAS FIGURAS (Y PARA LA FIESTA DE TOROS)

Avisábamos en nuestro blog de que era una auténtica temeridad anunciar al Soro en Valencia. Lo habíamos visto el año pasado en unas condiciones físicas lamentables para ponerse ante un toro.

La vida del Soro tras su retirada ha sido un camino más de espinas que de rosas -muchas de las espinas se las buscó él, que conste-. Seguramente el hombre estaba necesitado de dinero y de ovaciones así que al final hizo el paseíllo junto a dos figuras en una plaza de primera y ante ganado en teoría de primera.

Foto: ABC

Lo que parecía una gracia que aseguraba el 'no hay billetes' bien pudo transformarse en desgracia. La situación nos recordaba a la muerte de aquel espontáneo en Albacete ante la presencia de El Cordobés (recuerden aquí). En Valencia, el despropósito se saldó con la fractura de tres vértebras dorsales del pobre Soro cuando fue arrollado al entrar a matar.

Que la empresa quisiera llenarse el bolsillo a costa de una posible tragedia lo entendemos porque es su condición. Que dos figuras se prestasen a compartir cartel con un hombre en clara inferioridad física en una situación que, sobre el papel,  rozaba el desastre, no lo entenderemos nunca.

Foto: ABC

Al final, no hubo tragedia sino la demostración de que ese hombre sin facultades, pasado de kilos y desesperado era capaz de torear los mismos toros que nuestras queridas figuras ¡y no se nota la diferencia! Incluso exhibía más afición que ellas...

¿Qué pensarían Ponce y Manzanares en la barrera? Una humillación. ¿Qué pensaría el ganadero al ver que El Soro 'dominaba' sus fieros animales? Otra humillación. Pero a estos les da igual ocho que ochenta.

Todos han quedado con el culo al aire, con perdón. Menos la empresa y los taurinos 'sobrecogedores', que nos venderán la mula ciega de una tarde heroica de un gran torero.
 
Con la bandera en el platillo. Foto: El Mundo

Un crítico contemporizador como Zabala ha escrito en El Mundo una crónica demoledora de la que entresacamos estas frases sorprendentes para lo que suele ser la adocenada crítica taurina oficial:

Escribo desde la tristeza. La grotesca gloria de El Soro (re)aparecido es la más degradante derrota para el toreo y para el toro bravo que se haya presenciado jamás. ¡Y en una plaza de primera categoría! Un hombre tullido, hinchado como un globo, el rostro como Rocky en el último asalto, sostenido en un alza y en lucha permanente con su destrozada vida y su reconstruida rodilla, le pegó ayer pases a sus 52 años y tras dos décadas fuera de los ruedos al estereotipo de toro que los superdotados de la torería andante del siglo XXI exigen para sus hazañas. Nada más esperpéntico ni más macabro ni más grotesco.  

Y sigue (no parece un crítico de los actuales, tan domesticados):

¿Mérito del Soro? Todo y más. ¿Inconsciencia? Toda y no sólo suya. Aquí existe un tribunal veterinario para examinar los toros pero no uno médico para los toreros como existe en el boxeo. A Soro por suerte le salió un amigo de Juan Pedro Domecq y demostró que se pasa la sabiduría del maestro de Chiva y los abdominales de Manzanares por el forro de la taleguilla de su raza. 

El Soro ha puesto en marcha el reloj de la cuenta atrás para este espectáculo. Bueno, en marcha ya estaba desde hace tiempo. El Soro lo ha adelantado varias horas. O varios años.

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.

Foto: ABC

 

sábado, 14 de marzo de 2015

EL PALHA DE FANDIÑO PARA MADRID
 
Como al final Fandiño no traerá un miura, el toro con divisa de mayor antigüedad en su encerrona será el de Palha (1883), por delante del de Partido de Resina. No obstante, parece que la idea no es lidiar ese día los astados por orden estricto de antigüedad. Si no hay cambios de última hora, este es el toro, negro zaíno y ligeramente carifosco:
 
  
Da gusto presentárselo a ustedes porque no lleva fundas. Tres condiciones tuvo en cuenta Folque a la hora de escogerlo. Transcribimos sus propias palabras:

"Cuando vienes a Las Ventas hay una limitación, que es el trapío para Madrid. A partir de ahí, el primer factor es la reata, que en los papeles el toro dé un mínimo de condiciones.

"Luego, hay que observarlo en el campo porque el toro habla contigo, te dice mucho de lo que va a hacer después y te ayuda a acertar o, por lo menos, a equivocarte menos.

"No elegirás el de más cara o el más alegre en el campo porque el toro bravo, en el campo, suele ser humilde..."

Decíamos en nuestro comentario sobre la encerrona de Fandiño aquí que los toros de Palha son de los que buscan al caballo nada más verlo en el ruedo. Esto debería aprovecharlo el torero vasco para lucirlo y predisponer al público en su favor. No se olvide que, aparte de sus incondicionales, ese día va a haber aficionados de todo el mundo atraídos por el deseo de ver toros de verdad (al menos, por el hierro, deberían serlo). Vean el trapío de este palha que se lidió en Céret hace dos años:


No va a ser el público del clavel y del palco de Canal Plus. En san Isidro, el primer tercio es un trámite sanguinario pero el Domingo de Ramos los aficionados que vamos a acudir esperamos ver cómo se lucen los toros en el caballo. Además, Fandiño puede ganarse ovaciones gratis poniendo al toro bien en suerte, cada vez más lejos y sacándolo él mismo del peto para mostrar que dosifica el castigo y nos regala tres entradas al caballo en cada toro.

'Fusilito', de Palha. Núm. 191, 489 kilos. Premio al mejor toro de la temporada 2014 en Madrid

Viene de perlas esta preciosa foto de El Ruedo perteneciente a una espectacular corrida de Palha que se lidió en Vista Alegre el día de san José de 1959. Observen:


A la corrida se apuntaron tres toreros de segunda fila: Juan Montero, 'El Turia' y Marcos de Celis. Las figuras, lógicamente, ni estaban ni se les esperaba -como el general Armada el 23-F-. Lean lo que decía la crónica:


Esto mismo vale a día de hoy ¿no creen? Y la semana que viene se cumplirán cincuenta y seis años de esa crónica... Los toros de Palha derribaron aquel día doce veces. Los quites fueron de verdad porque los picadores llegaron a correr serio peligro. Aquí, uno de los apuros:


Marcos de Celis dio una vuelta al ruedo llorando a la vista de todos porque el cicatero presidente le negó una oreja pedida por mayoría. La necesitaba como agua de mayo y se la había ganado ante un toro de verdad. A esos mismos presidentes les faltan pañuelos cuando se trata de contentar a nuestras queridas figuras y a las empresas que los llevan.

Por cierto, lean lo que decía el ABC al día siguiente y ya me dirán si no es de palpitante actualidad:

"Con estos palhas de cuajo y kilos caben poco las florituras y pampiroladas taurinas que ahora entusiasman tanto a las nuevas generaciones".

Nos consta que la expectación para el próximo Domingo de Ramos es máxima. Sólo por eso Fandiño ya ha triunfado. Y ya veremos qué ganadero se lleva el gato al agua.

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.

Vaca de Palha (Foto: www.toroalcarria.com)