Follow by Email

domingo, 31 de julio de 2016

FERIA DE AZPEITIA, 2016 (1): ANA ROMERO

PORCELANA CÁRDENA

Uno venía de ver toros en Francia donde en Vic entraron sesenta y dos veces al caballo en tres corridas. Para ver lo mismo en Azpeitia con los de Ana Romero, tendría que haber habido ¡más de diez corridas!

Los seis toros fueron al caballo seis veces y la mayoría con el palo levantado o recibiendo directamente el picotazo de turno. Penoso. El único que empujó fue este quinto y como premio recibió este puyazo de cárcel taurina.



A la salida, este fue nuestro diálogo con uno de los picadores de Bautista:

- ¿Qué? Hoy poco trabajo ¿no?
- Hombre, a la corrida le ha faltado un poco de poder
- Es que estos toros venían picados del campo
- Qué más quisiera uno que poner tres buenos puyazos en la yema...
- Y sentirse picador ¿verdad?
- Eso es
- Es que con estos toros tenía la sensación de que yo mismo podía bajar a picar 
- Bueno, no tanto como eso... 
Es que si el público tiene esa sensación, para vosotros es fatal
- Hombre, la verdad... Bueno, un poco sí...

Y la presentación, ustedes mismos, más que justita, con alguno directamente anovillado. Vean los cuatro primeros y el sexto:







El único toro fue el quinto, 'Marismeño'. Se le ocurrió meter los riñones con fe en el puyazo que recibió y ya han visto en la foto de entrada que el picador le dio más cera que en un velatorio:



A ver qué pasa con la cuadra Peña de Sevilla porque sus caballos no pasan de los 620 kilos y algún cuadri puede que pese más.

Fue una corrida posmoderna: primer tercio inexistente, banderillas sin sentido y todo encarado a la muleta. Que no cuenten con nosotros para este espectáculo.

BAUTISTA. Su primero era un torillo de porcelana pero él estaba como desconfiado. Sólo al final dibujó algún natural fino. Casi entera, trasera y atravesada  y seis descabellos mientras empezaba el aguacero con gran desbandada en los tendidos.



Su segundo pasó sin picar y fue absurdo empeñarse en poner banderillas con el piso tal como estaba. Las banderillas sirven para 'alegrar' al toro tras el quebranto en varas. Aquí no hubo varas, o sea que se podían haber ahorrado los garapullos (o ponerlos con velcro, es una idea que lanzamos).

Faena calcada de la primera. Desconfiado y envarado al principio y tardando en ver que el toro era de dulce. Al final, algún natural suelto bien trazado. 



Cuando hizo un pase de la firma el toro quedó cuadrado, pero Bautista se fue a pasear. A la vuelta, doble sainete, uno para cuadrar y otro para matar: dos avisos tras dos pinchazos, casi media y cinco descabellos. 

Destaquemos que los dos pinchazos fueron recibiendo y ejecutó la suerte con pureza, lo mejor de la plúmbea tarde.

DANIEL LUQUE. Su primero era un novillete sin cara, vuelvan a la foto de arriba. Cayó un diluvio de proporciones bíblicas (hasta ocho veces cambiaron de muleta los diestros porque debían de pesar veinte kilos). Mientras el torillo iba y venía, Luque destoreó y codilleó a gusto.



Estocada caída y oreja de tercera (o de regional). Observen, caída, casi baja:



Su segundo ya hemos dicho que fue un toro con trapío. Pero Luque le hizo un inicio de faena lamentable a base de trapazos sin ton ni son. Igual por eso el toro embistió con la cara a media altura y al final se empezó a hacer el amo. Lo finiquitó de un bajonazo horrible.

BORJA JIMÉNEZ. Su primero era ese cárdeno franciscano que han visto y cuya bonita pinta quedaba deslucida por el chaparrón. 



Se comía la muleta con codicia y con nobleza bebiendo agua con el morro por la arena de Azpeitia. El piso quedó teñido de rojo entre el agua y la sangre, como se aprecia al fondo:



Jiménez estuvo fuera de cacho pegando pases. Los naturales, ayudados, cómo no, fueron mantazos. Tiene un problema grave: no sabe matar. Se queda en la cara con el brazo arriba. Así pegó dos horrorosos pinchazos, media desprendida y tres descabellos.

El último era degollado y rabón (lo son muchos toros de esta ganadería). Obedecía al cite a la primera, no como el tal 'Cobradiezmos'. Además embestía con casta. Jiménez estuvo bullidor entre ovaciones pero, tras cuarenta pases, la sensación nuestra fue que quedó por debajo de la calidad del toro.



Pinchazo fatal sin cruzar, dos medias tirando la muleta en ambas y cinco descabellos. Pocas orejas cortará matando de esa manera tan atrabiliaria.

Lo dicho, una corrida posmoderna, sin ningún interés para quien esto firma. Eso de que Azpeitia es el Céret español... En fin, corramos un tupido velo.

Saludos cordiales desde Azpeitia. Rafa.


lunes, 25 de julio de 2016

FERIA DE TAFALLA, 2016 (1): LOS TOROS DE AGUADULCE

En la finca 'Casa Toril' vimos los toros que Aristráin tiene para la corrida de la feria de Tafalla de 2016. La finca está llegando a ese extraordinario paraíso que es la Sierra Norte de Sevilla (recuerden aquí nuestro paseo por allí, donde podrán ver unas fotos ya imposibles de conseguir: unos toros impresionantes de Isaías y Tulio Vázquez hechas por quien esto firma hace muchos años).

Repite Aristráin porque el año pasado presentó una novillada a la que cualquier cartel de novilleros con ganas hubiera cortado un mínimo de seis orejas, y no exageramos (recuerden aquí nuestro comentario).



Ya avisamos de que la corrida es de encaste Núñez pero el Núñez auténtico, el de don Carlos Núñez, con aquella base de Rincón que fue modelando para que saliesen toros más bien terciados y bajos de agujas. Lo avisamos porque hay muchos aficionados tafalleses a quienes gusta el toro grande (ande o no ande). Aquí tienen este colorado ojo de perdiz, bociblanco, listón, meano y cornidelantero. Es bajo de agujas, como quería don Carlos Núñez Manso:



Con la aportación que se hizo de Villamarta cayeron gotas de sangre vazqueña que provocan accidentes blancos en este encaste. La verdad es que a nosotros, que somos unos apasionados de las pintas del toro de lidia, nos cuesta describir alguna de las combinaciones que salen en esta sangre. Recuerden aquel sobrero de Nazario Ibáñez que salió el año pasado en Hellín (Núñez por vía de Manolo González):



Por cierto, este año en Hellín salieron todos a hombros con estos mismos toros. Y recordemos que guarda una novillada para septiembre en Madrid con la que adquirirá antigüedad puesto que el año pasado sólo se lidiaron dos.

Parecidos son dos hermanos casi gemelos que vendrán a Tafalla. Este primero, negro, mosqueado, ojalado, caribello, coliblanco, botinero y gargantillo (se aprecia el hierro de Aristráin con el círculo):



Y este segundo, negro aldiblanco, salpicado, ojalado, coliblanco, botinero y también gargantillo:



Se distingue del primero en que este tiene los costillares más claros, fíjense:



Y la cara es tan oscura que no lo calificamos de caribello como a su hermano a pesar de que haya algunos pelos blancos:



Hay apartado otro colorado ojo de perdiz pero esta vez chorreado en verdugo, observen el cuadril:



Quizás el más voluminoso sea este negro zaíno. Es cornialto: 



Hay un castaño albardado, bocinero, ojinegro y lavado de cara, este de aquí abajo. También es ligeramente cornialto, cosa habitual en lo original de Núñez:



Observen la mancha castaña clara tan bonita que tiene en las pezuñas delanteras:



Y este negro bragado, meano, axiblanco y ligeramente bizco del derecho pero muy astifino:



Vienen de los dos hierros que tiene Aristrain (lo comentábamos aquí). Actualmente disponen de unas 250 vacas para ocho sementales. Insistimos en que son de los Núñez auténticos, no esos mezclados con otros parladés para obtener más caja y poder lidiar en plazas donde exigen un toro grande. La idea de don Carlos Núñez era conseguir toros finos de cabos, nada bastos:



Lo de Núñez fue muy querido por las figuras hace años. Luego ha caído en desgracia porque nuestras figuritas actuales probablemente son las más caprichosas, desahogadas, acomodadas y vividoras de toda la historia. No quieren nada que pueda tener un poco de carbón y lo de Núñez lo puede sacar.

Pero esto tiene una ventaja: cuando sale el de Núñez malo, todo el mundo lo ve, no engaña a nadie y no hay nada que hacer. No es como lo de Santa Coloma o Albaserrada, que si sale picante pero lo acobardas sin cometer errores, se entrega y acaba tragando. Esto, no. Pero, por si acaso, nuestras figuras no se salen del sota, caballo y rey (aunque cuando sale uno de Garcigrande o uno de Cuvillo malos, son terribles, pero lo interpretan como un accidente...hasta que se les atraviese y vayan también a la lista negra).

La corrida la matarán Julio Benítez 'El Cordobés', Agustín de Espartinas y Nazaré el sábado 20 de agosto. La verdad es que el cartel no ha provocado lanzamiento de cohetes entre la afición tafallesa. Al contrario, lo que ha suscitado es no poca indignación. Nosotros lo cambiaríamos por el de Hellín sin dudarlo (vean aquí).

Ahí tienen a los de Aguadulce como si tramitaran la curva de la farola en la bella localidad navarra:



Este puede venir rezagado de Escolapios (con el hierro diferente de Aguadulce, compárenlo con el anterior):



Pero, como repitan la carrera de los novillos del año pasado, va a haber que estar muy en forma para poder mantenerse unos segundos corriendo en su cara.

En otra entrada les mostraremos los veraguas de Prieto de la Cal que correrán el encierro del 15 de agosto.

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.

lunes, 18 de julio de 2016

CÉRET DE TOROS, 2016 (y 3): SALTILLO

EL MEJOR SALTILLO FUE DE ZABALLOS

Como no hay dos sin tres, a la decepción matinal siguió la decepción vespertina. Ojo, no se equivoquen ustedes. No esperábamos una repetición de la mansada de Madrid. El problema es que no vimos en los saltillos de Céret ni codicia, ni poder, ni, por supuesto, bravura. Fue un poco como la de Tafalla del año pasado (recuerden cómo titulábamos aquí).

Y eso que la corrida podría haber acabado con tres orejas, una para Robleño, si mata bien a su primero, y dos para Aguilar, a quien le siguen tocando los saltillos más toreables. Pero toreable fue toda la corrida, ni un mal gesto, ni una mirada aviesa, nada. 

En el caballo, perfectamente olvidable. Fueron dieciocho veces al peto pero el único que empujó un poco fue este quinto, 'Horquito', pero saliendo suelto:



Estos fueron los toros, todos con el hierro familiar, no con el del marqués:








ROBLEÑO. Estuvo muy gritón, qué manía. Igual que sus otros dos compañeros, una pesadez. Su primero nos pareció pasado un poco de romana (590). Fíjense en que la media de los otros cinco fue de 510 kilos. Obedecía presto al cite pero había que llevarlo con mano firme porque iba un poco descompuesto. 

Robleño le fue ganando terreno echando la pierna adelante pero presentando mal la muleta, como casi siempre:



Perdió la oreja por matar de un bajonazo tras perfilarse fuera de la suerte. A nosotros no nos pasó desapercibido (fíjense en que el toro se había escobillado el pitón derecho):




Estuvimos hablando con uno de los toreros de la feria y cuando le preguntamos qué era lo que más le llamaba la atención de esta plaza nos dijo 'es que aquí la gente quiere que mates al toro bien' ¡Anda! Pues como debería ser en todas partes ¿no creen? Sólo le faltó añadir 'no como en España, que da igual todo mientras entierres la espada'. Por eso cuando denunciamos en nuestro blog que muchos diestros matan fatal, ellos son perfectamente conscientes de que lo hacen porque se les consiente.

Del cuarto, nada que destacar, ni el toro ni el torero, que se dedicó a pegar pases sin piedad. Pinchazo, rinconera y a otra cosa.

AGUILAR. Su primero era justito de presencia, vuelvan a ver la foto. Una verónica con cierto gusto:



Hizo un gran inicio de faena que sirvió para ver la buena condición de 'Lechuzito'. Intentó destorear al uso pero el toro lo vio y le avisó (a las terneras sí puedes permitirte el lujo de destorearlas porque van al trapo bobaliconamente aunque te vean). Toda la faena fue con la derecha:



Con la izquierda no lo quiso ni ver cuando no era para tanto pero la mayoría de toreros andan desconfiados sin la ayuda del estoque. El toro fue echando la cara arriba quizá porque faltaba mando en la muñeca.

Estocada perpendicular perdiendo la muleta y gran escándalo cuando el presidente no concedió la oreja. Nosotros no pediremos jamás una oreja por una faena toda con la derecha y una estocada perdiendo la muleta. Pero creemos que la petición sí era mayoritaria. Dio dos vueltas al ruedo.



En su segundo ya había visto que antes Venegas había toreado con la izquierda sin problemas y ahora no se escaqueó:



A punto estuvo de agrandar su leyenda el señor Moreno Silva porque casi suena el tercer aviso tras una al encuentro trasera, baja y perpendicular, un pinchazo, media trasera, en la foto, y seis decabellos.



VENEGAS. Con Venegas asistimos a un auténtico acontecimiento. Antes de contárselo, anotemos que Adalid también tiene bula porque fue obligado a saludar tras este par ¿no les parece indignante?



La gran novedad fue que Venegas se sacó a su primero al platillo con tres trincheras para indicarle quién mandaba y luego hizo toda la faena con la izquierda. Han leído bien ¿Cuánto hace que no ven ustedes dar veinte pases con la izquierda? Estamos hartos de derechazos insulsos con el estoque metido en muletas que parecen carpas de circo.



Pues Venegas toreó a un saltillo todo con la izquierda ¡rara avis! Pero el toro no transmitía gran cosa. Al final dio unos naturales a pies juntos pero como no se llama Ureña, casi nadie hizo caso:



Mató de esta contraria al encuentro tirando la muleta. Quien esto firma hacía lustros que no veía una faena toda con la izquierda. Por eso, hicimos un esfuerzo por arrancar los aplausos que obligasen al diestro a saludar. Una vez conseguido el objetivo, nos quedamos tranquilos:



El último de la feria sólo sirvió para disfrutar con la buena lidia de Vivas. Inicio bueno del diestro pero el toro no tenía ninguna raza y la faena se convirtió en una tabarra de consideración. Tres pinchazos, casi media perpendicular y esta estocada caída y atravesada:




Y ahí se acabó la feria de Céret, 2016. Alguno pensará que fue un fiasco porque no hubo orejas. Eso nos da igual. Nosotros consideramos que fue decepcionante porque no vimos absolutamente ninguna pelea digna en el caballo, que es a lo que venimos a esta plaza.

Un buen aficionado francés de Collioure, al vernos tan desilusionados nos dijo a la salida 'pero ¿volverá usted el año que viene?'. Nuestra respuesta fue clara y diáfana: 's'il vous plait, monsieur, ¡bien sûr!'.

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.


Los tres diestros brindaron al cielo. Venegas tuvo el bonito gesto de poner un poco de arena ceretana sobre su montera.