Follow by Email

domingo, 28 de septiembre de 2014


PARTIDO DE RESINA EN CORELLA:
“ABURRIMIERDO” TOTAL

No lo busquen en el diccionario. Es una palabra inventada por el humorista Forges para dar una idea de una corrida de toros como ésta: se juntan el aburrimiento y la interjección malsonante que va repitiendo el aficionado cuando ve que está perdiendo miserablemente la tarde.
Y en Corella se dieron cita aficionados de Logroño, Zaragoza, Tarragona, ¡incluso franceses de Toulouse! Todos tuvieron la misma sensación tan desagradable. Y es que fue un desfile de toros inválidos, descastados y sin poder, excepto el quinto, que tampoco fue nada del otro mundo. Un fiasco total a pesar de la buena voluntad de la empresa trayendo a Corella la divisa albiceleste.

Aquí los tienen, desiguales de presentación e incluso alguno cariavacado. Vean el escurrido primero ¿dónde está la célebre ‘doble grupa’ de los pablorromeros?


El tercero fue el más bonito a pesar de que le faltaba un poco para ser rabón:


Este tenía un pitón izquierdo maquillado para la ocasión:


El quinto fue el más serio de todos, único que se empleó en el caballo mostrando su condición de bravucón:


 El sobrero, un becerro cariavacado:

Apenas se tenían en pie y pasaron por el peto como el que va al dentista. Fueron siete veces al caballo –de las cuales, tres picotazos-, ustedes mismos. El único que metió los riñones en un monopuyazo fue el entrepelado quinto, que romaneó fugazmente.
Poco ha durado la alegría en Partido de Resina tras el relativamente exitoso domingo pasado en Las Ventas. Aquí fue una cosa para olvidar.

RAFAELILLO. Es un torero que, para triunfar, tiene que hacer pasar miedo al público (como hizo en Castellón ante aquel marrajo de Miura que estuvo un cuarto de hora en la manga de chiqueros sin querer saltar al ruedo, recuerden aquí). En Corella se encontró con dos torillos sin ningún respeto, el primero escurrido y ‘desaborío’ y el segundo distraído y sin codicia. Poco que hacer.
 A su segundo lo picó Antonio Muñoz, que ha dado de comer miles de veces a estos toros pero que no perdonó a ‘Mediasuela’ dándole más cera de  la que el pobrecillo necesitaba.
SÁNCHEZ VARA. Vergonzoso en el primer tercio desentendiéndose de todo. A su primero lo picó alevosamente el reserva mientras el maestro se hacía el autista. Tuvo buen son en banderillas pero era blandísimo. Sánchez Vara buscó claramente el bajonazo para cortar una oreja de pueblo pero le salió una estocada enhebrada en la paletilla que hacía guardia (esperemos que los antitaurinos no obtengan la foto, nosotros hemos borrado la que hicimos).

Su segundo fue el único toro digno de la corrida, negro entrepelado, recargó en un monopuyazo sin que el maestro quisiera cuidarlo para enseñárnoslo en dos entradas más al caballo. Nos robó el espectáculo ¡qué penoso! Uno de sus subalternos hizo el salto de la garrocha para que después Sánchez Vara pusiese banderillas a toro pasadísimo.
El toro sacó cierto geniecillo quizás porque se acordó de su nombre: ‘Cabrito’. Echaba la cara arriba pero el diestro no le dejaba la muleta en la cara, no mostró la muñeca firme, ponía retrasado el engaño y el toro acabó igual que empezó, con la cara por las nubes y con la sensación de que había ganado la pelea.
 La suerte de matar la realizó a paso de banderillas pero sin la habilidad de Morante para dejar por lo menos media espada. Mal sin paliativos.
ALBERTO ÁLVAREZ. Su primero era un minusválido con carnet para aparcar en sitio reservado.
Tras un picotazo tuvo la desfachatez de brindarlo al público.
Lo mejor, un pase cambiado al inicio de la faena y la estocada. Lo demás, de poco valor ante la entidad del enemigo. Cortó una oreja benevolente.
Su segundo era más inválido que Ironside y fue cambiado con dos pares de banderillas porque el presidente se asustó del escándalo que se formó. A la empresa el cambio tuvo que saberle a cuerno quemado. Salió el sobrero, ese becerro cariavacado que demostró ser claramente hermano de los demás por su invalidez. Lo brindó, como Sánchez Vara el anterior, a Viard, otro que, como nosotros, mordió el anzuelo de los pablorromeros y sufrió el citado ‘aburrimierdo’.
Nosotros hicimos más fotos que Viard pero de ninguna manera hubiéramos aceptado que se nos brindasen toros inválidos. En el sobrero, Álvarez hizo de enfermero con la muleta intentando que su enemigo no se derrumbase y dio un sainete a la hora de matar indigno de su estatura física.

Ya ven, un desastre. Pero los aficionados que ahora nos lamentamos de haber perdido la tarde en Corella veremos dentro de poco otra corrida donde se anuncie Partido de Resina (antes Pablo Romero) y ¿qué creen que haremos?
Exacto. No tenemos remedio aunque, eso sí, tenemos lo que no nos merecemos.

Saludos desde Tarragona. Rafa.  




jueves, 25 de septiembre de 2014

THE MAESTROS



El espectáculo pretende fusionar los toros, la música de orquesta, la pintura y la gastronomía
   
La plaza madrileña de Vistalegre volverá a abrir sus puertas el próximo sábado, día 27, para albergar un espectáculo singular y novedoso -The Maestros- que pretende fusionar la tauromaquia, la música de orquesta, la pintura y la gastronomía. 

El cartel

El organizador es Alejandro Vázquez, joven empresario, hijo del torero Curro Vázquez, quien asegura que se trata deun evento pionero y sin precedentes, una visión moderna y vanguardista, dirigida a un público más joven, ajeno en su mayoría al segundo espectáculo de masas de España’.

Los toros

Se celebrará una corrida de toros en la que están anunciadas reses de Garcigrande y Zalduendo, y los diestros Finito de Córdoba, Morante de la Puebla y El Juli.

Los Maestros: un currante y dos del jarte


El espectáculo estará amenizado por la Orquesta de la Comunidad de Madrid, compuesta por 75 músicos bajo la dirección de su titular, Víctor Pablo Pérez, e interpretarán un repertorio formado por los clásicos pasodobles y obras de zarzuela, ópera y música clásica relacionada por la fiesta de los toros.







El pintor diseñador Mirko expondrá una colección de retratos de personajes aficionados a los toros, tales como Picasso, Ava Gardner, Ernest Hemingway y Orson Welles.













 Por último, el cocinero Mario Sandoval ofrecerá un showcooking (elaboración de recetas delante del público) y un cóctel tras el festejo taurino.

Sandoval, galardonado con el Premio Nacional de Gastronomía de este año, enseñará algunos de los platos que le han valido el reconocimiento internacional como jefe de cocina, y, al término de esta exhibición, los asistentes degustarán un cóctel que incluye propuestas como emulsión de gachas con jamón, tulipa de queso de cabra y grosella o cococha de atún rojo con tomate de árbol.


La competencia



  ‘Es el cartel de mayor competencia del año’, dijo Alejandro Vázquez el día de la presentación del evento; entonces, se contaba con la participación de Alejandro Talavante, pero la lesión en los tendones de su mano izquierda que sufrió el pasado día 12 en la plaza granadina de Baza y que lo mantendrá un mes de baja, ha obligado a sustituirlo por el veterano Finito de Córdoba.


El Juli afirmó entonces que el Palacio Vistalegre, donde no se dan toros desde hace tres años, es una de las plazas que cambió su vida, por la exitosa faena que protagonizó allí en octubre de 2002; 
por su parte, Morante de la Puebla consideró que, si bien es partidario de la tradición y el rito del toreo, "en estos tiempos son fundamentales el marketing y la promoción para llamar la atención de los que no son aficionados’.
El torero sevillano se mostró muy satisfecho por la actuación de una orquesta sinfónica, sobre la que señaló que va a ser ‘una experiencia maravillosa, que puede hacernos entrar a los toreros en una profundidad mayor; además, si no estamos bien, -ironizó-, la gente siempre estará pendiente de la orquesta".

El pastel a repartir


TEXTO RECOGIDO EN EL PASEILLO EN LA RED

Images editing by Tauro ;-)

lunes, 22 de septiembre de 2014

NOVILLOS DE BARCIAL EN VIC-FEZENSAC:
LOS PATASBLANCAS VUELVEN A SU CASA
Decimos lo de la vuelta a casa porque era la decimosexta vez que la divisa blanquinegra lidiaba en Vic. Menos de media entrada para ver los patasblancas pero los que estaban eran los cabales, o sea, toristas al cien por cien. Los que vinimos esperando a los vega-villar nos encontramos con que el que hizo acto de presencia fue César Valencia. Luego vamos con él.
La presentación fue impecable, hubiesen pasado por toros en cualquier plaza de primera en España. Casi todos aplaudidos de salida. Había alguno que procedía del cruce desechado con sementales del Conde de la Corte. Puestos a hacer de adivinos, para nosotros podrían serlo el segundo  y el quinto en el orden de las fotos, que fue el de lidia. Aquí los tienen:






El juego en varas no fue espectacular como en otras ocasiones. Se arrancaron en general alegres, el quinto desde la otra punta de la plaza, pero bajo el peto alguno metió los riñones recargando y otros se dejaron pegar cabeceando. Acudieron 17 veces al caballo.

En ningún momento pusieron en apuros a los picadores –Rehabi se ganó fácil el sueldo recetando dos picotazos al cuarto-. Romaneó el quinto en el caballo de Sandoval, quien se llevó la ovación de la tarde. Este es el momento (por cierto, qué gusto volver a ver los caballos de 600 kgs. de Bonijol):
No perdió cartel Barcial pero tampoco fue una tarde para recordar. En la muleta duraron bastante, en la línea del toreo ‘moderno’. Pero ojo porque el último amargó la tarde a Soler como explicaremos después. Perfectamente se le puede dar otra oportunidad a la familia Cobaleda, especialmente gracias a ese quinto que se arrancó de largo al caballo. Aquí los tienen comentando la jugada.
CÉSAR VALENCIA. El venezolano nos causó una gratísima impresión. Su primero fue excelentemente picado por Iván García. Le dieron cincuenta capotazos en el primer tercio, error grave en este encaste como avisábamos aquí. En la muleta era revoltoso y con genio pero Valencia mostró mano firme, no le dudó y corrigió el defecto. Y sin torcer el torso como todos los que copian patéticamente a El Juli. Vean:
Muy bien. Solucionó con galanura algún aprieto al final de la faena. Pinchazo de ley y perpendicular desprendida perdiendo la muleta de efecto fulminante. Ahí lo tienen:

El presidente Thuries le negó absurdamente la oreja –a ver si esta exigencia la muestra en la Feria de Pentecostés y no con un novillero que sin duda mereció premio-. Además estuvo despistado mirando a las avutardas cuando Soler lo saludaba tras la faena.
Atención porque a su segundo lo saludó en tablas con dos faroles de rodillas –sí, dos faroles y no dos largas cambiadas, lo cual es de muchísimo merito-. Sandoval estuvo perfecto y Valencia puso banderillas disfrutando con el tranco del toro:
Pero en la segunda tanda se apagó y se le quedó debajo. El único recurso fue el arrimón que se siguió con emoción porque había peligro real. Observen la muleta plana:
En conclusión: César Valencia tiene una muñeca poderosa, corre la mano con gusto y demostró valor. Con estos mimbres, apostamos por él claramente –aunque cuando entre en contacto con las trampas de los taurinos igual se echa a perder, esperemos que no-.
TOMÁS ANGULO. Su primero metía bien la cara pero iba un tanto rebrincado. Por la derecha se acostaba, de ahí que uno de sus consejeros taurinos del callejón le gritase ‘¡Ábrelo pa fuera!’, o sea, ‘échatelo lo más lejos posible al final de cada pase’ (nuestras grandes figuras hacen esto como norma para ligar fraudulentamente los pases).
Dio un sainete a la hora de matar. Su segundo fue blandísimo y mansurrón. Dejó esta media en homenaje a Belmonte.
Pero en una plaza como esta nada de lo que hagas con este material tiene valor. Cuando jaleaba al público tras cada tanda tuvo que aguantar las burlas del respetable y el pobre no entendía nada. Debía de pensar ‘pero si en España cuando ejerces de limosnero de ovaciones te aplaude todo el mundo ¿qué pasa aquí?’ Pues que estás en una de las plazas serias de Francia, amigo. Se pegó un arrimón absurdo seguido con tedio por los aficionados. Eso sí, buena estocada casi entera desprendida:
VICENTE SOLER. Tuvo mala suerte en su lote. El primero se vio que tenía poca fuerza de salida y, aun así, fue y le pegó dos medias verónicas consecutivas para acabarlo de destroncar. Y nadie les avisa de que eso es un crimen. Clavó, como siempre, cuadrando en la cara -pero realiza el tercio demasiado rápido, tiene que dejarse ver, serenarse y tomarse su tiempo, que las prisas son de toreros malos-.

El novillo era noble y pronto pero embestía aborregado, con lo cual pudo torear de salón sin  que nadie tuviese ningún interés por lo que hacía.
Y el último sembró el pánico en el ruedo. Se coló de inicio por el izquierdo de tal manera que se nos antojó reparado de la vista. Nadie quería ni verlo y se hizo el amo. En varas, vean: primero con carioca infame, segundo en la paletilla, tercero en el lomo, cuarto tapando la salida y quinto en medio de un gran escándalo (desde nuestra localidad aseguraríamos que era 'Puchano' aunque, como siempre decimos, el picador no tiene culpa porque es un asalariado del maestro).
Este fue 'Cornicorto II':
El que pasó un rato malísimo fue el padre de Soler, que le acompaña en la cuadrilla y es su apoderado. Siguió la faena dentro del ruedo porque veía que en cualquier descuido el toro le echaría mano. Pareció que Soler se embraguetaría y quizás hubiésemos asistido a algo tan sensacional como lo de Lamelas que vimos aquí pero fue un espejismo (y a sus 18 años no lo vamos a censurar aquí).
Y eso fue todo. Nos hemos acordado de la célebre crónica de Corrochano: 'Es de Ronda y se llama Cayetano'. Aquí, con permiso, 'Es de Caracas y se llama César' (como Rincón...).
Saludos desde Tarragona. Rafa.