Follow by Email

jueves, 26 de febrero de 2015

CÉRET DE TOROS, 2015: LOS CARTELES
 
Ya les presentábamos aquí las ganaderías con la sorpresa de la ausencia de novillada este año. Dos tardes para Robleño que, desde su encerrona aquí con seis escolares, lo paran en la calle por Céret como a una estrella de cine:



Los carteles que se anuncian para la Féria de Céret 2015 son estos:
 
 
 
 
Pérez Mota, con gran cartel en Francia, repetirá en Vic y viene a Céret:
 
En Vic, lanceando al gran 'Castañuelo', de Cebada Gago
 
Urdiales repite tras haber dejado apuntes de toreo 'al carboncillo' el año pasado ante los dos adolfos excesivamente pastueños que le tocaron en suerte -en mala suerte, porque en esta plaza, si el toro no tiene poder, el público no da ninguna importancia al diestro-:
 
En las banderillas no hay duda de que estamos en la Cataluña Norte
 
Lamelas repite porque en Francia nunca olvidarán lo que hizo en Vic ante aquel manso de Dolores Aguirre con casi seis años. Aquello fue el Toreo De Verdad, sin posturitas ni trampas, jugándose la vida para acabar dominando a una fiera: un Torero. Pueden recordar el vídeo aquí.
 
La presentación de los toros está asegurada y el espectáculo en el primer tercio, también -aunque suponemos que sin los caballos de Bonijol ¡qué pena!-. Vean aquí a 'Monerías', de Adolfo Martín, uno de los toros más bravos del año y de muchos años. Le espera Gabin Rehabi (el mismo que han visto en el vídeo anterior haciendo honor a su chaquetilla de oro):
 
 
Para quien esto firma, tienen más interés estas tres corridas que toda la feria de la Magdalena y la de Fallas juntas.
 
Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.
 
Toro de Cuadri en Céret hace dos años
 



domingo, 22 de febrero de 2015

¡QUE VIENE FANDIÑO!
¿EL SEGUNDO TRIUNFO DE LA HONRADEZ?
 
¿Puede haber alguien a quien le parezca mal el bello gesto de Fandiño de matar esos seis toros en Madrid? Creemos que no. Bueno, sí, a nuestras queridas figuras. Ellas han montado su chiringuito a base de trampas en el ruedo y golferías en los despachos y se han reservado el derecho de admisión.
 
Foto: ABC

¿Puede haber alguien a quien no le interese que Fandiño triunfe ese día? Le iría bien a él, a la empresa, al ganadero que saque el toro bravo, a la sufrida afición, a los medios de comunicación taurinos, a la plaza de Madrid... A todos menos a las figuras, que, en caso de triunfo grande del de Orduña, se verían obligadas a franquearle la entrada en el chiringuito. Piensen que Fandiño matará en una tarde más encastes diferentes que siete de los diez primeros del escalafón ¡en toda su carrera!

Ojo porque aquí hemos sido muy críticos con Fandiño este año por su toreo acomodaticio, dedicándose a las monas en lugar de a los toros y perpetrando muchas de las trampas del destoreo moderno (ya saben, citar con la pierna retrasada, colocarse fuera de cacho, echarse el toro afuera, no rematar el pase en la cadera, no torear en círculo sino en paralelo, limitarse a acompañar el viaje del toro componiendo posturitas, etc.).

De vez en cuando nos reconcilia que algún maestro antiguo diga lo mismo que nosotros. Palomo Linares, en Aplausos, dice 'hoy no es que escondan la pierna contraria, ¡es que lo esconden todo! Y hacen dar vueltas y vueltas al toro sin rematar el pase'.

A este atanasio le cortó el rabo en Las Ventas (1972)

Vaya por delante que no nos acaba de gustar la ambientación previa de la corrida con fotos como ésta, en paños menores y emulando a Roberto Castañón más que a Antonio Bienvenida:


Ya sé que estamos chapados a la antigua pero un torero es un hombre que se juega la vida ante un animal fiero al que tiene que dominar y estas puestas en escena se nos antojan fuera de lugar. Y de esto de aquí abajo, ya, ni hablar, claro:


La cuestión es si el órdago de Fandiño saldrá bien o no. Las opiniones están encontradas. Los pesimistas argumentan que no es un lidiador para enfrentarse a esos hierros y que se puede estrellar. Tienen razón... si los toros hacen honor a los hierros que llevan marcados a fuego. Pero muchos de esos hierros viven de recuerdos dorados más bien lejanos.

Quien esto firma cree que el torero vasco triunfará y, como hacer de adivino es gratis, se lo vamos a argumentar.

En primer lugar, el aficionado que acuda va a estar de su parte desde el principio. Y el público venteño, contra lo que piensan muchos, es muy sentimental. En la ya lejana encerrona de El Juli, la cosa iba de capa caída, con un viento desagradable, novillos inválidos y sin nada más que silencios y aplausos con un runrún de que la cosa no funcionaba. Incluso el de Victorino le pidió el carnet y El Juli no lo llevaba a mano. Pero el siguiente novillo de Daniel Ruiz le pegó una voltereta seria que hizo que toda la plaza se llevase un susto grande y se pusiese incondicionalmente al lado del niño torero. En el siguiente de Alcurrucén, dos orejas y la salida a hombros (pueden recordarlo aquí con la estocada recibiendo en el 3'30'' -observen el aire-).


Y, en segundo lugar, los toros. Por supuesto que si sacan la casta que se les supone Fandiño se verá en apuros. Pero no creemos que eso ocurra. Vamos por partes:

- Palha: si lo luce en el caballo con tres varas bien dadas cada vez desde más lejos, se meterá al público en el bolsillo. Los toros de Palha están saliendo con ganas de irse al caballo desde que lo ven de reojo. Y si Folque quiere, traerá un toro con garantías (en octubre se hartó de decir que el 191 sería para recordar y acertó de pleno). Como luego, en la muleta, será una lotería, bien puede quemarlo en el primer tercio para ganarse el favor del aficionado serio. Aquí, un Palha que murió en Céret:


- Partido de Resina: tendrá las fuerzas justas y, si no lleva la cabeza muy alta, no le va a dar problemas. Vean cómo humillaba el que mató Castaño en Vinaroz el año pasado -aunque había pasado vergonzosamente por el barbero, recuerden aquí (nuestro amigo Tauro dice con lógica que si piensas afeitar ¿para qué pones fundas?)-:


- Victorino Martín: aquí hay oreja. Nos lo hace pensar que el toro reseñado no parece que tenga la presencia espectacular que se exige en Madrid. Quiere eso decir que lo habrán escogido por reata y, si es así, los victorinos padre e hijo no se equivocan nunca. Eso sí, al caballo seguro que acude por prescripción facultativa pero cuando empiece a hacer el avión, Fandiño no debe dejarlo escapar. Vean aquí un Victorino marcando su dulce paso ante Paulita:


- Cebada Gago: ¡un cebadita! En los últimos años han salido cebaditas de dulce y oro, auténticos bombones que han propiciado muy buenas faenas como las de Vilches y Pérez Mota este año pasado en Vic (recuerden aquí). A poco que le hayan elegido el toro con un poco de cuidado, oreja segura también aquí. Con que sea familia de este memorable 'Castañuelo' o de esta preciosidad que se dejó escapar Alberto Aguilar, será suficiente para desorejar:


- Escolar: podría ser el toro de la corrida, el más completo en todos los tercios si Pichorrongo acierta al escogerlo. Es de las pocas ganaderías que aún quieren pelea en el caballo. Y, después, si saca casta, tragando y obligándole, acabará aceptando el dominio del diestro. Una oreja o dos si la cosa va encarrilada -siempre suponiendo que Fandiño mate bien, cosa que con seis toros, damos por sobreentendida-. Vean un escolar acudiendo presto al caballo en Céret:


- Adolfo Martín: los adolfos cada vez salen más pastueños. Si no fuesen cárdenos pensaríamos en domecqs de los facilitos. Ese puede ser el problema para Fandiño. Si sale uno dulzón y embestidor en plan borreguil, no es torero que corra la mano como Urdiales y eso podría volverse en su contra. Aquí sí que habría que decirle '¡ojalá te salga un adolfo bravo como 'Monerías'! Pero lamentablemente salen con cuentagotas desde hace tiempo. Vean precisamente a Urdiales con un adolfo melosísimo -a media altura para cuidar al toro-:


En conclusión, vemos  un mínimo de tres orejas en la mano del de Orduña a poco que los toros colaboren y acierte con la espada. Por eso creemos que la cosa saldrá bien y allí estaremos para confirmarlo.

Eso sí, un consejo a Fandiño: tanto si las cosas van mal como si van camino de puerta grande, ni se te ocurra repetir el gesto absurdo e innecesario de aquí abajo que ya comentamos en su día en nuestro blog:

Premio a la foto taurina del año: Paloma Aguilar

Por cierto, el título viene a cuento de una entrada que estamos preparando con el récord de orejas en una encerrona en Madrid. Fueron siete las que cortó don Gregorio Sánchez en 1960. El ABC tituló 'El triunfo de la honradez'.


Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.




 

jueves, 19 de febrero de 2015


PATASBLANCAS AL MATADERO: y 7. ALICIO TABERNERO, DE VILLANUEVA DE CAÑEDO
 
Acabaremos nuestro serial sobre los patasblancas ampliando el capítulo segundo que dedicábamos a la familia Tabernero, del castillo del Buen Amor, al lado de Topas ( aquí se ve hoy convertido en hotel).
 
Decíamos entonces que es dificilísimo encontrar fotos de esos toros. Nosotros tuvimos la suerte de visitar la ganadería varias veces y hemos escaneado de nuestra colección más imágenes que no quisimos poner entonces para no agobiar al lector.  Empezaremos con este eral y al final nos despediremos viéndolo de mayor poco antes de que acabase en el matadero:

 
La ganadería la adquirió el patriarca Alicio Tabernero de Paz, luego se anunció a nombre de su viuda y al final de sus hijos. Éstos comprarán con el tiempo más patasblancas y anunciarán  'Los Majadales'.
 
Vamos por partes. Recordarán ustedes que lo de José Vega fue a manos de los hermanos Villar: Francisco es el inicio de lo que será Barcial y Vitorio de lo que será Galache pasando por Encinas.
 
Don Alicio compró en 1947 encinas puros, con el hierro, a Vicente Charro, que los tenía de Juan Cobaleda. Este Juan Cobaleda fue, atención, cuñado a través de sus hermanas, de Atanasio Fernández y de José María Galache. Vean esta curiosidad: es la esquela de la muerte de la madre del citado Juan Cobaleda, la esposa de Bernabé Cobaleda (el que compró la legendaria ganadería de Carriquiri a sus herederos):
 
 
Tenía especial  interés don Alicio en anunciarse 'Alicio Tabernero de Villanueva de Cañedo' y así debutó en Las Ventas el 25 de julio de 1948. Este es Manuel Navarro ese día, cortó una oreja:
 

Y vean aquí lo que les decimos del anuncio de la ganadería. El cartel es de la Feria de Salamanca -empresa Balañá-:
 

En la finca de Topas salían toros de todos los colores. Aquí, un toraco negro zaíno:
 
 
Como les hablábamos de la chicuelina en una entrada anterior, ahí tienen al fino Manolo González en un finísimo lance el año siguiente en Madrid. En este caso, a un berrendo en negro:
 
  
Éste, que no llega a berrendo, es uno de los que murió en Céret en 2005 en la última corrida de toros antes de que desapareciese la ganadería:
 
 
Salvo error, don Alicio tuvo que ser el primero que probó la alquimia de volver a unir las dos ramas de los hermanos Villar como a día de hoy intenta Victorino -recuerden el primer capítulo de nuestra serie aquí-. Para ello, compró poco después 50 vacas a Arturo Sánchez Cobaleda, que las tenía directas de Francisco Villar.
 
El valiente Dámaso Gómez tomó la alternativa en Barcelona de manos de Julio Aparicio con este toro que podría ser ya resultado de la mezcla:

 
Era el 25 de mayo de 1953 y se llamaba 'Bombonero'. Iba Gómez de rosa y oro y cortó una oreja a cada uno de sus enemigos -de 479 y 469 kilos-. Les hemos buscado a Matías Prats dando noticia del evento en el NO-DO (pulsen aquí y fíjense en cómo se perfila para matar -nada que ver con los ventajistas actuales echando el brazo por delante- y también en cómo deja una casi entera en lo alto a pesar del feo gañafón que le tira el toro en el embroque).
 
A la muerte de don Alicio, la ganadería pasó a sus hijos Alicio, Francisco y Jesús Tabernero Hernández aunque durante muchos años se anunció a nombre de la viuda como vemos aquí:
 

Esta corrida fue en Barcelona. Jaime Ostos sufrió este percance sin consecuencias:

 
Ese día Bernadó perdió las orejas porque, como él mismo dice 'es que yo soy del quinto mandamiento'. Una foto de esa misma tarde con el torero catalán lanceando un berrendo:
 

Franco se presentó en la Feria del Pilar de 1954 para tener la suerte de ver cómo Ordóñez cortaba las dos orejas y el rabo a 'Gitanazo' alternando con Aparicio y Chenel. Vean un momento de su faena aquí:
 
 
Torea otro toro negro, como éste que retratamos nosotros aunque, en este caso, lucero:

 
Hablando de Aparicio, si alguno de los amigos lectores es madrileño de más de 70 años igual recuerda un memorable quite a cuerpo limpio que hizo en Las Ventas en 1953 con estos patasblancas. Véanlo a la izquierda ayudando a Jumillano. Aparicio saltó del burladero como un resorte sin capote ni nada, fue comentadísimo ese gesto de gran compañerismo y gran valor:

 
El mismo Aparicio toreó en Barcelona el 13 de abril de 1958 con un frío siberiano a 'Gitano': dos orejas y rabo y dos vueltas al ruedo. Observen cómo humilla el toro:


Estaba en la barrera la célebre actriz Silvana Pampanini. Los diestros tuvieron la indelicadeza de no brindarle ningún toro (Luis Miguel le brinda los dos...y lo que haga falta):

 
En Tánger se lidiaron patasblancas de los Tabernero en 1955. Chicuelo II cortó tres orejas. Ninguna, en cambio, Rafael Ortega, quizás mediatizado por los malos recuerdos que le traía la vecina Ceuta, donde había hecho la mili trece años antes en intendencia -y se dedicaba a torear en el patio las vacas resabiadas que traían al matadero-. Vean a Chicuelo II ese día y observen el toro:
 

Exacto, es colorado. Salían bastantes colorados en esta ganadería, por ejemplo, este colorado facado de una de nuestras visitas:
 
 
Y este otro, colorado lucero:
 
 
En 1962, en Valencia, Antonio Ruiz 'Espartaco' se estiraba a la verónica así de bien con un berrendo de la viuda:
 

Los hijos de don Alicio adquirieron en 1979 lo que se lidiaba a nombre de 'Castillejo', que era lo que su dueño había comprado en 1963 a los herederos de Ignacio Sánchez Cobaleda y que les sonará porque se lidiaba como 'Barcialejo'. Era añadir un poco más de la rama de Francisco Villar -aquellas 50 vacas a que nos referíamos al principio eran del padre de Ignacio-. Se anunciaría como 'Los Majadales' pero el propio Jesús Tabernero reconocía que lo que compraron estaba muy descuidado.

Vean algunos ejemplos más de lo que era 'Los Majadales'. Este falso girón que ya conocíamos y que se lidió para recortes en Tafalla -para mi gusto, precioso-:
 
 
Y éste, girón a secas además de lucero, bragado, meano corrido y rebarbo:

 
Insistimos en que allí vimos toros de todas las pintas posibles excepto jaboneros y castaños. Vean aquí uno negro bragado y meano que difícilmente encuadraríamos en lo de Vega-Villar ¿qué les parece?:
 
 
El resto de la historia, hasta que fueron a parar al matadero, ya la contábamos aquí.
 
Decíamos que es relativamente fácil encontrar fotos en libros o por la red de patasblancas de Galache, Barcial, Sánchez-Cobaleda, Monteviejo... No ocurre lo mismo con estos toros que pastaban al lado del castillo del Buen Amor. En nuestra modestia, esperamos haber contribuido a que queden para siempre en internet porque su lámina bien vale un recuerdo en imágenes que hemos querido compartir con ustedes.
 
Nos despedimos con el eral que vimos al principio. Véanlo aquí de mayor y compárenlo con la foto de inicio:
 
 
Querían probarlo como semental pero sólo nos ha quedado su retrato para que nos acordemos de él cada vez que suenan estos versos de Lope:
 
Si pides señas, tiene el vellocino
pardo, encrespado, y los ojuelos tiene
como durmiendo en regalado sueño.
 
Saludos desde Tarragona. Rafa.
 
 
 

lunes, 16 de febrero de 2015


CUADRI NO VA A VALENCIA EN FALLAS-2015
 
Nuestros amigos lectores sabrán que no somos muy dados a comentar los carteles de las ferias. Hacemos una excepción con las de Vic-Fezensac y Céret por una sencilla razón: allí escogen primero los toros y luego buscan a ver quién se apunta a matarlos. Incluso se envían los abonos para ser renovados por los aficionados sin anunciar los toreros ¡sólo con las ganaderías!
 
 
Por aquí, la cosa es muy diferente. La confección de carteles en las grandes ferias sólo sirve para confirmar nuestra teoría de que el mundo de los taurinos es donde más golfos hay por metro cuadrado -incluso más que en la política-.
 
Viene esto a cuento de que en los carteles de la Feria de Fallas de 2015 ha habido que hilar muy fino para contentar a los de siempre. La empresa se encontró con el problema de que los premios del año pasado eran:

- Trofeo al diestro triunfador: Miguel Abellán
- Trofeo al mejor toro: 'Trastero', de Cuadri
- Trofeo a la mejor faena: Rafaelillo
 
 
Pues resulta que no cabían los dos y, al final, el que se cae es Rafaelillo y entra Abellán. Lo curioso es que al unísono se cae también Cuadri. Nosotros no creemos que Rafaelillo hubiese puesto pegas a la presencia de Cuadri ni mucho menos. Por tanto, saquen ustedes sus propias conclusiones (a no ser que alguien tenga una información diferente, claro; no hace falta decir que el señor Casas tiene a su disposición nuestra sección de comentarios).
 
 
Abellán dio muestras sobradas de pundonor el año pasado tanto en Valencia como en Las Ventas. En ambas plazas resultó herido y demostró coraje y valor torero. Por eso no quisiéramos hacer bueno el refrán del 'piensa mal y acertarás'. La situación nos ha recordado al presidente del consejo de guerra de 'Senderos de gloria' cuando dice: 'coronel, no estamos juzgando a este soldado por su valor en el pasado sino por su cobardía en el presente'.
 
 
En el fondo, el problema de no haber sitio para estos dos toreros es que dos de nuestras queridas figuras, 'El Juli' y Morante, se anuncian dos tardes. Y a eso se suma la auténtica temeridad de poner a torear al Soro en unas condiciones que sólo pueden causar un grave accidente (¿lo vieron ustedes en su retorno al ruedo el año pasado? Espero que no porque se pasa un mal rato).
 
 
Se supone que la corrida apalabrada con Cuadri no quedará abandonada a su suerte y por lo menos vendrá a Valencia en julio. Pero con tanta inflación de golfería ¡vaya usted a saber!
 
Saludos desde Tarragona. Rafa.

miércoles, 11 de febrero de 2015

LA CHICUELINA ¿ES TOREAR?
 
El amable lector pensará 'a ver con qué manía nos sale éste'. Quizás lo primero sería definir qué es torear con el capote para ver si las chicuelinas, tal como las realizan los diestros actuales son un ejemplo de ello o no. Para quien esto firma, torear es llevar al toro en los vuelos del capote con mayor o menor temple y desplazando su viaje con un suave juego de brazos y piernas.
 
Paco Camino en Madrid
 
Cañabate decía que los toreros toreban mal de capa, limitándose a dejar venir y dejar ir al toro acompañándolo con un simple y feo juego de brazos. Con la chicuelina ocurre hace tiempo que no se lleva al toro toreado sino que se le propina una suerte de telonazo de dudoso mérito. Este es Luis Procuna:
 
 
 
Dicen que la inventó el valenciano Llapisera, el torero cómico.
 
 
Otros dicen que fue Manuel Jiménez Moreno, hijo y padre de toreros apodados como él 'Chicuelo'. Precisamente en el interesante libro de José Luis Ramón 'Todas las suertes por sus maestros' el hijo de éste, Rafael Jiménez Castro cuenta que en 1920 su padre estaba dando una verónica cuando el toro se le venció y tuvo que improvisar dándose la vuelta y quedándosele el capote enroscado. Su banderillero le haría notar después que la situación había sido muy vistosa y la acabaría perfeccionando ante el espejo. El toro era el de Granero, de la ganadería de Guadalest, y Chicuelo hacía el quite que le correspondía. Este es Chicuelo:
 
 
Quizás el nombre más adecuado sería 'navarrilla', aunque en la chicuelina el diestro gira en sentido contrario.
 
Manolo Escudero, a un pablorromero en 1949
 
El caso es que el hijo de Chicuelo da la clave: hay que comenzar como un lance normal de capa, TOREANDO, y girar cuando el toro esté en mitad de la suerte. Insisto, toreando. Hoy se ha convertido en un mantazo donde no se torea porque no se manda sobre el toro.
 
Macareno en 1968
 
Hay discusiones sobre la posición de los brazos. Si el inicio es como un lance, deberían ir como en una verónica y el de salida quedaría un poco más alto al girar -algunos dicen que a la altura incluso del hombro-.
 
 
El mexicano Rafael Rodríguez, de novillero
 
Diego Puerta a un  miura en Sevilla
 
¿Y si hacemos una chicuelina con las manos bajas y los brazos desmayados? Sería el mismo efecto que lancear a la verónica arrastrando el capote por el suelo. Pero ojo porque lo que en apariencia parece feo a la vista lo interpretaba Bienvenida de esta manera tan garbosa -no extraña que lo denominasen quite de la escoba y no chicuelina-:
 
 
Insistía el hijo de Chicuelo en que si se colocan las manos bajas 'no se lleva toreado al toro'. Fíjense en su insistencia en torear al toro, no pegarle un vulgar telonazo. Por cierto, hablando de manos bajas, vean esta ¿media? verónica de Manolo Vázquez de novillero:
 
 
Los que lo vieron, dicen que la mejor chicuelina fue la de Camino. Suyo fue el célebre 'quite de Aranjuez' el uno de mayo de 1965. El toro era del Cordobés y estalló la división en la plaza: unos, '¡Manolo, aprende!' y otros, '¡Eso que lo haga en su toro!' Este fue el quite (observen en la primera foto cómo lleva toreado al toro con su mano derecha):
 
 
 
Y esto lo que pasó en la barrera:
 

La chicuelina no es cosa de hombres. Esta es Juanita Cruz de novillera en Barcelona (1934):
 
 
Yo creo que la chicuelina como debe ser, o sea, toreando, tendría que iniciarse como si se fuese a dar una mezcla de verónica y delantal, esto es, con los pies juntos como en el delantal pero dando el medio pecho como en la verónica.
 
Se echa el capote delante y, cuando el toro ha entrado en jurisdicción, se sigue interpretando el lance como si fuese el citado delantal o la verónica para iniciar el giro a la mitad del mismo. El capote quedará pegado a la espalda y el diestro en posición de hilar otra chicuelina tras acabar el giro. Es la forma de que no sea lo que 'Clarito' calificaba como 'semilance recurrente y aliviado'.

Respecto a las manos, pienso que lo más vistoso sería ir bajándolas no de inicio sino conforme avanza el lance. Otra vez Camino:
 
 
Atención a este documento histórico. Es Rafael Guerra 'Guerrita' en una chicuelina a una vacona en un tentadero:
 
 
Aunque Manzanares no sea en absoluto santo de mi devoción, debo reconocer que sus chicuelinas probablemente son las mejores hoy en día. Véanlas aquí el año pasado en Bilbao donde, a mi modesto entender, da sopas con honda en el quite a Morante (minuto 53'22'').

Algún amable lector dirá que ante el desolador páramo en que actualmente se encuentra el tercio de quites, ya va bien introducir variedad aunque sea a base de chicuelinas convertidas en insufribles mantazos.

Hombre, yo soy de la opinión de que la verónica bien dada rematada con una media (una ¡no tres para destroncar el toro!) o  en su caso una revolera si el toro está aplomado es más que suficiente para levantar al público de sus asientos.
 
 
La variedad con el percal es muy agradable -como saben especialmente los amigos mexicanos de este blog- pero, puestos a hacer chicuelinas, creo que no cuesta mucho hacerlas bien y evitar el mantazo. O sea ¡hacerlas toreando!

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.
 
Feria de Albacete, 2014