Follow by Email

miércoles, 29 de abril de 2015

Feria de la Crau, el estado de la cuestión



Sánchez Vara perdió un triunfo importante por los aceros (foto Isabelle Dupin - Aplausos.com)

 Aquello de que a los toros hay que ir a divertirse es una falsedad. A los toros hay que ir dispuesto a sufrir; provisto de lupa para comprobar la casta y la fortaleza de las reses, la integridad de sus astas, el discurrir de la lidia, el mérito de los lidiadores, la calidad de los lances, el respeto a los cánones, el correcto estado de la cuestión  (JOAQUIN VIDAL, El País, 8 de febrero 1999).

CORRIDA DEL CONDE DE LA MAZA  
( NO ES LO MISMO TOREAR QUE CORTAR OREJAS )

Sin tener ningún toro de bandera, la corrida del Conde de la Maza dio en conjunto un juego más que aceptable, destacando el cuarto y el quinto, del que se pidió, sin conseguirlo, la vuelta al ruedo. Todos fueron aplaudidos en el arrastre, a pesar de que algunos estuvieron algo faltos de fuerza.  De presentación, no muy igualados, y muy mal de pitones, dicen por habérselos destrozado al desembarcar en los corrales. Cuarto y quinto entraron tres veces de lejos al caballo, dos veces los otros.

Eugenio de Mora vino a cobrar sin ninguna vergüenza. Tras su oreja de Madrid, le importa un pepino quedar bien en un pueblo de Francia, asi  lo dio a entender claramente:




La actitud de Eugenio de Mora


En el toro que abría plaza, de 490 kilos, algo flojo, cumplió con el trámite y lo despachó con una entera en el rincón, escuchando palmas. El cuarto toro era otra cosa, el más grande de la corrida, un castaño oscuro de 550 kilos que imponía mucho y tenía muchos pies.  Por eso mandó al del penco masacrarlo sin contemplación alguna. El asalariado montado cumplió las órdenes a rajatabla, con tres varas traseras y asesinas, rematadas con cariocas totalmente innecesarias, que levantaron la indignación del respetable. El segundo tercio fue una capea con lanzamiento de dardos, no clavando pares, y en la muleta, tras unos doblones de tanteo, decidió quitarse de encima el bulto con una media estocada en el costillar del toro, y que arda Troya. No creo que lo vuelvan a llamar.

Sánchez Vara recibió por verónicas el segundo, de 525 kilos, lo puso al caballo galleando por chicuelinas y clavó banderillas con solvencia, destacando un tercer par al violín con bastante peligro. Brindó el toro al público y lo muleteó con buenas tandas por ambos pitones. El toro tenía trasmisión, y lo mató de un pichazo y una entera baja. El toro cayó en los medios, con la boca cerrada. Ovación para toro y torero. Al quinto toro, un negro de 530 kilos, lo recibió con largas de rodillas y posteriores verónicas.  Acudió de largo al caballo por tres veces, tomando dos primeras varas, algo traseras, y en la última entrada se arrancó desde la puerta de toriles escuchando música entre el clamor de la asistencia.  El picador lo paró con el regatón.


Raúl Ramírez saltó al toro con la garrocha (foto Isabelle Dupin - Aplausos.com)
En el segundo tercio amenizó el espectaculo al clavar un par al relance de un salto de la garrocha, ejecutado por un subalterno, y otro par citando al toro sentado en una silla.


Foto http://www.vingtpasses.com/

Brindó el toro a Marco Leal, torero de Arles y ahora banderillero, que estaba en el callejón.
La faena de Sanchéz Vara fue un compendio de buen toreo, puro, clásico, con gusto y temple, con la mayoría de tandas por naturales, a un toro que tenía muchas y muy buenas embestidas. Cargando la suerte como mandan los cánones. Tenía un importante triunfo en las manos, y se dispuso a matar recibiendo en los medios, citando demasiado lejos.  
Pero, lamentablemente, pinchó, y escuchó el primer aviso. A partir de ese momento, se fue todo al traste. Dio un verdadero mitin de pinchazos, hasta siete, y finalmente consiguió clavar una estocada baja tras otro aviso. Una verdadera lástima.  Mientras el público aplaudía el arrastre del buen toro, y algunos pedían su vuelta póstuma, el pobre torero saludaba la ovación cariñosa del público, que le animó a darse una vuelta que creo le supo muy amarga.

Natural de Sánchez Vara a Limpisodero, del Conde de la Maza (foto Isabelle Dupin - Aplausos.com)

Miguel Ángel Delgado es un torerito moderno, producto de escuela taurina (hace años fue el ganador de un conocido concurso de becerristas televisado desde Andalucía). Tiene un padre banderillero que le dirige, vestido de luces, desde el callejón. Ganas no le faltan, pero su toreo es perfilero, periférico, efectista y superficial. Viene con la faena hecha y pensada de antemano. Su espejo es Castella, el jefe de cuadrilla de su padre y, como Castella, empieza la faena con un pase cambiado en los medios, lo pida o no el toro, da lo mismo. 
En su primer toro el animal, come dicen los taurinos, "colaboró" y secundó el guion establecido. Era todo tan previsible, que en cierto momento de la faena le dije a mi vecino de localidad : "Ahora vienen las manoletinas", y en 3, 2, 1.... estaban servidas las manoletinas. Bueno, todo eso caló en parte del público, sobre todo en las marujas enternecidas por el torerito pinturero. Con suerte, el toro cayó rodado en el acto por una estocada trasera a capón, y eso desató una saca y posterior flameo de moqueros con el clamor suficiente para cortar una oreja muy barata.   
En su segundo, último toro del festejo, no le fueron tan bien las cosas. El toro cojeó por el mal estado del ruedo y, quizás por eso, se negaba a colaborar. El torerito intentó un arrimón,  alargando inútilmente la faena, y se puso pesado. Entró finalmente a matar y dio un pinchazo, luego otro en que el estoque se quedó clavado de milagro, por lo cual Delgado fue directamente a por el verduguillo, y tras varios desafortunados intentos, pasaportó al de negro, escuchando un aviso y una sonora bronca por parte de los mismos y mismas que antes le habían pedido la oreja.  No obstante, los titulares de las crónicas de la tarde han sido copados por la oreja cortada por Miguel Ángel Delgado. El buen toreo de Sánchez Vara queda sin embargo en el recuerdo de los aficionados.

Resumen vídeo de la corrida en Feria TV, con los comentarios en directo del padre de Delgado.


CORRIDA DE COMPETENCIA  
(EN EL CAMPO BRAVO DE FRANCIA HAY DE TODO, COMO EN BOTICA).

Que tiemblen los fabricantes de toros de Núñez del Cuvillo, Garcigrande, Daniel Ruiz, Zalduendo, y la casa madre (que los parió) del medio toro moderno, J.P. Domecq.  En  Francia hay quien ha conseguido llevar la juampedritis a niveles que ya quisieran ellos.  Si se entera José Tomás, se pide seis para su próxima encerrona en Nimes.  Hablamos de la ganadería de los Herederos de Aimé Gallon, que se sacó de la manga un ejemplar que es el sueño húmedo de todo buen taurino, aquél del bajatú, del bieeen, del jarte y curtura, del indulto como fín último de la Fiesta y de todas las lacras que infectan el sufrido Planeta de los Toros. 


Morenito de Aranda y Desestierto de Gallon (foto Isabelle Dupin - Aplausos.com)

El toro de Gallon que abrió el festejo, es cierto, fue tres veces al caballo de largo. Pero las puyas a penas le rozaron, antes de salir suelto y perder las manos. Luego, un capotazo un poco más brusco lo mandó al suelo otra vez. En banderillas, el presidente (en uno de sus no pocos desaciertos de la tarde) dio por acabado el tercio con dos pares, cuestión de no cansar demasiado al pobre animalito. En muleta, no obstante alguna que otra caidita, el toro sacó un fondo de nobleza perruna y un celo a cámara lenta en el trapo, que permitió a Morenito de Aranda  estar a gusto, como dicen ahora, y hartarse de pegar pases, en una faena que parecía no terminar nunca.  En otro contexto, en plazas menos serias como la de Sevilla, ese toro estaría sin duda abocado al indulto, pero al bueno de Morenito, que salió escaldado de lo que le pasó aquí el año pasado, ni se le ocurrió mentar la bicha, y mató de una estocada trasera  pero efectiva que le valió una oreja pedida sin mayoría. Un toro perfecto para el toreo moderno, pero ni por asomo iría yo a una corrida de seis como este, sin peligro alguno, tonto a más no poder, y con la misma trasmisión que un pepino.

Leo con asombro en las páginas taurinas de la red que el premio al mejor toro de la feria ha sido otorgado al toro Desestierto, de la ganadería Aimé Gallon e Hijos. No me lo puedo creer.  En principio pensé que ponían "premio al mejor toro: DESIERTO", y hasta allí, lo veía razonable. Luego me entero de que el premio, de cuyo jurado ignoro la composición, se llama " Prix Souvenir Aimé Gallon", que se puede tranquilamente traducir como "Premio Juan Palomo"  (yo me lo guiso y yo me lo como).


Imperuoso, de François André, romaneando en la segunda vara (foto Isabelle Dupin - Aplausos.com)

Al extremo opuesto, el toro de François André hizo honor a su sangre Cobaleda (injertada en una base de Infante de la Camara via Pouly) y nos proporcionó una pelea dantesca en el caballo, tumbando al del aleluya al primero encuentro, acudiendo de lejos y con saña a dos citas más con el penco, levantándolo, y peleando de bravo. Por segunda vez en la Feria, y con más razón, tocó la musica en el primer tercio, entre los aplausos de los aficionados.
El toro pedía a gritos una cuarta vara, pero el inefable presidente tuvo a bien cambiar el tercio, dejando el toro crudo y con toda su mala uva en las manos del pobre Tomasito, que con su escaso oficio, pasó un mal trago, sin por eso perder la dignidad.  El toro pedía el carnet, y ya vimos que el presidente no lo tenía. El torero acababa de renovarlo hace poco, y de tocarle el toro a un diestro más curtido, se hablaría hoy de una faena épica. Casta, tirando a genio, pero casta de verdad. Emoción y peligro. Como debe ser.  En el sector del público donde me encontraba, entre los amigos de La Muleta de Arles, éramos unos cuantos aficionados de los cavernícolas recalcitrantes, la mar de contentos de ver el espectáculo proporcionado por semejante fiera (cuando con el Gallon eso era un concurso de bostezos).  Gran toro, que me temo poco le va a servir al dueño de la vacada, el Sr. Lautier, para salir de la lista negra en que los taurinos al uso han puesto desde hace años esta ganadería.



Morenito de Aranda con Bonito, de Valverde (foto Isabelle Dupin - Aplausos.com)

El toro de Valverde salió mejor de lo que se esperaba, acostumbrados a ver en los últimos años cómo los toros del Cura salían aplomados y con la casta de un buey de carreta. Encima, era lucero y bragado, como se esperaba uno de lo de F. André, que en cambio era totalmente negro (del rabo blanco que decia el sorteo, ni rastro). El Valverde, tomó tres varas de aúpa, y en muleta tuvo su aquél, tanto como para permitir a Morenito de Aranda cortar otra oreja, de más fuste, y salir a hombros por la puerta grande.



Bonita estampa el toro de Concha y Sierra, que Mehdi Savalli recibió con largas afaroladas de rodillas. 
 
Buen par de Savalli (foto Isabelle Dupin - Aplausos.com)

El vazqueño recibió tres buenas varas de largo, más una cuarta de cerca, de la cual salió suelto, que ya está bien. 
En banderillas,  Savalli se lució, agotando las fuerzas del toro, que en muleta, tras desarmar el torero, se rajó y vino a menos. Lo pasaportó de un pinchazo, una estocada corta y una delantera. Silencio, bajo una fuerte lluvia que había empezado a caer. 

En su primer toro, Savalli se la había visto con un ejemplar de Alain Tardieu, bastante manejable y no muy sobrado de fuerzas, que despachó con una buena estocada entera, escuchando palmas.

El último toro, de Blohorn, era un especimen gordo y feo, con unos pitones muy sospechosos, que tomó dos varas regulares, y fue bastante soso en el trascurso de la lidia.  Thomas Joubert, que todavía no se había repuesto del susto de su anterior toro, lo mató de un pinchazo, en que resbaló en la cara del toro por el suelo ya muy mojado (se salvó gracias al quite de un capote) y de una estocada entera.

La fuerte lluvia  ya era un incordio importante, y por eso los asistentes nos largamos raudos al caer el último toro de la Feria. Tampoco a nadie se le pasaba por la cabeza pedir trofeos.

Vídeo resumen de la corrida en Feria TV.


Tauro



sábado, 25 de abril de 2015

EL CITE DE MIGUEL ÁNGEL PERERA
Nuestro amigo Óscar nos llama la atención convenientemente  en la entrada que dedicábamos a Manzanares.
Nos acusa de ventajista por la foto que pusimos del cite de Perera. Para que no haya lugar a dudas, argumentaremos lo que allí decíamos un tanto de pasada porque hablábamos de Manzanares. En principio, copiamos y pegamos lo que nos dice Óscar:

"Buenas tardes Rafa: soy tu amigo Óscar y quería corroborar tu opinión sobre el maestro Manzanares, hijo de un torero de gran estética y plasticidad además de un inusual temple.

"Dicho esto también quisiera decir que, al igual que su mentor Ponce, es un ventajista y no quisiera meterte a ti dentro de este saco pero me parece tu comentario hacia M.A. Perera un tanto ventajista, cuando tú bien sabes, amigo Rafa, que esa foto corresponde al inicio de un pase en redondo de una largura y profundidad que sólo él la consigue.

"Me parece que meter en el mismo saco a Manzanares y Perera, por cierto, para mí, el mejor lidiador que he visto desde J.A. Ruiz Espartaco, me parece cuando menos desatinado. Como bien dice nuestro común amigo Julio: ¡qué casualidad que siempre le tocan los mejores toros a él! Una suerte inversa a la de vuestro idolatrado J.A. Morante, mira que es casualidad..."

Ya intentamos desenmascarar en su día las trampas de nuestras figuras aquí. En el vídeo se veía claramente el tipo de cite que realiza Perera y que nosotros calificamos de 'destoreo'. Para no redundar en aquella faena, nos iremos a la que hizo hace poco en Málaga a un toro de Jandilla y que le valió una oreja (oreja que tira displicentemente cuando se la dan, enfadado porque quería las dos). La pueden ver íntegra aquí.

Observen ustedes cómo cita. Las imágenes son del cite y de cuando el toro se arranca (es el minuto 1'56''):




La imagen que escogí en la entrada de Manzanares era un cite tras una trinchera en 2008 en Las Ventas. Aquí es el inicio de una tanda, pero es lo mismo: la pierna retrasada, la muleta todo lo lejos del cuerpo que da el brazo, además no la presenta plana y el torso del torero está feamente doblado -totalmente alejado de una cosa para mí básica en el toreo, la naturalidad-.

Fíjense aquí en las zapatillas: no apuntan al toro sino en perpendicular. Este destoreo moderno consiste en que el diestro se va 'escondiendo' del toro, se va poniendo absolutamente de perfil para apartarse del toro. Y va aprovechando su viaje para ligar los muletazos. Resultan largos pero ni son hondos ni son auténticos ni son naturales. Vean:


No insistimos más en cómo presenta la muleta ni en lo retorcido de su postura. Vean aquí otro pase también fuera de cacho pero desde otra perspectiva:


Y aquí se aprecia dónde apuntan las zapatillas, lo despegado de la muleta y ese brazo derecho que, en lugar de recordar a Joaquín Blume,  debería colgar discretamente paralelo al cuerpo, como siempre insistía Paco Camino:


Ojo porque no le negaremos el pan y la sal. Lo mejor de la faena es un inicio espectacular y valiente en el platillo. El toro tiene gas y Perera aguanta a pie firme. Bien es verdad que ahí no hay que llevar al toro toreado sino dejarlo pasar, pero eso no quita que, en mi opinión, tenga mucho mérito.

Ninguno tiene la estocada, ya la verán en el minuto 3'20'':


Cuando el toro pierde fuelle, Perera enlaza unos ochos donde nos parece ver a Ojeda redivivo. Tanto se confía el diestro que se queda en el terreno del toro y el de Jandilla, que es noble pero no tonto del todo, le pega una fea voltereta (de ahí a decir, como algunos, que era un marrajo... en fin). Es el minuto 2'30'' del vídeo.

Respecto a calificar a Perera como lidiador, ahí discrepamos totalmente. Ponce le da mil vueltas en ese aspecto, lo que pasa es que se tiró desde hace años a la vida fácil del medio toro bobalicón.

Creo que ha quedado clara nuestra opinión. El amigo Óscar nos ha metido en el mismo saco que Perera al calificarnos de 'ventajista'. Hombre, si ganásemos el mismo dinero que el ventajista Perera, quizá nos lo hubiéramos tragado. Como no es el caso, hemos intentado crecernos ante el castigo argumentando nuestra modesta opinión.

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.


miércoles, 22 de abril de 2015

A cada toro bravo le llega su Saint Martin



El próximo fin de semana va a cumplir 20 años la Feria de la Crau, organizada en la localidad francesa de Saint Martin de Crau por la UNICA (Union Cravenco d’Aficionados).  
En los últimos años, la Feria ha puesto el listón muy alto, y siempre ha deparado buenas sorpresas a los aficionados al toro, como comentamos aquí y aquí. También recuerdo haber visto allí, en los años anteriores,  encastadas corridas de Cebada Gago y de Prieto de la Cal.


Este año el cartel incluye una corrida del Conde de la Maza, y una "CORRIDA DE COMPETENCIA" entre ganaderías francesas. Para más información sobre la Feria, pulsar aquí.

Lo del Conde de la Maza siempre se ve con interés (a pesar de que la última que salió en Céret no fue tan buena) y personalmente le tengo mucho cariño, por ser de este hierro los primeros toros bravos que vi lidiar en mi vida, en el ya lejano año 1977, en la plaza de toros de Gerona. Ahora ya no existe esa plaza de toros, y tampoco Gerona, que ha pasado a llamarse Girona.

Los toros del Conde de la Maza ya estan en Francia (foto C. Suc - La UNICA)

Los toros han llegado desde Morón de la Frontera el pasado viernes, hospedándose en la cercana finca de Granier, para reponerse del largo traslado. Es un detalle a agradecer, teniendo en cuenta cómo en muchos otros pueblos se lidian por la tarde toros desembarcados la misma mañana, cansados y estresados por el largo viaje.

Los toreros llamados a vérselas con la corrida del Sábado también tienen su interés. Eugenio de Mora acaba de cortar una oreja de peso en Las Ventas, el Domingo de Resurrección, y Sánchez Vara ha salido "airosísimo", como comentó el amigo Rafa, de su encerrona en Guadalajara. Miguel Ángel Delgado tiene la oportunidad de dejar constancia de su solvencia frente a animales con casta si, como los otros coletudos, cuidará la lidia y la suerte de varas, que en estos lares se intenta ejecutar con el mayor esmero.


 Lo de "Corrida de competencia" suena a corrida concurso, pero no lo es,  habrá sorteo y no se aplicará el reglamento de una concurso.  Tiene poca importancia, porque en Saint Martin cada corrida parece una concurso, por la manera de picar, con un solo caballo en el ruedo, en contraquerencia, y tres rayas horizontales paralelas trazadas en el ruedo. 

Feria de la Crau 2014 - Corrida de Dolores Aguirre (foto Fiore Galetti)

De las ganaderías elegidas, decir que algunas me sobran y otras me faltan.  A saber qué componendas tienen que haber hecho los organizadores de un pueblo en cuyos alrededores se concentra la casi totalidad de las ganaderías francesas y en una corrida con dos toreros locales. Sin contar que algunos ganaderos franceses suelen ser tan honrados que, si opinan que no tienen un toro apto para una corrida de este fuste, son los primeros en negarse a enviarlo.  En todo caso, será muy interesante ver cómo salen los de Valverde y  los de Concha y Sierra, que ahora pastan en la finca de Domaine de la Coste Haute, en Saint Martin de Crau, tras haber sido adquiridos por el aficionado francés Jean Luc Couturier, como vimos en 2013 en esta entrada (pulsar aquí).

 
Toros de François André

Tambièn apetece ver lidiar un toro de François André, una de las ganaderías francesas de mayor solera (pulsar aquí), que había desaparecido del mapa, por tener sus toros una procedencia de Vega Villar poco compatible con el toreo moderno al uso.

En esta corrida veremos a Morenito de Aranda (que el año pasado intentó provocar el improcedente - en una plaza de tercera - indulto de un encastado toro de Rehuelga) y Mehdi Savalli, a quien se le brinda otra oportunidad de salir del bache en que se encuentra desde unas temporadas.  Volveremos a ver a Thomas Joubert, también conocido como Tomasito, ese chaval que tanto prometía de novillero: tras su desafortunada alternativa en Arles en 2011, con un feo percance, al poco tiempo (2013) colgó los trastos, para dedicarse a otra cosa y finalmente reaparecer en 2014. Esperamos que haya vuelto con ganas y que pueda reanudar su carrera dignamente.

Tauro

lunes, 20 de abril de 2015

¿MANZANARES? ME VAN A TENER QUE DISCULPAR...
Aviso: si usted, amigo lector, es admirador de Manzanares no hace falta que siga leyendo porque se va a enfadar conmigo y no vale la pena.

Foto: ABC

No pensábamos comentar nada al respecto pero hemos leído tantas loas a las estocadas de Manzanares el otro día en Sevilla que no hemos podido por menos que comprobar si eran para tanto. Al final, hemos visto las dos faenas en este vídeo que les adjuntamos aquí.

Respecto a la estocada al segundo, nos llamó la atención esta foto donde la postura del diestro es tan poco académica:


Recuerden que hace poco veíamos esta excelente de nuestro tocayo murciano a un veragua:


Y recuerden que todos deberían inspirarse en el as de espadas (y observen cómo se parece Rafaelillo a él y qué poco Manzanares con su cabeza por debajo del brazo, el torso completamente doblado y casi con los pies en el aire):


En el vídeo se observa en la estocada al primero cómo el diestro se sale escandalosamente de la suerte (es el minuto 1'20''). Hemos congelado aquí la imagen:


¿Cómo pueden alabar sesudos comentaristas taurinos una estocada donde el diestro casi la realiza a paso de banderillas? ¿No hay que salir de la suerte por el costillar? Es su largo brazo el que le permite enterrarla hasta los gavilanes desde tan lejos.

Y respecto a la segunda, más de lo mismo. Observen la posición de los pies y de la cadera, dispuesto a salirse otra vez de la suerte -y aquí con más delito puesto que el toro estaba totalmente aquerenciado en tablas-. Compruébenlo en el minuto 2'47'' del vídeo:


Además, y esto es ya una impresión personal, a nosotros no nos gusta nada que el matador se perfile desde tan lejos. Él lo hace a menudo, también se lo vimos a Castaño en Francia y, en su día, a Esplá en Pamplona. Pero ¿ustedes recuerdan a un Camino, un Viti o un Rafael Ortega colocándose tan lejos? Es antiestético. Ahí tienen a Manzanares iniciando la suerte desde Morón:


No le negaremos el pan y la sal y reconoceremos que dio al primero un par de trincherazos tan bonitos como tremendos para el toro que, por lo que vemos en las imágenes, no merecía tan duro castigo por abajo:


También reconoceremos que en el primer pase de cada tanda adelanta la pierna de salida, de lo cual nos congratulamos (aunque la muleta difícilmente la presenta plana):


Ahí aventaja a la gran figura Perera, que sigue con su grotesco cite retorcido, con el pico y escondiéndose del toro. Véanlo:


Pero tras el primer pase, Manzanares se dedica a aprovechar el viaje del toro casi diríamos que mantendiéndose fuera de su alcance para ligar los pases con dudoso mérito. Observen aquí cómo, tras el primer pase, se escapa fuera de cacho:


Además, se pasó al toro bastante lejos, cosa por la cual el año pasado fue silbado en Bilbao ¿recuerdan?


Por cierto, ¡qué muleta más grande! Decía Vidal que a Ojeda le hacían los capotes en los astilleros de Cádiz. La muleta de Manzanares parece la de Polifemo:


¡Cuánto añoramos las muletas de Curro! Con una tan grande como las que usan ahora, no hay toro que le hubiese dado miedo al de Camas:

Foto: ABC

Lo dicho, me van ustedes a perdonar pero no compartimos en absoluto tantas alabanzas.

NOTA: los aficionados al fútbol ya habrán visto que el título está sacado de aquí.

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.




sábado, 18 de abril de 2015

SÁNCHEZ-VARA SALIÓ AIROSÍSIMO DE GUADALAJARA
Después de lo que decíamos en nuestra entrada anterior, seguiremos sin tener un torero de alternativa que haya despachado seis toros de Palha en una misma corrida. Resultó que en Guadalajara hubo cuatro toros portugueses y dos alcarreños de Cantinuevo (procedencia Ramblas). El comentario que les hacemos a continuación es a partir de la retransmisión televisiva, con las carencias que eso supone -las fotos están capturadas de TV Castilla La Mancha-.
 El más interesante de todos tenía nombre torero: 'Gordito'. Fue uno de los de Cantinuevo, parecía bravo pero cantó la gallina. Es este castaño, ojalado, bocidorado y listón. Luego vamos con él pero, primero, el torero.

 Sánchez-Vara estuvo más que digno esta tarde. Ojo porque lo que se anunciaba como una concurso incluso con líneas pintadas para la ocasión no fue tal, eso, de entrada. El mejor picador, Charcos. Los toros se pusieron en suerte bastante despreocupadamente.

  
En lo positivo, el diestro puso 15 pares de banderillas en los que hubo de todo (el mejor, uno al sesgo al tercero). Además pasaportó la corrida con 2 pinchazos, tres descabellos y 6 estocadas -ninguna perfecta-. Tuvo el detalle de cruzarse habitualmente pero en el debe hay que poner el pasarse al toro bastante despegado y hacer seis faenas iguales. Reconozcamos su mérito al torear con una rotura fibrilar que le produjo el segundo en este apuro:


 Al final, seis orejas y salida a hombros. Los toros de Palha, muy toreables (pronúnciese 'palla', por favor). Los dos de Cantinuevo, uno interesantísimo y el otro muy flojo, este de abajo:

 1º Lumbrero (504 kilos). Escarbador, cumplidor en el caballo sin excesos y pegando unos arreones tremendos en banderillas. Embestía con gas pero se revolvía por el derecho. Sánchez-Vara vino con las faenas hechas, o sea que se echó la muleta a la derecha y con la izquierda, al final, una tanda suelta. Así hizo en todos los toros. Pinchazo sin soltar -por matar en la suerte contraria- y desprendida sin puntilla. Oreja del paisanaje.
2º Barbiño (490 kilos). Colorado, ojo de perdiz, albardado y bizco del derecho. Lo recibió de rodillas en tablas. Una entrada sosa cabeceando en el caballo. Puso este par, un poco pasado:

Idéntica faena que antes, primero en tandas de derechazos como esta (echando la pierna por delante, que conste): 


El toro se acordó de pronto de don José Pereira Palha y sacó su casta viniéndose arriba. Eso permitió al diestro alguna tanda suelta con la izquierda (lógicamente no pediremos a Sánchez-Vara que nos deleite con un arte excelso, ni falta que hace):

Estocada caída, trasera y tendida. Otra oreja de los paisanos.
 3º Santanero (568 kilos). Toro con trapío de Madrid. Muy bien estuvo Ortiz en la brega y muy mal Coloma haciendo la carioca. Ahí lo tienen esperando al toro para taparle la salida:
Toro sin clase, tardeó, se distrajo y se dolió de las banderillas. Por cierto, aquí vimos el mejor par de toda la tarde, al sesgo:
  

Sánchez-Vara, con las dos orejas en el saco, estuvo relajado arrancando algún natural de buen sabor. Y cruzándose por norma, como venimos diciendo:

Alargó demasiado y por eso sufrió un feo desarme. Trasera tendida y oreja de los chinos. Por cierto, se perfila siempre mal para matar, echando la mano por delante y fuera de la rectitud del toro, vean:

4º Gordito (546 kilos, de Cantinuevo). El de más trapío de la corrida, castaño, bocidorado y listón. Salió escarbador pero tomó un primer puyazo de bravo tras haber sido puesto fatal en suerte. Derribó a Murillo y parecía un toro bravo pero...

En el segundo se lo pusieron debajo para que no le diese otro susto y Anderson le tapó la salida a gusto. Muy mal. Estábamos con la duda de si era bravo de verdad pero se puso gazapón, empezó a embestir a arreones y a tardear.
Había que torear. Con buen criterio, lo sacó al tercio pero Sánchez-Vara se puso al hilo del pitón haciendo la faena que traía del hotel. Fue desarmado y lo despachó con tres descabellos precedidos por una estocada a capón que cayó desprendida, trasera y perpendicular.
5º Evacuado (512 kilos, también de Cantinuevo). Un castaño oscuro, lavado y listón que salió picado de toriles. Aquí vimos el mejor segundo tercio de la tarde. Sacó cierto geniecillo en la muleta hasta que se apagó. Pinchazo hondo y rinconera. Otra oreja baratita.

6º Costurito (491 kilos). Se fue nuestro protagonista a porta gayola sin ninguna necesidad, gesto que valoramos mucho: 


Empujó de bravucón en el primer puyazo y en el segundo simplemente se dejó. Vimos la garrocha de Ramírez seguida de un par a toro totalmente pasado del diestro. Pero lo mejor fue el quite que le hizo el propio Ramírez con la garrocha. Luego volvió la sombra de 'Gordito', el rival de El Tato, porque Sánchez-Vara puso un bonito par al quiebro sentado en una silla.

También sin necesidad, hizo un inicio de faena sentado en el estribo y ligando con unos pases de rodillas, otro valiente gesto a valorar. El toro tenía gas pero era bronco. Sánchez-Vara se dejó enganchar la muleta demasiado y el toro se fue resabiando por momentos. Eso sí, el diestro siguió cruzándose correctamente:
Estocada trasera caída y el toro rueda sin puntilla. Dos orejas que culminan su tarde triunfal.
Ya ven ustedes, tarde un tanto entretenida, buena disposición del torero a quien sus paisanos ayudaron no poco desde el tendido y toros de variado comportamiento con mención especial a ese 'Gordito' de Cantinuevo.

Veremos si esa lesión en la pierna no impide a Sánchez-Vara anunciarse mañana domingo en Vergèzes (al lado de Nimes) ante los veraguas de Prieto de la Cal.
Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.