Follow by Email

miércoles, 30 de enero de 2019

RAFAEL MATÓ LOS MIURAS DE JUAN POR CULPA DE JOSÉ

Queremos decir que a El Gallo le tocó lidiar unos miuras que no eran para él. Los había pedido Belmonte acordándose de Joselito, muerto el año anterior. Sucedió en Sevilla, en la feria de 1921. Ahí tenemos a los dos protagonistas:



Éstos fueron los carteles. En las corridas de Guadalest y de Miura, El Gallo sustituyó a Belmonte, herido por un toro de Santa Colmoma el día 18:



Belmonte regresaba de Lima, donde se encontraba siempre muy a gusto. Allí había matado una última corrida de Miura cortando cuatro orejas y dos rabos. Por cierto, los toros habían estado noventa días en los cajones y salieron 'ágiles y codiciosos' para sorpresa de todos. Esto comentaba el diestro metido a bailarín:



Recuerden que Belmonte se había casado con la peruana Julia Cossío de Pomar. Lo hizo por poderes a las seis de la mañana en el colegio san Agustín. Esto decía el diario 'La Prensa' de Lima:



En los años cuarenta y cincuenta llegaron a lidiarse toros a nombre de Julia Cossío. Pastaban en Gómez Cardeña junto a los parladés de Belmonte. Lo de su mujer era la mitad de lo antiguo de Guadalest que compró en 1940. Aquí ven al maestro con su hijita Yola a la vuelta de América:



La empresa de Sevilla no había querido comprar miuras dicen que para aliviar a Chicuelo. Algunos de los males que criticamos a nuestras queridas figuras de hogaño ya los encarnaba el diestro sevillano que en aquel abril cumplía diecinueve años. Vean lo que comenta Corrochano de él (recuerda a lo que algunos critican de Morante):



Y el ciclista y crítico Corinto y Oro (recuerden aquí) le afea que no destape el tarro de las esencias, como se criticaba tantas veces a Romero:


Chicuelo era criticado muchas veces porque no tenía inconveniente en salir a dar una vuelta por Sevilla, fumarse sus cigarros y tomarse sus vinos después de una tarde aciaga. Estaba en su derecho pero no podía evitar que lo mirasen mal. Estas veleidades dentro y fuera del ruedo quizás sean las responsables de que su toreo no haya sido valorado como se merece. Ahí lo tienen al natural:



Y aquí a la verónica:



Cuando Belmonte se enteró de que en la feria no habría miuras reaccionó airado:

"¿La primera feria en Sevilla después de Talavera y sin miuras? Pues yo no toreo. O Belmonte con miuras o ni miuras ni Belmonte"



Cabe también la posibilidad de que al trianero le molestase que todos pensasen que, si no había miuras, era porque Gallito era el único que no los temía. La cosa se solucionó y al final hubo miuras y Belmonte se anunció  los cinco días. 


 Pero con los santacolomas sufrió un percance. Su toro no obedeció por dos veces al cite en un pase de pecho. Cuando Juan se retiraba, el toro se arrancó y le pegó un gañafón en la boca que le afectó a los cuatro incisivos superiores. La cornada fue tan espectacular que todo el mundo quedó sobrecogido. Éste es el parte médico:



La empresa tuvo que buscar un sustituto para las corridas de los dos días siguientes. Ya no habría más verónicas como ésta en la feria:



Sin salir de la ciudad, llamaron a El Gallo. La empresa lo anunció así:



La cosa fue recibida con escepticismo por más de uno. Corrochano escribía esto:



Y Corinto y Oro esto otro:



Pues en la corrida de Guadalest cortó dos orejas y en la de Carmen de Federico, otras dos. En medio estaban los miuras que había pedido Belmonte 'por culpa de Joselito'. Observen a Rafael en esta bonita foto rematando con una serpentina:



El Gallo toreó de luto, como en esta foto de abajo. Fíjense en la espada porque está en todo lo alto aunque quizás un pelín delantera, cosa que hoy en día no vemos ni de broma ya que todos entran con el brazo en alto para clavar a capón y enterrar el estoque inevitablemente trasero (recuerden lo que decíamos aquí):



Aquí Belmonte tampoco clava trasero aunque se queda en la cara si cruzar:



Rafael se anunció con Granero los tres días y alternaron en banderillas con brillantez. Piensen que El Gallo iba camino de los cuarenta y Granero tenía diecinueve recién cumplidos. El valenciano estudiaba para violinista y cambió el arco por el estoque:



En mala hora, porque ya saben que un toro lo matará un año después. Precisamente El Gallo le había dado la alternativa en Sevilla con este 'Doradito', un sardo de Concha y Sierra. Manuel iba de catafalco y oro, ahí lo ven poniendo banderillas sin saltar, como tiene que ser:



Se le veía como la esperanza blanca tras la muerte de José pero Corrochano lo ponía en duda. Era lógico viniendo de uno de los jefes del partido gallináceo:



Miren qué media más grácil de Manolet:



Ese mismo mes de abril viajaría de Sevilla a Madrid para confirmar la alternativa de manos de Chicuelo:



El berrendo en negro, capuchino alunarado y botinero era de Gallardo y se llamaba 'Pastoso'. El respetable protestó 'la insignificancia de la res'. El vestido es tabaco -o canela- y oro:



En su cuadrilla actuó Blanquet, que seguía luciendo brazalete negro en señal de duelo por Gallito a pesar de que ya se iba a cumplir un año de la tragedia. Les mostramos como curiosidad la ficha de la corrida donde figuran los puyazos, las banderillas 'frías' o de fuego y los pases que dieron los diestros. Vean que Blanquet no banderilleó porque fue el maestro quien lo hizo en sus dos toros:



De Granero tienen abundante información pulsando aquí. En la corrida de Miura fue el que peor estuvo. ¿Cuántas orejas cortó Chicuelo? Corrochano debía de estar ocupado con su copita de fino porque en el ABC pone una y mucho nos tememos que cortó las dos:



Los miuras no fueron nada del otro mundo:



Con ese astifino primero no sabemos a quién hacer caso. Aquí dicen que El Gallo estuvo medroso:



Y aquí, valiente (pasa lo mismo con Granero, para unos muy aplaudido y para Corrochano, silenciado en los dos ¿a quién hemos de creer?):



La verdad es que en su primero cosechó una ovación y en su segundo, silencio por matar mal. La foto no es de aquella tarde pero se aprecia el empaque del estatuario con los pies asentados en el suelo como los de una estatua griega. Curro Romero era otro ejemplo de torero donde prima el empaque por encima de la gracia. Sus zapatillas llamaban la atención por la solidez con que pisaban la tierra:




En la cuadrilla de El Gallo vino aquel 20 de abril de 1921 Manuel de la Haba Bejarano, 'Zurito', de quien se decía que era 'el último picador que queda'. Lo habrán visto en la ficha anterior picando con Carnicerito de Málaga, el suegro de Rafael de Paula (este nombre de torero era el apodo de Arias Navarro durante la guerra civil). 'Zurito' fue el primero de una dinastía de profesionales del toro que pueden repasar aquí. Más de una vez mató el toro con la puya en el primer tercio, literalmente, no es lenguaje figurado.



En esta foto coloreada de la feria de Córdoba se le ve tras un percance. Tiene el honor de que Gallito sea quien colee y Curro Posada el que vaya al quite. El toro es de Murube y el caballo lleva sólo un ojo tapado:



Salió airoso Rafael del trago con los miuras. Las dudas que había cuando se anunció la sustitución se disiparon y plantó cara con gallardía a sus dos compañeros de cartel. Y eso que el Divino Calvo tenía más años que Granero y Chicuelo juntos:



Hemingway decía que, pasados los cuarenta, Rafael "tenía más elegancia, más expresión y más gracia que cualquier otro torero que yo haya visto a cualquier edad".

Cuando le decían que cuarenta años ya eran muchos para torear, respondía: "bah, ahora yo tengo cuarenta años pero los toros siempre tienen cuatro y medio... o cinco, todo lo más".

Curro Romero, que guarda bastante paralelismo con el hermano de Gallito aunque seguramente queda muy por debajo como lidiador, decía de él que "a El Gallo le pasaba como a Caracol padre, que era un niño chico con más de ochenta años".

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.

domingo, 27 de enero de 2019

CINQUEÑOS DE MIURA PARA 2019

Estuvimos hace unos días echando la tarde en Zahariche y tuvimos ocasión de ver algunos de los cinqueños que esperan para ser lidiados este año:



En el total de la camada hay unos setenta toros que irán a las habituales ocho o nueve corridas de cada temporada más alguna novillada como la prevista en Calasparra...aunque ya veremos. No sabemos qué pasará este año en Carcasona, plaza favorita de la familia. La novillada prevista en 2018 se acabó suspendiendo.

Sevilla y Pamplona son seguras, no así Madrid. Hemos pasado de las dos que se iban a lidiar en Las Ventas el año pasado (aunque al final sólo fue una) a ninguna éste. Desconocemos si tendrá algo que ver la historia del afeitado de este 'Tiznaolla'. Gómez Martín desde el palco vio algo sospechoso y envió los pitones a analizar. Hablábamos de ello en esta entrada


FOTO: www.romancollado.com

Aquí ven otro cinqueño que nos recuerda al 'Galleguito' de Gallito:



Aquel 'Galleguito' pesó 670 kilos y 'Maravilla' lo mató el 29 de septiembre de 1915. A pesar de que se dice por ahí que fue la primera oreja cortada en Sevilla, no hubo tal como se puede comprobar en la cabeza:



Fue al día siguiente cuando Gallito se la cortó a este 'Cantinero' de nuestro paisano, el conde de Santa Coloma de Queralt:


FOTO: http://www.galeon.com

Volvemos al 47, que se acerca a nuestra posición. En la foto parece más cortito de lo habitual en Miura:



Pero ya ven abajo que es más largo que el cuello de una jirafa. Las fotos de toros engañan totalmente dependiendo del ángulo y de las sombras que haga el sol:



Al suspenderse la novillada de Carcasona, Miura quedó prácticamente inédito en Francia en 2018, ¿será una coincidencia o es que la mano de la ADAC es muy alargada? Sólo se lidiaron tres toros para un desafío en San Vicente de Tyrosse en julio. Hubo susto para Lamelas en el que cortó la oreja:


FOTO: Roland Costedoat

La filosofía de la casa respecto a esta anómala relación con Francia es que 'ya volverán'. Este cornialto caribello tiene estampa de toro antiguo, de los que salen en los grabados de Goya:





Fíjense en lo que les comentábamos de las fotos que engañan. Aquí va al paso y no luce nada con la cabeza gacha:



Pero se para y cambia completamente confirmando su estampa de toro decimonónico:



Recordarán la polémica de las fundas en Miura con motivo de aquellos toros de Bilbao en cuyas fotos alguno las exhibía. Lo explicábamos aquí. El manoseo en esta ganadería se evita lo máximo posible porque los toros se resabian más de la cuenta. 



Las fundas se ponen sólo a los toros que tienen la manía de horadar el duro suelo de la finca. Hemos visto agujeros de dos metros de diámetro por medio de fondo. En Zahariche se junta suelo duro con pitones blandos. Observen ese sardo del fondo al que aparta Manolo:



Estos toros no tienen esos pitones de diamante de Juan Luis Fraile o Cuadri. El sardo que han visto es el único cinqueño enfundado. En toda la camada no debe de haber más de cuatro o cinco. Aquí se le aprecia la cara:



Un par de colorados pastaban en este cercado. Uno es el que ya han visto antes, el hermano de 'Galleguito', que vuelve a salir aquí. Es candidato a hospedarse en el corral de santo Domingo:



El otro es ese 69 que viene al pienso:



El resto son cárdenos, entrepelados y negros, pero en la camada de este año hay más colorados y castaños que otras veces. Si no nos falla la memoria, son seis más dos o tres sardos. Ya veremos si llegan todos a lidiarse porque en otoño ha habido más peleas de lo normal por las tormentas y los cambios de tiempo. Además, la hierba está alta y se sienten más fuertes. En otras ganaderías, cuando llega el calor a partir de abril, los toros se calman pero en Miura es al revés: con el calor, se calientan o sea que si no querían caldo con las peleas, tendrán taza y media en primavera.



Como decíamos, de momento sólo son seguras dos plazas de primera para Miura en 2019: Sevilla y Pamplona. Por lo que sabemos, y salvo error, únicamente habrá tres ganaderías que llegarán a lidiar un mínimo de cuatro corridas en plazas de primera: Victoriano del Río, Fuente Ymbro y Cuvillo. 



Empezarán a tentar la semana que viene. Se espera la presencia de Chacón y de Pepe Moral. Seguro que vendrá Rubén Pinar, que ha sustituido a Manolo Amador después de tres años por Dávila Miura. Le va a tocar hacer un cursillo intensivo en Zahariche para ver si consigue evitar situaciones como ésta con un miura en Pamplona. Se llamaba 'Déjalo':


FOTO: Jesús Diges

El de la derecha de la foto de más arriba nos hace el favor de mirar a la cámara:



Recordarán que hubo quejas respecto al trapío de algunos de los que saltaron al ruedo en san Isidro. No obstante, entre los cinqueños se ve más de uno con cuajo y cara de Madrid porque ya decíamos que estaban previstas dos corridas en Las Ventas el año pasado y alguno de los apartados se quedó en el campo:



Respecto a los recurrentes rumores sobre cruces, Eduardo, el padre de los actuales ganaderos, decía que le constaba que por lo menos desde 1912 no había habido ninguno en la ganadería. Ponía esa fecha porque es a partir de entonces cuando hay libros en la casa, antes se llevaba todo de memoria. Recordemos que el padre de los actuales propietarios estuvo al mando desde 1941 hasta 1996. 

Eso lo afirmaba en una entrevista que le hacían cuando su hijo Antonio tenía nueve años. Pues hace unos días era el propio Antonio quien insistía a Parrado en lo mismo en una interesante entrevista que publicaba la revista 6 Toros 6:

"El último rumor es que hemos echado vacas de fuera y por eso nos salen más chicos. Otros dicen que hay algo de Santa Coloma-Saltillo y que por eso sale tanto cárdeno. Pero no es nada nuevo porque en tiempos de mi padre salieron muchos negros y empezaron a decirle que si había echado toros de Núñez a las vacas..."

Por cierto, recuerden que hace cuarenta años en el mundillo se pedía mucho lo de Núñez porque se decía que en los campos de Cádiz sus toros comían una planta que les afectaba al hígado y salían con menos gas, ¿qué les parece?

Eduardo padre se extrañaba de que las figuras hubieran desertado de sus toros. Decía:

"En las corridas de Miura, el público está de parte del torero y, si consigue el éxito, tiene mucha mayor resonancia que con toros de otras ganaderías. Y el fracaso es más difícil porque, cuando sale nuestro toro malo, el público tiende a disculpar al maestro"

Lo decía también Domingo Ortega:

"Hay toros de Miura muy difíciles pero son toros a los que se les ve venir, se ve la dificultad y la mala intención"


Una media de Domingo Ortega (1931)

Aunque quizás quien daba con la clave de por qué las figuras no entraban en los carteles de Miura era un gran amigo de la casa, Pepe Luis Vázquez padre:

"Es por los empresarios. Si un empresario sabe que sólo con el nombre de Miura en el cartel ya se garantiza una buena entrada, ¿qué necesidad tiene de recargar el presupuesto con una terna de toreros caros?"

Ahí tienen a Pepe Luis al natural en Granada. Estamos en el Corpus de 1947 y alternan tres 'viejos': Gitanillo de Triana, Domingo Ortega y el Brujo. Cortó las dos orejas a ese toro de Luis Ramos:



Observen la horizontalidad del estaquillador y recuerden el tema que se suscitó con unos amigos lectores en los comentarios a la entrada anterior. Además, ha dado el medio pecho, no esconde la pierna y remata atrás el muletazo. Todo con la más absoluta naturalidad. Nada de eso vemos hoy si no es por milagro o por equivocación. Y dicen que se torea mejor que nunca. En fin...

Nos despedimos de Zahariche dejando a los cinqueños a su aire entre la hierba:



Pero no nos vamos sin desear un pronto restablecimiento a Eduardo Miura, quien, si no hemos equivocado las cuentas, cumplirá sesenta y nueve este año y que intenta restablecerse de sus problemas de salud.

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.

FOTO: www.romancollado.com