Follow by Email

miércoles, 15 de febrero de 2017

MULTA DE 28.600 EUROS A MARCIAL LALANDA POR AFEITAR DOS TOROS

Sorprendieron a dos hombres en los corrales con el serrucho en las manos. Habían quitado el veneno pero aún no les había dado tiempo a coger la escofina para acabar el trabajo. Los dos toros estaban como para rejones. Eran del conde de la Corte y este hombre no pudo negar que el atropello lo había ordenado él.


Sucedió en Valencia, el 31 de julio de 1942. Luego les explicamos cómo hemos calculado en euros el importe de la multa que le cayó. Antes de seguir, que conste nuestra admiración por el diestro de Vaciamadrid. Nuestros amigos lectores lo saben de sobra (recuerden esta entrada). 


En Barcelona, el 10 de julio de 1927 frente a un toro de Ildefonso Sánchez Rico.Fue un mano a mano con Belmonte.

Como nosotros no mitificamos a nadie, no nos duelen prendas en contarles esta historia que tuvo lugar unos meses antes de su retirada definitiva en octubre de ese mismo año. Como decíamos, es el 31 de julio de 1942 en Valencia. El cartel era éste:



La plaza se llenó hasta arriba, ya saben lo que se decía:



La crónica del ABC avisaba al día siguiente de que dos toros tuvieron que ser sustituidos porque 'se inutilizaron' pero no aclaraba nada más:



Manolo Martín Vázquez fue sustituído por el sevillano Rafael Ortega 'Gallito', torero artista pero medroso, cuya carrera se diluyó hasta quedar en casi nada. La tarde fue para olvidar a pesar de la casquería que se llevó Marcial.

En su primer toro, recibió pitos. En el segundo, el delirio. Dominó al toro y lo mató de una certera estocada.



Llegó a besarle el pitón en un alarde. El Museo Taurino de Valencia conserva una foto de Martín Santos Yubero:



Aquí pueden apreciar mejor el instante (y no hay duda de que este toro sí está en puntas):



Dos orejas, rabo y pata que Marcial paseó con su cuadrilla. La formaban su hermano Eduardo que luego fue apoderado, Bonifacio Perea 'Boni' y Antonio Gallego. Ahí los tienen en foto esta vez de Contreras:



Pero, como decimos, la tarde fue perfectamente olvidable. Lean la crónica:



Efectivamente, Lalanda se hizo un corte feo en la mano izquierda y tuvo que ser atendido. Parece ser que esa lesión impidió que lo sacaran a hombros. Aquí tienen la curiosidad de una entrada de aquel día:



El propietario tenía la sana costumbre de conservarla y escribir detrás el balance de la corrida. Fíjense en lo que puso:



Al ver tan negativo comentario supondrán que la entrada es nuestra ¿no? Pues no porque nos quedamos sin boleto aquel día.  Es de un aficionado valenciano, pero de los cabales. Aún quedan algunas docenas de ellos, son los que lloran al ver cómo la plaza de toros de Valencia lleva convertida ya desde hace tiempo en una plaza de pueblo.

Lógicamente, la autoridad tomó cartas en el asunto del afeitado. El gobernador civil ordenó una investigación y rápida e inapelablemente concluyeron que se habían puesto de acuerdo en desmochar los toros el mayoral, la empresa, el diestro y Llapisera, su apoderado. Toda una conspiración que se saldó con las multas correspondientes:

- 50.000 pesetas a la empresa
- 10.000 pesetas a Marcial Lalanda
- 10.000 pesetas a Llapisera
-  5.000 pesetas al mayoral


Lalanda en un pase por alto en 1928

¿Cuánto dinero supone eso? Pues bastante. Para calcular su equivalente en euros hemos hecho lo siguiente. Una barrera de sombra para aquella corrida costó 50 pesetas. Una barrera de sombra para la corrida 'estrella' de Fallas de este año cuesta 143 euros. La multa a Marcial son doscientas veces el valor de la barrera aquel día, por tanto, ascendería a 28.600 euros actuales.

Y eso ¿es mucho o es poco? Consideramos que es mucho. Miren: veintitrés días antes de esta corrida, Manolete había firmado un contrato por matar toros de Concha y Sierra en Murcia junto a Manuel Martín Vázquez y Pedro Barrera. Cobró 22.000 pesetas, que son un poco más del doble de la multa a Marcial (hablaríamos de casi 60.000 euros). No creemos que Lalanda cobrara tanto ese día ni de broma por lo cual deducimos que la multa tuvo que escocerle bastante.


El quite de la mariposa en foto de 1926 (se le ocurrió en un tentadero cuando una vaca se le vino encima)

Ojo: a no ser que en su contrato hubiera una cláusula como en ése de Manolete en Murcia, que publicó el ABC:



No se lee muy bien y además está cortada la cuarta cláusula, que es la más interesante. La copiamos aquí para que vean cómo Camará apretaba sin piedad (en este caso, salvo error, a Enrique Ruiz, que era quien gestionaba el coso murciano entonces):



¿Qué les parece? Así da gusto. Aunque son multas 'durante la lidia', Manolete se lo llevaba crudo y, encima, dependiendo del cartel, había que subirle los honorarios.

Volviendo a Marcial, tres meses después de este desaguisado, se retiraba definitivamente en Madrid. Brindó el último toro de su vida a la hija de Franco y fue sacado a hombros igual que Bombita en su día, con una relación curiosa entre los dos que luego les comentamos.



Aquel día mató tres toros por cogida de Juan Mari Pérez Tabernero, quien, a pesar de tener la vida resuelta, confirmaba ese día la alternativa porque quería ser torero. Pepe Luis Vázquez tuvo una gran tarde, dos orejas y dos vueltas en el tercero.

Marcial cortó dos orejas y rabo en su primero y oreja en su segundo. En el primero repitió el adorno de meterse el pitón en la boca. Los dos diestros salieron a hombros:



Una pancarta rezaba: 'los toreros agradecidos rinden homenaje en el día de su despedida al sucesor de Bombita, Marcial Lalanda'. La curiosidad es que Bombita fue retirado también a hombros el día de su despedida, el 19 de octubre de 1913. Aquella corrida fue a beneficio del Montepío de Toreros y se recaudaron 108.000 pesetas que, según los cálculos anteriores, se irían a bastante más de 300.000 euros porque hablamos de treinta años antes. Fíjense en el público de aquel día:



Ustedes no lo ven pero en el tendido está sentado un niño de diez años. Se trata de su primera corrida. Es la primera vez que ve matar toros en su vida. Él mismo terminará matando más de dos mil. El niño se llamaba Marcialín Lalanda del Pino.

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.

En Barcelona, el 17 de mayo de 1931. Lleno hasta la bandera para verle junto a Gitanillo de Triana y Freg con toros de Clairac. Por votación de los asistentes ganó el toro de oro. Otra estatua igual de Benlliure se sorteó entre los asistentes pero el premiado decidió canjearla por su valor en metálico, 5.000 pesetas.

2 comentarios:

  1. Muy bueno sobaquillo, lastima q empiece ya la temporada y nos vuelva usted con los toros escachifollados de las figuras anodinas. Este foro en invierno ha sido una gloria leerlo. Saludos y animo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, me alegro de haberle entretenido durante el invierno, se hace lo que se puede.

      Y le agradezco también lo de Sobaquillo pero me temo que como lea que le compara conmigo va a salir don Mariano de Torrero a decirle que haga usted el favor.

      Saludos.

      Eliminar