Follow by Email

domingo, 16 de febrero de 2014

EL 'JULIPIÉ' DE VICENTE PASTOR
Una editorial catalana tiene una excelente sección de Tauromaquia: edicions Bellaterra (pulsar aquí). De momento aún no han prohibido en Cataluña la edición de libros de toros (todo llegará...). Han publicado el libro de Gregorio Corrochano "¿Qué es torear?" del que ya se han hecho eco en otros blogs. Modestia aparte, nos alegra coincidir en más de uno de sus argumentos sobre vicios del destoreo moderno tal como dijimos en otra entrada ( pulsar aquí).

Viene esto a cuento de la sorpresa que hemos tenido al ver que Corrochano recuerda el saltito que a veces daba Vicente Pastor al entrar a matar. Uno siempre ha pensado que el torero JAMÁS debería despegar los pies del suelo como si fuese un vulgar saltimbanqui: ni al clavar banderillas, ni al rodar el toro sin puntilla ni, mucho menos, al clavar la espada.

Esas estocadas dando un salto en suspensión, a capón, creo que son una ventaja que se da el diestro sin motivo. El primero a quien vi hacerlo fue a Paco Ojeda:



En cambio, nunca he visto fotos de grandes estoqueadores despegando los pies del suelo al clavar. Veamos aquí también a Ojeda en un festival:


Hoy en día el gran maestro de esta técnica es El Juli con lo que alguno bautizó como el 'julipié':


Pues a lo que íbamos. Corrochano escribe lo siguiente hablando de Vicente Pastor en la página 37:

"Se iba resuelto y por derecho al toro, y se zambullía en el morrillo, algunas veces dando un saltito, como si el toro le quitara los pies del suelo, no para irse, sino para llegar antes, como si tuviera prisa por colgarse del pitón, lo que si podía traerle la ventaja de pasar más pronto el cuerno, no le desviaba, sino que le volcaba sobre el morrillo, y la estocada se ahondaba con el peso del cuerpo. Si se considera esto como vicio o tranquillo del matador tiene en favor una voluntad firme para estoquear y una fe ciega en su mano izquierda, con la que se juega la muleta que había de sacarle del embroque."

¡Qué cosas! Desde aquí acabamos de dar a Julián López un argumento de peso contra sus críticos del 'julipié'. Bien es verdad que el 'saltito' de Pastor quizás no era esa suspensión de El Juli que haría la envidia de Larry Nance.

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.

La primera oreja en Madrid. Su alternativa: 1902 (de manos de Mazzantini)





No hay comentarios:

Publicar un comentario