Follow by Email

jueves, 23 de mayo de 2019

FERIA DE SAN ISIDRO, 2019 (8). PARLADÉ: LA RENDICIÓN DE MADRID

Rendición, en el mal sentido. Rendición ante el toro posmoderno, el toreo posmoderno y el torero temerario más que valiente pero también posmoderno. Más de uno se las prometía muy felices diciendo que Aguado era el niño que se había atrevido a decir que el rey iba desnudo. Nosotros comentábamos por aquí que en cuanto llegasen las figuras con su destoreo, todo el mundo iba a volver a alabar la indumentaria del rey aunque continuara vestido como su madre lo trajo al mundo.

¿Tendremos que dar gracias a Dios por haber visto la faena de Roca al sexto? Los de televisión perdieron los papeles encabezados por Rincón:

"Señor, Dios mío, ¡gracias por tenernos hoy en Madrid y ver esta faena de locura! Somos unos privilegiados..."



Nosotros no compartimos tanta euforia y no estamos de acuerdo con que 'toda la plaza está puesta en pie aplaudiendo'. Ni de broma nos creemos eso porque sabemos que en ese tendido aún quedan aficionados cabales que se vieron engullidos por la masa y tuvieron que refugiarse en su silencio.

La corrida de Parladé fue cinqueña excepto el segundo. De cinqueños sólo tuvieron el guarismo porque fueron una colección de animales tontos, vulgares, sin poder, sin codicia y sin bravura. Se habla de este sexto, 'Maderero', pero Roca hizo lo que acostumbra, dejarlo sin picar para que sacase movilidad en la muleta y esa castita comercial de la que nos ocuparemos después.



EL CID. Se despedía de Madrid. Su primero fue un salpicado regordío que vino picado del campo. A pesar de su edad, en la muleta fue bobalicón a más no poder. Eso, en el lenguaje taurino televisivo, es estar 'dormidito' y que 'no empuja'. Destoreo de El Cid por la derecha y vulgaridad por la izquierda, nos resultó bastante insoportable. Pinchazo y media caída y atravesada más dos descabellos.


FOTO: Julián López

Su segundo renqueaba de manos y no tenía ninguna codicia de salida. Muy bien Lipi toda la tarde. El Cid se lo pasaba por delante apartándose de él mientras el cinqueño iba y venía doblando las manos cada dos por tres. 


FOTO: Julián López

La cosa no tuvo ningún interés ni siquiera al natural. Estocada honda arriba pero saliéndose.

LÓPEZ SIMÓN. Algo tendrá el agua cuando la bendicen ya que López ha salido cinco veces por la puerta grande de Madrid, las mismas que Antonio Ordóñez. A nosotros nunca nos ha dicho nada a pesar de que gozó de muchas loas en sus inicios por parte de los mismos que ahora le niegan el pan y la sal. Habrán notado que López es de los que lleva una muleta XXL:



Su primero era otro toro bobo, la prueba es que Rincón lo calificó como 'un gran colaborador'. López se puso a vivir fuera de cacho de principio a fin. Observen dónde apuntan las zapatillas, señal inequívoca de lo que estamos denunciando:


FOTO: Julián López

Por la izquierda remataba los pases enviando el toro a la M-30. Inevitables bernadinas al final porque todos los toreros han visto que el público de Las Ventas disfruta con ellas más que un tonto con un lápiz (el público, insistimos). Rinconera alargando el brazo, rueda de peones y oreja.

En su segundo se fue a porta gayola para sufrir apuros. El cinqueño estaba pasado de romana y renqueaba. Simulacro en varas y muy valiente Yelco Álvarez en banderillas porque el toro le esperaba con mala idea:



Luego huyó a las tablas a escarbar y se movía a arreones insulsos. Toro cobarde, mansurrón, desaborío pero sin las malas ideas que deberíamos suponer por su edad. Arrimón pesadísimo del diestro y honda atravesada a la carrera.

ROCA. Su primero venía picado y lidiado del campo y el maestro lo vio nada más darle dos verónicas vulgares. Tras el caballo, le echó el capote abajo para que el presidente lo devolviera. Salió como sobrero un castaño oscuro del conde de Mayalde. Es curioso que en televisión se sorprendieron de que Roca esperase la salida del toro sentado sobre el capote en la madera, ¡pero si lo hace siempre!

El peruano ninguneó al toro de salida echándose el capote a la espalda en un alarde temerario que le ha salido bien otras veces. Aquí no hubo suerte y el toro lo enganchó por el muslo y luego por el abdomen. 



Se le apareció san Isidro porque salvó la cosa con una cornada de 6 cms. y abundantes magulladuras.



A pesar del percance, Roca no guardó rencor al toro y ordenó que lo picasen mínimamente. A ver si aprenden los jóvenes emergentes en lugar de permitir sus infames cariocas en el caballo. 

Hizo unos estatuarios que tuvieron valor porque el toro iba cruzado. Después, Roca mostró mano firme y pierna retrasada. El toro tenía fuerza e iba un poco a su aire. Estamos convencidos de que había más riesgo quedándose al hilo que dando el paso al pitón contrario pero Roca no lo vio así y siguió al lado. La cosa acabó con un bajonazo con degüello.

Tras pasar por la enfermería, salió a matar el sexto, otro cinqueño al que dejó sin picar. Muy bien Domínguez en el segundo tercio y Roca que inició la faena cambiando en los medios:



El toro se despistaba y escarbaba pero, cuando acometía, lo hacía con casta. Pero era la casta comercial de seguir escarbando, distrayéndose en los remates y tendiendo a tablas, que es donde acabó escondiéndose. Estos detalles no son de toro bravo como nos quieren vender y mucho menos si añadimos el simulacro del primer tercio. Recordemos que en el primero cabecea a gusto y sale suelto huyendo sin parar hasta la puerta de chiqueros, donde el reserva le señaló. Eso fue todo.

Roca se dedicó a torear como acostumbra, arrastrando la muleta y apartándose del toro. Fíjense también dónde apuntan las zapatillas:



Menudeaban las ovaciones en el tendido y las alabanzas en televisión: "¡Soberbio, qué barbaridad, pone el vello de punta, qué largura...!"



Los naturales los remataba de esta guisa, ya me dirán ustedes:



Nosotros mirábamos la faena como quien mira una pecera. Los comentaristas insistían en que esta forma de torear era lo más grande. Empezábamos a pensar que tenemos un problema que necesitará un buen médico para curarlo. Hubo bastante retorcimiento grotesco: 



Al final cayeron las reglamentarias bernadinas, muy ajustadas eso sí. Fueron el preludio de una buena estocada, lo mejor que hizo en toda la tarde a nuestro modesto entender. Se perfila bien sin alargar el brazo:



Entra con lentitud sin tapar la cara del toro ni darse ventaja con la mano. Descubre la muerte tan bien como acostumbra. No cruzó del todo porque el toro cortó el viaje pero la espada cayó en buen sitio:



Seguía la locura, que culminó con las dos orejas y la puerta grande:

"¡Ha puesto de acuerdo a todo el mundo! ¡Toda la plaza puesta en pie! Madrid se ha rendido."

La misma plaza que se había rendido a Aguado por torear de manera completamente diferente se rendía ahora con este toreo de Roca como se había rendido ante Perera días antes por destorear a conciencia. Insistimos en que no nos vale lo de que son conceptos diferentes de la tauromaquia y que todo tiene cabida.

No: una cosa es torear y lo otro es dar gusto al vulgo no sabemos si porque es necio o porque traga con todo sin saber distinguir el oro del oropel. 

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.





27 comentarios:

  1. Hola Rafa.

    Lamento decirte que voy a tener que dejar de leer tus maravillosas entradas y,
    ahora en feria, crónicas. Me explico:

    Ayer, al salir de los toros me encontré con varios compañeros de tertulia. Todos estaban encantados
    con la faena de Roca-KING, me preguntaron y yo les dije que a mí no me había gustado. Me miraron como si
    fuera un hereje. Yo comenté que estoy en primero de aficionado, así que seguramente me confundía, y que sí,
    que muletazos muy largos, pero todos con la pierna escondida y apartándose del viaje del toro, tío-vivo
    habitual. Claro, muy ligado y lo que quieras. Pero poco de verdad. Ante la bronca y rechifla general
    (no estás en primero, ni siquiera has llegado a preescolar) tuve que hacerme un quite a mí mismo
    y confesar que "es que últimamente leo mucho las entradas de un tal Rafa, de Tarragona, en su blog,
    y claro, me ha dado por fijarme en eso de la pata atrás" y que a lo mejor es por eso que no me gustó
    lo que vi.

    Fui conminado a dejar de lado lecturas tan perniciosas si quería seguir siendo admitido en las, por otro
    lado, tan amenas tertulias post-corrida....:-)

    En fin. Que me pareció que ha sido la vez que Roca mejor ha estado en Madrid. Pero no me levantó del asiento
    en ningún momento. Me dijo más bien poco. Me perdí la faena de Aguado el sábado, pero por los comentarios
    de compañeros de tendido (y de tertulia) entiendo que estamos hablando de un Arzak frente a Burguer King,
    más o menos.

    Muchas gracias por el blog, por las entradas y el trabajo que haces. Que aunque las tardes de toros sean malas
    siempre da gusto leer la crónica.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a usted por perder su tiempo leyendo estas crónicas tan perniciosas.

      Me da la razón cuando digo que intuyo que más de un aficionado no se levantó de su asiento en el tendido a pesar de que los de la televisión decían que la plaza estaba toda en pie. Pero ya los conocemos: si el toro es descastado es que está 'dormidito' y si el puyazo cae en el lomo es que 'está un poco traserillo'.

      A ver si será verdad que usted y yo necesitamos un médico que nos cure de nuestras manías. Por cierto, si sus amigos le vetan la asistencia a las tertulias por leer nuestro modesto blog, como me conozcan a mí directamente me empluman.

      Saludos.

      Eliminar
  2. Buenos días, soy otro de los que no se levantó del asiento ni aplaudió en ningún momento el toreo de pierna retrasada, de pico y de echar al toro para fuera del rey del toreo. Tan sólo hubo una ocasión en el que expuso la femoral izquierda pero, ahí está la trampa, metió el pico exageradamente para aliviarse y alejarle de las proximidades donde se encuentra el peligro y también el toreo del caro. Muchos nos resignamos de ver que la plaza está a la deriva, cada vez más, sobre todo ayer donde llegó mucho público de aluvión a la llamada de la consagración del rey de las espaldinas. Un saludo desde Madrid

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchos no se levantaron ni aplaudieron, estoy convencido. Pero llega un momento en que te resignas. Un buen amigo está entusiasmado con lo que vio y me dice que yo llevo la contraria por deporte. Hombre, intento argumentar y no soy de los que lo ve todo negativo pero ¿a qué nos va a llevar a mi amigo y a mí el discutir sobre Roca? Ni yo le voy a convencer ni él a mí.

      Saludos.

      Eliminar
  3. Buenas tardes:
    Le reproduzco un comentario que mandé al grupo de wasa de los amigos taurinos, tras ver la faena al sexto sin soltar ni un solo ole: "Qué bravo es, qué listo e inteligente, qué técnica tiene, qué valiente.. pero, salvo una tanda de naturales al final, a mí no me dice nada su toreo.
    Seguramente esté yo equivocado, xq él es millonario haciendo lo que hace y los 25.000 están aplaudéndole".
    Por otro lado, aunque veo al torete que se lo hace, no paso por alto su valor de ley y la ambición y determinación desmedidas que tiene por ser el mandamás y poner al resto en fila.
    Un dato de los sobre-cogedores del plú: durante la faena, la vuelta al ruedo y la salida a hombros... ni un solo plano de los tendidos 7 y 8; su ma€$tro Mol€$ l€$ dejó la s€nda marcada, o eso me pareció, que habría aficionados en esos tendidos diciendo que no y se cuidaron muy mucho de no romper "la unanimidad" del triunfo con algún encuadre "desafortunado".
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El valor que tiene lo he remarcado aquí muchas veces pero con la salvedad de que cae en lo temerario y eso no es. Esa célebre tanda de naturales de que me habla me pareció mal rematada, echándose el toro afuera.

      No vi esos detalles que apunta de las cámaras porque me esperé a la concesión de orejas y corté la retransmisión.

      Saludos.

      Eliminar
  4. A mí me parece que estuvo valiente (o temerario en algún momento). Y cuando salía de la plaza comentaba con mi
    compañero de abono que, aunque no me había gustado demasiado, me parecía que había planteado la faena de manera muy inteligente:
    cambiados por la espalda muy ajustados que enardecieron a la plaza (que ya estaba enardecida de por sí) La siguiente
    tanda liga los muletazos y ya brotan los olés atronadores. Mi sensación es hubiera dado un poco igual cómo fueran
    los muletados con tal de que fueran ligados. A la segunda tanda de derechazos ya tenía las dos orejas en el esportón (a falta
    de la estocada, lógicamente) Para terminar de poner la plaza boca abajo, bernadinas finales (¿o manoletinas? Por cierto, ¿cual es la diferencia?
    ¿la manera de coger uno de los extremos de la muleta?) también muy ajustadas (aunque yo creo que no se quedó quieto como un palo)
    Por cierto, de seis faenas tres terminaron de la misma manera (pereza).

    Antes de este sexto toro se mascaba en el ambiente que había muchas ganas de sacarlo por la Puerta
    Grande, y solo hizo falta que él cumpliera con su parte. Manejo de los tiempos y del estado anímico de la plaza inmejorable.
    También creo que, aparte de las tandas de muletazos, intentó hacer todo muy despacio y eso se agradece. Mucho más pausado
    que las otras veces que lo he visto en Madrid

    Además le alabo a Roca el haberse apuntado al famoso bombo que, aunque no ha sido el bombazo, sí puede resultar un
    principio de algo. Como dice Curro más arriba, ambición y determinación toda. Habrá que ver si cuando el bombo lleve las bolas
    de Saltillo, Miura o similares también se apunta (ojalá que sí)

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si sigue el blog recordará que con lo de Aguado dije que el público de Madrid siempre ha querido ponerse a la altura del de Sevilla. Cité a Ojeda y a Espartaco, pasó lo mismo con Aguado y ahora con Roca. Esa predisposición se notaba hasta por televisión y más tras la cogida (por su culpa).

      La bernadina la copió Bernadó de Miguel Ortas para variar porque la manoletina ya aburría. Coja usted la muleta para dar una manoletina y la gira de manera que la espada le quede por detrás del trasero. Coge la punta con la mano y listo. Roca ha puesto de moda cambiarla indicando al toro la salida por un lado y dándosela por el otro, con lo cual tiene más emoción. Otros como Simón han copiado eso. Pero está claro que el mérito que pudiera tener es superior al de la manoletina porque largas menos tela.

      Lo que no termino de entender es que el público de Madrid se vuelva loco con ellas.

      Saludos.

      Eliminar
  5. Las dos series de naturales fueron muy buenas y uno de ellos colosal, en unión a la soberbia estocada es con lo que hay que quedarse... solo la estocada era antiguamente una oreja. Lo demás... no tiene nada que ver el toreo de Aguado, de brisa, de seda, de terciopela, con este toreo de "aquí estoy yo" como sea, son galaxias distintas... pero ojo, creo que las dos son necesarias pues las dos emocionan a los públicos... que lo de Aguado -ya puede espabilar con la espada-, sea de 24 kilates -y estuvo fuera en varias series y a media altura pues no tenía toro-, y esto sea de consumo masivo, no exime, si lleva público a la plaza y las llenas, bienvenido sea...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto que todo es necesario y tiene que haber toreros diferentes. Pero es que yo veo a Roca como una fotocopia de El Juli, Perera o Manzanares. Insisto en que los naturales a mí se me antojaron mal rematados, echándose el toro afuera como he dicho más arriba.

      Saludos.

      Eliminar
  6. Los cinqueños lo dejamos para otro día si Le parece? , pero, le apunto que los Juan Pedro's necesitan almenos que rocen los 6. No obstante con cinco.. .
    Volviendo al tema q ocupa,- primero darte la gracia por la crónica y la paciencia no sólo de ver las corridas sino por escuchar a las viejas esas- la dichosa muleta. Ya sabe q por mi parte la prohibiría una temporadita, para ver q pasaba.
    Dicho esto, cuando era crío me enseñaron q al natural: en el inicio del pase te juegas la barriga, en el centro del pase la pierna que gana el terreno y en el remate la carnaza son las pantorrillas. Eso es lo q un torero valiente y conocedor de su oficio ofrece cuando da un natural. Que ofreció roca rey?? Pues no lo se, porque no lo vi, por eso le pregunto.

    Ayer leía a zabalita Jr. Una colección de epitotos en su crónica q parecía una carta de amor, lo de mundo toro hoy no sólo amor sino con grosería, o sea un nivel más... En fin, todos llaman al cartero. Ánimo José Antonio y no te vayas a cansar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo ofrecido por Roca al natural se resume en lo que puede ver pulsando aquí en el vídeo a partir del 3'51'':

      https://www.aplausos.es/noticia/48898/noticias/puerta-grande-para-un-rotundo-roca-rey-en-madrid.html

      A mí esa forma de torear al natural no me dice absolutamente nada, incluso le diré que me carga. Fíjese en que la pantorrilla el toro ni la huele.

      Respecto a lo que se ha escrito coincido con usted en la grosería repugnante de www.mundotoro.com, no he sido capaz de leer más de cinco líneas. Pero es que de lo demás que se ha escrito no he querido mirar nada porque el panegírico puede resultar ciertamente nauseabundo.

      Saludos.

      Eliminar
    2. Pues ni barriga, ni pierna ni pantorrilla. Le queda más o menos bonito, aprueba pero no torea bien a mi gusto. Y lo más preocupante al verle obligar tanto, no creo q de mucho más de sí.
      Saludos y gracias Rafa.




      Eliminar
  7. En la entrada anterior, un amigo del blog nos informa de la actuación de la policía en el tendido cuando anteayer se desplegaron pancartas contra el presidente De Villa. No sabemos por cuenta de quién actuaría la fuerza pública pero estoy casi convencido de que si en el palco llega estar don Gonzalo, a Roca le concede el rabo. ¿Que no?

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. https://elcierredigital.com/investigacion/840792253/piden-destitucion-gonzalo-villa.html

    ResponderEliminar
  9. Yo soy algo más indulgente con Roca Rey que tú Rafa.

    Estuvo valiente, mandón, ambicioso, contundente... dio distancia... y su faena estuvo basada en el toreo fundamental y no en recortes y golpes de efecto. Pero yo esperaba mucho más al principio de la faena. Faltó hondura aunque sea en su "concepto", no se llevó al toro atrás nunca, no lo crujió en semicírculo como pensaba que lo iba a crujir pasándoselo por los muslos. Toreó acelerado, con algún trallazo (como bien sale en una foto tuya), en línea e incluso me pareció que despegado.

    Me gusto más en su primero. Hay una tanda con la derecha en su primero que fue lo mejor de la tarde. El toro (incierto) le mira, suelta la cara durante el muletazo, embiste como dudando y él le traga una barbaridad. Sin moverse y con la muleta siempre delante sin que se la toque el toro. Ese toro sólo le embiste a Roca Rey.

    Yo estoy loco por verle con una alimaña porque estoy seguro que les va a exponer igual. Ese día corta un rabo en Madrid. Apuesto caña y pintxo de tortilla.

    Y una "reflexión" final. Da la sensación, en la actitud de RR, en su arrogancia (bien entendida) que torea por pura adrenalina. Se asoma al riesgo y le gusta jugársela y "vencerlo". Es decir, el valor en caso de RR es un fin en sí mismo y no un medio para torear. Ea, supera eso.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy interesante eso de que su valor sea un fin en sí mismo aunque insisto en que es más temeridad que valor. Efectivamente, no remató atrás NI UN PASE, pero es que eso lo lleva implícito el destoreo que practica porque tiene que echarse el toro afuera para pivotar. Si remata en la cadera, no puede pivotar.

      Por supuesto que a una alimaña le plantará cara y es capaz de pegarse un arrimón escalofriante...¡por su propia temeridad! Ya estamos otra vez.

      Aunque me temo que Adolfo se va a ocupar mucho de que le salga un toro comercial de los suyos, que cada vez son más en esa vacada.

      Saludos.

      Eliminar
    2. Rafa, perdone mi intromisión y que opine tan a toro pasado: completamente de acuerdo con Joan, a mí me gustó Roca Rey mucho, quizás más, en su primer toro, un pájaro pinto de Mayalde, pasado de edad, del que no te escapas en cuanto te de por estirarte. A mi manera de ver, se jugó la vida como poca veces he visto en esta plaza, yo pasé mucho miedo con eso toro, y me rendí ante el valor seco del peruano incondicionalmente.
      Respecto al último de su lote, entendiendo que Roca no es "mi" torero aunque ahí me rindo como una novata, fue una faena de MEDIOS, quizás en otros terrenos... nasti, muy emotiva, vibrante, la plaza estaba electrizada y eso también es de mérito, yo la primera que me entregué, el hombre recién operado, que cuenta en el espectador que no notó en ningún momento que el hombre estaba herido, una de esas faenas que no permiten ser analizadas con bisturí, en frío, siempre a mi manera de ver, porque lo que allí sucedió no admite otra explicación, ni otras consideraciones técnicas, que el valorar la comunión que produjo este muchacho que arrebató a una plaza entera en condiciones físicas mermadas toreando a su estilo pero tan de verdad que me importa un pito que retrasa la "pata" (quizás su único pero).
      Rafa, Joan, saludos para ambos.

      La condesa de Estraza

      Eliminar
    3. Recuerdo un Domingo de Ramos a Galván con una cornada en la pierna de la que manaba sangre visiblemente y se quedó renqueando a matar el toro. Recuerdo también a Francisco Marco en Tafalla haciendo lo mismo con un cornalón de uno de Aguirre. Yo siempre valoro esto. En el caso de Roca es verdad que llevaba cornada pero pienso que no era comparable a otras situaciones que hemos visto (la más cercana, la de Pinar el pasado 12 de octubre).

      Dicho esto, no hay duda de que en la plaza se vivió la cosa a flor de piel pero hay que tener cuidado en esos momentos porque se corre el riesgo de que la marea de entusiasmo te ahogue y no te permita pensar con lucidez.

      Ya he comentado a otro amigo lector que yo no vi excesiva diferencia entre la forma en que destoreó Roca y la de El Juli o la de Perera. Y se retorció exactamente igual que ellos. No puede ser que algunos critiquen en éstos lo que en el peruano alaban.

      Saludos.

      Eliminar
    4. Me encanta hablar de toros con usted, qué gusto, gracias por contestar y permítame responderle sin que por ello se vea obligado a darme réplica, que el tiempo es oro.
      Todos hemos visto toreros heridos, sangrando con auténticas hemorragia seguir la lidia, aunque a mí no me gusta ese espectáculo porque formo parte del grupo de aficionados que exige que el matador esté en plenas facultades físicas, a la enfermería, y espectáculos añadidos del más difícil todavía no los admito. Salvo cuanto ese matador es capaz de hacernos olvidar a los presentes el que está herido (José Tomás) sin pestañear, cojear, ni arrastrar pies y patas, ni un gesto de dolor. Eso pasó con Roca, añadiendo además que en los tendidos no se sabía la envergadura de la herida, y nos llegamos a olvidar de que estaba recién operado puesto que ni se inmutó, lo cual no impide valorar su tremendo esfuerzo. Rafa: se muy bien lo que vi, no se me nubló la vista, la capacidad de pensar no desapareció, al contrario, pensé y estoy pensando mucho en esa tarde de Roca, y tras mis más de cuatro décadas como abonada en Madrid no suele influirme mucho el ambiente que me rodea.
      Por otra parte, coincido plenamente en que Roca Rey pudiera pertenecer a la escuela del retaco Juli y a la del pegapases en estado puro de Perera, salvo con la espada que es un cañón y eso rubrica, pero es mejor torero que ambos de aquí a Lima. Para empezar porque yo nunca he visto a ninguno de los dos citados alcanzar las cotas del peruano y la capacidad de jugarse la vida como se la jugó en su primer toro, el de Mayalde, al que no le da un muletazo ni el que inventó el toreo. Luego, vamos a tener en cuenta de que estamos hablando de un muchacho muy joven, que puede cuajar en un gran torero en cuanto corrija los evidentes defectos, así que yo le voy a esperar, que no estamos sobrado, El Juli y Perera han tocado techo y no dan más de sí.
      Encantada, Rafa, reciba un saludo muy afectuoso.

      La condesa de Estraza

      Eliminar
    5. Por supuesto que Roca mata mucho mejor que Juli y Perera, lo he comentado en este modesto blog bastantes veces. Los otros dos son dos tramposos. Lo de la marea del tendido era en general, no me refería a su caso concreto.

      Cuando veo a Roca me da rabia que no intente torear con pureza pero no me enfado con él sino con su entorno. Es que ESTOY CONVENCIDO de que con su juventud, no sabe cómo es el toreo puro porque nadie se lo ha dicho. Me niego a creer que él sepa cómo es el toreo hondo y de verdad y que no lo haga. Seguro que no lo sabe porque tiene valor (siempre rayano en la temeridad) y decisión. Segurísimo que intentaría hacerlo y apuesto a que le saldría pero es que ni lo intenta.

      Los corifeos que lo rodean están ganando mucho dinero y prefieren no tocar nada. Le halagarán los oídos e intentarán que siga fabricando billetes que luego se reparten entre todos. Eso es lo que me da rabia y por eso dudo mucho de que cuaje en un gran torero como usted desea -y yo también, que conste, pero empiezo a desesperar-.

      Saludos.

      Eliminar
  10. Buenas tardes,

    la corrida de ayer me dejó con sensaciones encontradas:
    - los toros descastados y con codicia light.
    -por un lado, vi al El Cid en unos pases o momentos sin contorsionarse tanto, buscando la vertical, pero fueron los menos y al final su descolocación fue ventajista. El público estaba con él, esperando una tarde buena para la despedida.

    -López Simón le puso ganas fuera de sitio y con la figura descompuesta. A ver si 'se gusta' en las tardes Isidrinas que le quedan, aunque creo que será igual de previsible y aburrido. Espero equivocarme.

    -por otro lado Roca, que conecta y vende su interpretación a cualquier precio, que siempre hay quien compre. Se escuchaba después de la cogida que le pitaban por destorear y estar fuera de sitio.
    Lo de su segundo y posterior puerta grande se da a mi entender por una combinación de variables de consumo masivo: herido, se planta al torete, enfermería, drama , regresa, vende pases temerarios, emociona a los tendidos, destorea pero conecta y vende 'su verdad', la plaza cual olla a presión en busca de desfogue.
    Debo admitir que ignorando los detalles que le criticamos, pues llegó a emocionarme por el hecho de ir herido y hacer lo que hizo en el segundo.

    Fieles al castigo somos nosotros, a ver qué pasa este sábado que voy la plaza a ver a los Pedrazas y estaré hasta el ciclo de los Albaserradas.

    Un saludo taurino,

    Misti Aqp

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No dudo de que el público estuviera con El Cid, eso se ve en la plaza, no por televisión. Y es así porque he dicho mil veces que el público de Las Ventas es el más sentimental no de España sino de Europa.

      La palabra 'aburrido' para López no la he usado nunca pero es la que seguramente le conviene más.

      Saludos.

      Eliminar
  11. Holà, la corrida la vi a la télévision.
    Estoy totalement de su aviso. El triunfo de RRey fue para los ciegos que invadieron Las Ventas. Torete y destoreo al menu.
    Un saludo , gracias Rafa par su blog
    Alain

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a usted por leerlo. Celebro que desde Francia haya visto usted las cosas más o menos como yo.

      Saludos.

      Eliminar
  12. Una cosa es ir a torear y otra a cortar orejas; y una cosa es ir a crear arte y otra a crear un producto de consumo.

    Roca lo tiene claro y va a lo segundo (como parte del público que va a verle). Ganadería comercial, espectacularidad con el capote, cambiados por la espalda, arrucinas, rodillazos, bernadinas y demás rocarreyeces, y el toreo fundamental como algo accesorio, buena estocada y las orejas al esportón. Previsibilidad, en resumen (todo lo contrario que, por ejemplo, Aguado).
    No obstante, llegará el día que la monofaena aburra, como le pasó a Sebastián Castella (no me extraña que Roca le siga).
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un amigo que quedó encantado con Roca me dice: 'bueno, bueno, ya veremos dónde está Aguado de aquí a un par de años'.

      Seguro que Roca continúa en candelero si le respetan los toros y Aguado quizás se diluya sobre todo si sigue sin saber matar o le salen toros que no permitan su toreo sedoso. Ya veremos...

      Saludos.

      Eliminar

LOS USUARIOS DE IPHONE, APPLE O SAFARI DEBEN ENVIAR SUS COMENTARIOS AL CORREO ADJUNTO YA QUE LA ENTRADA SÓLO PERMITE ANDROID: clea89@outlook.es DISCULPEN LAS MOLESTIAS.