Follow by Email

jueves, 16 de mayo de 2019

FERIA DE SAN ISIDRO, 2019 (2). FUENTE YMBRO: ¡QUE NO PARE LA MÚSICA!

El presidente De Villa, orejero mayor del reino, volvió por do solía y regaló a Perera la salida por la puerta grande. Decimos que no pare la música porque ya ha empezado el triunfalismo barato con esas dos orejas tras estocada nefasta, una salida a hombros baratísima y un toro, el tal 'Pijotero', que NO FUE UN TORO BRAVO ni de broma y eso lo defenderemos a pie o a caballo, con espada o sin ella.

Las Ventas es el templo donde la música que debería sonar es Mozart, Haydn o Bruckner pero entre De Villa, Perera y los comentaristas televisivos nos ponen el reggaeton. A muchos les gusta, no lo discutiremos, pero nosotros no lo podemos soportar. Al día siguiente nos ameniza la jornada la banda de músicos comprados que son los críticos que viven de esto. Intentan convencernos de que el reggaeton es lo mismo que 'La Flauta Mágica' y nosotros no tragamos.

Recordarán ustedes que les avisábamos en nuestro modesto blog de que Gonzalo de Villa tenía todos los números para sacar el naranja en Madrid el día menos pensado (pulsen aquí). Entre él o Gómez Martín está el dilema pero uno de los dos lo sacará, ya verán.



La corrida de Fuente Ymbro fue variada de presencia en lugar de las fotocopias que ha exhibido en otras ocasiones. Algunos como el último tenían leña para pasar el invierno. Otros, como el primero, eran un poco regordíos y de poco cuello pero todos enmorrillados y de respeto. 

Metieron los riñones en el caballo aunque ¿se fijaron en que salían sueltos? Su comportamiento en el primer tercio fue digno de haberles dosificado el castigo y ponerlos tres veces. Hubiera sido una corrida para disfrutar valorando si se producía el cante de gallina o no. Pero ya saben lo que decían los comentaristas televisivos el día de La Quinta: 'no podemos convertir una corrida en un tentadero'. Eso es lo que hay.

Este 'Pijotero' es alabado hoy por tirios y troyanos y, como pueden suponer, no nos sumamos al coro de pelotas de Gallardo. 



Veamos:

- Al primer puyazo va sin dudar pero sin alegría y mete los riñones con avaricia empujando bien. Le levantan el palo y sale suelto.

- En el segundo tampoco tardea, le señalan y de nuevo se va suelto. 

- Se dedica a escarbar desde entonces hasta que dobló. Es una cosa a la que ya no se le da importancia por culpa del tal 'Cobradiezmos' pero para nosotros, que estamos chapados a la antigua, un toro bravo nunca escarba.

- Embistió con alegría y se venía de largo pero durante la faena hubo cites a los que tardaba en responder mientras se dedicaba a escarbar. Poco a poco se fue rajando y tendiendo a tablas. Llegó a andar hacia atrás pasando las líneas para terminar refugiado en la barrera, donde murió.

¿Es eso un toro bravo? A los que hablan de 'toro de bandera' habría que mandarlos a la escuela a revisar qué bandera es ésa y en qué consiste la bravura auténtica. Todo el mundo sabe los intereses que tiene Gallardo en algunos medios de comunicación que hoy lanzarán las campanas al vuelo con ese animal. Pero nosotros ni vivimos de esto ni nos gusta dar gato por liebre.

FINITO. Su primero cobró durísimo en el caballo seguro que por orden del maestro. El toro era tardo e incierto y apretaba para adentro. El diestro se dedicó a vivir fuera de cacho toda la tarde. Abusó del pico sin sonrojarse aunque en televisión llegaron a decir '¡qué bien presenta la muleta!, vean:



A muchos no se la dio con queso y le pitaron justamente. Pinchado hondo y estocada baja trasera siempre huyendo de la suerte.

Su segundo protagonizó un gran derribo de bravo en el primero pero salió suelto, de ahí lo que decíamos antes de ese desconcertante comportamiento en varas de toda la corrida. Habría merecido un mejor análisis sobre el ruedo. En el segundo romanea pero se repucha, ¡lástima no haber cuidado el primer tercio para verlo tres veces!

En la muleta el tal 'Jaranero' anduvo soso y el torero, medroso por culpa del aire. Pinchazo a paso de banderillas y puñalada trasera y perpendicular huyendo de la suerte. Finito tiene un miedo cerval cuando entra a matar, el problema es que se le nota:



URDIALES. Su primero tenía gran trapío y era mansurrón y escarbador. Óscar Bernal cayó feamente cuando el caballo tropezó:



Se vengó en las dos entradas siguientes pegándole en el lomo y tapando la salida. Manseó con peligro en banderillas y Urdiales se encontró ante una papeleta. Pues lo vimos muy bien, con oficio y valiente. Ese toro pone en evidencia a más de dos y Urdiales no le dudó y consiguió que el toro muriera sin ponerle en apuros.


FOTO: Paloma Aguilar

Pinchazo tapando la cara y estocada pasada más cuatro descabellos. Muy bien al entrar las dos veces en la suerte contraria, es lo que pedía ese toro. Urdiales es de los pocos que sabe de qué va la cosa.

A su segundo lo banderilleó brillantemente 'Pirri'. Inició la faena de manera excelente sacando el toro a los medios con gran torería. 


FOTO: Paloma Aguilar

El toro iba empapado pero era pegajoso, blando y se rebrincaba por su poco fuelle. Esperábamos que Urdiales corrigiera todo eso pero no hubo suerte y la cosa quedó en tablas. Pinchazo con tornillazo del toro y media lagartijera.

PERERA. Su primero fue el 'Pijotero' de marras, un castaño claro, ojinegro. Ya hemos hablado de su prestación en el ruedo, insuficiente para calificarla como la de un toro genuinamente bravo.



Nada más ver de lejos la muleta se le arrancó como un tren y allí vio Perera que, aplicando su destoreo y matando a capón, tenía abierta la puerta grande al estar De Villa en el palco. Le dio hasta veinte metros de distancia y lo de más mérito que hizo fue cargar la suerte a toro arrancado. Eso es de mucho valor y no se lo negaremos:



El toro dudaba y escarbaba pero, cuando se decidía a acudir, lo hacía con alegría y humillación máximas. Perera hizo lo habitual y que nosotros ya nos cansamos de censurar, pierna atrás y retorcimientos grotescos de la figura:



Pero este tipo de toreo gusta al público de Madrid y ya no digamos a los comentaristas televisivos. 



El toro empezó a hacer amagos con rajarse porque reculaba hacia adentro. Ahí debió matarlo Perera pero se equivocó alargando la faena. Insistió más y más hasta que el toro, ya manseando en tablas, se le puso tonto a la hora de cuadrar. Oyó un aviso, todo por culpa suya, insistimos. Le pegó una estocada horrible: a capón, tapando la cara, traserísima, desprendida, saltando y perdiendo la muleta por no haberla liado bien:



Con una estocada como ésta, nosotros no pediríamos la oreja ni aunque hubiera toreado como los ángeles, que tampoco fue el caso. Pues Gonzalo de Villa concedió la primera, que no discutiremos porque la pidió el respetable, pero regaló tristemente la que es potestad suya. Con esa estocada tan defectuosa, jamás puede concederse una segunda oreja y menos en Madrid:



Lo mejor que hizo al último fue templarlo con unos delantales muy agradables de ver:


FOTO: Paloma Aguilar

Fenomenales Herrera y Curro Javier con los palos:



El maestro tuvo el buen detalle de brindar a Ferrera, a quien deseamos un pronto restablecimiento de sus problemas. El toro parecía lesionado porque mostró una flojera extraña. Perera tenía mala conciencia por la segunda oreja regalada por el comisario y quería cortar otra a cualquier precio para acallar bocas. Lo único que consiguió fue ponerse pesadísimo y no poder evitar que le silbasen cuando se iba a hombros.

Para concluir, una serie de preguntas que ayer no nos dejaron dormir. ¿Cómo es posible que De Villa sea presidente de la primera plaza del mundo? ¿Cómo es posible que Perera haya salido por la puerta grande más veces que Ordóñez, Luis Miguel o Lalanda? ¿Cómo es posible que se diga que ese toro fue de bandera?

Bah, bien mirado, todo es producto de la época que nos ha tocado vivir porque ¿cómo es posible que X o Y hayan llegado a presidentes del gobierno? ¿Cómo puede ser que X o Y hayan sido  ministros/as? ¿Cómo es posible que X o Y hayan ocupado la presidencia de la Generalitat?

En todas partes cuecen habas pero en los toros, a calderadas.

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.

7 comentarios:

  1. cadavezmasdesencantado16 de mayo de 2019, 13:00

    La explicación a estas cosas la expone muy bien en sus últimas preguntas.

    No pude ver la corrida pero sí un vídeo de la estocada de las dos orejas y es un insulto a los toreros que entran de verdad.

    Veremos Pablo Aguado el sábado si copia o quiere dar un golpe en la mesa.

    PD: donde usted oye Reggaeton yo escucho el Bolero de Ravel en estas faenas modernas de mantazos interminables.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pablo Aguado triunfará, lo veo venir. Pasará algo parecido a cuando vinieron Ojeda y Espartaco de Sevilla a san Isidro: triunfalismo a lo grande. Recordemos que a Espartaco se le regalaron las dos orejas de 'Precioso' por una faena toda con la derecha. Pero no olvidemos que Aguado sabe destorear y habrá que ver si su triunfo es de pata negra o de acrtón piedra dado que al público madrileño le da igual que torees o que destorees (y al palco, ni le cuento).

      Sobre la estocada de Perera, habría que ver qué concepto tiene De Villa sobre esta suerte pero me temo que no nos pondríamos de acuerdo jamás.

      Saludos.

      Eliminar
  2. Bueno, yo vi la corrida de aquella manera. Bañando a la niña, intentando que no metiera los dedos en el enchufe o no se bebiera la lejía. Pero bueno, afirmo y puedo afirmar que estoy de acuerdo en todo lo que comentas respecto al toro de marras. He leído que algunos dicen que fue de vuelta al ruedo (¿estamos locos?). Descartando que fuese bravo como tu tan bien has "diseccionado", yo creo que también estaba justillo de casta. O de espíritu. O de ánimo. O como se diga. Me explico, ha sido una de las pocas veces que cuando Perera echaba la pierna para atrás en la ligazón no pensaba que el torero estaba huyendo de la embestida del toro, sino que le daba aire (le ayudaba). Es decir, que si le adelanta la pierna el toro ya no embiste más. De hecho, de haber alguna puerta abierta no tengo dudas que hubiera vuelto a la finca echando leches. Pero ya digo, no sólo respecto a la bravura (querer pirarse). También al espíritu... blandito. De hecho creo que en su "concepto" Perera lo cuidó bastante. Tandas cortas, dándole mucho sitio y descansos largos y tratando de jugar con las inercias.

    Sobre los toreros:
    -Finito está para tres posturas tan bonitas como mentirosas con el torete birrioso y para casa. Su primero, con un torero que quiera de verdad, podría haber sido de triunfo. Esos toros con emotividad que no se ven por ninguna parte son muy de publico porque se agradece cualquier cosa. Finito estuvo toda la tarde muy cagao.

    -Urdiales, sin cobrarse una ventaja en el primero. Y algo desacoplado en su segundo. Claro, que así es imposible. A toro parado (sin querer jugar con inercias) queriéndolo embarcar con los vuelos... a eso le sumamos que no es el Espartero en cuanto a valor...pues... da la sensación que por debajo.

    -Perera, en su concepto retorcido, sin torería alguna, estuvo menos descargado que de costumbre. Hay una tanda con la zurda a su primero (creo que es la última con la zurda) en la que realmente carga la suerte yendo a buscarlo con la pierna de salida y acortando la distancia. Fue un momento casi mágico entre tanta vulgaridad. Habrá que ver a nuestro amigo pererista este verano.

    Hoy veremos a Juan Ortega con los Atanasios. A ver que pasa...

    Saludos.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿De vuelta al ruedo ese toro? Definitivamente se ha perdido el norte...o se escribe al dictado. Perera le hizo dos martinetes consecutivos. A ver a qué toro auténticamente bravo le haces no dos sino un solo martinete sin que te quite del sitio con violencia.

      Es verdad que se le escaparon un par de pases en que estuvo bien colocado, ya me fijé pero me pareció una ilusión óptica. En cualquier caso, una gota de agua en el océano.

      Sobre Ortega me remito a lo que digo de Aguado en el comentario anterior. Lo tiene todo de cara y como a los del 7 les dé por aplaudirlo como hicieron con Urdiales en otoño, tiene las orejas cortadas sin bajar del autobús.

      Si la niña estuvo viendo la faena de Perera, seguro que quiso imitarlo sacando la pierna de la bañera...

      Saludos.

      Eliminar
  3. Muy buena reseña como siempre.
    Es una lástima ver como La Plaza de la Ventas se malbarata.
    Y los seudoaficiónados que van también, corean y aplauden lo que no.
    Saludos maestro Rafa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de 'maestro' hay que dejarlo para los que se ponen delante del toro. Desde la barrera se ve todo mucho más tranquilo. No obstante, me alegro de que usted lo vea como yo. Me consta que hay muchos aficionados madrileños de los serios que llevan un enfado considerable por lo de Perera. Incluso alguno me dice que tendría que haber sido más duro en la crónica pero es que cansa un poco repetir siempre lo mismo.

      Saludos.

      Eliminar
  4. Cuando de una santísima vez los Presidentes de los festejos taurinos olvidaran que ellos no son "protagonistas de nada"; que su labor se debe ceñir única y exclusivamente a defender los derechos de los espectadores (los que se "retratan" en taquilla) y a aplicar con justeza y equidad el Reglamento.
    Con hacer eso, sabrían que en lo relativo a trofeos, la primera oreja es del publico y que solo tienen que calibrarlo que puede tener su dificultad, ya que los Reglamentos no especifican "el como" se establece la petición mayoritaria... pero esto en todo caso es una cuestión de mera apreciación.
    Lo que no lo es es la concesión del segundo apéndice, que es de criterio exclusivo del Presidente, que tendrá en cuenta (cito de memoria): la petición del publico, las condiciones de la res, el comportamiento del toro en TODOS los tercios, la faena de muleta y FUNDAMENTALMENTE la estocada.
    Dado lo que bien refiere Rafael, un toro que escarba, que sale suelto de su encuentro con la acorazada de picar, con la faena realizada por Perera, sea retorciéndose cual culebra, o sin torear al natural, y ejecutando para finalizar "la suerte suprema" de manera infame... Pues obviamente conceder esa oreja y abrir la Puerta grande es un exceso del Palco y un oprobio para la Monumental madrileña a la que el tifus taurino (mafia), los del gin tonic,y con la colaboración de Presidentes indoctos la han convertido de la primera Plaza del Orbe en una plaza de carros...
    ¡Qué pena!

    ResponderEliminar

LOS USUARIOS DE IPHONE, APPLE O SAFARI DEBEN ENVIAR SUS COMENTARIOS AL CORREO ADJUNTO YA QUE LA ENTRADA SÓLO PERMITE ANDROID: clea89@outlook.es DISCULPEN LAS MOLESTIAS.