Follow by Email

viernes, 31 de mayo de 2019

FERIA DE SAN ISIDRO, 2019 (15). ADOLFO MARTÍN: ROCA TRIUNFÓ CON UN ADOLFO 'DEGENERADO'

No se enfaden los adolfistas antes de tiempo. Si tienen paciencia y llegan hasta el final, entenderán por qué hablamos de que ese sexto toro era un degenerado. Nosotros no dudábamos en ningún momento de que el peruano conseguiría triunfar. Si ayer entierra la espada en el sexto, sale a hombros ¿alguien lo duda? Anteayer nos preguntaba un amigo lector cómo veíamos lo de Roca y, modestia aparte, acertamos en el vaticinio aunque no había que ser la sibila Libia para adivinarlo. Si nos permiten la autocita, decíamos esto:

"Sobre Roca y Adolfo decirle que estoy convencido de que triunfará. Si sale el adolfo comercial, el peruano quedará sorprendido de hasta qué punto esta ganadería llega a 'colaborar'. Si sale un adolfo correoso, tiene recursos suficientes para saber cómo sacarle partido. Lo veo con más posibilidades que, por ejemplo, las demostradas por Chacón en ese cuarto victorino de la corrida. Y el público estará de su parte, eso no lo dude".

Le salió ese 'Madroñito' comercial que fue un toro de monopuyazo comercial, que embistió pastueño como los toros comerciales y que permitió al diestro echar la pierna atrás y aprovechar su viaje como hace cuando le sale el torito al que está acostumbrado. Al fin y al cabo, él mismo lo dijo al final. Le preguntaban si había notado algo peculiar al torear por primera vez este encaste: 'no, es un toro que si embiste, embiste como los demás'. Cuidado, amigo: embiste como los demás si sale un animal comercial como los demás. Si sale como debiera salir, no es lo mismo ¿eh?

La corrida anduvo justa de casta y nula de poder. Fue muy blanda aunque casi no se protestó dado el hierro que ostentaba. De otras ganaderías que todos tenemos in mente sale un toro que no se sostenía en pie como el primero o que no puede ni con su alma como el segundo y se monta un cirio. Fueron diez veces por el suelo, la mitad que los de Victorino.

La presentación mantuvo una seriedad uniforme a pesar de la disparidad de caras, desde los corniapretados primero y quinto hasta este destartalado cuarto.



En el caballo, poca cosa. La picaron no bien sino no tan mal como la del día anterior pero las peleas fueron perfectamente olvidables. En la muleta el peligro que tuvieron no fue debido a su casta sino, según nuestro entender, a que se defendían por su poca fuerza. El ganadero discrepa de todo esto que decimos. Ésta es su opinión:

"Estoy muy contento con mi corrida. A algún toro le ha faltado vida como al primero pero no se han rajado y han tenido muchas virtudes. Ese primero ha sido soso; el segundo, complicadete; el tercero ha tenido sus virtudes; el cuarto ha sido encastado, pronto y fiero por momentos; el quinto ha tenido un temple extraordinario, ha sido un toro muy serio y bravo en los medios y el sexto ha humillado con temple y lo ha toreado a placer. Estos últimos han sido dos toros muy importantes".

Salta a la vista que el señor Martín vio un festejo diferente del que vimos nosotros. Lees lo que dice y parece una corrida histórica. Se nos antojó la menos interesante de las tres de Albaserrada precisamente por su falta de poder y su flojedad de remos. No tiene duda que Escolar ha pasado la mano por la cara a sus dos rivales.

Y a nosotros, que miramos el toro por encima de todo, no nos duelen prendas en reconocer que los tres toreros estuvieron por encima de los toros, con valentía, con decisión y con muchísima más casta que la de los grises (excepto Roca en su primero, que se afligió). Si antes de la corrida le dicen a usted que saldrán heridos dos de tres, pone fijo en la quiniela a Roca, ¿verdad? Pues no, entregaron su sangre Román y, sobre todo, Escribano, que se llevó una cornada seca en el muslo como les comentaremos a continuación.

ESCRIBANO. Se fue a porta gayola en su primero, algo que siempre anotamos porque nos parece de las cosas más valerosas que puede hacer un torero en el ruedo. Recuerden que se daban cita tres de los más valientes del escalafón:



El toro arrastraba los cuartos traseros de salida pero nadie dijo ni mu. Alguno se dio cuenta ya en banderillas y sonaron cuatro palmitas de protesta. Si lleva otro hierro, se lía. Arrolló sin consecuencias al diestro con el capote:



En banderillas hizo un quiebro por dentro de mérito pero alguien debería avisar al bueno de Escribano de que sus peones deslucen siempre esos pares en tablas echando los capotes desde el callejón, queda fatal:



El toro tomaba la muleta de lujo pero no podía empujar porque los riñones no le respondían dado su quebranto de los cuartos traseros. Duró una tanda y Escribano se puso pesado arrancando pases insulsos.

Desprendida, trasera pegando el telonazo y el toro que rueda sin puntilla. Lo clavó el diestro cuando opinó sobre el toro: 'en esta ganadería, cuando sale un toro con estas hechuras y esa cara, es noblón y facilón, siempre sucede así'. Exacto, noblón y facilón, el diestro fue con menos paños calientes que muchos de los pelotas del ganadero.

Su segundo tenía una cara exagerada. No iba sobrado de poder y por eso tuvo la suerte de que se encontró con Peña, que dosificó el castigo, abrió al toro y no clavó trasero, parecía un milagro. Pelea vulgar del toro y arriesgado tercer par al quiebro por dentro y a una mano, aunque una banderilla se fue al suelo. Nuevamente los peones tiraron capotes desde el callejón pero fue para perjudicar al maestro porque provocaron que el toro se volviera e hiciera por él. Se pasaron de listos y deslucieron el par:



Inició la faena con un valiente cambio en el platillo. El toro era otro noblón y flojo de remos. Escribano se mantuvo al hilo pero tiró bien de él. Tenía tan poco fuelle que duró diez pases y eso que en varas lo habían mimado. El diestro tragó el paquete con mérito pero sin necesidad porque no se lo iban a valorar, la verdad es que ya estaba oyendo protestas por ponerse fuera de cacho. Como el toro no podía, se le quedó debajo y lo enganchó:


FOTO: Julián López

La cornada resultó de 25 cms. y tuvo mucha suerte porque el toro se ofuscó cuando lo tenía en el suelo a su merced. Hubo un valeroso quite de uno de sus peones estirando al toro por la pala del pitón a cuerpo limpio:




Algunos espectadores se encararon con los protestantes y los comentaristas televisivos no pudieron disimular su enfado con ellos. La situación nos recordó a una cornada muy parecida que sufrió Curro Vázquez mientras desde el siete se pedían toros. El malogrado Bojilla saltó al ruedo y se fue para allá a desafiarles y decirles de todo. Pueden ver la cogida pulsando aquí, Bojilla es el que sale de blanco a hacer un torniquete. Y lean aquí la crónica de Vidal porque se rumoreó entonces que a aquellos toros les habían echado algo.

Román liquidó el toro de Escribano de dos pinchazos sin soltar y trasera habilidosa para salvar las dos velas del adolfo.

ROMÁN. Su primero nos pareció más entrepelado que cárdeno. Otro flojito que se fue al suelo en la primera media y, no contento, el diestro le pega otra consecutiva para terminar de castigarlo. El toro no podía con su alma pero casi no oíamos protestas (fue cuatro veces al suelo).

Se orientó extrañamente en banderillas y, a nuestro modesto entender, el simpático y valiente diestro cometió dos errores. El primero fue un inicio de faena equivocado donde le pegó seis pases seguidos rematados por alto. Quizás lo hizo para que no se cayera pero creemos que dio aire al toro y le subió los humos.


FOTO: Julián López 

Menos mal que el tal 'Madroño' estaba asfixiado porque si no, lo pone en graves apuros. De hecho los tuvo porque, como no podía, se quedaba debajo y buscaba. Lo hacía no por encastado sino por débil. Y ahí llegó el segundo error cuando Román se puso de frente sin venir a cuento. Ahí lo tienen:



El toro se revolvió y le pinchó en el glúteo:


FOTO: Julián López

Román es un hombre de suerte. Comete errores que no le cuestan cornadas graves como a otros, que no cometen tantos como él pero cobran más duro. Algún día se le acabará esa suerte... Espadazo perpendicular, trasero y atravesado con descabello.

Su segundo era regordío y acapachado. Vino picado del campo y Román lo trató en varas como se trata a un torete comercial. Estuvo fatal Jaén picando y espléndido Raúl Martí con los palos:



Pues ha sido la vez que mejor hemos visto a Román. El toro  tenía una embestida sosa y suavona pero, como estaba asfixiado, había que echarle mucho valor para tragar y tirar de él. Por ese motivo, la cosa tuvo la emoción que puso el torero y la que ponía el toro, no por su casta ni bravura sino por su falta de poder, que podía provocar la cornada cuando aún estaba en el recuerdo la de Escribano.



Se pasó de faena el maestro y recetó una buena estocada arriba aguantando, de las mejores que hemos visto hasta ahora en una feria donde todo se va caído o bajo aunque los de televisión repitan '¡en todo lo alto!' cada dos por tres. Mal Román yéndose al platillo a saludar cuando el toro estaba aún vivo y El Sirio fallaba con la puntilla más de lo deseable. Un torero tiene que quedarse al lado del toro hasta que muera.

Oreja que no nos molesta lo más mínimo. El toro no valía gran cosa pero la casta que le faltaba la puso el diestro. Si a eso añadimos la buena estocada, no hay queja.

ROCA. Muchos habían venido a examinar al peruano. Su primero se trastabillaba de salida porque era otro blandito de remos (ya van varios ¿verdad?). Cobró bien en el primer puyazo pero sin tapar la salida. En el segundo le hizo tres agujeros pero sin recargar. Escribano quitó por chicuelinas pero Roca no respondió en contra de su costumbre. Quizás vio que el toro tenía la fuerza menos que justa.

No nos extrañó que durara cinco pases, ni uno más. El maestro anduvo dubitativo y desconfiado, siempre fuera de cacho y silbado con justicia. Nunca enseñó el muslo y menos cuando el toro, que no podía con el rabo, se empezó a quedar debajo. Pinchazo con el toro cortándole y desprendida sin puntilla saliéndose descaradamente de la suerte. No era el Roca habitual sin entrar en quites, con excesivas precauciones y saliéndose al matar, ahí lo ven:



Pero apareció el tal 'Madroñito', un toro fácil y boyante, perfecto para la tauromaquia que despliega el peruano. Suponemos que ustedes estarán de acuerdo en que ese toro fue fácil y boyante, ¿no? Nosotros somos generosos con lo de boyante porque de buena gana lo cambiaríamos por pastueño. Es que les anotamos a continuación una frase de Adolfo Martín que sirve de explicación al titular de la crónica:

"Yo no selecciono el toro fácil y boyante; si sale así es porque se me degenera"

¿Lo ven? Este 'Madroñito' fue un toro degenerado, no es cosa nuestra sino de su propio criador. Para nuestro gusto fue el toro de mejor trapío, eso sí:



Fea carioca en el primero y picotazo caído en el pescuezo en el segundo. Campuzano debió de decir a Roca que ese toro no se comía a nadie y que adelante con los faroles. Así fue: se puso a torear de inicio en los medios, le dio distancia y comprobó que metía la cabeza muy bien y que era blandito como todos sus hermanos.



Le aplicó su destoreo de pierna atrás y aprovechar el viaje componiendo la figura. Así citaba en el primer pase de una tanda, ¿qué me dicen?:



Lo ninguneó como a una ternera comercial y es que, si quitamos el color gris, nosotros no veíamos ninguna diferencia. Observen cómo se ubicaba fuera de cacho:




Le reconocemos el mérito de templar la embestida con su mano firme. Lo entendió perfectamente porque no se distinguió nada del ganado al que él se apunta cada tarde. Culminó la faena con un martinete para terminar de humillar al animal pero se pasó de faena de tan a gusto que estaba.



Lo pagó porque el toro no quería cuadrar. Pinchazo y estocada desprendida. En el palco estaba don Gonzalo de Villa, que volvió a vulnerar el reglamento negando una oreja que, por televisión, se nos antojó mayoritaria. Vamos a ver: si el público pide mayoritariamente la oreja, el presidente debe concederla aunque haya pinchado mil veces porque su labor es contar pañuelos, no pensar. Mal el inspector, que intenta congraciarse con los que piden su dimisión y se sigue equivocando.

Comentábamos al comienzo que si agarra una estocada a la primera, sale a hombros. En los libros hubiese quedado su triunfo con un adolfo pero a nosotros no nos la dio con queso porque lo que tuvo delante fue un adolfo 'degenerado'.

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.





20 comentarios:

  1. Muchas gracias. No vi la corrida. Me contaron q no fue tan mala como otras veces, incluso q puntuó pero q ninguno tomó 3 varas?
    Creo q ha sido más dura la crónica q los toros?? Algo q me alegro porque no solo hay q exigir a los toreros.
    No obstante, si los toros tenían algo de ideas y fueron cambiantes, bien venido sean, ese es el camino unido a tirar los caballos.
    Saludos y gracias

    Pd. No hará nuevos amigos del entorno del ganadero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ninguno tomó tres varas y la segunda del segundo y de los dos últimos fue un paripé. Para mí fue la corrida menos lucida de la tríada de Albaserrada. Por supuesto que estuvo a años luz de la de Escolar.

      El toro cambiante fue el segundo. Algó le pasó en el segundo tercio que hizo que se orientase. Como tenía muy poca fuerza, resultó un peligro andante. Eso fue todo referente a las ideas porque el de la cogida de Escribano no era ningún marrajo, simplemente se fue parando porque no podía y en éstas se le quedó debajo cuando el diestro porfiaba seguramente pensando que era su último toro de la feria.

      Respecto a los amigos, si viene alguno, bienvenido sea. Si no, los que tengo a través de nuestro modesto blog ya son de categoría y tienen más casta que estos adolfos de ayer.

      Saludos.

      Eliminar

  2. Por primera vez en ligero desacuerdo con usted, para mí el ganador a los puntos de la tarde fue Adolfo, porque no echó ni un toro bravo, 2 bobalicones (1º y 6º) y el resto encastados en dientes de sierra, sin comerse a nadie pero sin admitir el destoreo cotidiano del monoencaste, si veían luz se mascaba el susto. Hubo 4 toros para cortarles orejas, pero sólo Román estuvo a ello, aunque sinceramente no vi a ninguno de los tres por encima del ganado, lo cual da que pensar. Y a su primo García le pongo en el tercer puesto del podio de Albaserrada, campeonando el señor Escolar.
    Escribano no está al 100% y a un torero como él eso se le nota. Hace 2 años le corta una oreja a cada uno de sus toros y sale a hombros, pero al primero ordenó volverlo a picar como si no viniese picado del campo, y el segundo no le perdonó los errores que cometió.
    Ya no le volveré a preguntar qué pasaría si algún día coinciden Roca y un toro bravo en el albero: ayer topó con uno encastado y en Híspalis mi grupo de amigos aficionados coincide en que cantó la gallina. Su segundo toro era una ternera que iba y venía y a la que destoreó como suele, afortunadamente lo pinchó y no acaeció el desafuero de verle salir a hombros en una tarde de petardo como la que dió.
    Román fue, a mí entender, el ganador de la terna, pues su valor y animosidad (y su buena estrella) le hacen salir con bien de situaciones que sus lagunas técnicas y carencias harían pensar que no, pero al que da todo lo que tiene no se le puede pedir más, y "este bendito majarón pelirrojo" lo da todo, guste más o menos.
    Roca creo que no va a volver a pasar ni por las carreteras donde paste ganado cárdeno.
    Por cierto, ayer no se dejó ni crudos ni medio crudos a sus toros, sus picadores les dieron cera, tampoco hubo gaoneras ni cucamonas capoteras al uso.. ¿Será que el peruano es persona educada y le impusieron respeto "las canas" de sus oponentes?
    Le decía a mi padre anoche que el Juli y Ponce debían estar viéndole en sus respectivos sofás, con sonrisilla sardónica y babeando veneno por el colmillo, mientras le veían naufragar con su primer adolfo: "Vas a mandar en esto, a lo mejor hasta ganas más dinero que yo.. pero no eres capaz de torear lo que hemos toreado nosotros antes de encasillarnos en los perritoros".
    Económicamente no creo que la tarde le vaya a hacer daño, pero creo que a ojos de todos los aficionados ha quedado más cerca de ser figurín que de figura del toreo.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es usted más duro con Roca que yo con los toros. Sobre éstos, me gustaría volver a ver la corrida en televisión mano a mano con usted para que me indicara dónde vio esa casta que a mí me pasó desapercibida. Y ojo porque leo que se habla del 'muy encastado sexto' al que usted califica de 'bobalicón'. Habrá que ver lo que entiende cada uno por casta...

      No he usado en la crónica la palabra 'descastados' porque no sería justo ni adecuado. Pero si se mascaba ese peligro a que usted se refiere, era porque los toros se defendían por su poquísima fuerza. Está claro que la ternera agotada y boba se te queda ahí abajo con la lengua afuera y no se mueve. Pero de la casta 'defensiva' a la casta auténtica yo creo que hay un trecho muy largo que los adolfos no recorrieron ni de broma.

      Bien vista la paliza que pegó el picador de Escribano en su primero ¡y eso que apenas se aguantaba de pie!

      Al primer toro de Roca yo no lo vi encastado. Bufó en la primera tanda de recibo y se vio al maestro claramente afligido. Pero no duró nada el fuelle del toro aunque sí la aflicción de Roca. Discrepo en que diese cera a sus toros. Me obliga usted a repasar las notas y sí que ordenó pegarles en el primero pero no en el segundo, por donde pasaron de puntillas (el sexto, absolutamente nada y el tercero, tres agujeros porque el picador no se aclara y cuando por fin clava, el toro se va suelto, o sea, nada).

      Coincidimos en que no hizo cucamonas con el capote, cosa que tenía apuntada y se me ha quedado en el tintero al publicar la crónica. Y también coincidimos en que Román dio todo lo que tiene.

      Bueno, al final la mínima discrepancia que tiene conmigo es sobre la casta de los toros: usted la ve de una manera y yo de otra pero fíjese en que por ahí irán diciendo que el sexto era encastadísimo y usted coincide conmigo en la bobaliconería.

      Saludos.

      Eliminar
  3. Rafa, presenta tu dimisión como previsor o "pitoniso". Copio y pego: "Si sale un adolfo correoso, tiene recursos suficientes para saber cómo sacarle partido". Error. Error en el que yo también caí. Roca Rey ayer en el primero era el protagonista de "Psicosis" estaba asustado. Ligero de pies, pingüis a cascoporro y ni un ápice de su arrogante valentía. No es que no pudo, es que ni siquiera se puso. Le quitaba la muleta, antes de que el toro metiera la cara. Que a lo mejor era ponerse para cobrar seguro... yo creo que no, pero...

    En general, de acuerdo corrida blandita, noble en general y muy desorejable. La tercera para mi también en el ranking.

    Escribano decir que tiene el mérito de ser un torero que suele dar distancia y adelantar la muleta y ayer lo hizo. Aunque muchas veces desde fuera y retorcido porque estaba muy fuera.

    Román, coincido contigo. Valentía descerebrada con su primero y verdadero torero en su segundo. De las faenas de la feria. Es más, esta feria dos toreros han cargado verdaderamente la suerte: De Miranda en sus dos priemras tandas al sexto y ayer Román al quinto.

    Roca Rey, lo dicho. Asustado en su primero y ventajista y vulgar (retorcido, sin gusto, en la pala...) en su segundo. Me está decepcionando y del desafío con Roca Rey sale por debajo de mis expectativas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con lo de 'un adolfo correoso' me refería a un 'Monerías'. Creo que su destoreo de dejarlo pasar y vaciarlo afuera es ideal para salir adelante con ese tipo de toros, cosa que Chacón no pudo hacer con su segundo. En el primero, Roca estaba afligido, ya lo digo, pero ni de broma era un adolfo de los que pide el carnet. Era un toro agotado que no terminaba el viaje y el peruano no está para pegarse un arrimón que sólo lo conduciría a la enfermería por la casta defensiva de ese toro.

      Menos mal que no me quedo solo con lo de corrida blandita pero hay varios que me dicen que la prefieren a la de Victorino. Yo, no.

      Saludos.

      Eliminar
    2. ¡Ah y se me olvidó! Creo que lo comentas en tu artículo, que bien estuvo el picador Juan Francisco Peña, que buena feria está echando, de los pocos que no lleva el puyazo "hecho" como Rehabi y tira el palo como yo tiro la caña de pescar en bermudas al Mediterráneo desde el espigón.

      A ver si lo podemos ver en directo y poder felicitarle.

      Eliminar
    3. Con lo que tenemos que aguantar cada tarde a caballo, Peña parece Camero.

      Saludos.

      Eliminar
  4. Buenas Rafa,

    antes de empezar me gustaría aclarar, sin acritud, que Roca Rey sí que toreó albaserradas, fue en 2014 una novillada nada menos que de José Escolar. Y respecto a las palabras de Escribano me parecen curiosas cuanto menos porque es la primera vez (creo) que mata una de Adolfo.

    Respecto a la corrida me parece muy a destacar el valentísimo último par de Escribano al quiebro, tuvo que ser espectacular verlo en la plaza, muy emocionante y creo que no se le puede reprochar nada aunque no haya clavado ambas banderillas. Su inicio en el platillo con ese cambio lo interpreté como una burla a lo que hace RR tarde tras tarde con sus chotillos, enseñándole que él lo hace con adolfos.
    Román para mí sin duda el triunfador de la tarde, estuvo firme con el primero que me pareció un marrajo y muy bien en el segundo cargando la suerte enseñando la femoral al toro aunque con poses muy grotescas. Me alegro muchísimo por su oreja, se la merece.
    Respecto a Roca en su primero lo vi muy nervioso con la muleta aunque el recibo capotero lidiándolo muy bien me pareció fantástico. Su segundo ni opino porque fue un choto.
    Para mí Roca ha demostrado que no quiere ver toros difíciles. Hoy se ha demostrado; el primero ligeramente difícil y no ha sabido ponerse delante, el segundo un choto de los que le gustan y ha podido "sentirse".

    Saludos desde la tierra del olivar y gracias por tu fantástico blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perfecta su información sobre esa novillada de Escolar pero vea en la entrada el que dijo que era la primera vez que toreaba albaserradas fue el de televisión.

      Sin duda que ese par fue arriesgadísimo y emocionante y el detalle de que se cayó una banderillas quizás no debiera haberlo puesto. Pero es cargante la manía de sus subalternos de echar mil capotes desde el callejón. Lo hacen siempre y deslucen todo, no sé cómo Escribano lo permite siendo tan valiente como es.

      Estamos de acuerdo con Román y veo que usted tampoco se suma a los corifeos que califican ese sexto de toro antológico. Me alegro de que le guste el blog y ya tengo ganas de dejarme caer por la tierra del olivar (supongo que es la provincia de Jaén, a la que vuelvo una y otra vez y no me canso nunca).

      Saludos.

      Eliminar
    2. Por supuesto hablo del paraíso interior que es la provincia de Jaén; tengo casa en el camino a la Basílica de Nuestra Señora de la Cabeza por lo que soy un asiduo de esa preciosa carretera que llega a La Carolina con tantos encastes diferentes, además de las reses de caza mayor que por allí pululan entre las increíbles y preciosas fincas de caza tan frecuentadas antiguamente por Franco y el Rey Don Juan Carlos.

      Eliminar
  5. Coincido bastante con el comentario de Curro. Tan solo veo una faena en la que el toro es podido, el quinto de Román que fue el gran triunfador de la tarde. Por supuesto exceptuando el sexto que era un toro comercial. Si no se pitó a los toros fue porque en una corrida de albaserrada nadie quería que saliese un sobrero de Victoriano Del Río o de Conde de Mayalde, a diferencia del día anterior donde había como primer sobrero un toro de San Martín. Prefiero ver a un toro de adolfo flojo y con malas ideas que un toro comercial.
    Saludos desde Madrid

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues el de Mayalde que le salió a Roca el primer día tuvo bastante que torear...

      Yo no miro nunca los sobreros. Entiendo que si el toro está cojo o derrengado tiene que ir para atrás independientemente de la ganadería del sobrero. Pone usted el dedo en la llaga porque a ver si resultará que las protestas en Madrid varían en función de lo que hay en los corrales y no de las condiciones reales del toro que está en el ruedo.

      Saludos.

      Eliminar
  6. Rafa buenas tardes . Como es posible que de cinco corridas cuatro es cogido Román, no le pitan aunque también mete pico, mata horrorosamente menos ayer aunque estaba un poco contraria tiene baraka como le decían los moros a Franco. La pregunta es la siguiente progresa adecuadamente o hasta el día que se cansen de él , ya sabe como quedó Fandiño (QEPD).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha hecho usted sonreír recordando la baraka de Franco porque precisamente la semana pasada lo comentaba con unos amigos marroquís. Efectivamente, Román es un hombre con muchísima suerte. Si yo fuese familia o amigo suyo, no iría a verle jamás porque no me gustaría estar presente el día que se le termine la baraka. Es que el día que se acabe estás listo y no tendrá Román los moros que tenía Franco a su lado cuando recibió un tiro en el vientre. Dejaron todo para cogerlo en volandas y llevarlo corriendo a la enfermería donde le operaron de urgencia. Mientras, los moros se quedaron en la puerta rezando todo lo que sabían del Corán. Franco salvó la vida pero le quedaron secuelas para siempre. Esperemos que Román alargue su baraka durante muchos años.

      Saludos.

      Eliminar
    2. Más de una vez nos habremos cruzado... En las etiquetas de la derecha hay una que pone El Centenillo donde accederá a los reportajes que he hecho por allí.

      Saludos.

      Eliminar
    3. Acabo de devorar su entrada de El Centenillo y, además de parecerme magnífica, me ha gustado reconocer la mayoría lugares de las de fotografías. En uno de los comentarios de dicha entrada habla en tono jocoso sobre ser taurino y cazador, pues bien, soy ambos, no sabría decir cuál soy más, por supuesto he cazado en la mayoría de fincas de la Sierra más bonita de España como es la de Andújar. No sé si seré Jack el destripador pero de lo que sí estoy seguro es que cualquier miembro de PACMA me condenaba a prisión permanente revisable sin titubear.

      Saludos desde la capital del Santo Reino.

      Eliminar
    4. Me alegro de que le haya gustado lo de El Centenillo. Pero no se equivoque, a usted lo condenarían a prisión permanente sin revisión posible. Y si en el tribunal del PACMA hay veganos, ¡a pan y agua!

      Saludos.

      Eliminar
  7. De acuerdo en todo Rafa. Lo de las banderillas de Escribano, al que le deseo una pronta y completa recuperación ya es de traca. Solo puso bien un par, uno por dentro a favor de querencia. Los peones le deslucen mucho los pares tirando los capotes directamente a tapar la cara del toro. Y alguien de su confianza se apunta a la fiesta con una toalla. Creo que con las cualidades de atleta que tiene saldría con solvencia de los pares sin necesitar esas ayudas. Por apuntar unos detalles: la de Adolfo la más floja de las tres, es verdad, pero que tendrán estos toros que en ninguna de las tres se ha visto a los toreros echarse los capotes a la espalda, hacer posturitas ni arrimones de pueblo. Y han desaparecido las bernadinas como colofón de faena, lo cual por si solo merece traer estos toros. Que estamos hasta el gorro de las bernardas y los toreros parece que no se enteran. Ayer sin que sirva de precedente subí el volumen de la tv a partir del cuarto toro por escuchar las noticias de Escribano que pudiesen llegar de la enfermería, justo coincidiendo con el detalle torero de Román cuando pidió parar la entrevista porque ya estaba el toro en el ruedo. Justamente fue a derrotar en ese burladero (echo la cara por encima de la tronera). Con el toro en el ruedo respeto y atención. Cómo digo subí el volumen lo cual me permitió escuchar como el comentarista a pie de callejón explicaba que no merecía la pena que RR se anunciase con estos toros porque la gente no era agradecida. Minutos después alababa la faena de Román al quinto con la coletilla de "y no a un toro cualquiera, a uno de Adolfo". ¿En qué quedamos señor? ¿Vale o no vale? Le llamaremos el comentarista veleta, por lo variable. La magia del volumen también me permitió escuchar como para el maestro Muñoz todas las estocadas están en todo lo alto, como bien comenta en la crónica. Otro de los comentaristas expresaba cuando pitaban al picador de RR por clavar trasero y tapar la salida: "le pitan cuando los deja sin picar y le pitan cuando los pica mucho". No le pitaban por picarlo mucho sino por picarlo mal. Y esto deberían decirlo esos señores de la corbata y los auriculares.


    PD.- otro detalle que me dejó pensativo fue la cara del Ministro Ávalos cuando Román le brindó la muerte del quinto. Por la cara de incredulidad que puso quizá no se lo esperaba. Pero lo peor vino después, cuando en medio de la faena lo enfocaron mientras miraba el teléfono móvil. Respeto a quien le ha concedido la gracia de brindarle la muerte de un toro, señor Ministro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que se haya fijado también en el festival de capotes que tiran a Escribano desde el callejón. Y el de la toalla no falla en ninguna corrida. A ver si al bueno de Escribano le da tiempo durante la convalecencia a leer esto que le afeamos desde aquí y pone remedio porque, como dice usted, no necesita esos alivios tan feos.

      Ya somos varios los que ponemos a estos adolfos por debajo de los escolares y los victorinos. Pero me temo que somos una mínima minoría. Sobre los comentarios televisivos habría para escribir un libro. Yo me canso y sólo pongo alguno especialmente seleccionado por ser un despropósito.

      Y bien visto al ministro con el móvil dándole igual lo que pasaba en el ruedo. Victorino le decía algo pero el tío estaba ciego con el celular (igual era su jefe quien estaba al otro lado del aparato). Pero ojo porque son muchos los aficionados a quienes veo en la plaza pendientes del móvil sin mirar al ruedo. Otro signo grave de decadencia.

      Saludos.

      Eliminar

LOS USUARIOS DE IPHONE, APPLE O SAFARI DEBEN ENVIAR SUS COMENTARIOS AL CORREO ADJUNTO YA QUE LA ENTRADA SÓLO PERMITE ANDROID: clea89@outlook.es DISCULPEN LAS MOLESTIAS.