Follow by Email

viernes, 10 de mayo de 2019

FERIA DE SEVILLA, 2019 (6): EL PERUANO PERERA

El peruano Roca está obligando a todos a bailar al son que toca él. Lástima que no les obligue a torear con pureza. Pero los alardes de valor o temeridad que prodiga están condicionando a otros toreros, que se apuntan al carro de imitarlo. Fue el caso de López Simón en Zaragoza hace un mes y de Perera en la Maestranza ayer. Luego lo comentamos.

Los toros de Santiago Domecq lucían el hierro histórico del 'marqués viejo', don Pedro Domecq y Rivero, lo explicábamos aquí. Las figuras estaban pendientes de ver si le piden estos toros o no. Pues no se los pedirán porque hubo tres que pusieron en sendos apuros a los matadores. Puede salir uno como este 'Aperador', al que el presidente premió con una irrisoria vuelta al ruedo. Pero si te sale alguno de los otros tres, vas a sudar demasiado y las figuritas del Belén lo que quieren es más regularidad en una ganadería. Por supuesto que ustedes saben que la citada regularidad es un sinónimo de bobería para poder torear sin sudores fríos ni boca seca.


FOTO: Arjona

EL CID. Se despedía de Sevilla. Nada que merezca comentario de su inválido primero. Pero el segundo sacó genio en la muleta y desarmó al diestro a las primeras de cambio. Estaba claro que el toro quería aguarle la despedida y lo consiguió. Tras el desarme, nosotros pensábamos: 'a ver si puede con él'


FOTO: Arjona

Pues no pudo. Le hizo tragar saliva y andar con precauciones, especialmente cuando se aliviaba al natural mandando al toro lo más lejos posible. Eso, en uno como El Cid, que ha toreado bien al natural, es un delito de lesa tauromaquia.

Tuvo suerte de que el animal se fue apagando. Estocada caída, trasera y atravesada con aplausos para el toro y silencio para el torero.

PERERA. Su primero fue premiado con la vuelta al ruedo habiendo ido sólo dos veces al caballo. En la primera, empuja básicamente con el costillar y Doblado le levanta el palo. En la segunda, picotazo y se queda un rato en el peto cabeceando para salir suelto cuando se aburre. En la muleta fue bravo según la concepción que tiene de la bravura Santiago Domecq:

"Para mí, la bravura es entrega, sumisión y profundidad"

Esa concepción no coincide con la nuestra. Perera imitó a Roca de inicio cuando se echó de rodillas para hacer un pase cambiado por la espalda. Nosotros lo hemos criticado porque es una suerte en la que te juegas absurdamente una lesión fea si el toro te pisa las piernas:


FOTO: mundotoro

Como el toro se quedó un rato dudando, Perera se metió al público en el bolsillo tragando de rodillas y a partir de ahí, todo fue de cara a pesar de que nos deleitase con su destoreo habitual que provocó el delirio maestrante (?). Ahí van dos muestras:



¿Se puede torear más retorcido, más antinatural, más forzado? ¿Se puede arrastrar más la muleta? El conjunto es artificioso y grotesco a lo que habría que añadir la defectuosa colocación como pueden comprobar en la pierna derecha de la foto de abajo. ¿Éste es el toreo que vuelve loca a la Sevilla que se volvía loca con Curro o con Pepe Luis? 

FOTO: Raúl Doblado

Estocada desastrosa: baja, trasera, a capón y perdiendo la muleta.

A pesar de ello, locura colectiva pidiendo las dos orejas (?) y el presidente que da una de cal y otra de arena: niega con acierto la segunda oreja pero concede la vuelta al ruedo al toro (?).

En su segundo volvió a imitar a Roca dejando el toro prácticamente sin picar tras un primer puyazo donde romaneó y puso en tantos apuros al picador que éste no pudo clavar. Luego siguió la imitación haciendo un quite cambiado por saltilleras. Gran segundo tercio de Ambel y Curro Javier.


FOTO: mundotoro

Pero el toro no quiso corresponder al buen trato que había tenido Perera con él y lo sorprendió desagradablemente embistiendo a oleadas. En una de ellas pegó un esprint hasta las tablas y allí se refugió, llegando a amorcillarse antes de la estocada. Fue trasera, desprendida, a capón y pegando el telonazo.

UREÑA. Iturralde fue quien mejor picó, ya era hora de ver a alguien que no pincha en el lomo. El torillo era noble, blando y colaborador, o sea, ningún interés. En medio del sopor levantó a Ureña del suelo porque su exceso de confianza le llevó a correr la mano antes de tiempo. Rinconera y a otra cosa.



En el último pegó un trincherazo que fue lo mejor de la tarde, parecía que había resucitado Antoñete. 


FOTO: Arjona

El toro era aficionado al calamocheo. Para los de televisión, eso es embestir 'desordenado' y ya saben ustedes que los toritos tienen que ser 'ordenados' porque así permiten el inaguantable toreo pegapasista con que nos castigan cada tarde.

Ureña estuvo bien, con sitio, con decisión, sin esconder el muslo y haciendo tragar al toro. Para nosotros, tuvo mucho más interés esta faena que la de Perera al segundo pero ya saben que nosotros somos unos maniáticos.



Toda la tarde estuvo bien colocado el murciano. Tan es así que llamó la atención de los comentaristas, quienes llegaron a decir que 'está dando siempre el pecho, torea todo el rato dando los frentes y siempre con mucha verdad'. ¡Anda! Entonces, los que se esconden del toro, echan la pierna atrás y se ponen de perfil al hilo del pitón torean con mucha mentira, ¿no? Efectivamente, así es. No hay más preguntas.

Ureña mata sin liar la muleta y dejó un pinchazo y media lagartijera.

En conclusión, vimos a Ureña muy bien tras su lamentable lesión. Y nos gustaría que Santiago Domecq criara más toros como los tres que pusieron en aprietos a los diestros y no como el de la vuelta al ruedo. Pero debe saber que mientras le salgan tres y tres, nuestras queridas figuras no van a querer ver sus toros ni en pintura porque les falta 'regularidad'.

Y vamos a ir sumando los toreros que se apuntan a enseñar el muslo en lugar de esconder la pierna. Esta temporada hemos visto cuatro: Ortega, Lorenzo, Cayetano y Ureña. Falta Roca pero, de momento, ni está ni se le espera.

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa. 


13 comentarios:

  1. Don Rafael, le transcribo el comentario que le hice a mi padre cuando aún no había saltado al albero el sexto toro: "Papá, este Santiago Domecq, con los 4 toros que ha echado, encastadísimos sin ser ninguno realmente bravo, creo que ha firmado su sentencia de proscriptio por parte de los 10 ó 15 de arriba del escalafón, que a partir de ahora no van a querer ir ni a los tentaderos a su finca".

    Recuerdo haber leído una anécdota sobre el padre de Cayetano, que ese sí toreó de todo; creo recordar que tuvo un triunfo sonado con una corrida de coquillas (este dato no lo aseguro al 100%, pues le escribo de mala memoria), con la que estuvo superior y cortó varias orejas. Al parecer, el ganadero, que se las prometía muy felices con el triunfo del figurón con sus toros, se acercó a hablar con el apoderado, a ver si surgía "armonía" para el futuro, pero se llevó un chasco cuando este le confesó que el maestro, nada más que se acercó a las tablas con las orejas en la mano le ordenó "De estos ni una corrida más en toda la temporada ¿te has enterado?”. Puede que salieran coquillas picantes como guindillas y el maestro barbateño estuviese más apetente de los dulces como rosquillas, que decía mi vecino Chicuelo. Cayetano se ve a leguas que, aunque mantiene su apolínea figura, es más partidario de devorar las rosquillas dulces que le trae el tito Curro Vázquez que de probar el picante, no sea que le juegue una mala pasada.

    A lo mejor me equivoco, pero le auguro al señor Santiago Domecq una más o menos larga estancia en la nevera de los proscritos, en función de que recapacite y vierta dos o tres garrafones de mistela al vino encastado que vende, aunque a mí me encantaría ver a un Domecq a contracorriente, demandado por los “toristas” y dejando en evidencia y sin argumentos a los que denostamos su encaste.

    Hace unos años, viendo una novillada televisada de un ganadero amigo de la familia, le comenté a mi esposa, a su pregunta de qué me parecía lo que estaba viendo (ella no es aficionada, sino más bien antitaurina, pero del minoritario sector respetuoso): “Me está encantando, han salido tres novillos bravos, dos además metiendo la cara para triunfar, y el resto encastados, con más o menos problemas, pero para divertirse mucho con ellos como aficionado. Lo malo es que es televisada y todo el torero que la haya visto y pueda va a evitar ponerse delante de sus toros, porque el examen de uno de estos con 5 primaveras y esa casta no creo que haya muchos que lo pasen con nota”. En pocos años mandó al matadero todo aquello y compró.. otra cosa, a la que le sigue poniendo su sello, que me gusta.. pero que ya no es aquello que me gustó tanto.

    Sobre el pañuelo azul: la única explicación lógica que le encuentro es que los equipos presidenciales hayan recibido directrices de otorgar vueltas al ruedo a la menor ocasión y, si se tercia, algún indulto, con ánimo de revitalizar la Fiesta, aunque con decisiones como la de ayer o las del señor Luque lo único que consiguen es continuar desprestigiando a la Maestranza.
    Un hispalense saludo a usted y a la selecta concurrencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Celebro que lo hayamos visto igual. A Santiago Domecq habría que decirle que ya que no le van a torear sus toros las figuritas, no eche agua al vino. Total, no le servirá de nada.

      Todos sabemos de qué pie calza Curro Vázquez. Si Cayetano traga con eso, con su pan se lo coma. Es lo que dije en la entrada anterior: prefiere matar toros aplatanados por los pueblos que dedicarse en serio a la profesión (y cuando digo 'aplatanados', ya sabemos a qué me refiero).

      La anécdota de Paquirri es tal como usted la relata. Sánchez-Arjona la ha contado algunas veces:

      https://taurofilia.blogspot.com/2006/03/la-ltima-de-paquirri-con-coquillas.html

      Lo que me extrañó del presidente es que, puestos a desprestigiar la Maestranza más si cabe con ese pañuelo azul, ¿por qué no le concedió la segunda oreja y así el triunfalismo sería total? No hay que dejar las cosas a medias.

      Nos ha dejado a todos con la duda de qué ganadero era el de esa novillada televisada que le gustó tanto.

      Saludos.

      Eliminar
    2. Curro, referirse a Paquirri como el padre de Cayetano no se lo perdonaré jamás.

      Eliminar
  2. Buenas, acabo de ver las imágenes de la corrida de Jandilla de hoy, y me surge la duda de si los pitones de varios de ellos pudieran destilar un sutil aroma a after shave. Lo pregunto por si las ha visto, a fin de despejarme mis suspicaces dudas (quizá simplemente sean "cómodos" de pitones, a decir del taurineo).
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver qué nos dicen los comentaristas televisivos al respecto. Ellos nos sacarán de dudas ¿O acaso no confía usted en ellos?

      Saludos.

      Eliminar
  3. Oye, pues la corrida dio que hablar.

    Sobre los toros. En mi opinión, totalmente sobrevalorada por la crítica y por ustedes. La corrida se movió y tuvo acometividad. En gran medida porque muchos (principalmente los tres que os gustaron) se picaron poco o más bien nada. Al final de la faena aflojaron bastante aburriéndose aunque embistiendo (y el quinto rajándose). Yo creo que sobrevalorada. Hay que medir las corridas en el caballo, aquí lo sabemos bien. Y según dicho criterio... la de ayer fue vulgar (y en algunos casos casi inédita). Luego en la muleta fue entretenida porque se movió.

    Sobre los toreros, muy de acuerdo sobre Ureña. Y yo que le veo mejor desde la vuelta... Bien colocado y "pata alante". Sobre Perera, en su horroroso concepto creo que cuajó a su primero. Sobre todo con la derecha, con la izquierda no consiguió dicha "perfección". Pero vaya... estuvo perfecto (en su concepto). Le cogió la velocidad, el sitio y la mano baja al toro de manera muy rotunda. Y al toro lo "enseñó" ya sabéis porque es el diestro preferido para los ganaderos a la hora de tentar...(incluso Moreno Silva dixit). Hay alguna diferencia con el toreo de Roca Rey. Perera torea más largo, los coge más adelante y también se los pasa más lejos que el peruano. En fin, un saludo a nuestro común amigo Pererista. Estará contento, digo yo.

    Del Cid, mejor no decir nada.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que los toros han sido sobrevalorados por la crítica está clarísimo. He leído después unas cosas que parecen de otra corrida. Que los haya sobrevalorado yo ya es más discutible porque lo único que destaco son las complicaciones que sacaron en la muleta esos tres. Del caballo sólo comento la pelea del premiado. Tengo las notas de los otros pero no las pongo por no aburrir. Efectivamente, nada del otro mundo aunque metieron los riñones más que muchas corridas 'toristas' cuando simplemente se dejan pegar.

      Me alegro de que hayamos visto los dos igual de bien a Ureña. Sobre Perera nunca nos pondremos de acuerdo porque 'su concepto' salta a la vista que nos es el mío. Puede tener las virtudes que apuntas pero...

      Saludos.

      Eliminar
  4. Pues Pablo Aguado acaba de pasarse el toreo de Roca por el arco del triunfo... o más bien por la puerta del príncipe. Qué concepto más clásico tiene Aguado, ha dejado a Morante para retirarse

    ResponderEliminar
  5. Que ganas tengo de ver su crónica sobre Pablo Aguado. Saludos

    ResponderEliminar
  6. A los dos:

    La acabo de escribir pero se va a quedar toda la noche reposando para repasarla tranquilamente mañana por la mañana antes de publicarla.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Buenas Rafa:
    Qué opina del gesto de Morante con el pañuelo, secando las lágrimas al toro?.
    En mi opinión es un gesto dantesco, cruel y de muy mal gusto. Pienso que cuando un torero falta al respeto de tal manera al toro tendría que echarse la plaza encima y acabar saliendo el torero escoltado. Más que nada porque pienso que es reírse de nuestro símbolo y de nuestro animal sagrado. Encima que toreas una ternera sin casta no te rías de ella. La verdad que estás cosas me hierven la sangre. Para mí como buen aficionado,la muerte del toro en el ruedo y su integridad son los pilares básicos de la tauromaquia. A lo que me refiero es que un buen aficionado por su puesto que está a favor de la muerte del toro, pero esto no quita que se le admire al animal y que se sienta amor y respeto por él ( como yo lo siento, vamos). Y gestos como el de Morante o ventura (cuando manda a el caballo a morder al toro) me entristecen, porque me doy cuenta que no todo el mundo ve la tauromaquia como yo la veo (desde el respeto y amor al toro) necesitaba desahogarme y me encantaría escuchar la opinión sobre esto de un gran aficionado como usted.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como lector del blog sabrá que yo no soporto que se humille al toro, por eso no aguanto que lo estrellen contra el burladero, que le den varias medias verónicas consecutivas o que hagan la rueda de peones. En lo de Ventura estamos de acuerdo, ese numerito me parece penoso.

      Pero en lo de Morante, no tanto. Estoy seguro de que Morante es uno que lee cosas de toreros antiguos y tiene interés por la historia de la Tauromaquia. Todo esto lo supongo porque no lo conozco de nada. El gesto del pañuelo lo ha visto en láminas antiguas de maestros de antaño.

      Sin salir de nuestro blog puede ver una imagen parecida de Joselito aquí:

      http://toreoenredhondo.blogspot.com/2016/09/a-joselito-se-le-fue-un-toro-vivo.html

      Pero si lee por ahí que Morante hizo lo mismo que Gallito ese día de la encerrona de Martínez, no haga caso. Aquello fue antes de entrar a matar, Joselito escupió en el pitón y luego lo limpió con el pañuelo.

      Saludos.

      Eliminar
    2. Seguramente tenga razón. Creo que e malinterpretado el gesto. Soy muy joven y la verdad que no había leído nada al respecto. Pero después de mirar algo porai lo más seguro es lo que dices, que lo copiara de algún torero antiguo (gallito seguramente). Yo me lo tomé más como un gesto de humillación hacia el toro y por eso no me gustó. Pero con usted siempre se aprende algo nuevo.
      Saludos

      Eliminar