Follow by Email

domingo, 12 de mayo de 2019

FERIA DE SEVILLA, 2019 (8): ¿QUÉ CLASE DE AFICIONADO ES USTED?

Los más veteranos seguidores de nuestro modesto blog recordarán que nos quedamos más solos que la una diciendo que el indulto al tal 'Cobradiezmos' era un monumental despropósito. Nosotros le hubiéramos tocado palmas en el arrastre y a otra cosa. Lo razonábamos aquí.

Nos pareció un indulto puramente 'taurino' aunque la parroquia torista también hizo volar las campanas. Por eso Victorino afirmó que 'había puesto de acuerdo a todos'. Con el tiempo, las aguas volvieron a su cauce y más de uno vino a nuestro terreno después de habernos recomendado que nos buscáramos otra afición porque éramos unos inconformistas.

Cada vez que nos encontrábamos en alguna plaza con un amigo que nos recordaba ese indulto, la conversación terminaba cuando quien esto firma sentenciaba:

"Yo divido a los aficionados en dos tipos: los que están de acuerdo con el indulto a 'Cobradiezmos' y los serios"

Dejemos esta boutade en el rincón de la historia de nuestro cuaderno para plantear otra división. Oiga, usted ¿qué tipo de aficionado es? Para retratarse le vamos a dar sólo dos opciones y no puede negarse a responder ni venir con milongas.



Vamos a suponer que a usted le obligan a ver de nuevo una corrida de esta feria de Sevilla y le dan dos posibilidades: o se traga entera la corrida de Victorino o la de Aguado (y decimos la de Aguado porque las terneras de Jandilla no merecen figurar en el titular). ¿Qué me dicen? ¡A retratarse todos!

La típica disputa entre toristas y toreristas tiene aquí la solución al dilema. ¿Soy torista o torerista? ¿Qué corrida de esas dos vuelvo a tragarme entera?

Si usted es de El Fandi dirá que prefiere la de ayer y le entenderemos perfectamente. El Fandi humilló a sus dos toros de manera inmisericorde y no lo decimos con segundas. Camina como un futbolista en vez de como un torero y parece que siempre tenga prisa pero les confesaremos que el torero granadino nos cae bien ¡qué le vamos a hacer!


FOTO: mundotoro

A su primero lo bailó en banderillas. Puso un primer par de la moviola absolutamente sensacional (pulsen aquí en el 0'36''). Prueben ustedes a correr hacia atrás con los brazos levantados. Además, hay que calcular la distancia y el momento del embroque. Para nosotros, esa suerte es una de las cosas de más mérito que hemos visto en una plaza de toros.





El segundo par bajó un poco porque se alivió pero después se entretuvo riéndose de él en su cara.


El tercero fue éste al violín pero cuadrando en la cara. Señores, hablemos claro: si tuviéramos un vídeo añejo con Gallito o Arruza protagonizando un tercio como éste habría sido loado por tirios y troyanos hasta la saciedad. Como es El Fandi, los que le niegan el pan y la sal dicen que sólo se dedica a hacer carreritas y que ya aburre.


FOTO: Arjona

Lo que le pediríamos es que cuadre más veces en la cara, que no clave tan violentamente y que no pegue su desagradable salto, aunque no olviden que estas dos últimas cosas también las prodigaba Víctor Mendes. 

Ésa fue la primera humillación, de la que el toro le pasó factura porque le complicó bastante la vida en la muleta, llegando a soltarle un peligroso gañafón en la cara. La segunda llegó cuando se puso de rodillas en los medios con el quinto (en el 2'03'' del vídeo). El toro embistió con codicia y El Fandi hizo el tiovivo ¡de rodillas! Lo trató como a un perrillo. 

FOTO: mundotoro

Ya sé que ustedes dirán que nosotros somos muy críticos con el tiovivo. Por supuesto, así es cuando lo hacen de pie a una ternera. Pero es que aquí lo hizo de rodillas a un toro que tenía mucho gas. Parecía un número de circo pero con mucho valor, nada que ver con las poncinas al choto asfixiado (recuerden aquí).

La tercera humillación fue cuando le pegó una puñalada a ese toro que lo dejó seco. Nos hizo daño hasta a nosotros viéndolo por televisión. Ahí lo tienen, fue esa media tapando la cara y aliviándose con el brazo elástico. 



El pobre toro no entendió qué había pasado allí. Se le nubló la vista y rodó patas arriba literalmente al cabo de cuatro segundos. Es de las medias más lagartijeras que hemos visto nunca, letal de necesidad:



Se alaba en exceso la corrida de Fuente Ymbro y en parte es debido a los intereses inconfesables que tiene Gallardo en algún que otro medio de comunicación. Nos pareció desigual de presentación, pero con más cara de la habitual en Sevilla. Pero la cara, ¿es el trapío? No, es una parte más de un conjunto que tiene que ser armónico. Ahí tienen a este castaño oscuro, badanudo, cornivuelto y corniapretado:


FOTO: Arjona

Este toro se llamó 'Tramposo' y merecía mucha mejor suerte que la que le deparó su emparejamiento con López Simón. El diestro nos castigó sin piedad pegando pases con un furor digno de mejor causa.

El de la media lagartijera tuvo una embestida de lujo para el destoreo de El Fandi tras su exhibición de rodillas. El cuarto tenía casi seis años y, a pesar de ello, era más tonto que un becerro recién nacido, no valió ni para carne. El último fue un torete comercial al uso con el que López nos volvió a sumir en un inaguantable sopor.

Leemos en alguno de los medios vendidos -o comprados- que la corrida fue 'fina de hechuras'. Pues el primero de El Fandi, negro astracanado, era un animal basto tanto de piel como de pezuñas y además feo:


FOTO: mundotoro

Cualquiera hubiera perdido una apuesta diciendo que era de Valdefresno.



Por cierto, nos deleitó con este bonito romaneo cobrando donde ustedes ven:



Pero no se despisten con lo de Fuente Ymbro y volvamos a la pregunta del titular de la entrada: ¿qué clase de aficionado es usted? ¿Cuál de las dos corridas volvería a ver?

No nos escondemos en el callejón y saltamos al ruedo para decirlo claro: preferimos la de Victorino. Ya hemos hecho nuestro quite, nosotros somos Diego Puerta y ustedes Paco Camino. No se tapen, a ver si resultará que son el Camino que ha venido con la 'mandanga'.

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.

21 comentarios:

  1. Buenas,

    ¿Y por qué hay que elegir? Toristas y toreristas. ¿Y las dos no pueden ser? Me gustó la corrida de Victorino con ese cuarto toro, con ese segundo mostrando las carencias de Escribano, con el toreo de De Justo... Me emocionó Aguado con una normalita corrida de Jandilla en una tarde que contuvo muchas cosas, entre otras un toreo a la verónica de Pablo Aguado sensacional y sin querer tocar el cielo con las manos como el extraño toreo de Morante desde hace algún tiempo (por cierto, yo también he vuelto a ver varias veces la faena de Aguado de 40 MULETAZOS y cada vez me parece mejor, como el rugido ronco y loco de la Maestranza, con todos los tendidos en pie, incluso los que están opuestos a donde se realizaba la faena, algo no muy usual).

    Es pícaro el juego que propones, Rafa. No elijo, sino que haría el quite en todos los toros. Por cierto, Roca Rey no le hizo ninguno a los toros de Morante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Su quite son unas verónicas de paso atrás... (es broma). Por supuesto que cada cosa tiene lo suyo. Yo quería llevarlo al límite en este juego pícaro porque en el fondo se trataría de decidir qué le atrae más como aficionado, si el toro o con el torero.

      Saludos.

      Eliminar
  2. Yo pienso que el buen aficionado es el que no le mira el hierro al toro. La mayoría de los "toristas" (por no decir todos) niegan a un toro bravo de garcigrande o cubillo, que también los tienen. A partir de ahí se puede ser todo tipo de aficionado. Yo respeto la afición de cada cual, siempre que tenga argumentos para defenderla. Y por eso estoy por aquí. Si no, me corto la coleta y a casa. Saludos Rafa. Por cierto, los Miuras vienen con mucha leña. Mucho trapio. Corrida que pudiera ir perfectamente a Bilbao. Creo que algunos son cinqueños, no lo recuerdo. Puede que sean varios de los toros reseñados para Madrid en octubre pasado, que se quedaron en el campo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A las ganaderías de hierros más seleccionados hacia la colaboración (toreristas) les salen a veces toros más listos y resabiados que a las otras. Está claro que es un fallo del ganadero y que le pesa enormemente que así sea. Pero si es seguidor del blog, me habrá leído por aquí muchas veces la expresión 'si este toro no lleva ese hierro hoy todo serían alabanzas de la parroquia torista'. La última vez, el otro día en la mixta con el toro 'Cuarenta' de Domingo Hernández.

      Y muchos de los toros de Domecq que hemos visto estos días han metido más los riñones al menos en el primer puyazo que otros de hierros que usted y yo sabemos que simplemente se dejan pegar insulsamente.

      Saludos.

      Eliminar
    2. Si si, totalmente de acuerdo. Yo sigo el blog desde hace ya tiempo. Aprendo mucho contigo, y también tienes reportajes anecdoticos muy buenos. Un saludo y a ver si los Miuras embisten. También pienso que a muchos toros se los cargan con el puyazo en el lomo tan aberrante.

      Eliminar
    3. Gracias, me alegro. Esos puyazos asesinos en el lomo son un cáncer. Con los miuras han caído ya varios pero los comentaristas televisivos no los denuncian como deberían porque si estás en el mundillo y vives de esto tienes que taparlo.

      Saludos.

      Eliminar
  3. Pues yo lo siento mucho Rafa pero aquí discrepo. No me quedo con ninguna de las dos porque a la de Victorino le faltó lidiarla, nos perdimos los toros y a la de Aguado le faltó casta, nos perdimos a los toreros. Yo quiero una corrida con casta, en la que se cuiden los tercios, que se hagan bien las cosas, con gusto, que se le de a cada toro la lidia que el animal requiere y que se toree como mandan los canones. Vamos, lo que viene siendo una corrida de toros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto que la de Victorino bien lidiada y con una faena adecuada a 'Petrolero' hubiera sido de traca. Usted pide un círculo cuadrado. Yo planteaba esa doble opción con dos corridas de recuerdo cercano, ambas con sus virtudes y sus defectos. Si buscamos la perfección, no hay dilema que valga.

      Lo que usted dice que 'viene siendo' una corrida de toros como Dios manda, la verdad es que hay que sacar el fanal de Diógenes para encontrar una.

      Saludos.

      Eliminar
    2. No se trata de perfección, se trata de querer hacer las cosas bien, luego puedes marrar porque somos humanos, pero es la falta de interes por hacer las cosas bien lo que a mi mata: la falta de importancia, la falta de gusto, la falta de conocimiento... es terrible, cuando ves a los toreros que les da igual, no es que marren, es que les da igual.

      Eliminar
    3. Lo que dice usted se resume en una cosa: NO TIENEN AFICIÓN. No hay más. Se ve ya cuando desprecian el primer tercio, cuando recortan al toro machacándolo, cuando ordenan que sus picadores barrenen o que sus peones estrellen los animales contra los burladeros, etc.

      Saludos.

      Eliminar
  4. De nuevo completamente de acuerdo con usted, Rafa, coincido en todo, en cuanto a su comentario sobre el Fandi, ¡ni que lo hubiera escrito yo de lo que me identifico!
    Tópico puro lo de la afición purista con este torero, que vive del tópico exclusivamente: de capote, mejor que muchos. Con las banderolas, de los atléticos, el mejor que yo he visto, y con la muleta puede con los toros como cualquiera y nunca se le ha visto aperreado.
    Qué cosas, ¿no?
    Saludos cordiales, que comienza el barrigazo isidril y miedo me da el mes que nos espera.


    La condesa de Estraza

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, me alegro de que coincidamos. Toreros como El Fandi ha habido toda la vida y tiene que haberlos. Dentro de este tipo de torero bullidor, El Fandi estaría en cabeza de la lista. Hagan memoria los lectores de toreros de este corte y es posible que lleguen a mi misma conclusión. Pero le niegan el pan y la sal, es una batalla perdida.

      Y otra cosa: si yo fuera empresario lo contrataba siempre para que me salvase el presupuesto. Luego ya montaría mi corrida torista en la que habría el cuarto de entrada donde cabrían todos los lectores de este modesto blog. Pero El Fandi llenaría y divertiría.

      Saludos.

      Eliminar
  5. Rafa, yo prefiero la faena de Aguado no a la corrida de Victorino, sino a toda la feria de abril, y no la de este año. Sino la del año pasado, el otro y el otro. Lo de Aguado fue la revelación del toreo (además de la ejecución de -casi- todas las cosas que desde aquí hemos reivindicado).

    Pero, tal y como me temía, parece que Aguado vuelve a las andadas. Me cuentan mis espías paraguayos de máxima confianza que ayer en Valladolid...la triada, la santísima Trinidad del antitoreo y del ventajismo, las tres P...Pico, pala y pierna atrás.

    Además me pusieron la corrida de Matilla por los suelos: impresentable, inválida, descastada... Eso tampoco es una sorpresa, aunque "curiosamente" en Valencia y sin ningún torero de Matilla en el cartel. La cosa no fue tan floja...(fue la corrida que mandó al hule a Enrique Ponce, el otro diestro era Toñete)... ¿a ver si la corrida de Valencia iba "vitaminada"? (hipótesis especulativa de la cual no tengo ninguna información ni constancia, lo digo ya por si me ponen una querella.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se confirma lo que le decía en un comentario a la entrada anterior: tiene usted alma de torero, no lo puede evitar.

      Respecto a lo que dicen sus espías, me limito a copiar lo que puse en la crónica de Aguado en su segundo toro:

      "esta vez Aguado fue más vulgar porque se puso fuera de cacho y retiró la pierna mostrando que también sabe destorear, a ver si nos vamos a volver todos locos"

      Si es listo, verá que destoreando se arriesga mucho menos y te aplauden igual. Ponce se dio cuenta hace años. Pero ojo porque en nuestro modesto blog vamos a estar ojo avizor. Nosotros no perdonamos a los que hemos visto torear bien y se tiran al fácil destoreo ése de las tres P que bien comentas. Por ejemplo, no perdonamos a Morenito ni a Cayetano ni perdonaremos a Ortega ni a Aguado. Roca no entra en este elenco porque nunca lo hemos visto torear como mandan los cánones.

      Sobre las vitaminas, recuerdo que este blog no se hace responsable de las opiniones vertidas por los que lo visitan...aunque vengan de aficionados que nunca dan puntada sin hilo como es su caso.

      Saludos.

      Eliminar
  6. De la corrida de victorino no vi nada, así q malamente puedo escogerla. Pero se ha hablado bien de ella, y me alegro por el sr. García.
    La corridita de aguado, pues afeitada parecía. Así q para toros afeitados me quedo con manolete.
    En fin, q tuvo cosas lo de aguado, pues si: Medida, dominio del pastueño y cierto gusto. Además de pico pico...
    En fin una faena notable ante un tornillo q dio juego y por tanto parecía un juguete.
    Sin duda cuando uno saca una entrada, quiere ver algo. Y se vieron buenas maneras además del vicio del pico q emborrona y mucho.
    En fin, esto no va de torismo o torerismo, esto va de si el toro debe ser un juguete o si el toro debe dar miedo e imponer respeto. Me quedo, a trazos gruesos, con lo del miedo sin por ello no dar valor a la corrida afeitada de jandilla lúcida por los toreros.
    Si el miedo, desaparece por el dominio por los buenos conocimientos del torero o por lo bravo q este es, entonces para mi eso es un toro con un torero, y no un niño con su juguete.
    La emoción por el miedo, por las complicaciones, lo imposible es el punto de partida y no otro. No por ello quiero no valorar lo bueno o positivo q demostró aguado, la medida fundamentalmente.
    Saludos.
    Pd: para juegos tenemos los olímpicos, el balón pie... Y el guiñote asequible a todas las edades. Mal lo tienen los toros si quieren competir con otros juegos siendo uno más, claro q esto siempre es mejor q ver al fandi correr por toda la plaza hacia atrás cuando el toreo es hacia a delante, por eso carreras hacia atrás sus pares me resultan un desastre, el toreo en banderillas es hacia delante como en todo. Como muletero un pegapases sin rematar ni uno, q confunde dominar con obligar y sin medida q valga, en eso es parecido al juli etc. Vamos q me da igual ver al fandi q al juli de la última década. Mejor dicho prefiero al fandi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también prefiero a El Fandi que a El Juli. Lo de torismo y torerismo es una forma de reducir la cuestión a una simplificación seguro que excesiva. Pero usted pone el dedo en la llaga con la emoción.

      Para usted el punto de partida es la emoción porque la pone el toro con su complicación o con el respeto que imponga. Para otros, la emoción la pone el torero templando la embestida aunque ésta no dé miedo. Simplificando de nuevo la cuestión, el que se emociona con el toro es un tipo de aficionado y el que se emociona con el torero, otro.

      Lo ideal sería emocionarse con los dos, ya lo sé, pero el divertimento que planteo en la entrada es retratarse escogiendo la emoción que pusieron los toros de Victorino o la que puso Aguado con los jandillitas.

      Saludos.

      Eliminar
    2. cadavezmasdesencantado15 de mayo de 2019, 9:58

      No encuentro mejores palabras a la explicación de torismo o torerismo que las expresadas en esta respuesta. Me quedo con "el punto de partida es la emoción porque la pone el toro con su complicación o con el respeto que imponga".
      Ayer subí a Madrid, 800 kms de ida y vuelta por ver a La Quinta, me gustó en Albacete el año pasado.
      Un abonado de Madrid se extrañó por la paliza kilométrica, mejor hacerlo para la del 15 de junio, pero ya suprimí a Victoriano del Río de la dieta desde Valencia.
      Que quiere que le diga, disfruté, bajé degustando el complicado juego de los toros, no prestos al tiovivo de otros.
      La mayoría de las crónicas critican las "pocas facilidades" para el lucimiento, pero para triunfalismo ya han tenido su dosis en Sevilla.
      Por cierto, excepto en el quinto que se vibró, el resto asesinados en caballos. De escándalo el picador del tercer toro.

      Eliminar
    3. Estamos de acuerdo en lo del toro. La segunda parte la copio y la pongo en la entrada que acabo de publicar sobre Madrid antes de leer su mensaje.

      Saludos.

      Eliminar
  7. Sì por algo nos caracterizamos la mayoria de los lectores del blog es porque, primero está el toro y luego los toreros, o si me lo hicieron ver cuando descubrí este blog.
    La corrida de Victorino tuvo todo el interés de principio a fin.Unos más y otros menos,luego si hay toreo, pues adelante. Con la tarde de Jan dillo no hubo ese interés tan exigente como los cardenos. Pero si hubo un torero que hizo una buena faena. Pero solo una!! Y el resto de la tarde? Pues una más del montón. Así que yo siempre primero veré los toros y luego ya veremos quien se apunta.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso que dice usted de que quitando a Aguado el resto de la tarde fue del montón le va a provocar el veto a su entrada en cualquier peña de Morante y el odio eterno de los roquistas.

      Saludos.

      Eliminar
    2. Que le vamos hacer, pero tranquilo que lo superare! A grande males....grandes remedios

      Eliminar