Follow by Email

domingo, 12 de abril de 2015

BONIJOL Y CÉRET: CONDENADOS A ENTENDERSE
Por segundo año consecutivo estará ausente de la Feria de Céret la 'cavalerie' de Alain Bonijol. Es lamentable, una pena para todos los aficionados a la suerte de varas precisamente en la plaza que más la cuida. Iremos ilustrando nuestro comentario con imágenes que les hemos ido buscando sobre los caballitos de Bonijol, por ejemplo, ésta:
Foto: Pierre Delhoste

Bonijol guarda sus caballos en una finca de la Camarga. Rondan los 600 y pico kilos, a los que hay que sumar los sólo 25 del peto que usa -sin contar los manguitos-. No sé si habrán visto esta preciosa foto (la apurada situación valió a Bonijol el Premio al mejor monosabio de la Asociación de Críticos Franceses del Sudoeste de Francia):

Foto: José Angulo para camposyruedos

Ese es Alain Bonijol jugándose la vida para salvar la de 'Destinado' el año pasado en Vic (recuerden aquí). El toro de Dolores Aguirre derribó a Rehabi y volteó en el suelo al caballo como si fuese una pluma. Cuando se levantó, el toro, un manso con genio y bravucón, se le vino de nuevo encima y, mientras Gabin Rehabi tomaba el olivo, Bonijol se quedó en la arena e hizo el quite al caballo. Aquí sí que estaba justificado tapar la salida al toro. Vean la secuencia en este vídeo a partir del minuto 2'50''.

Foto: Christophe.moratello.free.fr

También pueden ver en el vídeo la gracilidad con que se mueven sus caballos. A ello contribuye, como decíamos, su poco peso y la flexibilidad del peto. Nuestro amigo Tauro ha visto en Francia demostraciones del propio Bonijol poco menos que rejoneando con uno de sus caballos ¡con el peto puesto!

Foto: Yann Bridonneau

En el vídeo también se ve a Rehabi haciendo honor a la chaquetilla de oro que lleva. Se sale de las absurdas rayas para ir a buscar al toro al tercio sabiendo que se va a llevar un batacazo. ¿Por qué se sigue silbando al picador que pasa de la raya para picar al toro? ¿No se dan cuenta de que es un acto de valor porque deja de estar protegido por las tablas? Y, ya que estamos, ¿por qué no borramos las rayas de una vez?

Foto: Antoine Torres

Si algún picador lee esto, reconocerá que, con estos caballos y este peto, te sientes picador y notas en tu piel que la chaquetilla de oro representa lo que debe ser para ti, un honor, y no un mandil de matarife. El toro tiene la opción de mover al caballo y, al poder meter la cabeza en el peto, ve que tiene alguna posibilidad. Con la 'acorazada de picar' que sufrimos en España, el toro se ve totalmente impotente.


Pepe Alameda, en 'El Hilo del Toreo', distingue entre 'varilarguero' y 'picador'. El varilarguero tenía más categoría, llevaba su propio caballo -al que lógicamente intentaba salvar- y era el heredero de los antiguos caballeros alanceadores de las fiestas de toros ya que usaba la 'vara larga', de tres metros y medio. Hacía el paseíllo por delante de los toreros de a pie. El picador, en cambio, será el que trabaje para el torero castigando al toro. Ya no le interesa salvar al caballo sino usar la 'vara de detener', de menos de tres metros, para ahormarlo.

Díganme ustedes si no hay que sentirse picador de los buenos en una situación como esta de abajo (y, además, obligado a no tapar la salida como ven por su mano izquierda, ya que si se la tapa, se lleva un batacazo seguro):

Foto: ocio.laopiniondemalaga.es

Viene todo esto a cuento de que sigue la  polémica entre Bonijol y la ADAC de Céret por un quítame allá esas pajas (aquí les presentábamos la Feria de 2015). Son de esas tonterías que se enquistan y conforme pasa el tiempo van a peor porque nadie quiere bajarse los pantalones. Bonijol lo explica aquí -en francés-.

Foto: ADAC

Algunos dirán que él vela por su negocio. Seguramente es así, pero, como aficionado, creo que el negocio de Bonijol es el negocio del espectáculo en el primer tercio. Él se ha preocupado de modificar la puya, de aligerar los caballos y los petos y de domar bien los caballos para que toreen (repasen de nuevo el vídeo de Rehabi y observen cómo mueve el caballo). Urge que alguna de las dos partes se baje los pantalones porque se necesitan mutuamente (y si no se los quieren bajar, se los bajamos nosotros si hace falta).

Foto: penadesvolcans.fr

El año pasado contrataron a la cuadra de Valencia y los presentes vieron la gran diferencia con la de Bonijol. Conscientes de la decepción general de los aficionados, la ADAC salió con un extemporáneo comunicado para decir que habían quedado contentísimos con esos caballos. Pues fíjense si estaban contentos que este año nos anuncian que viene la de Sevilla... Y así irán dando tumbos hasta que vuelva la que tiene que estar, la 'cavalerie Bonijol'.

Foto: ADAC

Para finalizar, les ofrecemos en rigurosa exclusiva lo que hemos descubierto en una laboriosa investigación por la red ¿Saben ustedes por qué los caballos franceses contribuyen a que la suerte de varas sea tan lucida en aquellas tierras? Ahí lo tienen:


Y nosotros, que en España tenemos productos mucho más taurinos que el Ricard, ¡sin enterarnos! Aún estamos a tiempo de ponernos a su altura:



Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.


7 comentarios:

  1. Magnífico razonamiento Rafa y encima anís Miguelín, para mi uno de los toreros mas importantes que he visto... Y por si faltaba algo Pepe Luís... Con una docena de aficionados como tu, habría Toros en Barcelona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si han de volver los toros a Barcelona para ver espectáculos como el de ayer en Brihuega, ya estamos bien con la prohibición.
      A Miguelín se le vio alguna vez de espectador en la plaza de toros de Tarragona, no sé si es que veranearía por aquí. Yo no llegué a verle torear.
      Saludos cordiales.

      Eliminar
  2. Pues te perdiste a un torerazo... Lástima de su bohemia. De niño le obligaron a ser torero... Le echaban dos vacas a la vez y le tapaban los burladeros... Podía con ellas.
    Llevas razón en lo de Brihuega, pero hay muchísimas Brihuegas en nuestra Fiesta (si es que lo es). Hubo una época en Barcelona que no se debe olvidar...

    ResponderEliminar
  3. Muy de acuerdo con tu artículo Rafa. No obstante, creo que deberíamos darle un voto de confianza a la cuadra de Enrique Peña de Sevilla. La misma cuenta con algunos caballos muy ligeros y bien domados que pueden contribuir a que haya un gran espectáculo en varas.
    En cualquier caso, intentaré acudir por segundo año consecutivo para presenciar esta gran feria. Espero que nos volvamos a ver.

    Un saludo desde La Puebla.

    ResponderEliminar
  4. A Fabad: Me he perdido a muchos torerazos. Por suerte llegue a ver al Viti y al Chenel del último retorno. Y al Curro de alguna gran ocasión en sus últimos años (con perdón de algún seguidor del blog que no lo puede ni ver). Pero, de Camino para atrás, no llego...

    A Manuel: por supuesto que nos veremos, Dios mediante. Por cierto, enlazando lo de Brihuega con La Puebla, parece que tu paisano la lió queriendo cobrar por adelantado a pesar de que los ingresos no eran los previstos. Manzanares y Ponce fueron más comprensivos que él. Y parece ser que cambiaron el ganado a última hora porque lo que había en un principio era una becerrada. En fin...
    Saludos a los dos desde Tarragona.

    ResponderEliminar
  5. Comparar al Viti con Curro Romero es como comparar al Cid Campeador con
    Priscila la reina del desierto. Por favor más seriedad.
    Un saludo de Iñaki.

    ResponderEliminar
  6. Y de los dos, ¿quién sería don Rodrigo y quién la tal Priscila a la que no tengo el gusto de conocer?
    Para mí, hay dos cosas 'especiales' en el toreo: el empaque y el temple. Quizás encontremos un punto de acuerdo en que El Viti y Chenel eran el empaque y Curro era el temple -con su toro adecuado para la ocasión, claro-. De momento, seguro que estamos de acuerdo en que Curro salió entre almohadillas muchas veces sin hacer jamás un mal gesto ni una destemplanza (cosa que no podemos decir de Fandiño).

    ResponderEliminar