Follow by Email

sábado, 1 de octubre de 2016

ARNEDO: NOVILLADA DE GUADALMENA

SAINERO Y SU CUÑADO, POR BUEN CAMINO

Porque lo de Guadalmena va camino de ser lo que creemos que ellos buscan, toros posmodernos que permitan el lucimiento. Y si, además, sale uno bravo como el quinto, perfecto. Vean cómo volteó al caballo:



Fueron desiguales de presentación. Bajaron mucho primero y tercero pero hubo tres de gran trapío, estos dos de abajo encabezados por el retinto que hizo sexto, más en Osborne:





Y este, el cuarto, en Maribel Ibarra a nuestro entender, otra de las familias que intentan llevar un poco por separado en 'Cañadillas Altas':



El bravo que derribó fue un toro con gran culata pero feo porque no tenía cuello:



Y los dos que bajaban fueron estos. Ningunó de los seis manseó:




JAVIER MARÍN. Sorprendió recibiendo a su primero con tres faroles, que no largas afaroladas como pensaron muchos. El farol tiene mucho más mérito porque no sueltas el capote:



Pero el novillete era berreón, noblote y soso a más no poder. Marín no tuvo más remedio que cruzarse para arrancarle los pases, que encima le salían enganchados:



Mató de un horrible metisaca en los bajos cuya foto les ahorramos y esta trasera tendida quedándosen la cara:



A su segundo lo dejó ir al reserva con total desvergüenza. Allí le dio De Pedro a base de bien pero luego se lo llevó a Sangüesa que le pegó como si le debiera dinero. Era un novillo con trapío de toro y los picadores quisieron hacer un favor al novillero pegándole una paliza. Muy mal.

Por lo menos corrió bien las manos a la verónica con su inmenso capote, que hace dos del de Curro:



El novillo se vino arriba en banderillas y embistió con cierta casta pero calamocheando. Fue un defecto que Marín no pudo corregir pero no se lo censuramos porque no era fácil y más si dejas que te puntee la muleta.

Pegó un espadazo feo, trasero y caído después de perfilarse demasiado lejos y echar el brazo por delante para darse ventaja y clavar antes de llegar a jurisdicción, como se aprecia en la foto: 



ALEJANDRO MARCOS. Era el triunfador del año pasado. A su primero lo toreó aseadamente con el capote y remató con garbo:



Le dieron un picotazo pero luego mil capotazos en el segundo tercio, un desastre. A Marcos se le vio con oficio pero echándose el toro afuera cuando lo apretaba.



Está mucho más a gusto con la derecha que con la izquierda (como todos al poder aliviarse con el estoque, claro). Al natural destoreó a conciencia fuera de cacho. Demostró con creces que está hecho un pinchaúvas, seis pinchazos entre sus dos novillos.

Su segundo fue el bravo, vean cómo romaneó antes de derribar en el primer encuentro:



Y luego volvió al romaneo en el segundo. Estuvo muy bien Alberto Sandoval aguantando el chaparrón:



La pena fue que se lastimó la mano derecha en banderillas. Aún así, embistió boyante demostrando casta porque tenía fondo de bravura. Vean cómo humillaba a pesar del dolor en la mano que le llevaba a encogerla cuando se paraba:



Marcos no tuvo piedad y lo apuró de tal manera que si llegan a verlo los del PACMA se van al juzgado de guardia. Nuevo sainete al matar.

JUAN DE CASTILLA. El hombre viene de pechar con novilladas duras de verdad (Dolores Aguirre en Vic, Raso de Portillo en Hagetmau y recuerden que se quedó solo en Madrid con cuatro de El Montecillo hace unos meses). A nosotros no nos convenció. En su primero estuvo soberbio Macías con los palos:



El colombiano cita despatarrado de manera forzadísima, quizá quiere recordarnos a Rincón pero se pasa, vean:



Luego aplicó el destoreo moderno a gusto y además sin terminar de arrimarse. Su primero estaba cojo pero se repuso porque también sacó casta (por eso decimos que el dueño y su cuñado van por buen camino). Aguantó los cuarenta pases que le dio el colombiano. Con la espada fue un cañón. Rinconera fulminante a su primero:



En el sexto Macías bregó bien a un toro que desparramaba la vista y se le iba a la menor ocasión:



En la muleta fue un buen toro, con gas y codicia, la cual le llevaba a hacer hilo. No pudo estar cómodo Castilla y al final el toro pareció peor de lo que realmente era. 



Le pegó esta estocada casi entera arriba:



Pero el toro, con la boca cerrada, se negó a morir y pedía pelea. El colombiano le sacó la espada y en lugar de descabellar le recetó otra igual. Aún se resistió el de Sainero a doblar y murió con la boca cerrada, eso sí, en tablas.

Estuvimos entretenidos sin más. Creemos que el ganadero y su mayoral Manuel García, habrán sacado notas bastante positivas. Como al propietario le sobran el dinero y la afición, es posible que Guadalmena vaya a más.

Es una lástima que haya vendido el hierro histórico que tenía de Lisardo a Gloria García y él hierre con el que dibujó su nieto Rubén, una G enmarcada en un mapa de la península.

En el interior de la plaza había esta bonita exposición de dibujos infantiles sobre toros, nos pareció perfecta y no tenemos noticia de que ninguno de los dibujantes haya sufrido trauma alguno por representar un espectáculo tan sanguinario y denostado:



Y en la plaza cubierta de Arnedo hay carteles donde se prohíbe fumar pero nadie hace caso. Faltaría más, estamos en España, no lo olviden.

Saludos cordiales desde Arnedo. Rafa.


'Compañero', número 65, ganadería de Guadalmena. Negro astracanado y cornigacho. Un novillo bravo.







No hay comentarios:

Publicar un comentario