Follow by Email

viernes, 18 de noviembre de 2016

A MARCIAL LALANDA TAMBIÉN SE LE FUE VIVO UN TORO

¡Y UN NOVILLO DE PALHA!

Lo del toro lo explica el propio Lalanda en su excelente libro con Andrés Amorós. Lo del novillo, no. Quizás le falló la memoria. 


Portada de La Fiesta Brava en 1928

Ilustraremos la entrada con algunas imágenes raras del torero madrileño, como ésta en que mata un becerro en Torrijos con trece años recién cumplidos:


Aquel día mató tres (observen el tamaño del animal)

Si no me rectifican ustedes, los cinco mejores lidiadores de la historia de la Tauromaquia en el siglo XX han sido Ricardo Torres 'Bombita', Joselito, Marcial Lalanda, Domingo Ortega y Ruiz Miguel.

Entendemos por torero lidiador el que es capaz de dominar y sacar partido de toros difíciles o imposibles a base de técnica y valor. Estos lidiadores, en cambio, suelen tener problemas cuando les sale un toro bravo. 

Recuerden con qué toros se lucía Ruiz Miguel. Los aficionados bilbaínos no habrán olvidado cómo acobardó y dominó un marrajo de Murteira en 1985. El toro acabó tomando la muleta de manera boyante asustado por el bueno de Paco. Seguramente es lo mejor que ha visto en una plaza de toros quien esto escribe.


Marcial con doce años en un ayudado por alto a un becerro lucero

El oficio y la técnica excelente de estos grandes lidiadores puede llegar a quedar en evidencia cuando sale un toro realmente bravo. Le pasó a Domingo Ortega con aquel murube de nombre 'Tapabocas' el año 1934 en Madrid. Todos coinciden en que fue un animal excepcionalmente bravo. Marcial estaba presente y habla de su 'bravura encastada con excepcional y arrollador poder'. Se le dieron dos vueltas al ruedo mientras que el paleto de Borox se llevó la bronca de su vida. Lo pusieron a caldo todos sin excepción. Bueno, todos, no. Corrochano se despachó con unos paños calientes recordando que todas las figuras habían tenido un día malo como aquél. Y también el propio Marcial, que lo disculpó 'porque creo que sé lo que aquel toro era'.

Marcial mató en su carrera 2.300  toros a pesar de la terrible amenaza de su padre cuando se enteró de que iba toreando por ahí (lo contábamos aquí). Pero hubo un día en que lo pasó mal.

Estamos en la feria de Abril de 1928. El 19 era la primera de feria porque la del día anterior, de Villamarta, se había suspendido por la lluvia. Torea con el Niño de la Palma y con Gitanillo. Los toros son de Peñalver. Marcial estuvo apático y frío y cuarteó al matar. A su primero lo mató de media arriba (silencio). A su segundo, de tres pinchazos y un golletazo (bronca).


Marcial al natural y su primo Pablo en su presentación en Madrid, 24 de junio de 1920 (Corrochano aquí sí lo puso fatal, no tuvo ninguna piedad a pesar de sus diecisiete años)

Al día siguiente fue cuando le cayeron los tres avisos. Toros de Santa Coloma con Chicuelo y el Niño de la Palma. Lean lo que pasó al inicio:



Al segundo, Marcial lo mata de media en lo alto (pitos). En el quinto llega el sainete: media, pinchazo hondo, otra media, dos descabellos saliendo perseguido y dos pinchazos sin soltar. Le pegó un bajonazo cuando sonaban el tercer aviso y los cencerros de los bueyes.

En aquella época, al sonar el segundo aviso ya estaban preparados los bueyes para saltar al ruedo. Ocurrió que tras el bajonazo el toro dobló justo cuando entraban los cabestros. Al verlos, el toro se levantó para irse con ellos pero no pudo y se volvió a echar definitivamente. Bronca monumental para Lalanda y aplausos al toro para fastidiarle.


De novillero en Vistalegre con 16 años

Marcial lo explica así:

"Sufrí una gran crisis profesional en 1928. En realidad, fue un problema de salud: tuve una enfermedad rara que me causaba un gran decaimiento, no tenía fuerzas. El incidente de la feria de Abril no tuvo demasiada importancia. Era un toro al que yo había estoqueado, tenía un derrame interno pero no se dejaba descabellar ni se echaba, siempre con la cara muy alta. 

"La gente se puso a gritar y seguía pasando el tiempo... Cuando me di cuenta, me decidí y le pegué un mandoble por donde pude. Fue un momento desagradable pero no lo recuerdo como un fracaso profesional."


Un pase por alto, que no de pecho, en esa temporada aciaga de 1928

Lo que no figura en el libro es que le sonaron también los tres avisos de novillero. Fue en Madrid con un novillo de Palha. Era la plaza de toros de Vistalegre el 3 de junio de 1917. Esta foto es de esa tarde con el otro que mató:



Ya van viendo que hasta los mejores escribanos echan un borrón. Pasó un trago similar Joselito en Valencia como les contábamos aquí. Marcial aún toreó otra tarde en aquella infausta feria de Sevilla. La crónica del ABC dice que en el primero se oyeron palmas y en el segundo 'palmas burlonas'. Terminaban diciendo '¡qué feria nos ha dado Lalanda!'

Pues, oiga, ¡qué ferias nos dan hoy en día nuestras queridas figuras a pesar de sus triunfales salidas a hombros! ¿No creen?

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.  


Marcial, con doce años, en la becerrada de los zapateros

2 comentarios:

  1. Rafa, citas uno de lis libros mejores q he leido y he perdido. En concreto las paginas en las q marcial indica que es un toro bravo, recordando en esas paginas a tapabicas o a bravio de saleri. Merece la pena ponerlas.

    No entiendo porque la escuela de tauromaquia de madrid no va a seguir llevando su nombre, no se puede comparar al yiyo y a marcial.

    Marcial luego de torero fue un taurino, no obstante su libro es de un gran torero.

    Por cierto amoros creo que se ha olvidado de casi todo lo q hay en el.

    Ahora, con interes leere su articulo, no sin antes felicitarle porque solo usted se acuerda de los grandes. Usted es un aficionado ejemplar y usted es ademas un entendido. Le admiro. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, quizás es usted demasiado amable conmigo.

      Pero le toco los tres avisos por haber perdido ese libro. Lalanda se fue ablandando con la edad y Amorós, que sabe de toros, es probable que no pueda hablar claro porque vive un poco de esto.

      Saludos cordiales.

      Eliminar