Follow by Email

viernes, 23 de febrero de 2018

UN TORO DE MONDOÑEDO TUERCE LA PODEROSA MUÑECA DE 'EL JULI'

La tantas veces alabada muñeca de 'El Juli' se vio doblegada por un contreras de Mondoñedo. El toro no tragó y la pelea acabó...Bueno, dejamos el resultado para el final tras analizar la faena y a ver si están de acuerdo con nosotros. 

Fue este 'Gitanito' que en la tablilla se anunció con 465 kilos:



El propietario de Mondoñedo presume de que posee lo más puro de Contreras que hay en el mundo (recuerden lo que decíamos aquí de lo de Ibán). Gonzalo de Santamaría cuenta que su bisabuelo empezó con 'El Gallo' instalado durante seis meses en la hacienda familiar para tentar todo lo que había por allí. Luego compró murubes en México pero el momento clave fue a mediados de los setenta cuando allí se hospedan los hermanos Peralta. Les comprarán catorce vacas y tres sementales ('Modisto', 'Naranjito' y 'Limonero'). Con este material, mezclado con lo de Murube, irán depurando lo que tenían. Aquí también aquí tienen información al respecto.

Hoy en día debe de conservar menos de cien vacas pero como no tiene problemas económicos, se puede permitir el lujo de criar los toros que a él le satisfacen sin tener que pensar en contentar a los diestros. El toro que nos ocupa tiene un comportamiento encastado pero, en el fondo, es manso sin paliativos. Esto dice don Gonzalo:

"En una ganadería como la nuestra, el toro que llega a ser manso, de todas maneras es encastado, y este encastado, en caso de un percance, hiere con más facilidad que un toro bobalicón y tonto y que va y viene. Si uno asegurara a las figuras que todos los toros fuesen a salir bravos, no tendrían problemas en torearlos. Pero para mí que ellos se aseguran de que el toro no les ponga problemas. Por eso cogen Domecq, porque es mucho más tontico y  no les va a poner problemas. No es tan encastado como puede ser esto de Contreras".

Pulsan aquí y pueden seguir el vídeo completo (al principio se mueve un poco la cámara pero sólo es un momento). 



Comentaremos toda la lidia pero si quieren pueden ir directamente a partir del 8'45'' de la filmación, que es cuando 'El Juli' brinda al público.

Decíamos que anuncian 465 kilos pero el toro tiene trapío más que suficiente a nuestro modesto entender. De salida se aquerencia en un burladero. Las verónicas a partir del 2'01'' no son tan aseadas como las que comentábamos aquí:



Remata con esta media:



Pone el toro ante el caballo en el 3'20''. El toro empuja con fe aunque el puyazo es trasero y caído. El picador lo va abriendo y le levanta el palo pero el animal se queda encelado en el peto casi un minuto. Lo saca el subalterno y 'El Juli' le da un capotazo y pide el cambio, cosa de la que luego se arrepentirá.



Con sólo un puyazo es imposible saber si el toro es bravo de verdad. Cuando nos roban el primer tercio y no nos enseñan el toro, el único consuelo que nos queda es esperar que se venga arriba en la muleta y ponga en aprietos al matador (como hizo 'Nenito' con Talavante en san Isidro -recuerden aquí- y como no hicieron los victorinos en Vistalegre -lean la entrada anterior-).

Siguen unas chicuelinas vulgares en las que el toro muestra su tendencia a tablas. Confirma su condición de manso doliéndose en banderillas pero cuidado porque se está viniendo arriba, cosa que se confirma cuando aprieta mucho en este tercer par (8'25''):



Se han fijado en que el toro aprieta porque va a favor de chiqueros, ¿verdad? Ya saben que los tratadistas antiguos hablaban de 'menos bravo' porque circunscribían lo de 'manso' al toro castrado. Nosotros hablamos de 'manso' para entendernos.

El maestro brinda al público y a partir del 8'45'' pasamos a analizar
su faena. Lo saca al platillo y 'El Juli' tuerce el morro ya con el primer arreón del de Mondoñedo. Seguramente añora un segundo puyazo.

Observen que no se coloca de perfil como acostumbra cuando destorea terneras. El toro es pronto y de embestida un tanto bronca pero no es un asesino:



Sigue adelantando la pierna y el toro obedece a los cites (9'35''). La muleta de 'El Juli' es enorme:



Al final de cada pase, el toro lanza un gañafón. Primero lo hace por el derecho pero luego también por el izquierdo.



Tiene más interés para nosotros esta embestida que la de los seis de Victorino en Vistalegre el otro día. Habrán observado que en ningún momento ha citado con la cadera o escondiendo la pierna o apartándose del viaje del toro para componer la figura. Aquí no puede andar con tonterías:



El toro empieza a tardear un tanto y el diestro usa su gran muleta para pasárselo despegado y enviarlo fuera porque sigue yendo rebrincado:



Aquí tienen dos imágenes de un mismo pase donde se ve lo que decimos. Y, por cierto, reparen en que no se retuerce ni arrastra la muleta como cuando 'se siente' y puede 'expresar lo que lleva dentro' ante una babosa. Eso sí, la muleta, cogida por el extremo:




Ante éste de Mondoñedo tiene que estar pendiente porque no se puede permitir ningún despiste. La prueba es que no remata la tanda con el de pecho porque no se fía ni un pelo sino que castiga al toro con una violenta trinchera (en el 11'05''). Antes sí ha rematado por alto dando un mantazo, nada que ver con lo que es capaz de hacer él cuando se recrea.

Se pega un buen paseo antes de volver a la cara del toro. Observen que en la siguiente tanda, en el 11'36'', intenta destorear en el segundo pase pero el toro no se lo permite y tiene que desistir. Verán otro pase por alto que es otro mantazo, como los que pega Urdiales para rematar sus series. El toro sigue bronco:



Nuevo paseo, muy largo, casi medio minuto, para tragar un poco de saliva porque la cosa no está para posturitas ni poses. Es posible que la boca de 'El Juli' esté seca. Y 'Gitanito', con la cabeza por las nubes:



Uno esperaba que la celebérrima muñeca del maestro partiera este toro por la mitad pero no hay tal. Llevamos más de cuatro minutos de faena y ese animal no está dominado. No hay duda de que es más fácil romper los toros que ya vienen rotos del campo.

Noten en el 12'40'' cómo camina cuando se va a pasear. Ahí no hay chulería ni satisfacción sino cansancio y preocupación. Cuando vuelve a la cara del toro va con la cabeza gacha porque no está acostumbrado a que se le suba nadie a las barbas, ni dentro ni fuera del ruedo.



De nuevo con la izquierda y sigue sin ponerse de perfil, cosa en la que insistimos porque es una agradable novedad. Aunque, excepto en el primer ayudado, se echa el toro afuera con alevosía . Vean:





El toro no se ha olvidado de su tornillazo al final ¿eh? Pero atención porque tras el cuarto natural, hace su primer amago de irse a tablas. 'El Juli' lo retiene y, tras un afarolado, le da el único pase de pecho decente de toda la faena. A continuación, nuevo paseo de veinte segundos para respirar.

Cuando vuelve, lo saca a los medios y se prepara para la última tanda de pases en redondo mientras se golpea el pecho para darse moral. Nos da la impresión de que al ver que el toro quería rajarse, 'El Juli' interpreta que ya lo ha dominado. En esa tanda se aprecia que el toro ha perdido gas y se raja claramente yéndose a tablas. El maestro remata con un airoso pase de la firma mirando al tendido. Pero ¿ha ganado la batalla?



¿Se rajó el toro porque se sintió al fin dominado? ¿O simplemente se fue a tablas por su condición de manso? Ustedes, ¿qué creen?

En nuestra opinión, la respuesta la tenemos al comprobar a partir del 15'47'' que no hay forma de cuadrar el toro para entrar a matar. Casi dos minutos emplea el diestro para que cuadre y entretanto se lleva algún desagradable arreón. Esta situación nos hace otorgar el beneficio de la duda al de Mondoñedo y convenir en que no lo dominó. Un toro encastado se entrega y pide la muerte si está toreado (recuerden aquí que 'Platino' sí se entregó). Con éste, no hay manera.

La suerte de matar con 'El Juli' es una lección permanente de lo que no hay que hacer. Estira el brazo al perfilarse para darse ventaja, gira el estaquillador para pegar el telonazo al toro y dejarlo ciego, lleva la mano alta para clavar trasero y salta olímpicamente en el embroque:






Tras el segundo pinchazo, también trasero, el toro se pone a gazapear y el maestro hace ostentosos gestos de impotencia con el brazo. A la tercera le pega un espadazo traserísimo y tramposo.

Con dos descabellos acaba la función. No creemos que vuelva a apuntarse nunca más a lo de Mondoñedo. Mucho nos tememos que habrá sido su estreno y su despedida aunque ojalá nos equivoquemos. Luego salió 'Lancero' de Juan Bernardo Caicedo y llegaron la cogida y el indulto pero esa historia ya la conocen ustedes sobradamente.

Aquí vuelven a tener a nuestro protagonista:



Ya han visto que el animal no es ni una alimaña ni un marrajo. Nada nos hubiera gustado más que asistir al máximo esplendor de este rito o fiesta o sacrificio o como le quieran llamar: consiste en dominar un toro, hacer que trague y luego crear una impresión estética una vez dominado. Todo ello, en medio de la mayor emoción. Si 'El Juli' llega a hacer eso frente a éste de Mondoñedo, no duden de que lo hubiéramos alabado como merece (a riesgo de tener que enfrentarnos con los lectores que no lo pueden ni ver). Pero lamentablemente no ocurrió así.


'El Juli' en la capilla esa misma tarde antes de vérselas con el de Mondoñedo

Cabe la posibilidad de que la poderosa muñeca de 'El Juli' se haya oxidado por falta de uso. A no ser que ustedes crean que sí pudo con el toro y que nosotros nos engañamos. Quedamos a su disposición para discutirlo amigablemente en la sección de comentarios.

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.


Fermín era el nieto del fundador de la ganadería, la más antigua de Colombia.
Murió hace dos años y hoy es Gonzalo, su hijo, quien está a cargo de todo.

16 comentarios:

  1. Creo que lo he dicho alguna vez más. Me llama la atención que se utilice el origen Contreras de una ganadería para enfatizar que es una ganadería encastada/exigente. Cuando si algo fue la ganadería de Juan Contreras es más bien lo contrario. Fue noble, manejable y "fácil" para los toreros. En sus hechuras (recortadas) y en su comportamiento (noble). Por eso Baltasar Iban lo cruzaría con los Fonsecas dándole tamaño y casta a la ganadería.

    Por eso todas las figuras de los años 20 y siguientes se pegaban por torear Contreras. El Gallo, Belmonte, Gallito... es famosa la corrida en Madrid que alternaron los tres toreros en la que Joselito bordó el toreo en el quinto (la plaza era un maniconio) con los gallistas eufóricos y los belmontistas preocupados por ver que hacía Belmonte después de la faena triunfal de Gallito. Y en el sexto Belmonte con un Contreras, dicen que inauguró el "toreo moderno" quedándose tan quieto, mandando tanto sobre la embestida del toro y pasándoselo tan cerca, que tenía pelos del toro en la taleguilla del vestido.

    Más allá de leyendas clásicas. El toro de Contreras (de origen Murube) fue un toro antagónico a lo que reivindica Mondoñedo. Más mérito para él, que no se corte en reivindicarlo así.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mérito es para los dos. Para Juan Contreras, porque sacó petróleo del desecho de Murube. Y para la familia Sanz de Santamaría, porque, independientemente de que antiguamente fuesen torillos, hoy en día suelen dar espectáculo y plantear dificultades al torero. Ahí se ve la mano del ganadero.

      Conozco algún aficionado veterano de los de toda la vida que me sigue insistiendo que lo mejor que ha visto en su vida fue la recordada corrida de Mondoñedo en 2013 para Gallo, Perlaza y Ramsés Ruiz.

      Saludos.

      Eliminar
  2. Se fue atoreado, sin TOREAR y “asesinado” de manera infame. Que novedad...Je Je

    La forma en que algunos entendemos los TOROS prácticamente ya no existe. Los “espectáculos” que desde hace mucho tiempo se vienen realizando nada tienen que ver con eso, salvo que se celebran en los mismos recintos.

    Saludos desde Guadalajara (España)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo vemos igual o muy parecido, especialmente el tema del 'asesinato'.

      Saludos.

      Eliminar
  3. Un toro con fijeza y un alto punto de codicia,empujó en el caballo,se dolió en el primer par de banderillas e hizo un amago de rajarse.El Juli no le alargó los muletazos para que se rebose siguiendo los vuelos de la muleta y no se confió nunca; lo de "matar" así es impropio de una denominada figura y lo descabelló desconfiado.El toro murió sin abrir la boca. Basta la casta con un buen punto de bravura para que este "figuran"pasara apuros.Lo del indulto al de la Bernarda es una aberración.
    Saludos
    POCHO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya leí su comentario a la otra corrida titulado 'Figuras no aptas para modoñedos'. Muchas veces salen toros que hacen que algunos aficionados añoren la muñeca o el poder lidiador de tal o cual figura. El problema es que están tan acomodadas que, cuando tienen que sacar esa muñeca o ese poder, no lo encuentran por ningún lado. Por eso no quieren salirse del sota, caballo y rey.

      Saludos a la bendita tierra peruana.

      Eliminar
    2. Saludos también para usted y para el gran Boris.

      Pocho

      Eliminar
  4. Muy interesante su análisis de esta faena que era sin duda el plato fuerte de la temporada y una verdadera prueba para una supuesta figura que hace muchísimos años no se enfrentaba a un toro que le exigiera. Aunque con matices, anote algo similar en la crónica del corrida que le comparto. https://www.torosenelmundo.com/2018/02/18/en-bogota-luces-y-sombras-de-juli-resulto-herido-en-tarde-importante-de-luis-bolivar/

    Un saludo
    Mauricio Sepúlveda Castro

    ResponderEliminar
  5. Efectivamente, lo acabo de leer y estamos básicamente de acuerdo. La principal discrepancia reside en que usted opina que el toro se rajó porque se sentía podido y yo no termino de ver claro que el toro realmente se fuera a tablas por eso.

    Destaco esta frase de su comentario:

    "El Juli, que muy poco torea toros exigentes, cambió al toro con un solo puyazo y se creyó que todo iba a ser fácil, ¿estos son los Mondoñedos de los que tanto hablan?, pensaría. Pues en la primera tanda el toro le sorprendió y se impuso, no le pudo templar en ningún muletazo y empezó a resoplar como diciendo ehh aquí hay un toro encastado, ¿cómo se comerá esto?"

    Saludos para usted y para toda la afición colombiana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por cierto, me he vuelto loco buscando el nombre de este toro y no lo he encontrado. Como creo que usted estuvo presente, igual tiene el dato. Gracias.

      Eliminar
    2. El toro se llamó "Gitanito". Un saludo

      Mauricio Sepúlveda Castro

      Eliminar
    3. Perfecto, muchas gracias, ya lo he añadido a la entrada.

      Saludos.

      Eliminar
  6. Seguro que El Juli va buscar de prisa sus Garcigrande mucho mas cómodos para el !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre que no le salga un garcigrande de los malos porque son mucho peores que éste de Mondoñedo.

      Saludos.

      Eliminar
  7. Buenas tardes Rafa. Yo también creo que no puede al toro, y al final este se larga por manso. No obstante, creo que has ido de los mas interesante que le he visto ar juli, en años.
    Un saludo.
    kaparra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estamos de acuerdo. Plantea la faena típica que trae del hotel y conforme pasan los minutos ve que el toro no traga y no sabe qué hacer.

      A partir de ahora queda en entredicho la poderosa muñeca del maestro.

      En Olivenza no podrá estar y seguro que Victorino le había guardado un toro para sacarse la espina.

      Saludos.

      Eliminar