Follow by Email

domingo, 18 de febrero de 2018

VICTORINO: NÚMEROS ROJOS EN VISTALEGRE

El primer número rojo es el 17. Diecisiete veces fueron por el suelo los toros. Ninguno se salva: 4, 2, 2, 2, 5 y 2 son las veces que doblaron las manos respectivamente. Un panorama desolador.

El segundo número es el 8. Ocho puyazos recibieron en total y se levantó el palo en todos excepto en uno. Además, tengan en cuenta que en Vistalegre no se pica a contraquerencia sino como en los pueblos. Y lo peor de todo es que, con esas ocho varas para seis ejemplares, ninguno se vino arriba en la muleta como hacen algunos toros de ganaderías criticadas con saña por los aficionados toristas. Fue desmoralizador.


El primer victorino de 2018, 'Bolsico', 502 kilos. FOTO:  victorinomartin.es

Son números rojos para Victorino porque el rojo es el color que ilumina las alarmas. Son números de ganadería comercial.

¿Qué anotarían Victorino y su hija ante comportamientos que no se pueden valorar en el caballo por tan pocas entradas y que fueron más bien tirando a descastados en la muleta? Únicamente tomaron dos varas los toros de De Justo. Él fue el único que tuvo interés en el primer tercio (lo de Curro Díaz fue de cárcel).



Este 'Jaqueto' de arriba fue el que mejor peleó.  Tardeó lo indecible pero empujó de bravo mientras, salvo error, fue Mario Benítez quien acertó en el único puyazo bueno de toda la tarde. En la segunda vara, De Justo lo puso largo pero el toro no quiso ir. Lo acercó y tampoco. Al final le echaron el caballo encima para que cabeceara a conciencia. Con el comportamiento descrito, no hay forma de valorar un toro y encima sólo con dos entradas. Sepan que pesó 501 kilos.

Con este cuarto que ven aquí abajo, 'Mediopelo', Díaz demostró una vez más que el primer tercio se lo pasa por donde están pensando ustedes.



El toro cogió el caballo por el pecho y lo sacó al platillo con un monosabio agarrando las riendas de manera lamentable. Tras esa vara, todos queríamos ver una segunda. Pues va Díaz y pide el cambio. Cuando el caballo salía, ve el enfado del respetable y bracea a Trinidad porque quería ponerlo en suerte otra vez. El presidente se lo negó, logicamente. Curro, prenda, no tienes vergüenza ni la conoces, nos robaste el espectáculo.

Por lo demás, Victorino ya había avisado en invierno de que el trapío de estos toros sería de plaza de segunda. Sólo el cuarto nos pareció bien cuajado, con su largo cuello y su notable morrillo. Pero nosotros no pedimos elefantes y si el toro saca casta y demuestra poder, nos podemos olvidar hasta del trapio. Pero es que estos victorinos de Vistalegre, ni chicha ni limoná.

La corrida dio una media de 515 kilos y hubo media entrada con un público festivo y orejero. Teniendo en cuenta que fuimos bastantes los que veníamos de fuera, recuerden la pregunta que hacíamos aquí. Sólo les diremos que al último partido del Rayo Vallecano en Madrid fueron 8.196 espectadores y en Vistalegre el sábado no habría más de 6.000.



CURRO DÍAZ. A su primero lo recibió con verónicas muy aceptables pero las remató con una media en que el toro se fue al suelo y acto seguido ¡va y le pega otra más para terminar de romperlo! Nos hierve la sangre al ver eso.


FOTO: Julián López

Trinidad marcó la pauta de la corrida al cambiar el tercio por su cuenta con un puyazo (y levantando el palo). Nos indignamos pero quisimos consolarnos pensando que el toro se vendría arriba acordándose de su hierro. Nada de eso, ninguno lo hizo. Éste fue ese único puyazo, además, trasero y caído:


FOTO: Javier Arroyo

En los primeros seis pases rodó dos veces por los suelos. Díaz se puso a hacer de enfermero citando con la cadera. Casi entera, tendida y trasera tapando la cara del toro con total descaro. Murió en los medios.


FOTO: Julián López

Su segundo fue ése en que nos hurtó el espectáculo. Se dedicó a destorear con la derecha desmayando el brazo, cosa que entusiasmó al público presente.


FOTO: Julián López

Con la izquierda siguió siempre ubicándose fuera de cacho. Remataba cada natural enviando el toro a la Puerta de Toledo. Lo mejor que hizo fueron dos pases de la firma, suerte en la que siempre hemos reconocido su magisterio.

Estocada baja tapando la cara y oreja pedida con clamor por el respetable, muy festivo ¿lo hemos dicho ya? Observen en la oportuna foto de Javier Arroyo cómo tapa siempre la cara del toro exactamente igual que 'El Juli', eso es intolerable:



Y decimos 'intolerable' por respeto a los que apuntan con el estaquillador al morro del toro y hacen las cosas como tiene que ser, sin aliviarse y arriesgando. El toro murió en los medios, lástima que por culpa de Díaz no viéramos en el caballo si era bravo de verdad.

DANIEL LUQUE. Se presentó con una cuadrilla de lujo que estuvo soberbia en banderillas: Caricol, Contreras y Cervantes. Ellos fueron lo mejor de la tarde. Por cierto, Juan Contreras nunca quiere saludar cuando va con su hermano y aquí se desmonteró con rapidez, no sabemos por qué esa diferencia (a ver si esta temporada se lo preguntamos).

El segundo toro fue soso y descastado y encima Luque permitió que le punteara la muleta más de lo reglamentario. Trasera caída con degüello y bella muerte de 'Mercenario',  lo único bueno que hizo. Al caballo sólo acudió una vez y se le levantó el palo rápidamente. Con ese juego que les hemos resumido, se llevó una inconcebible ovación en el arrastre.


FOTO: Julián López
El quinto era ligeramente escurrido y ensillado. Tenía las patitas de cristal y en la muleta fue desaborío. Se quedaba debajo con peligro pero no por su condición de alimaña sino por la de blandengue.


FOTO: Julián López

Se acordarán de que Luque se llevó hace cuatro meses una oreja de pueblo en Las Ventas por pegarse un penoso arrimón (pulsen aquí). Pues lo volvió a intentar pero afortunadamente el toro no colaboró.

Sin saber liar la muleta, pegó dos pinchazos, el segundo hondo, y el toro, que estaba tan harto como nosotros, se echó.

EMILIO DE JUSTO. Apoderado por la empresa, vino con la ilusión de hacerse un hueco en San Isidro.

Su primero fue mansurrón y escarbador aunque eso, después de 'Cobradiezmos', no hay que mirarlo. Grandísima media rodilla en tierra, el mejor lance de toda la tarde y de muchas tardes. El toro se revolvió y De Justo enlazó con una revolera para no quebrantarlo ¡Díaz, aprende!

Dos muy buenos pares de Morenito y De Justo que cambió: vio que no podía obligar al toro como pretendía de inicio y se colocó al hilo para correr la mano con cierto gusto pero sin hondura.


FOTO: Julián López

Eso con la derecha, porque con la izquierda fue al revés: se colocó bien pero le salieron pases sucios, casi mantazos.

Trasera contraria alargando el brazo para darse ventaja y oreja que es barata pero que no nos molesta por sus ganas en el primer tercio y su buena voluntad.


FOTO: Julián López

De 'Jaqueto', que era un toro aleonado, ya hemos hablado. No hemos dicho que los dos picadores de De Justo picaron con un caballazo blanco monstruoso que casi ni obedecía, era como mover un portaaviones. Es éste que ven en la foto ¡pobre toro!


FOTO: Javier Arroyo

El victorino renqueaba de salida y demostró muy poca casta ya que fue a menos de manera escandalosa. El diestro volvio a poner voluntad, siempre a media altura, y nos pareció que se encuentra muchísimo más a gusto ayudándose con el estoque que al natural.

Estocada caída otra vez alargando el brazo y bonita muerte del toro, que anduvo moribundo unos veinticinco metros con el cortejo fúnebre detrás. Así no asistimos a la infamante rueda de peones, que siempre se salda sin multas.


FOTO: Julián López

La web de Victorino debe de ser la más antigua que existe en cuanto a ganaderías. Hasta ahora, en la presentación salía la imagen del padre con una frase suya histórica. Miren que dijo miles de cosas en su vida, pues la que escogieron como buque insignia de su filosofía fue:

"Si se cae el toro, se cae la fiesta"

Allí ha lucido durante lustros pero la han cambiado:



Menos mal que en la página de Facebook aún sigue, observen a la derecha, abajo:



Pues si desde el cielo tomó nota de las diecisiete veces que se cayeron sus toros, tuvo que sentirse igual de mal que quien esto firma.

Como hacemos siempre, no hemos leído nada de lo que se ha escrito sobre la corrida, solamente hemos buscado algunas fotos para ilustrar la entrada. No sabemos qué dirán por ahí pero para nosotros fue un homenaje triste. 

No obstante, la temporada acaba de comenzar. Esperemos que todo quede en un accidente. Pero, la verdad, a nosotros se nos han quitado las ganas de bajar a ver los victorinos de Castellón.

Saludos cordiales desde Tarragona.  Rafa.

23 comentarios:

  1. Preocupante el descastamiento y la falta de fuerzas de los toros lidiados.....tiempo al tiempo.
    Lo de Curro Diaz, de cárcel?? No,no...suspensión inmediata 6 meses por lo menos!!! Ha este señor el tema de la liturgia, responsabilidad, profesionalidad......que pasa, que se le ha olvidado?
    En su primero por si fuera poco a parte del picotazo, va, y el presidente lo cambia por su cuenta.....(no fue culpa de Diaz), lo demás pinturero.......En su segundo viene lo "gordo" como bien dices Rafa......después de dos toros, viendo lo que el publico y aficionados demandan en el primer tercio....se le ocurre cambiar, y tras el enfado del publico y lo mas importante, el cambio de tercio, se arranca el Sñr. Diaz, se arrepiente y pide una segunda entrada, yo no sabia que tipo de espectaculo estaba viendo, en una "charlotada" hay mas orden!! ya con la muleta se dedica a componer y la verdad que hace dos trincherazos muy buenos!! pero con la izquierda de decida a torear con el pico y a pasarse el torete por el "Calderón"......venga hombre, perfectamente se podría haber ceñido mucho mas, seguro!!Cuando empezo la peticion de oreja, crei que le ragalaban las 2, yo solo por lo que hizo no se merecía nada! suspenso para el resto de la temporada, o se esta desde el principio, o no se esta!!! Sobre Daniel Luque un torero que sigue sin decirme nada, por decir algo bueno, como torea con el capote......Emilio de Justo lo descubrí en Orthez en 2016......y se ve claramente que la temporada se ha basado prácticamente en Francia, por su interés en el primer tercio durante toda la tarde. Decir que me impresiono lo metido que estaba el publico con el desde el primer momento, hasta demasiado para mi......en la primera tanda al tercero de la tarde, le regalo tres tandas el toro de libro, pero no anduvo confiado y mostrando firmeza y decisión, luego la cosa algo cambio a mejor, pero creo que el inicio lo tenia que haber aprovechado mas. El sexto buscaba por abajo fue difícil el comienzo, pero De Justo no tiro la toalla en toda la tarde y mostró disposición , con ganas de volver haberlo, ni duda. Un Saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menos mal que no fui yo sólo quien vio lo que vio. El problema es que el ganadero lo ha visto diferente que usted y yo. Acabo de visitar su web y dice esto:

      "Hemos presentado una corrida encastada, empleándose en los caballos, exigente y variada. Destacando el 3º y el 4º con dos faenas vibrantes de Emilio de Justo y Curro Díaz.Daniel Luque es el que menos suerte ha tenido, tocándole el garbanzo negro de la corrida, que ha sido el 5º".

      ¿Encastada? ¿Empeleándose en ocho varas donde levantaron el palo en siete? Si no llegamos a estar presentes ¿qué ibamos a pensar leyendo esto?

      Coincidimos también en que De Justo no aprovechó las embestidas de su primero en las primeras tandas. Es verdad pero yo creo que fue porque quiso colocarse bien y le salieron fatal. Cuando se puso al hilo, la cosa fue mejor, nunca sabremos si por la confianza del torero al arriesgar menos o porque le costó acoplarse y verlo claro.

      Curro Díaz estuvo lamentable en el primer tercio y ventajista y destoreador con la muleta. Coincido también con usted en la predisposición del público respecto a De Justo, lo tenía apuntado en mis notas pero al final se me pasó escribirlo en la crónica.

      Saludos.

      Eliminar
  2. hoyhe estado en vistalegre y ha salido una novillada para empezar muy bien presentada y de comporta miento excelente.ayer una corrida de victorino repito para empezar mal ppresentada en cuanto a remate y peso y desde luego menos para un homenaje a su creador,que siempre dijo que los toros debian ir dos veces al caballo para que en la segunda entrada supieran donde iban pues salvo de justo los otros dos ni se lo plantearon. curro diaz mal aprovechando el viaje en las trincherillas y siempre toreando para afuera mal con la espada en cuanto a ejecucion y colocacion de la misma, duque quiso y no tuvo ni enemigo ni colaboradores y de justo quiso yle medio salio en su primero y vulgar en el sexto. nos conocimos el año pasado en vic fecensac te leo siempre y estoy de acuerdo contigo en casi casi todo,soy de segovia te acordaras que fui quien te descubri alli si vas este año nos veremos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hombre! Me alegro de verlo por aquí. Recuerdo perfectamente que usted y sus dos amigos se pensaban que yo era francés porque me destoqué y me puse de pie con el himno gascón. Pero a la muerte del primer toro no pude por menos que girarme a saludarles porque estaba escuchando sus comentarios y ustedes veían lo mismo que yo.

      No pude quedarme a la novillada por motivos laborales pero doy plena credibilidad a lo que usted me cuenta.

      Me alegro mucho de no ser el único que vio los despropósitos que he comentado en la crónica, sobre todo que Curro Díaz se echaba el toro afuera con absoluto descaro mientras le ovacionaban de forma sorprendente.

      ¿Ha visto lo que dice Victorino de los toros y que copio en mi comentario anterior? Si el ganadero se engaña de esta manera ¿qué va a ser de nosotros?

      Espero verle en Vic, me alegro de que el blog le guste y ya sabe que está a su disposición para lo que desee comentar.

      Saludos para usted y para los otros dos segovianos.

      Eliminar
  3. No es nuevo que Victorino es una ganadería comercial y que en plazas de segunda, salvo las de marcado acento torista, echa toros sin presencia y moribundos que no aguantan el tercio de varas, quitando alguna excepción, igual que el resto de ganaderías comerciales.

    Lo que no me explico es qué hacía usted allí porque según veo le pasa lo que a mí y es muy selectivo.

    Saludos, Pedro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fíjese si soy selectivo que he reconocido públicamente por aquí que sería incapaz de tragarme todo el serial isidril. No hay nada más que decir.

      Aquí acudí por varias razones:

      - Por la ilusión de ver si en forma de salto atrás, o por equivocación del ganadero, salía un victorino con emoción.
      - Porque me apetecía ver a De Justo
      - Porque quería ver la exposición de Auschwitz y así maté dos pájaros de un tiro

      Respecto a las corridas 'moribundas' que dice usted de Victorino, yo no recuerdo ninguna en que de seis toros se cayeran los seis y todos más de una vez como he reseñado. Jamás. A ver si algún lector se acuerda de alguna en que se diese esa circunstancia y encima que acudiese sólo ocho veces al caballo.

      Saludos.

      Eliminar
    2. Buenas tardes Rafa. La de el 2017 en Logroño. Se cayeron todos , y más de una vez. Haber si cede el testigo a la hija de una vez.
      Un saludo.
      kaparra

      Eliminar
    3. Pero fueron doce veces al caballo según he encontrado aquí. La diferencia es bastante grande respecto a las ocho entradas de Vistalegre -y todas menos una levantando el palo, insisto-. Que tardeasen ya es habitual en el encaste desde hace años:

      https://torostarifa.blogspot.com.es/2017/09/corrida-de-victorino-matin-en-la-feria.html

      Saludos.

      Eliminar
  4. Victorino es actualmente un puro fraude de ganadería. Solo le queda la publicidad, el par de toros sueltos que echa de vez en cuando (empiezo a pensar que por error, de hecho casi que se disculpa por ello) y la leyenda, de la que va a vivir un tiempo pero que poco a poco irá perdiendo intensidad. Espero que García no se crea que engaña a nadie, porque no lo hace o solo con unos pocos inocentes. Yo creo que García quiere hacer de su ganadería algo similar a lo que era la de Joaquín Buendía antiguamente: toretes encastaditos pero muy nobles y blandos, no tontos del todo pero casi, para que se la pueda torear mucha gente y si son figuras, mejor. Pero nos podemos olvidar de lo que era antes. Como dijo un taurino en una tertulia de Bilbao en el 2016: «olvídense de las alimañas de Victorino, porque allí ya solo se selecciona en base a la nobleza (y lo mismo para Adolfo)». Tampoco hay problema, en realidad el sitio que deje Victorino lo ocupará otro, así como él en su día ocupó (que no «creó») ese espacio. Mientras siga habiendo demanda de ese tipo de toro, claro (que la sigue habiendo, aunque seamos pocos).
    De hecho, es una deshonra para los victorinos antiguos compartir nombre con los actuales. Ni estos se merecen tal apodo ni aquellos la vergüenza de verse metidos en el mismo saco que estos. En serio, no se lo merecen. De hecho, a los toros actuales de esa vacada lo que le pegaría sería llamarse con el segundo apellido de su actual dueño. Toros de la ganadería de García. Los «garcías». Así es como merecen llamarse. Que me disculpen aquellos que se apellidan así (excepto el susodicho ganadero) pero es el nombre que merecen porque son una absoluta mediocridad. Ya sabe usted aquello de, «el que nombre no tenía, García se ponía». Pues eso.
    Pero es que hay más: si el García, en una corrida homenaje a su padre (con el cuerpo de este todavía casi caliente) es capaz de llevar ese sexteto de reses, que no será capaz de hacer en días de menor compromiso. No lo quiero ni pensar. Y este es el ganadero honesto. Me ha hecho pensar en el homenaje a Víctor Barrio del año pasado: si incluso en el homenaje a un torero muerto (recientemente) la figura (dicen) más importante de nuestra época (en cuanto a capacidad, además) solo fue capaz de aceptar una corrida mal presentada y con los pitones reventados, qué no harán el resto de días. Y qué no harán ganaderos como estos (y aquí incluyo a Adolfo) en días de menor compromiso. Si incluso en esos días se mean en la fiesta, qué no harán los días ordinarios…
    Pero es que luego se quejan de que la gente no va a los toros, como hizo García el año pasado en Ciudad Real después de echar una corrida vergonzosa por demasiado noble y empalagosa. ¡Venga ya García!

    Nicky Santoro.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No va desencaminado con eso que dice de Buendía. Efectivamente, los tiros pueden ir por ahí y los que vimos las corridas de Buendía de los ochenta la verdad es que eran de siesta total. Como dice usted muy bien, toretes muy blandos y nobles y lo de encastaditos...según y cómo.

      Usted, otros lectores que han comentado y yo estamos en otra onda. Fíjese en que Victorino está satisfecho de la corrida, lo he puesto más arriba. Y en los portales comerciales se leen cosas como éstas:

      - "Los naturales brotaron de su mano izquierda como brillantes engarzados en oro de muchos quilates".

      - "Fluyó en ese momento una comunión extraordinaria entre toro y torero basada en la humillación de uno y en la naturalidad del otro. Para el recuerdo algunas trincherillas, un ramillete cumbre de naturales y como siempre su sello personal.

      Entrevistan a los hermanos Miura y van en la misma línea posmoderna que Victorino:

      “El toro actual debe durar más y lo estamos consiguiendo. El objetivo es que nuestras corridas cojan el camino que tome la Fiesta. Aquí no puedes ir a contracorriente”

      Usted y yo vamos contracorriente, no tenemos remedio.

      Saludos.

      Eliminar
    2. No estáis solos.
      Lo de Vista Alegre fue soporífero.
      Y, de verdad, ¿hay alguien, ya ni entre la afición, sino entre el público, que demande faenas largas?
      ¡Yo creo que no!
      Puedo entender (que no compartir) que el público apruebe el monopuyazo, el triunfalismo y sus correspondientes orejas regaladas y eternas vueltas al ruedo, pero no creo que nadie pida que las faenas duren más, cuando el toro no puede con su alma.
      Creo que es más un pique entre ganaderos por lograr el toro que proporcione más embestidas, por muy aborregadas y carentes de transmisión que sean, y que permitan al matador lucirse y "componer" la figura, algo en lo que Díaz es experto, pero torear... na' de na'.
      Un saludo desde Lleida,
      Pablo

      Eliminar
    3. Pues yo creo que sí. El público, no el aficionado, demanda faenas largas y a duras penas está pendiente de lo que sucede en el ruedo hasta que no ve aparecer la muleta.

      El problema es que luego se jalean cosas que no deberían aplaudirse.

      Saludos.

      Eliminar
  5. Pues yo, sinceramente, no vi la tarde tan desastrosa como vosotros. La vi por la tv y dedicándole atención, pero vaya... no me pareció la corrida del siglo, pero tampoco el fracaso estrepitoso que leo por aquí. A ver, ¿mal presentada? Pues sí. ¿Blandita? Pues también. ¿Pero qué le vamos a pedir a un toro en el mes de febrero? Todas estas corridas tan tempraneras (incluso fallas) son tirando a blandas. El toro no está hecho. La tarde fue entretenida y los toros no fueron "facilones" (salvo el cuarto y el quinto por blando, pero los demás tuvieron su lidia y su interés).

    De Emilio De Justo decir que me decepcionó. Con la derecha nunca se cruzó y perdía pasos en la pala y hacia atrás. Con la izquierda tampoco se le vio nada. Lo mejor su disposición, pero vaya...Guerrita no es. El toreo de Curro Díaz es tan bonito como mentiroso, con el fácil cuarto destoreó a conciencia. Y Luque, pues... "ni fu ni fa".

    Yo sí que creo que bajaré a Castellón ni que sea por tradición y para defender que siga habiendo una corrida de Victorino en la Magdalena. Pero no esperen la corrida del siglo ni el toro de la carretera en la plaza de la Plana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De lo que dices de los toreros, nada que comentar porque estamos básicamente de acuerdo aunque a mí todavía me dura la indignación contra Díaz.

      De los toros... Para mí una corrida buena tiene que ser encastada y/o tener poder. La de Victorino no tuvo poder y tendió a lo descastado para mi gusto. Ya has visto que en el trapío no entro demasiado y que incluso digo que siempre lo perdonaré a cambio de las otras dos cosas o, por lo menos, de una de ellas al menos.

      Si la corrida es encastada pero sin poder, aún. Y si no es encastada pero tiene poder, también. Si flaquea en las dos cosas pero no se cae, pues una más y a otra cosa. Pero es que la de Victorino flaqueó en ambas características y encima fue 'blandita' como tú dices. Todos rodaron por tierra, seis de seis.

      Eso en esta ganadería es imperdonable, por eso mi decepción fue tan grande como he intentado expresar en la entrada.

      Saludos.

      Eliminar
  6. Decepcionante eso fue la tarde, tanto por los toros como por los toreros, el que mejor estuvo fue de Justo sin duda pero le faltó entregarse más en la muleta le falto decisión, en el primer tercio da gusto ver el interés que tiene se nota que esta curtido en Francia pero sus dos rivales no pudieron tardear más en el segundo encuentro, madre… no quiero pensar si los otros dos toreros hubiesen tenido el mismo interés en el primer tercio igual hasta nos habría parecido peor incluso la corrida, no hubiesen tenido fuerzas ni para escarbar y en lugar de 8 no se la de veces que se hubiesen caído, que pena.
    Un aficionado con el que mantuve una conversación en una puerta de acceso “abrumado” por la faena que estaba haciendo Díaz a su segundo, me dijo que prefería ver una faena así que a que dure menos por haber ido el toro dos veces al caballo; cuando estaba toreando despegado y sin obligarle porque si no el torito está más en el suelo que dé pie.
    Pues pienso que el primer tercio es la prueba del algodón de la bravura y bien ejecutada la suerte el toro bravo va a más y más vale 4 series buenas en las que el toro trasmita que 8 series en las que se pasee o se quede corto por falta de fuerzas para que encima presenciemos un insulso ballet si emoción ni trasmisión ninguna, con esas concepciones del toreo o mejor dicho del toro queda poco para que esto se acabe ya se ve que rumbo a tomado la ganadería, en fin preocupante la Victorino Factory.
    Un saludo Rafa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estamos de acuerdo pero una precisión: dice usted que si los toros llegan a acudir más al caballo 'en lugar de 8 no sé la de veces que se hubiesen caído'. No, no se cayeron ocho veces sino diecisiete.

      Yo sólo empiezo a contar las veces que se caen los toros cuando me temo lo peor. Cuando el primer toro dobló las manos por tercera vez, empecé a apuntar. Si llega a ser sólo el primero, no empiezo la crónica hablando de ello. Pero mi intuición no falló y rodaron todos.

      Lo que comenta usted del aficionado que prefiere una faena como la de Díaz a que el toro te lo enseñen en el caballo es lo que marca la diferencia entre el aficionado torista y el torerista. Ni más ni menos.

      Lo de tardear es muy preocupante porque los toros de Victorino hace tiempo que no están por la labor de ir a comerse el caballo sino que se lo miran y se lo piensan mucho más de la cuenta.

      Y ya veremos lo que dura De Justo haciendo las cosas bien en el primer tercio. En cuanto vea que a la mayoría del público le da igual o que algún 'compañero' le aconseja que deje de molestar haciéndose notar, cambiará de táctica. Al tiempo.

      Saludos y me alegro de verle por aquí.

      Eliminar
  7. Hola Rafa,
    gracias por la entrada.
    Vaya contraste al compararla con lo escrito por la ''supuestamente entendida prensa escrita''. Es que ya sabemos por dónde van....

    Esperemos coordinar una tertulia en Vic junto a los lectores de el blog que se animen a ir. Sería fenomenal conocerlos.

    Saludos desde Albion,

    R-Aqp

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La prensa escrita entró gratis a la corrida y les pagaron luego por su crónica. A nosotros el comentario nos ha costado dinero.

      Y ellos quizás mañana tengan que ir a entrevistar a Curro Díaz o a Victorino. Nosotros no tenemos que ir a entrevistar a nadie porque no vivimos de esto.

      Saludos a la pérfida Albión.

      Eliminar
  8. Blandos, demasiado nobles, enclasados... Desgraciadamente, a los victorinos ya solo les falta abrir la boca, como una de esas ganaderías cualquiera. Y si no, al tiempo.

    Critilo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ha leído más arriba que Victorino habla de que fue una corrida 'encastada y exigente'. Nada que ver con lo que vimos usted y yo.

      Saludos.

      Eliminar
    2. Esperemos que no piense que por mucho que se engañe a sí mismo nos engaña a nosotros. Sé que en su caso y en el mío eso no ocurre. Su respaldo estuvo siempre en la afición. El asunto es que quizá ya no quiera jugar esa baza sino otras. Él sabrá.

      Un saludo
      Critilo

      Eliminar
  9. Pues la de Castellon,eso es de verguenza,esperando varios años para volverlo a ver y que lleve 6 burras, iva a decir carneros pero los carneros tienen mas bravura que los Victorinos, la presencia del segundo toro y primero de Castella, mi pastor aleman un poco mas grande, lo peor de todo lo que llevaban dentro y la poca fuerza. Si hablamos de toreros para resumir dire que no hubo esa tarde. Victorino con esos homenaje a su Padre va a llenar de figuras y placas sus vitrinas y dinero, que es lo unico que quiere, que no diga que quiere al aficionado,por que en Castellon no lo demostró, ahora ya lo puedo decir que se ha vendido al sistema y lo unico bueno que puedo decir de esa tarde es que la plaza estaba llena y con el agua que caia la gente se quedo en su asiento esperando ver aunque fuera uno, un Victorino que no vimos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Confirma usted lo que me comentó un amigo de confianza que asistió a esa corrida: fatal. Y es verdad lo que dice: ya hace mucho tiempo que los aficionados vamos esperando que salga un solo victorino que nos arregle sus corridas. El año pasado salieron tres: 'Platino', 'Pastelero' y 'Bocacho'. Son pocos en una ganadería que lidió, salvo error, 91 toros en 2017.

      No obstante, copio lo que dice Victorino sobre la corrida:

      "Hemos presentado una corrida variada destacando el tercero de la tarde y los naturales de Varea con ese Toro y no nos ha gustado el cuarto por su falta de fuerza, en general han estado muy castigados en varas y sin posibilidades de lucimiento por las condiciones".

      Saludos.

      Eliminar