Follow by Email

lunes, 21 de octubre de 2013

Banderillas en el campo


Francisco de Goya : Banderillas en el campo  (1793)

Óleo sobre hojalata


Colección Masaveu, Oviedo


"Este cuadro fue pintado durante la estancia de Goya en Cádiz y en enero de 1794 entregado a la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid.

Antes de encontrarse en su ubicación actual pasó por diferentes colecciones: Ángela Suplice Chopinot en Madrid; Juan Agustín Ceán Bermúdez en Madrid y colección marqués de la Torrecilla en Madrid.

La escena transcurre en un tentadero delimitado por un muro desde el que un grupo de majos ataviados con capa y sombrero observa la suerte de banderillas que está teniendo lugar en el centro de la composición. Allí cuatro toreros vestidos con trajes de luces ilustran con sus posturas las cuatro fases consecutivas de la suerte de banderillas.

El aragonés ha captado con mayor detalle a los toreros en primer término mientras que las figuras que observan la escena están menos definidas. Ha empleado tonalidades terrosas en las que emerge con fuerza el rojo encendido de la capa de uno de los personajes del fondo. En el cielo azul ha pintado nubes para las que ha empleado una gama cromática que va del blanco al gris. En el fondo del cuadro se advierte la presencia de un edificio blanco que podría ser un cortijo andaluz, uno de los muchos que Goya tuvo ocasión de ver durante su permanencia en tierras andaluzas."


" Cuando Goya presentó su serie de escenas taurinas a la Academia de San Fernando fueron recibidas con sumo cariño por sus compañeros. En ella trataba de mostrar diferentes suertes del mundo del toreo ya sea en el campo o en la plaza. En esta bella imagen encontramos a cuatro hombres que nos exhiben los diferentes tiempos de la suerte de banderillas, desde el que cita al toro hasta el momento de hincarlas en el bicho. Al fondo encontramos las tablas del tentadero donde contemplamos majos y embozados que siguen la faena. Una especie de cortijo entre árboles cierra la composición. Las luces del atardecer presiden el espectáculo, creando un atractivo ambiente. Al tratarse de escenas realizadas para el mismo pintor, no existe excesivo esmero a la hora de detallar los trajes de los toreros, interesándose más por la narración y el efecto ambiental."

Tauro

No hay comentarios:

Publicar un comentario