Follow by Email

domingo, 27 de abril de 2014

ZARAGOZA, CORRIDA-CONCURSO:
"UNA BROMITA"
 
Ese es el título de uno de los mejores cuentos de Chéjov, 'Una bromita'. Y precisamente eso es lo que nos vino a la cabeza cuando por megafonía se anunció que el premio al toro más bravo de la corrida era para el de Cuadri.
 
De Cuadri ya hemos hablado en este blog (pulsar aquí) y como sabemos que es un ganadero sabio y honrado a carta cabal, seguro que no se dejará engañar por esta broma que nos ha gastado el jurado de la corrida-concurso de Zaragoza del sábado, 26 de abril.
 
Artillero, nacido en enero de 2009, 630 kilos, número 26.

Vayamos por partes:
1º. ZALDUENDO: quedó fuera del concurso por recibir sólo dos varas. Tenía trapío y culata, como se ve en la foto.
Ferrera tuvo que hacer de enfermero ante su poca fuerza, tras banderillear a toro pasado entre el aplauso del personal. Mató de rinconera con degüello y el de Zalduendo nos ofreció la muerte más bella de la tarde.
 
2º. CUADRI. El toro del premio. Fue cuatro veces al caballo y salió suelto las tres primeras -la última fue un picotazo-. Las dos últimas en que fue de largo hay que agradecérselo más a Sandoval que al toro. ¿Dónde estaban los miembros del jurado mientras el toro se salía suelto una y otra vez de forma escandalosa?


Sánchez y Adalid nos depararon un memorable tercio de banderillas y luego Castaño se alivió de manera demasiado evidente. El toro no era ni de los boyantes de Cuadri ni de los marmolillos aunque rebañaba al final del pase. Castaño estuvo desconfiado. El toro seguía con la cabeza por las nubes al final de la faena y lo pinchó dos veces hasta que lo cazó de trasera y dos descabellos.


3º. ALCURRUCÉN. El más feo de la tarde, por escurrido y bizco.

Acudió al caballo con gran alegría entre ovaciones pero la bravura se mide en el peto y ahí, como el de Cuadri, nada de nada, incluso se repuchó en la segunda entrada. Luego se dolió en banderillas y, tras tantas carreras, Paulita cometió el error de empezar la faena con una serie seguida de no menos de diez muletazos. Tras semejante principio, el toro se paró en seco y dijo 'hasta aquí hemos llegado'.
Paulita estuvo fino con el capote, el único de los tres. Pinchazo hondo y descabello.


4º. ADOLFO MARTÍN. Bien presentado pero ya en los lances de recibo se vio que de fuerza escasa. Empujó con fijeza en el caballo pero se diluyó como un azucarillo.


El toro apuró a Ferrera en un par al quiebro en tablas pero en la muleta no planteó los problemas que se podían prever por su combinación de sangre albaserrada y poca fuerza. Media y descabello.

5º. FUENTE YMBRO. El premio de la corrida debió quedar desierto pero el de Gallardo metió los riñones como ninguno y llegó incluso a romanear.


Es el único que merece que pongamos fotos de su pelea en varas a pesar de que escarbó a gusto y salió suelto de la segunda entrada. En la tercera derribó más por demérito del caballo que por mérito suyo. El picador es Fernando Sánchez.

 

En la muleta tenía gas y un pitón izquierdo de ensueño pero Castaño venía con la faena del hotel y se echó la muleta a la diestra como es soporíferamente habitual. Hizo una cosa rara: enlazar un derechazo sin el estoque con cambio de mano y natural; así hasta cuatro veces.
Mató de estocada tendida y dio una vuelta. El toro murió en toriles.


6º. ANA ROMERO. Muy blando, fue devuelto ¡con dos pares de banderillas puestos!

SOBRERO: ALCURRUCÉN. Sorprendentemente, el reglamento de la corrida decía que también entraba en el concurso. Dio igual porque sólo recibió dos picotazos saliendo suelto.


Paulita recetó la mejor estocada de la tarde. Es un torero que merece mejor suerte por sus ganas de hacer las cosas bien.


En resumen: corrida concurso cuyo premió debió quedar desierto, toros bien presentados excepto el primero de Alcurrucén y buena disposición de los tres toreros poniendo largos a los toros ¿por qué no hacen lo mismo cada tarde?

Saludos desde Tarragona. Rafa.

Castaño con el toro de Cuadri injustamente premiado






 







4 comentarios:

  1. La bromita fue la que nos gasto Castaño echando a perder dos toros de bandera.
    Si esos dos toros los coje Ferrera ganan los dos el premio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el de Cuadri, Castaño ya comento que se alivió de forma exagerada y escuchó justos pitos durante la faena -en la última foto se ve cómo se echa el toro para afuera, un ejemplo de lo que decimos-. En el de Fuente Ymbro también comento que era para haberse echado la muleta a la izquierda de inicio y haberle dado tres tandas de naturales hondos suficientes para haber cortado oreja antes de que el toro se le fuese a toriles. Se echó la muleta a la derecha, pegó varios mantazos y el toro, aburrido, se fue a tablas y luego a toriles. Es la vez que he visto a Castaño peor, como desganado, y en un torero la desgana es pecado mortal.

      Eliminar
  2. Excepto de novillero que era casi temerario y toreaba si mover los pies delante de la cara del toro. Como torero, lo único que ha salvado a Castaño, son sus ganas de torear y no esquivar ningún encaste. Lo que le hace que le anuncien en los carteles, es el peazo de cuadrilla que lleva, que tiene la suerte que no le interesa a ninguna figura porque le quita protagonista. Sino Castaño, volvería al ostracismo del que salió.

    ResponderEliminar
  3. En el de Cuadri, Sandoval se ganó el jornal insistiendo para que acabase arrancándose. Respecto a picar, tan sólo en el primer envite tuvo que esforzarse, en las otras tres entradas el toro no demostró ni poder ni bravura.
    Pero es que luego, a ese mismo toro de Cuadri, tanto Adalid como Sánchez pusieron unos pares de banderillas gloriosos. Desmontaron en un instante la leyenda de que a los toros de Cuadri no hay quien los banderillee.
    Profesionales del toreo en activo y retirados ven mal que una cuadrilla se lleve esas ovaciones (en mi caso, debo reconocer que cuando hice el desplazamiento desde tarragona pensaba 'por lo menos veré a la cuadrilla de Castaño')

    ResponderEliminar