Follow by Email

viernes, 23 de mayo de 2014

Morantismo de chichinabo


Posando para su estatua en el Museo de Cera
Este tío es un crack.  Lleva años paseándose por el mundo del toro pegando un petardo tras otro, sobre todo en las plazas de mayor responsabilidad, pero dejando, muy de vez en cuando, destellos de arte, bonitos lances de capote abelmontados, algun muletazo con sabor añejo, hasta unos notables pares de banderillas (cuando se le cruzan los cables) y tan solo una gran faena completa, rubricada con una buena estocada, en coso de primera, en esa ya lejana tarde en Bilbao, con el toro Cacareo. 

Ninguna Puerta Grande en Madrid, con la de veces que ha toreado en Las Ventas, hasta encerrándose él solo con seis toros, y siempre con ganado cuidadosamente elegido por sus veedores entre lo más granado de las ganaderías bodegueras del medio-toro "artista",  ese género que los cavernícolas solemos tildar de borrego tonto, y que a la postre es también el causante de tantos fracasos nada más que plantee algun pequeño problema y se salga de la deseada idiotez tontuna.

Lo suyo, lo previsible, lo del 99% de las tardes, es la pose, la desgana, la mala lidia de la cuadrilla, una que otra pica asesina y trasera si el toro tiene algo de poder, la desidia y la espantá, bajo la sombra autoatribuída de Curro y Paula, pero sus incondicionales mantienen que Morante tiene arte hasta cuando está mal.


El miedo no tiene arte


Lo más notable, y digno de estudio, es eso, que haya pequeñas multitudes (valga el oxímoron) de partidarios incondicionales de este esperpento, cuando lo normal y sensato sería esperar a ver qué hace, valorarlo en su justa medida cuando está bien, y cuando no, correrlo a gorrazos (la mayoría de las veces), lo que por cierto suele pasar en tardes como la de ayer en Madrid, en que el respetable, tras haberle jaleado histéricamente los primeros capotazos, ha acabado despidiéndole con una bronca similar a las tres que cosechó en el coso venteño en la pasada Feria.

Es que el morantista no tiene memoria, más bien la tiene muy selectiva, y no le importa cuántas veces le han tomado descaradamente el pelo. Siempre acude a la llamada, y viene predispuesto a asistir al muy improbable triunfo de su torero, siempre le defiende a capa y espada, y como mucho, le echa la culpa a los toros, esos que han sido cuidadosamente elegidos por los veedores del diestro entre lo mas granado de las ganaderías bodegueras del medio-toro "artista" etc. etc. etc....

Allá ellos... Si les gusta así, con su pan se lo coman. Ser morantista es una manera como otra de presumir de aficionado, tan respetable como cualquiera. Ya en una ocasión he comentado que me consta, de buena tinta, que el mismo José Antonio se mofa, en la intimidad, de los mas plastas e idólatras de sus seguidores, pero su marketing los cuida con esmero. En fin, ellos y los demás paganos son los que le permiten de vivir con desahogo, forrarse de dinero y dársela de artista sin dar pie con bola la mayoría de las tardes. Ojo, artista, y no industrial fabricante de sopa juliana en bote, como otro que igual se ha forrado, pero vendiendo un producto comercial barato para las masas de consumidores del pegapasismo a destajo. 

Añadimos que unos sesudos economistas han calculado que la llegada de Morante a Madrid, que acabó como todos sabemos, ha generado un movimiento de  2 millones de Euros (pulsar aqui).
No solo por la reventa, que ha hecho su Agosto endilgando a los incautos entradas de tendido alto a 500 Euros cada una, sino también por los gastos indirectos generados por la llegada masiva de las huestes morantistas.  Solo queda la duda de si esto se debe más al llamado "efecto Veblen", o al "efecto snob"(ver en el mismo artículo). En todo caso, que el Gobierno tome nota, si quiere que la economía se recupere.

Ahora, el artista (recuperador de la economía de España en general, y de Madrid en particular) hasta va a tener su estatua en el Museo de Cera de Madrid (pulsar para ver y creer).

Para el Museo del Prado o el Reina Sofía, damos tiempo al tiempo, están por caer.

En el Museo de Cera, sus devotos podrán recrearse al mirar su simulacro, que, aseguran los responsables de tamaña institución cultural, va a ser "en una postura relajada" (ya que eso del esfuerzo no le pegaría mucho, digo yo) y "muy torera".

El ridículo no tiene miedo


Mientras tanto, el único que ha salido con dignidad de la nefasta tarde de ayer en Las Ventas, ha sido Talavante.





"Ya había avisado que se acabó eso de retorcerse y de hacer trampas delante de la cara del toro, que no iba con él, que se acabó. Y a fe que parece que aquellas declaraciones iban apoyadas por la voluntad del extremeño. No es que haya hecho la gran faena de su vida, las ha tenido mucho mejores, pero al menos ha conseguido algo que hacía años que se producía: ¡Ha dado un natural! ¿Se lo imaginan? Pues sí damas y caballeros, el natural ha vuelto a Madrid. En una tarde con mucho trallazo y sin templar casi nunca, Talavante ha recreado el natural. Alejado de aquellos contorsionismos tan odiosos se ha decidido a poner la muleta más o menos bien y por una vez, dentro de una serie con cierto interés, ha embarcado la embestida del toro, ha tirado de él y se lo ha llevado atrás, rematándolo y dejándolo para el siguiente pase sin que el matador tuviera que pegarse una carrerita para recolocarse."
(Enrique Martín en Opinionytoros.com ).

Todo esto, no vamos a engañarnos, con animales que han sido cuidadosamente elegidos por los veedores entre lo mas granado de las ganaderias bodegueras del medio-toro "artista" etc. etc. etc....

Algo es algo, dijo un calvo al encontrar un peine...sin púas.

Tauro 

3 comentarios:

  1. Gregorio Corrochano tiene una sensacional crónica donde habla de que los seguidores de 'El Gallo' pertenecían a una secta religiosa. Aquí pasa lo mismo y por mucho que los morantistas lean críticas feroces como ésta no van a renegar de su religión.
    Respecto a la foto de Talavante, no parece que haya hecho ningún propósito de la enmienda: lo primero sería sacar el pecho y esconder la barriga y en la foto vemos todo lo contrario. No puede ser que Corbacho le haya aconsejado esta postura tan forzada como ridícula.
    Saludos desde Tarragona.

    ResponderEliminar
  2. Pues, no es mi intencion convencer a ningun abducido de la secta, solo cachondearme un rato de ellos, que por cierto se lo merecen, jejeje...
    Lo de la foto de Talavante es cierto, pero tampoco se puede decir come estaban el pecho y la barriga un segundo antes del remate. Viendo por la pantalla la faena en directo, tengo de quecir que me he dado cuenta que el intento de colocarse de frente e intentar hacer el torero clasico, lo ha hecho, digamos que el chaval apunta maneras...
    Saludos
    Tauro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver si alguien me puede explicar por qué Manzanares hace el destoreo moderno del tiovivo ridículo al segundo y le silban algunos merecidamente y, minutos después, Perera hace LO MISMO con el tercero y no se oyen pitos sino que le caen las dos orejas -encima con una estocada ventajista echando la mano por delante-. ¿Es esta la primera plaza del mundo?
      Saludos indignados desde Tarragona.

      Eliminar