Follow by Email

jueves, 3 de agosto de 2017

SU ÚLTIMA ESTOCADA

No olvidamos a Fandiño. Se acerca la feria de Tafalla, donde fue declarado triunfador el año pasado, y la de Bilbao, que le dispensará varios homenajes.

Esta foto es del año pasado durante el coloquio en Tafalla tras recibir el citado premio:


FOTO: Sergio Moreno

En Bilbao se va a instaurar un trofeo al torero más pundonoroso del serial que llevará su nombre. El Club Taurino le nombrará Socio de Honor y la banda interpretará el pasodoble 'Fandiño' en los paseíllos.

Nosotros nos adelantamos a los homenajes que vendrán para recordar su última faena y su última estocada. 

Éste fue 'Camarito', número 25, nacido en octubre de 2011, de Baltasar Ibán:



¿Cuántas corridas de Baltasar Ibán mató Fandiño en sus casi doce años de alternativa? Hemos consultado los datos y, salvo que alguno de ustedes nos rectifique, sólo mató tres toros de esta ganadería. Dos aquí el 5 de junio de 2011:



Venía de triunfar en san Isidro  y en Alès cortó una oreja al primero y saludó una ovación en el cuarto. Le acompañaban Alberto Aguilar y el francés Román Pérez. El tercero y último que mataría iba a ser este 'Camarito' al que tienen ya en el ruedo en la serie de fotos que les enseñamos con permiso de nuestro amigo Christophe:



Las últimas verónicas:



El toro recibe un puyazo que sorprendentemente no es trasero. En la barrera, a la izquierda, está observando Alain Bonijol:



Brindis al público en su último toro. No recordamos si Fandiño era de los que tenía la tonta superstición de depositar la montera boca abajo o la tiraba sin más. Ese grito de alegría que se da en muchas plazas, empezando por Madrid, cuando el torero la arroja y cae boca abajo siempre nos ha parecido una gran majadería.



Los primeros pases, por alto. El toro es castaño albardado, ojalado, axiblanco y ligeramente chorreado en verdugo:



Embiste pastueño por el derecho:



Y también por el izquierdo:



Fíjense en que Fandiño era de los que cogía bien la muleta por el estaquillador: no lo hace por el extremo y la sujeta con delicadeza, no como si se la fuesen a robar. Además, los dedos no quedan ocultos bajo la tela ¡Muy bien!



Ahí tienen la estocada al volapié. Cae pasada y desprendida pero al bueno de Iván JAMÁS le vimos girar la muleta para tapar la cara del toro como hacen muchos cada tarde y siguen cortando orejas para nuestra sorpresa. Fandiño siempre apuntó con el estaquillador al morro del toro. Los profesionales saben que hay una gran diferencia entre hacer las cosas así, o sea, bien y aliviarse descaradamente pegando el telonazo como El Juli, Curro Díaz y tutti quanti:



La última vuelta al ruedo con la cuadrilla:



Con la última oreja de su vida, que no se la quedó:



Se la pidió un niño, Mathis de nombre, y el de Orduña se la regaló. Es éste que ven aquí abajo (recuerden el homenaje en Aire-sur-l'Adour que les enseñábamos en esta entrada):



Lo que viene a continuación lo conocen de sobra y no vamos a insistir. Éste es 'Provechito' después de un primer puyazo trasero:



Ahí tienen a Domingo González. En el momento en que Christophe hizo esta foto, Fandiño estaba a punto de ser trasladado al hospital. 



Del Álamo toreó a 'Provechito' sin que nadie en la plaza imaginase ni por asomo que la tarde iba a terminar en tragedia. 



En el lado izquierdo del toro, como es tradición en Wellington, tienen los datos: número 53, nacido en marzo de 2013, negro pero no zaíno porque era ligeramente axiblanco. 

Ya ven que ese día la muerte no quiso venir vestida totalmente de negro.


"AGUR JAUNAK,
JAUNAK AGUR"



Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.






2 comentarios:

  1. Copiamos lo que dice su apoderado porque creemos que tiene interés:

    "Iván Fandiño dejó escrita una carta antes de morir. Así lo confesó este domingo su apoderado, Néstor García, en el programa "Los Toros" que conduce nuestro compañero Manolo Molés en la cadena SER. El mentor del torero de Orduña habló por primera vez en público tras la desgraciada muerte de su poderdante y, durante la entrevista, admitió la existencia de la sorprendente misiva: "Es algo para enorgullecerse. Él era consciente de que esto podía pasar", apuntó Néstor. "Dejó una carta en la que se despide de su familia y de mí. La escribió el 15 de mayo de 2015 antes de torear en Madrid, era la siguiente tarde a los seis toros del 29 de marzo, mataba una corrida de Parladé y me imagino que la escribió en el hotel antes de torear. La llevaba en una maleta que sólo utilizaba él y su mujer, hace unos días, haciendo limpieza, se la encontró. Imagínate la emoción que sentí cuando la leí, el orgullo que siento de haber apoderado a un tío tan tío".

    En la carta, según relató Néstor, "Iván se quejaba de que no le habían tratado bien, de que quizá no se había hecho justicia con él. Eran sus sentimientos en aquel momento. Se despedía de sus padres y de su hermana, a mí me pedía cosas que no me tenía que pedir porque con los lazos de vida que teníamos él y yo no hacía falta que me pidiera nada y luego se despedía de su mujer y de su hija, que estaba a tan sólo unos meses de nacer".

    Néstor, a pesar del tremendo dolor que padece, aceptó estar en la SER. "Lo estoy pasando mal, es lógico. Estoy muy vacío. A parte de la pérdida personal, que es irreparable pues yo vivía para Iván, trabajaba para él, ahora me levanto por la mañana y no sé qué hacer, miro para el techo de la habitación y me encuentro vacío".

    Durante la charla, confesaba: "A veces miro el móvil -todavía guardo su número en favoritos porque no he sido capaz de borrarlo- y me pregunto: ¿y si le llamara? Hay momentos en que te das cuenta de lo ocurrido y otros en los que te parece increíble. Es algo que no esperas ni asumes".

    Sobre el día del fatal percance, comentó: "No fui consciente de nada de la gravedad del asunto hasta que el médico me dijo la terrible noticia. Nunca, en ningún momento, fui consciente de que el final iba a ser ese. Nunca"; y añadía: "Cada minuto que pasaba la gravedad era mayor, pero en ningún momento pensé en lo peor. Cuando el médico me comunicó la noticia dicen los que estaban delante que me la tuvo que dar siete veces. No podía creérmelo".

    Néstor dejó bien claro también durante la entrevista que nunca volverá al mundo del toro como profesional: "La historia que he vivido con Iván es tan irrepetible que no me compensa intentarlo. Nunca volveré al mundo de los toros y nunca volveré a apoderar a nadie. Nunca. Me costará volver como aficionado, ni siquiera sé si lo conseguiré, pero ahora mismo no quiero saber nada. No le guardo ningún rencor al toro, quizá al toreo sí, pero al toro, ninguno. Yo tenía claro que cuando Iván se fuera yo me iba a ir con él".

    Por otro lado, adelantó una noticia: "Estoy escribiendo un libro. Voy a contar su vida porque creo que es justo que la cuente y porque él se lo merece. A mí lo que me queda es contar quién fue, intentar que su recuerdo permanezca y sobre todo cuidar de su mujer y de su niña que es lo último que él me pidió".

    ResponderEliminar
  2. Lo malo del mundo del toro y la vida misma es que con los mismos méritos siempre hay alguien al que la vida le trata peor que a ti.
    Al final Fandino nos ha dejado huérfanos a todos, porque era el ultimo torero conocido que vivía la fiesta con la seriedad que merece.

    ResponderEliminar