Follow by Email

viernes, 5 de abril de 2013

Casta Navarra


El origen de la raza casta navarra se pierde en la antigüedad, si bien parecen ser descendientes del primitivo Bos Brachyceros, rumiante prehistórico europeo, que junto al Uro, es la raíz genética más remota de los rumiantes actuales. Dado su parecido morfológico y, al pasar a través del Pirineo, se establecieron en las montañas Navarras cuyo destino final era la producción de carne, además de aprovechar su régimen de explotación extensivo para mantenimiento de la biodiversidad y espacios naturales.
 
            Posteriormente, en el siglo XIV y coincidiendo con el descenso de estas reses a las riberas de los ríos buscando un clima más benigno y pastos más abundantes, datan las primeras noticias que hablan de su adaptación como raza de vacuno de lidia, aprovechando sus aptitudes de bravura. Hay constancia fiel de la existencia de Juan Gris, vecino de Tudela, del que se conoce con certeza que vendió toros en 1388 a Pamplona, por lo que se considera el pionero de los ganaderos de Casta Navarra.
 
            Retrocediendo en los tiempos, reseñaremos que siete son los principales troncos o encastes fundadores de las ganaderías de reses bravas, entre el que se encuentra el encaste navarro, representado genuinamente en la raza “Casta Navarra”. Dada la importancia de ésta, nos vemos en la obligación de aclarar la existencia o no de ganado en pureza de esta raza.
 
A causa de varios factores convergentes en el tiempo, como el fuerte empuje de la agricultura en la Ribera navarra y la sucesión de agotadoras sequías que provocaron la escasez de pastos para el ganado bravo, el progresivo descuido de la selección y el fuerte aumento de la consanguinidad en las vacadas, la falta de trapío de los toros navarros frente a otras razas, andaluzas, salmantinas y demás, unido a su arisco temperamento, motivaba que los toreros importantes les dieran de lado, hizo que esta raza, partícipe en numerosos capítulos de la historia, se viera abocada al inicio de su declive y mestizaje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario