Follow by Email

viernes, 31 de enero de 2014

ARLES: "¡Qué horror!"


No me refiero al  diseño gráfico del cartel, que por cierto es bastante tétrico, sino a su contenido. Una programación bien pobre y sin aliciente. 

Arles siempre se ha mantenido nadando entre dos aguas, compaginando corridas serias con otras más comerciales, pero este año la balanza se ha decantado por lo fácil y lo barato.
 
En 2013 había corridas de Cebada Gago y Victorino (en la primera saltó al ruedo el toro Lagarto, uno de los toros más bravos que se han visto en toda la temporada, y como premio, no repite). 

Ivan Fandiño estuvo muy bien en la corrida de Torrestrella, que salió mejor de lo que se esperaba. Por eso la cambian con una de Domingo Hernández, para que el Juli o Manzanares puedan indultar algo, que ya hacía falta. Lo de Margè es una birria,  y si salen "duros" es porqué el ganadero se ha equivocado, lo que quiere es que sean "toreables", o sea, tontos.

La única tarde medio interesante es la de Miura, que vuelve tras un año de ausencia. Faltan toreros como El Cid y Robleño. Está bien que se cuente con Escribano (pero lo veía mejor en la miurada) y con la cuadrilla de Castaño, pero no es suficiente. Tanto que el habitual grupito de italianos (los mismos que solemos acudir a Ceret, Madrid, y alguna vez a Bilbao), a los que siempre nos gustaba empiezar nuestra temporada taurina en Arles,  hemos decidido no ir, por primera vez en muchos años, teniendo en cuenta que la semana siguiente en Saint Martin de Crau se han contradado corridas de Dolores Aguirre y Rehuelga. Allí estaremos.


Tauro



2 comentarios:

  1. Efectivamente, un desastre. Yo tampoco iré a Castellón por lo mismo: la empresa ha decidido tirar por las figuritas y los toretes -ojo, están en su derecho porque se juegan su dinero, que conste-.
    Saludos desde Tarragona.

    ResponderEliminar
  2. Esto va en caida libre, he leido por ahi, que Ponce viene a Madrid con la corrida de Victoriano del Río y para dar la confirmación de alternativa a David Galan, que esta desaparecido, en fin, será una cuestión de costes.

    Cota.

    ResponderEliminar