Follow by Email

martes, 15 de julio de 2014

CÉRET DE TOROS, 2014 (I): ADOLFO MARTÍN
EL MILAGRO DE SAN ADOLFO
Terminó la Feria de Céret 2014 donde hemos añorado la cuadra de Bonijol pero nos hemos consolado con un toro bravo y con el sabor añejo del toreo de Frascuelo. Éste fue el toro bravo: 'Monerías', de Adolfo Martín:
'Monerías'
Igual que en Nápoles celebran el milagro de la sangre de San Genaro, en Céret celebramos el milagro de ver que aún quedan gotas de sangre brava de Albaserrada en casa de Adolfo Martín. Tras el petardo grave de Vic-Fezensac que criticamos agriamente aquí, se reivindicó mejorando la presentación (excepto el quinto, para que luego digan). Véanlos:

'Monerías', número 6, Noviembre de 2008, 490 kilos



Ese tercero, 'Monerías', con trapío a pesar de sólo 490 kilos, fue el toro de la Feria (ni 'Madroños' ni 'Malagueños'). Toros como éste deberían ser la norma en esta ganadería y ya hace tiempo que son la excepción, por eso hablamos de milagro. Si esta corrida llega a ser la última de feria, le dan la vuelta al ruedo merecidamente.

URDIALES. Dio la cara honradamente cuando al día siguiente toreaba también adolfos en Pamplona (y eso significa ¿60.000 euros?). Le tocaron dos toretes blandos, sin poder, a los que tuvo que torear a media altura.


Tuvo la desfachatez de brindar el primero al respetable. En su segundo toreó con gusto pero el enemigo no tenía entidad. Recordemos que, para quien esto firma, Urdiales dio cuatro muletazos sueltos a un Adolfo en Madrid y eso fue lo mejor de toda la Feria de San Isidro. Vean qué bien lo dibujó en Céret:


Por mucho menos que esto dieron dos orejas a Escribano ante otro Adolfo en Vic -y ya tuvimos nuestra educada polémica por aquí-. Ojo porque cuando Urdiales se pone da lecciones a quien sea pero le falta la faena redonda. Y mató mal.

ROBLEÑO. El Robleño de Francia, a quien le piden autógrafos por la calle. Su primero era descastado, sin fuerza y se defendía. Su segundo, bien banderilleado por Otero, era blandito y escarbador pero como sacó un poco de gas, Robleño se puso permanentemente fuera de cacho a acompañar el viaje del toro abusando del pico:


¿Desde cuándo a un toro de auténtica sangre Albaserrada se le puede torear con el pico? Te ve y se va a por ti. Pero esa sangre verdadera sólo la llevaba 'Monerías', no sus hermanos bastardos.
Le dio una buena estocada y cortó una oreja para nosotros inmerecida y barata.


CAMILLE JUAN. Y salió el gran 'Monerías'. Gabin, a quien alabamos aquí, le pegó como si le debiera dinero.


Como es listo, miraba continuamente al maestro haciéndole responsable de la paliza. Fueron tres puyazos de bravo aunque escarbó en el segundo antes de arrancarse.


Y Juan estuvo muy digno, oiga. Ese toro pone en apuros al noventa y pico por ciento del escalafón. Había que tragar y mandar, como a las alimañas antiguas, pero éste tenía un gran fondo de nobleza si se le hacían las cosas bien. Por la derecha lo hizo bien y por la izquierda se llevó un buen susto.


La cosa quedó en ovación porque mató de media en buen sitio que escupe, pichazo hondo en lo alto y descabello. No quiso dar la vuelta al ruedo que nadie hubiera protestado -creo-.
Su segundo fue el sobrero porque el titular se rompió el cuerno por la cepa y fue devuelto a pesar de lesionarse en el ruedo. De embestida encastada pero sin fuerzas, se apagó pronto y tiró gañafones.
Cuando el toro se cuadró pidiéndole la muerte, Juan se fue pausadamente a recoger el estoque de verdad. Error grave y habitual porque a la vuelta el toro le dijo: "o sea que te vas a pasear ¿no? Pues ahora no me da la gana de dejarme matar". Se puso a gazapear, a escarbar y el resultado fue tres pinchazos, media perpendicular y dos descabellos.


En resumen, un toro para recordar en el invierno y una alegría ver que aún queda sangre brava de Albaserrada en algún sitio, aunque con cuentagotas.

Saludos desde Tarragona. Rafa.











6 comentarios:

  1. Coincido con la bravura y la fiereza de Monerías (aunque no lo vi tan fiero como lo pintas). También me gustaron 5º y 6º, buena corrida de Adolfo. Y sobre todo, coincido con la añoranza a Bonijol.

    Sin embargo, yo a Camille Juan lo vi absolutamente superado por su lote y a merced de los toros. Muleta retrasada, toques para fuera, acelerado hasta descubrirse y ausencia total de torería. Y Urdiales... con un toro que decía poco se dio demasiada coba con muletazos al hilo del pitón. Bochornosa actuación de su cuadrilla y acompañantes jaleando desde el callejón. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. A día de hoy, encontrar un toro bravo es como cuando Diógenes iba con el fanal buscando un Hombre. "Monerías" lo fue, en eso estamos de acuerdo todos los que lo vimos. Los otros, nada que ver con éste. Y el 6° me pareció tan blando que no merece comentario. Por lo menos Adolfo Martín mejoró claramente la presentación porque algunos de los de Vic eran de novillada. Pero ojo porque excepto Soria, donde hay opiniones encontradas, el resto de corridas de Adolfo esta temporada o son malas o directamente petardos.
    Salutacions cordials.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rafa ,No sabia como hacer para ponerme en contacto con usted.
      Soy un miembro de la Adac y nos gustaria utilizar una foto suya de Monerias para el programa de este año (citando su nombre). ¿Seria de acuerdo ? Gracias

      Eliminar
    2. Celebro su buena educación al pedir permiso para utilizar una foto mía, otros no actúan tan correctamente como usted. No hay problema, ya me pondré en contacto yo con usted.
      Saludos cordiales.

      Eliminar
  3. Creo recordar que la de Adolfo en Madrid tuvo cosas interesantes. Siempre he pensado que de los de "albaserrada", Adolfo el que menos tenía por la mano la ganadería. Demasiados festejos este año.

    ResponderEliminar