Follow by Email

lunes, 28 de julio de 2014

Fallece Hubert Yonnet, gran ganadero y mejor persona.




El ganadero francés Hubert Yonnet ha fallecido esta mañana a los 87 años de edad. Yonnet, que había nacido el 20 de septiembre de 1926, era uno de los criadores más emblemáticos del campo bravo francés, donde siguió la tradición familiar, pues el origen ganadero de sus antepasados se remonta a finales del Siglo XIX, en concreto en 1859, cuando la vacada fue fundada por su bisabuelo con reses de raza camarguesa que cruzó con sementales de distintos encastes, de casta vazqueña o casta navarra entre otros.

En 1950 Christophe Yonnet, padre de Hubert, compra la ganadería de la rejoneadora Conchita Cintrón (origen Pinto Barreiro) y en 1951 aumenta la ganadería con otro lote de esta renombrada divisa portuguesa. Con esta nueva procedencia Hubert, en 1956 se hace con el mando de la ganadería y lidia su  primera novillada en Châteaurenard el 9 de agosto de 1959.

En los años sesenta se adquieren dos nuevos sementales de Pinto Barreiro y en los 80 a El Viti un raceador de la línea Lisardo Sánchez - Atanasio Fernández, simiente que predomina entre las distintas procedencias de la ganadería. Fue el primer ganadero francés en lidiar en Madrid -tomó antigüedad el 4 de agosto de 1991- una temporada después, el 19 de julio de 1992, se presentó en La Maestranza de Sevilla, siendo el único criador galo ha quien le cabe tal honor y años antes, en La Monumental de Barcelona, donde lidió una novillada en 1979 y una corrida de toros en 1987. 

Además, era el presidente de la Confrérie des gardians de Camargue (hermandad de vaqueros y mayorales de la camarga) y de 1984 a 1999 ejerció de empresario de la plaza de toros de Arles.



Como recordatorio, copio parte de un artículo que escribí sobre una visita a su ganaderia realizada en el año 2006, y que en su momento se publicó en la Revista CERRO DE SAN ALBIN. 

En mi ultima visita a su ganadería, en Abril de este año, con los amigos de LA MULETA de Arles, lamentablemente el ganadero no nos pudo acompañar, por encontrarse ya muy enfermo.


Mas La Belugue



" ( ...)  tomamos camino al "mas" (cortijo) de Yonnet, donde el mismo Don Hubert nos estaba esperando en el patio.
Nos recibió amablemente y nos hizo entrar en la casa, un elegante edificio rural del siglo XVI llamado "La Belugue", palabra que en idioma provenzal significa "la chispa", pero hay otra version que nos dice que el nombre del "mas" procede de "bel lugue", o sea "bello lugar". La verdad es que es un sitio precioso.
En el salón, al lado opuesto de una monumental chimenea que Don Hubert rescató de un cercano "chateau" derrocado por los Alemanes en tiempo de guerra, nos muestra los numerosos trofeos conseguidos en su larga carrera de ganadero, pero el que le emociona mas señalar es el premio que le dieron por el novillo Montenegro, que en Saint Sever, en 1981, salió magnifico y tomó la friolera de 7 varas. Nos dice que sólo con esto se sintió compensado del trabajo de toda una vida.
Hubert Yonnett lleva 50 años dirigiendo la ganadería que ya fue de su padre Christophe, ganaderia de toro de lidia, procedencia Pinto Barreiro, que el padre  compró a la rejoneadora peruana, afincada en Portugal, Conchita Cintrón. Pero la familia Yonnet son ganaderos y "gardians" de toros y caballos en la Camarga desde hace casi un siglo y medio, su tatarabuelo fue el primero que trajo toros y vacas de razas bravas españolas para cruzarlos con los "bious" camargueses y dar estos ultimos mas caja y mas casta. Las primeras vacas importadas fueron unas navarras de Carriquiri. A partir de entonces, se extendió en Francia la raza "cruzada" que hasta ahora se utiliza para la corrida "a la cocarda" y hasta hace pocas décadas también para corridas de muerte.
Con la compra de esa punta de ganado de pura raza (una base de Parladé- Conde de la Corte - Gamero Civico, con algo de Santacoloma ) a la "diosa rubia de los toros", se fue eliminando todo el camargués y el cruzado, y la familia se volcó, primeros en Francia, en la aventura de criar toro bravo. El padre de Yonnet fue también el primero, ya con los toros cruzados, a aplicar la tienta en plaza como metodo de seleccion en Francia, y sus toros "cocardiers" ya eran famosos en la zona en la epoca entre las dos guerras mundiales.
Pero la visita debe continuar, y a la salida de la casa nos espera un tractor con remolque (sin protección) conducido por el bayle-gardian (mayoral) que con otro gardian (los únicos dos empleados de la ganadería) nos acompañará en los cercados donde pastan los animales.
En el corazón de la Camarga
El tractor se mete en un largo camino rural que nos lleva en el corazon de la marisma, entre canales, campos de pastos salitrosos, extensiones de terrenos cuya única vegetación es la "saladelle", una especie de monte como la lavanda, con flores del mismo color, que solo crece con agua salada. El clima es caluroso, casi tropical, con el cielo cubierto de una capa de nubes que tapan el sol pero no rompen a llover. Como raras veces sucede en la Camargue, no hay viento.
Todos los terrenos de La Belugue son arrendados a la C.ia de las Salinas de Giraud, que estan a unos  pocos kilómetros. Pasamos cerca de unos bonitos caballos, pues Yonnet es también dueño de una pequeña yeguada de pura raza camarguesa, y llegamos donde pastan las vacas y sus crías.
La ganadería cuenta con alrededor de unas 130 vacas - nos explican los gardians - y con tres sementales en activo. El total promedio de cabezas de ganado no llega a los 200, ya que cada año hay unos 70 - 80 nuevos nacidos que tienen que compensar las pérdidas y los animales lidiados.
Nos cuentan de la alimentación (casi toda a base de la hierba que hay en el campo, heno en invierno, los piensos se usan con parsimonia y criterio, no para engordar el toro en los últimos meses, si no para que crezca armoniosamente a lo largo de su vida) y de la reproducción.
En la casa se prefiere la monta natural, que ademas es la que da mas resultados. Las vacas, en temporada de cubrición, se dividen primero en dos lotes iguales, y a cada lote se hecha uno de los dos sementales punteros. Pasado un mes, se retiran los dos sementales, y a las que no han estado preñadas se les hecha el semental "de reserva". Aun así, el índice de fertilidad no va mas allà del 60%. 

 
Vacas de Yonnet en 2006
 Juntas con las vacas marcadas con el hierro de Hubert Yonnet pastan unas 20 que llevan el hierro de su esposa Françoise, y que son de procedencia Sepúlveda (de lo de antes), a las cuales se les hechan los mismos sementales. Las vacas son muy serias, se acercan al remolque pensando que traemos comida para ellas, y cuando ven que no hay nada bueno de comer, nos dan la espalda indiferentes. Nos dicen los gardians que el dueño sigue personalmente todas las tientas de las vacas,  que es muy riguroso en la selección, se queda solo con las de nota más alta, y valora mucho la vaca al caballo de picar. Las que se desechan, se van al matadero, donde se las pagan tan solo 3 euros por kilo, y eso por ser de origen certificada de Camarga, si no se las pagarían 1 euro por kilo.
Tras unos largos minutos entre vacas y becerros, nos desplazan a otro cercado, que ya vimos desde la carretera entrando a la finca, donde pastan 4 utreros, que son de los pocos que han quedado de la camada de este año. En 2006 Yonnet ha tenido la suerte de poder lidiar dos corridas de toros completas, una en Arles y otra en Nimes, mas unos toros sueltos en plazas menores. No es asì todos los años, para el 2007 tendrá, si las cosas van bien, 12 toros de 4 años, asi que es probable que entre percances y pérdidas, no llegue a completar dos encierros. Ademas siempre suele lidiar unas cuantas novilladas.
Pasamos otra vez frente al "mas" y nos traen con el remolque en el cercado de los sementales, donde pastan los tres titulares, más dos que son de la ganaderia del malogrado hijo Christophe, ahora llevada por la nuera Francine (que todos llaman Quinquin), en compañía del cabestro (el "symbel", en idioma local), de la misma raza de la ganadería, y que se distingue solo por su cencerro.
Pescaluno, el semental que fue indultado
La ganadería, a lo largo de su historia, ha tenido varios sementales, a partir de los que acompañaban el primer lote adquirido a Conchita Cintron. Luego Yonnet consiguiò un ejemplar de Guardiola, que diò buenos resultados por mucho tiempo, y en los '80 le comprò un semental al torero y ganadero Santiago Martin "El Viti". Los actuales titulares han nacido todos en la casa, el mas famoso es sin duda Pescaluno, nacido en 1999 e indultado en 2002 en Lunel por el murciano Emilio Laserna. A pesar de ser un indulto antirreglamentario (era un novillo, y en una plaza de tercera) nunca hubo un indulto mas justificado en plan estrictamente ganadero, y de otra parte un ganadero tan serio como Hubert Yonnet nunca se hubiera prestado a una pantomima como las que se ven por ahi. Pescaluno en su brillante lidia tomò 4 varas de ley, galopó en banderillas , llegò a la muleta con todas sus fuerzas y con ganas de dar guerra. Se cumplió aquel día lo que vaticinaba Domingo Ortega en su escrito sobre el toro bravo, la seleccion a traves del indulto, habiendose visto el toro completo y excepcional en toda su lidia, sobre todo en el caballo. 

Pescaluno en 2006
 Como no todos sus colegas indultados, la mayoría de los cuales se muere por falta de curas o son directamente apuntillados en los chiqueros tras haber sido utilizados por una senda maniobra publicitaria, Pescaluno vive en el campo y padrea con buenos resultados. En su ya larga estancia en la Belugue ha conservado un trapío y una seriedad respetables, a pesar que haya perdido un ojo por un percance. Una anécdota: el nombre Pescaluno es el antiguo nombre latin de Lunel, plaza donde fue indultado, y ese nombre no le fue puesto con la ocasion de lidiarlo, sino - menuda coincidencia- que lo llevaba desde su nacimiento, sin duda por ser Yonnet empresario de esa pequeña plaza. Tiene el numero 964, lo que quiere decir que naciò en 1999, porque en la ganaderia de Yonnet el guarismo del año de nacimiento se adoptó voluntariamente muchos años antes de que fuera obligatorio (en esto tambien fueron pioneros, y menudo detalle, si pensamos que a esta medida se resistieron hasta cuando pudieron la mayoría de los ganaderos españoles) y se ponia antes del numero del animal. Cuando se impuso el herraje en la paleta de la ultima cifra del año de nacimiento, Yonnet conservó el derecho de hacerlo a la manera tradicional de su ganadería.
Saliendo del cercado nos damos cuentas que hemos estado a pocos centímetros,  hasta le hemos dado de comer un manojo de paja, a un toro que en sus tiempos tomò cuatro puyazos, y a sus pitones, y no hubo en algun momento ni miedo ni tension.
Bajamos del remolque y ahì Don Hubert nos espera otra vez para mostrarnos la plaza de tienta y las demas instalaciones.
La primiera plaza de tienta en Francia
La placita, la construyó su padre, y fue la primera en Francia. En los burladeros estan pintados los tres hierros de Hubert Yonnet, de Françoise Yonnet y de Christophe Yonnet. A lado, los corrales para las vacas en espera de la tienta, los para apartar los lotes, la manga de embarque. 
 
Hubert Yonnet en una tienta (foto blog "A los toros")
 Luego nos introduce en una nave que se utiliza como museo y salón para grandes eventos  ... Hay las cabezas de toros importantes en la historia de la ganaderia, como el primero que se lidiò en España, en Barcelona (gracias a la amistad con El Viti y el empresario Balaña Espinós), el primero que se lidiò en Madrid en 1991, tomando la ganaderia la antiguedad que muchas ganaderias españolas aun no tienen, el primero que se lidió en Sevilla, y otros más. Entre impresionantes cabezas disecadas, retratos de grandes toreros, azulejos comemorativos, carteles de corridas historicas, Don Hubert empieza a contarnos las historias que están detras de cada pieza, y que ya son pedazos de Historia de la tauromaquia de Arles, de Francia y tambien de España.
Nada de lo que nos contó tiene desperdicio, y a continuacion trataremos de recordar lo mas destacado.
Lidió en Madrid
Nos detenemos antes la cabeza del primer toro francés lidiado en España, en Barcelona, donde Yonnet entró, primero con unas novilladas, luego con una corrida. Pasamos al primer toro lidiado en Madrid, tomando antiguedad en la plaza. Fue una corrida de domingo de verano, con un cartel de modestos, pero a su manera historica. En San Isidro, en 1991, Yonnet, por entonces tambien empresario de Arles, se habia ido a ver con sus propios ojos el fenomeno de quien todos hablaban, el colombiano Cesar Rincón, en vista de contratarle para Arles.
En una conversacion con los hermanos Lozano, por entonces empresarios de Las Ventas, le dejaron caer  "¿ y tu cuando nos vas a traer una corrida tuya?", al que Yonnet contestò, sabiendo que tenia toros, que cuando quisieran.
En ese momento tenia 23 toros en casa, eligió y embarcó 8, que por los percances del viaje y las peleas se reducieron a 6, a los que pudo presentar al reconocimiento. Ese dia Florito le dijo:" Mira que venir al reconocimiento con tan solo 6 toros es un riesgo, aqui todos traen 9 o mas, porquè si te rechazan uno, lo que suele pasar a menudo, no lidias la corrida competa, y adiós a la antigüedad." Yonnet le contestò que no tenia mas remedio, eran los únicos que le habian quedado. Cuando entraron los veterinarios en los corrales, Yonnet dijo a su gente, y tambien a los representantes de los toreros y de la empresa, que se retiraran todos, que dejaran los veterinarios solos. Bastaron 20 minutos para que todo el encierro pasara sin problemas el reconocimiento, porquè, segun el ganadero, a los veterinarios hay que dejarles en paz, y no estar tocándoles los costados presionándoles para que aprueben lo que le gusta al ganadero o los toreros. Y asì fue que tomó antigüedad en Madrid. 
 
Cabeza de toro lidiado en Madrid y cartel de la corrida

En Sevilla, el año siguiente, 1992, había la Expo, y le sugerió a Canorea que diera corridas con ganaderías y toreros de todas la naciones participantes en la Expo. La cosa se tuvo que limitar a Francia y Portugal, ademas que España, porquò no se pudo traer ganado desde América, por culpa de... la lengua azul, que por entonces azotaba el continente americano.
Será coincidiencia, pero la epoca en que Yonnet podia lidiar en España coincidió con la en que fue también empresario de la plaza de Arles, es evidente que sus relaciones como empresario ayudaron a que se conocieran sus toros, y que se pusieran en los carteles como "cambio de cromos". Ahora, nos dijo Don Hubert, no hay forma para un francés de vender a España ni siquiera una novillada sin caballos. Hace poco los máximos representantes de la ganaderia española se han dirigido a él para que haga algo en favor de que el Gobierno francés ablande la drastica prohibicción de importar en Francia toros desde zonas restringidas, por la lengua azul. Su respuesta fue clara:" - Yo puedo hacer algo, pero ustedes tienen que permitir que algun ganadero francés pueda vender en España, no seran las dos o tres corridas que podemos traer las que van a descomponer el mercado, con tantas corridas españolas que compramos aquì".
El propio Eduardo Miura le dijo que de parte de los ganaderos españoles nunca ha habido algun motivo para impedir que se vendan en España corridas francesas, que las trabas la pone el Gobierno. Yonnet habló entonces con un representante del Gobierno, y este le dijo que las instituciones españolas no tienen alguna razón para poner trabas a los toros franceses, ademas que en la Union Europea hay libertad de circulacion de los bienes y que España cumple estos principios etc. etc. , al saber esto Miura se hizo el desentendido, en fin entre todos la mataron y ella sola se murió.
La epoca de empresario de Yonnet en Arles, la decada de los '90, trae muchos recuerdos y muchas anecdotas, que mucho hablan de la honradez y de la seriedad de nuestro anfitrión, enfrentado amenudo con las trampas y la picaresca del mundillo y de ciertas maximas "figuras".
Sorteando la picaresca de los taurinos
Le preguntamos cual era su criterio como empresario pare confeccionar los carteles, y nos contestò sin exitacion:" Lo primero para mi es el toro, asi que yo elegia la ganaderia y los toros, luego buscaba los toreros que pudieran ajustarse al ganado elegido". No a todos coletudos les agradaba esta manera de hacer, y así fue que algunos se cayeron de los carteles al saber que no podian venir con sus toros bajo el brazo, caso este de Manzanares, o de Ponce, el cual ultimo tuvo la desfachatez de darse de baja con certificado médico, y el mismo dia en que estaba enfermo para Arles torear en Sevilla. Hubert Yonnet no se cortó en decirle lo que pensaba "Seras un gran torero, pero como hombre no vales nada".
Otras veces la mala jugada se la hacían sus proprios colegas ganaderos españoles. Yonnnet reseñaba unos toros, se apartaba la corrida para Arles y luego venian otros, con pretexto que algunos de los elegidos se habian roto un cuerno, se habian lastimado en el campo, se habian muerto por algun percance etc.
Un día llegaron a Arles rumores de que unos toros (lamentablemente no recuerdo de que ganaderia) ya comprados para la feria de Abril iban a ser lidiados y matados en Valencia en Fallas. Yonnet le pidiò a un amigo de Valencia que se fuera a la plaza y tomara nota de los numeros de los toros de esa ganaderia, descubriendo asì que entre ellos habia uno que estaba reservado para Arles.
Cuando llegò su momento, el ganadero le justificó a Yonnet que el toro elegido no podia estar en la corrida de Arles porquè se habia partido un piton el el campo, y Don Hubert le contestò: "Pues no soy tonto como crees, yo se perfectamente, y tengo testigos, de que ese toro lo has hecho matar en Valencia, asi que por favor deja de tomarme el pelo"  (....)

Dias despues, en Arles, Hubert Yonnet està en la libreria taurina de Rue Ratteau, con Joel Bertolotti, director de la revista TOROS, firmando copias del libro que este ultimo ha reeditado y actualizado, sobre la historia de la familia y de la ganaderia Yonnet. Naturalmente compro el libro,  y me acerco a don Hubert para que me ponga una dedicatoria. Me reconoce, me saluda calurosamente y le comenta a Bertolotti que habíamos estado unos días antes en su casa, luego coge el bolígrafo y escribe en mi copia del libro estas sencillas palabras:
"En recuerdo de un bonito encuentro entre aficionados. El mundo es verdaderamente pequeño"




A la viuda, M.me Françoise, a la nuera, M.me Francine, y a toda la familia, nuestro más sentido pésame y nuestras condolencias.

D.E.P.

 


Tauro


No hay comentarios:

Publicar un comentario