Follow by Email

martes, 30 de diciembre de 2014

LA CARRETERA TAURINA MÁS BONITA DE ESPAÑA -O DEL MUNDO-
 
La Dirección General de Policía tiene estadísticas sobre intervenciones en domicilios privados durante el año. Un comisario me dijo que hay más intervenciones de ese tipo por broncas familiares en los quince días de fiestas navideñas ¡que durante todo el resto del año junto!
 
Si alguno de ustedes reniega de esas celebraciones familiares 'con los odios envueltos en papel de celofán', como decía Barbeito, hagan lo que nosotros. Nos fuimos a echar el día de Navidad a la carretera más bonita de España, de la que ya les hablábamos aquí con los detalles de las ganaderías que se encontrarán.
 

Insisto en lo que comentábamos en aquella entrada: son más de 50 kms. sin encontrar a nadie: silencio total, extraordinarios paisajes y toros de cuatro encastes diferentes. Bueno, no es que no haya nadie ya que, aparte de los toros, vimos ciervos, gamos, rayones, muflones, caballos y buitres.

Así como aquella vez empezábamos desde Andújar y acabábamos en La Carolina, ahora lo haremos al revés. Y antes de empezar a subir hacia El Centenillo, en la zona de Santa Elena vimos un bonito becerro albahío, pelaje rarísimo en el vacuno de lidia:


El porcentaje de toros albahíos es 0,019%, el menor de todos, seguido de cerca por el berrendo en castaño.

Subiendo hacia la sierra vemos la niebla del valle del Guadalquivir:


La primera finca es Los Alarcones, donde antaño tuvo Samuel Flores reses suyas. Hoy sólo hay caballos, ovejas, limousín y charolés, aparte de los animales para las monterías:


Ya saben ustedes los problemas que dan estos ungulados cuando comparten charcas con los toros como en esta tan bonita a pie de carretera -vayan fijándose en los paisajes-:


A la izquierda veremos la ganadería de Jacinto Ortega, una de las mezclas más extrañas de la Unión. Es una finca muy quebrada donde los animales pastan a su antojo de la forma más salvaje que hemos visto en toda la España taurina. Le salen toros de todos los colores. Vean este eral negro zaíno y con dos puñales:


Salen también muchos colorados, negros bragados, rebarbos, berrendos en negro y en colorado... Un festival para la vista. Aquí, un jabonero claro:


A la derecha, siguiendo nuestro recorrido, llegamos a la finca de Román Sorando, con un primer cercado donde algunos sementales como éste hacen acopio de fuerzas ignorando la paliza que les van a dar las vacas dentro de pocos días:


En el siguiente cercado vimos algunos toros que aún no llevaban las fundas (como el que encabezaba la entrada). Vean estos dos enredando:


Otros dos más tranquilos. El de la izquierda, colorado, chorreado en verdugo y ojalado:


Pasada 'Navalentisco' llegamos a la finca 'La Medianería', de los Herederos de Flores Albarrán. La primera que nos felicita la Navidad es esta señora ya talludita:


En esta finca siempre nos asalta un dilema: ¿estamos ante la finca más bonita de Andalucía o de España entera? Ya me lo dirán cuando la vean -especialmente en primavera-. Los pequeñines están en otro cercado, no muy lejos de la placita de tientas y del embarcadero, una maravilla de piedra todo el conjunto:


Dos vacas más de santacoloma nos despiden. Si, como dicen algunos, lo de santacoloma no existe porque o es Ibarra o es Saltillo, ésta primera sería Ibarra:


Y ésta Saltillo:


Y seguimos en dirección a Andújar para llegar a 'Los Escoriales', con más santacolomas de Germán Gervás. Vean este bonito añojo con el típico pelaje de la casa, cárdeno, bragado, meano, gargantillo, rebarbo, aldiblanco, ojalado, lucero y caribello -y un poco calzado en los pies-:


Una de las mamás nos mira de reojo en el cercado de enfrente, es la típica mirada de santacoloma, no muy querida por los toreros:


La temperatura ha bajado hasta los tres grados y el sol va cayendo. En medio del silencio de la tarde nos paramos un buen rato ante este jabonero de Sorando iluminado por los últimos rayos de la tarde:



Y desde el mirador de los pastores nos quedamos a ver esta puesta de sol ¿Qué me dicen? Parece el Serengeti...


Llegaremos a tiempo de cenar la memorable perdiz encebollada en el Hotel Orellana-Perdiz, con sus murubes al lado. Por eso decíamos lo de los cuatro encastes que hemos visto:  Domecq-Ramblas, Vázquez-Vistahermosa, Santa Coloma y Murube.


En cuanto esos típicos ecologistas urbanitas se enteren de que al lado de la A-4 pasado Despeñaperros existe este paraíso, se inventarán algún peaje, ya verán. Es igual, nosotros lo pagaremos a gusto para volver a disfrutar de la naturaleza y de los toros.

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.










4 comentarios:

  1. Jo Rafa que maravilla de reportaje. ¡Con lo cerca que lo tengo!. ¡Y la de veces que he pasado!. Bueno algunas si las he visto y es una maravilla. ¡Gracias!. Buena forma de festejar la Navidad (y sin nadie con que discutir...)
    Un abrazo desde Granada.

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias! Algunas veces que he estado cuatro o cinco días por allí y he hecho la carretera diariamente, siempre es diferente. Conste que en mi casa no hay problemas porque siempre se consideró de mala educación hablar de política en la mesa, está totalmente prohibido. Pero me parece que en Cataluña estas Navidades habrá habido más de una bronca familiar a cuenta de la situación.
    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  3. Rafa, estupenda crónica. La verdad es que a veces olvidamos lo que tenemos más cerca. Nosotros a veces hemos ido desde Granada en el día o en una tarde de verano, que son más largas. Hemos paseado desde Andujar hasta los Alarcones, o nos hemos sentado en un muro de piedra en los Escoriales para disfrutar de la vista, o hemos llegado al Centenillo pasando por otra finca muy bonita que no has referido: Selladores-Contadero... Por cierto, otro sitio precioso, Castillo de Baños. Por cierto, en una ocasión nos llamó la atención, mientras estábamos parados, el mayoral de Germán Gervás, ya que nos decía que era frecuente encontrarse a los novillos por fuera de la tapia, cuando veían gente en movimiento, y es que la sangre de Santa Coloma tiene un comportamiento distinto al resto incluso en el campo. Muchas gracias por la crónica, la próxima vez que vengas por aquí te esperamos en Granada para llevarte a comer perdiz de verdad. Feliz año nuevo. Gabriel-Frascuelo

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias. Esa finca no la menciono porque por allí no hay toros, que yo sepa. A ver si para enero ponemos otros reportajes taurinos que he hecho paseando por la sierra Norte de Sevilla, por Zahariche y en Comeúñas.
    ¿Perdiz de verdad en Granada? Ojo que la de Orellana-Perdiz pasa por ser la mejor de Andalucía... Pero te diré lo que siempre gritaba alguien cuando Curro cogía los trastos y se dirigía al toro con ganas de hacer algo: "¡Vamos a verlo!"
    Feliz Año también para ti desde Tarragona.

    ResponderEliminar