Follow by Email

sábado, 6 de diciembre de 2014

LOS PATASBLANCAS DE SALAMANCA:
4. LUCERITOS DE BARCIAL
 
Así los llamaba Joaquín Vidal. Fíjense en que si hablásemos hace veinte años de 'patasblancas de Salamanca' no sabríamos a qué ganadería nos referíamos. A día de hoy, Barcial es lo poco que queda en la que fue la tierra de los vega-villar.


Ahora que está de actualidad el gesto de Fandiño ¿saben quienes tienen el récord de orejas cortadas en encerrona en Las Ventas con toros de la misma ganadería? Gregorio Sánchez en 1960 con 7 orejas y Pablo Lozano en 1957 con 4 orejas. Los dos lidiaron 12 toros de Barcial. Antonio Bienvenida es el tercero en discordia con también 4 orejas a 'apés' salmantinos.



Eran los tiempos de los 'patitas blancas' que se disputaban las figuras. Luego, lo de Barcial lo sacaron de tipo para adaptarse a la ridícula moda del toro grande y empezó una larga decadencia y su refugio entre la afición torista francesa. Recuerden que comentamos aquí su retorno este año a Vic-Fezensac.

Los que hayan seguido esta pequeña serie sobre los patasblancas habrán visto las suposiciones que hay sobre posibles refrescamientos. Hablamos de los albaserradas mezclados con barciales, de los barciales con galaches, de los Sánchez-Cobaleda con santacolomas y aún hablaremos más de lo de Justo Nieto en una próxima entrada.

En Barcial intentaron refrescar con Conde de la Corte pero al final se ha desechado. En la novillada de Vic había alguno resultado de ese cruce. No sabemos cuál pero podrían ser este de abajo (negro, bragado, meano, axiblanco, estrellado, nevado y rabicano):



O este otro que toreó así de bien el novillero César Valencia -atención a este muchacho, que nos causó una gratísima impresión-:

 

Los toros pastan en Barcialejo. Los amantes del campo pueden comprobar aquí la diferencia entre la finca verde en primavera y con la hierba agostada en verano.

Tienen su página de Facebook que pueden consultar aquí. Con la historia abracadabrante del Gamma Interferón y sus misteriosos y abundantes positivos, la ganadería sufrió un ostracismo que se rompió el año pasado con la Carta Verde.

Estuvimos hace años en la finca cuando esperaba su destino el que fue toro de la Vega de Tordesillas aquel año, 'Rodanero'. Véanlo aquí con esa leña impresionante que más parece fruto de una mutación que de otra cosa. Era imposible ponerlo en ningún lote para lidiarlo:



El primo de la familia, Luciano Cobaleda, contribuyó a la fama terrorífica que adquirieron los patasblancas de esta rama de Francisco Villar. Era a mediados de los setenta. Vean unas instantáneas de Botán. Es abril de 1975 en Las Ventas, son Joaquín Bernadó, Fernando Tortosa y Ricardo Chibanga con toros de Luciano Cobaleda Gajate:


Fotos: Botán

¿Se han fijado en el catalán Bernadó? Observen la muleta plana, las zapatillas apuntando al toro, no en perpendicular como nuestras queridas figuritas y, sobre todo, la naturalidad del muletazo, sin posturas forzadas y relamidas, otro mundo...

Al hilo de lo de Luciano, don Arturo Cobaleda recordaba una vez a quien esto firma que ningún toro de Barcial había pegado cornadas de esas graves que quedan en la mente de los aficionados. Es verdad, aunque los seguidores de Antoñete recordarán que él sufrió una en Madrid  cuando empezaba.



Vean lo que escribía Joaquín Vidal en una novillada de Barcial en 1987 (Rui Bento, Raúl Galindo y Juan Cuéllar):
 

Volvieron a pisar Las Ventas los luceritos de Barcial, una ganadería con personalidad, bajos de agujas y cortos pero al tiempo anchos y enmorrillados; leña en la cabeza, frecuentemente cerradita de pitones; seriedad en la cara.
Y luego el pelaje, con todas las combinaciones del blanco y el negro. Abundancia de berrendos, casi todos luceros, casi todos calceteros o botineros, siempre bragaos y meanos. En una manada donde hubiera toros de distintos hierros, cualquiera distinguiría desde lejos el Barcial.
La acorazada de picar asaltó a los novillos tan acorazada y feroz como si fueran toros: el mismo peto, los mismos manguitos, la misma saña carnicera. Dispuesta en orden de combate, hincaba hierro por los espinazos, rasgando pelajes negroblanco, destruyendo riñonadas, y los luceritos salían de la refriega desollados vivos.

Nosotros nos acordamos de la última vez que apareció en San Isidro. Fue en 2003 (Frascuelo, José Luis Moreno y Alberto Ramírez). Salieron andando de toriles de forma sospechosa -me recordó a otra corrida venteña de Ramón Sánchez donde salieron igual, todos caminando y husmeando el ruedo, lo cual dio pie a todo tipo de rumores que ya se pueden imaginar-.

Si han llegado hasta aquí, les invitamos a un paseo de cinco minutos por la finca de Barcialejo, pulsen aquí y se darán el gusto de ver algunos toritos como estos:

Foto capturada de 100x100 Toros

 NOTA FINAL (para mayores de 18 años): hay un conocido burdel por el norte de España donde el propietario llegó a tomar la alternativa y toreó poco tiempo. En la entrada del local hay una bonita foto del amo toreando un patasblancas. A veces llegan aficionados que se ponen a discutir si el toro es de Barcial o de Galache y cometen la indelicadeza de hacer esperar más de lo debido a las señoritas.
Nosotros no hemos estado pero les aseguramos que la información es de primera mano. Si alguien tiene más datos al respecto está a su disposición el apartado de 'comentarios' (¡preservaremos el anonimato!).

Saludos desde Tarragona. Rafa.



 


2 comentarios:

  1. Hola:
    Lo que hay en el garito no es una foto sino un toro de barcial disecado en la oficina, que mato el torero de Alfaro Oscar Diaz el trueno.
    Llego a torear 49 novilladas en el año 1994, solo por detras de Victor Puerto.
    Por supuesto que yo no lo he visto,me lo dijo un amigo.
    p.d el toro era precioso

    ResponderEliminar
  2. No hay duda de que su información es mejor que la mía. Digamos que mi amigo no se fijó con tanto detalle como el suyo. Por lo que veo, el suyo entró hasta la oficina... Transmítale mi agradecimiento por colaborar a que la credibilidad de nuestro modesto blog sea máxima.
    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar