Follow by Email

martes, 9 de junio de 2015

FERIA DE SAN ISIDRO, 2015:

¿QUÉ NOS QUEDA?

Tras la primera entrada que dedicamos a la finiquitada Feria de San Isidro hablábamos del serial que habría que 'soportar'. El serial ha acabado y no retiramos la palabra. Es más, si pensamos en lo que nos queda en la retina de todo lo que se ha visto, es bien poca cosa.


Según nuestro modesto entender -y nuestra forma de ver los toros-, lo que sigue:

- La estocada de Pepe Moral el primer día como alabamos convenientemente desde aquí.

- La temeridad del novillero Caballero, que también criticamos aquí.

- Las embestidas de los juampedros (entre nosotros, más de un ganadero de la semana final 'torista' se daba con un canto en los dientes si sus toros hubiesen mostrado la codicia de los de Juan Pedro).

- La vuelta al ruedo de un toro que no la merecía.

- Las dos orejas a un torero que tampoco merecía premio tan grande.

- El valor de Escribano.

- Las lágrimas de Rafaelillo tras haber dado dos naturales aislados de buen sabor.

- La cantidad de veces que los toreros han 'perdido' la muleta al entrar a matar (y lo ponemos entre comillas para no escribir 'tirado'). Ojo porque es una cosa que se está poniendo de moda, ya verán. Destacaremos, no obstante, a Moral no dejándose arrebatar la muleta y a Escribano, que, ese sí, no tuvo más remedio que prestársela al toro.

- El destoreo abundante de la pierna retrasada aprovechando el viaje del toro para componer la postura.

- Si en un mes más de 180 toros han entrado un mínimo de 2 veces al caballo, tenemos 360 entradas: ¿en cuántas ha disfrutado el público con la suerte bien hecha? Es para llorar...


Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.

2 comentarios:

  1. Triste pero cierto......en comparación con la feria del año pasado,esta ha sido una "birria",mucho tiene que cambiar,para mejorar.......CASTA Y EMOCIÓN!!

    ResponderEliminar
  2. A mi la faena de Rafaelillo me pareció emocionantisima. No olvidemos que fue a un Miura y hechando la pata para adelante. Escribano, puso todo lo que hay que poner cuando se quiere ser torero. Y la faena de Castella es la mejor de la feria, sin discusión.

    ResponderEliminar