Follow by Email

sábado, 13 de junio de 2015

¿SE PUEDE CORTAR DOS OREJAS Y RABO A UN MIURA?

Sí, pero con una condición: hay que ser de La Isla de San Fernando. Viene esto a cuento de los dos rabos cortados a sendos miuras en la Maestranza sevillana por Rafael Ortega y por Ruiz Miguel.

El 20 de abril de 1956 se anunciaban miuras para Rafael Ortega, Antonio Ordóñez y Gregorio Sánchez. Ortega tuvo que matar tres porque a Sánchez lo envió a la enfermería un 'Pajarraco' que hizo honor a su nombre.

El primero de Ortega fue este que hizo una buena pelea en varas pero que se partió un pitón en el burladero:


Su segundo fue el sardo 'Tormenta', de 550 kilos. Vean a Ortega en plena faena:



'Tormenta' se comía la muleta con gran nobleza. Una muleta de las de antes, de dimensiones 'humanas':
 

Lo mejor fue, como era de esperar, una grandiosa estocada al volapié alabada por tirios y troyanos. No he localizado la foto pero sí esta que, salvo error, es la que dio a su primero. Observen los dos pies en el suelo con ese empaque de escultura de mármol que tenía el gaditano:


El rabo fue discutido, que conste, ya que hubo aficionados que consideraron el premio excesivo en un coso como el maestrante. Por cierto, los picadores de los otros dos diestros fueron multados cada uno con 1.000 pesetas 'por recargar en la suerte de varas' (en 1956, un obrero con dos hijos en la factoría Santana de Linares cobraba 1.827 pesetas al mes).

El otro rabo a un miura en Sevilla lo cortó Paco Ruiz Miguel el 25 de abril de 1971. Entró en el cartel sustituyendo a Limeño y acompañando a Andrés Hernando y a El Hencho. Le tocó este 'Gallero' de 528 kilos (521 en otros sitios), negro bragado:


En los primeros lances le partió el capote por la mitad:


Fue un espejismo porque el miura resultó de dulce. No se empleó en el caballo, razón por la cual algunos discutieron la vuelta al ruedo que se le dio. Vean a Ruiz Miguel echando "la pata p'alante" con aquella decisión que asustaba a los toros:


Los toros con él debían de pensar 'vale más que embistamos porque si no éste se va a enfadar'. Y toros con aviesas intenciones acababan pasando pastueñamente siguiendo los vuelos de la muletilla del de la Isla (fíjense de nuevo en el tamaño, nada que ver con las descomunales muletas que usan nuestras queridas figuras hoy en día).

Y observen la estocada:


Fue recibiendo, con los pies también en el suelo, saliendo, como se ve, por el costillar y no cuarteando como hemos visto decenas de veces en el pasado San Isidro. Y, lo más importante, tras adelantar la pierna para citar en la suerte de recibir, no se movió, para lo cual hay que tener mucho valor (nada que ver con lo que hizo Adame hace unas semanas en Las Ventas). Lo decía Cañabate en el ABC: 'tras adelantar la pierna esperó la arrancada sin moverse'.

Como avanzábamos, se le otorgó al miura una discutida vuelta al ruedo:


Aquí se ve a Paco Ruiz Miguel en su casa con la cabeza de 'Gallero' al fondo:

Foto: http://blogs.lavozdigital.es/

¿Se puede cortar un rabo a un miura? Sí, se puede, y en Sevilla. Estos dos lo hicieron.


Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.







No hay comentarios:

Publicar un comentario