Follow by Email

martes, 12 de enero de 2016

FERNANDO PALHA

EL ÚLTIMO HIDALGO PORTUGUÉS

En nuestra entrada anterior nos referíamos a don Fernando Cuadri como el último hidalgo español por aquel gesto de mantener su honor que consideró mancillado al haber sido ninguneado en Valencia el año pasado.

Aquí nos referiremos al último hidalgo portugués, don Fernando de Castro van Zeller Pereira Palha, propietario de una ganadería única y protagonista de una anécdota extraordinaria, de las que ya no se dan. Y no se dan, entre otras cosas, porque casi no quedan hombres que se vistan por los pies.


La historia la cuentan los maestros Gorka y Arse aquí. La ilustramos con algunas fotos excelentes del libro que editaron el año pasado y que les recomendábamos en nuestro blog en cuanto salió. Lean y no saldrán de su asombro:


¿Se dan ustedes cuenta? La palabra de las personas ya no vale nada... ¡Cuánta razón tiene don Fernando! Un hombre vale lo que vale su palabra y, en nuestro caso, este viejo hidalgo portugués vale su peso en oro.



Ya ven la maravilla de toros que tiene en Quinta da Foz. Fíjense aquí en esta colección de vacas enmarcadas por dos berrendas aparejadas en negro mulato y botineras. Luego, de izquierda a derecha, vemos una castaña ojinegra, una jabonera clara, una berrenda en negro capuchina, una berrenda en colorado aparejada, una ensabanada alunarada, capirote y lucera, una jabonera sucia, una albahía y una tostada:


En su libro, Arse y Gorka comentan que la variedad de pintas en esta ganadería es tal que se hace difícil catalogar los ejemplares. Fíjense en el semental Lareiro:


Aparentemente parece fácil: ensabanado, mosqueado y capirote salpicado ¿no? Sí, pero ojo porque no es botinero sino que las patas son castañas ¿cómo se llama eso? Y ¿qué me dicen del rabo? Es un rebarbo ¡al revés! En cualquier caso, un milagro de la naturaleza.


Quedan muy lejos los tiempos en que, en el mundo de los toros, los contratos se firmaban con un apretón de manos. Hoy en día, nuestra teoría es que precisamente en este mundo taurino es donde hay más golfos por metro cuadrado. Más incluso que en la política.


Si hubiera más hidalgos como estos dos Fernandos, otro gallo cantaría.

Nos despedimos con un toro suyo para recortes en La Magdalena (2013)


Saludos cordiales desde Tarragona.



2 comentarios:

  1. Ganadero con mayúsculas. No se imaginan lo que hemos podido disfrutar en Zaragoza con sus toros. No se me olvidará en la vida la imagen de Don Fernando tirando su sombrero a la arena de la Misericordia en muestra de agradecimiento a las quince mil almas que aplaudían el comportamiento de sus toros.
    Carriquiri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay más que verlo en el minuto 9'33'' de https://vimeo.com/149557340
      cuando afirma casi enfadado:

      "decir que un toro es noble es un poco decir que será un animal un poco burro que no comprende dónde está el enemigo".

      Qué grande.

      Eliminar