Follow by Email

domingo, 15 de enero de 2017

CAMINO CONTRA LINARES

Nuestro amigo Fabad hace una entrada en su blog que titula 'Combates en el ruedo' (pulsar aquí). De lo que comenta, sólo precisar una cosa. El célebre intercambio de golpes entre Camino y El Cordobés en Aranjuez después de que Camino hiciera un quite al toro de Benítez, creo que no fue porque 'le descubriera' el toro sino porque sus chicuelinas pusieron al público en pie. Eso dio rabia al Cordobés (recuerden que lo comentábamos aquí). Ésta fue la primera:



Y ésta la segunda:



Era el año 1965. Tras la ovación se empezaron a oír gritos de 'Manolo ¡aprende!' que sentaron fatal a El Cordobés como pueden ustedes imaginar. De las palabras pasaron a los hechos:



Así es como lo tenemos entendido nosotros pero lo decimos desde la inmensa precaución que supone discrepar con un hombre que tiene el Cossío en la cabeza (y no es una frase hecha).

Viene todo esto a cuento de que, en los comentarios a su entrada, sale a relucir la discusión que sostuvieron en antena el propio Camino con Sebastián Palomo. Fue en el programa 'Directísimo' que, con gran maestría y suprema elegancia, presentaba José María Íñigo. Estamos en 1975, sólo había una televisión en España y la audiencia era millonaria con ocho cifras.

Palomo era siete años más joven que Camino y la tensión comienza cuando el mayor se refiere al otro como 'este mushasho, un chico joven...' Palomo aguanta un rato pero al final salta: '¡Yo no soy un mushasho, soy un tío!'



El de Camas, con más facilidad de palabra, le perdona la vida diciendo: 'mira, vamos a ser educados porque hay millones de personas viéndonos; si quieres, en la puerta nos partimos la boca, pero aquí delante, no'. Palomo acepta el reto y queda muy bien cuando se serenan ambos contendientes y el de Linares dice 'a mis compañeros los respeto a todos y a ninguno lo llamo muchacho'.

Pulsen aquí y asistirán a los tres minutos de enfrentamiento.

Ni que decir tiene que en la televisión nauseabunda actual el entrevistador hubiera echado más leña al fuego para conseguir audiencia. Aquí, Íñigo consigue que la cosa no se salga de madre.

No obstante, en nuestro mundo buenista y sentimental, se echa de menos un poco de rivalidad entre los toreros. No queremos que se peguen pero sí que compitan en quites, por ejemplo, o en hacer un buen primer tercio de cara al espectador. Hoy se invitan a las bodas y en la plaza son como hermanos.


En la boda de Cayetano

No son sólo los toreros. Los futbolistas se besuquean en el túnel de vestuarios antes de salir a jugar ¡No os beséis antes! Después, lo que queráis pero antes, no (sigan el ejemplo del rugby).

Volviendo a los toros, ¿cuánta competencia en quites vieron los sufridos aficionados madrileños durante San Isidro? Quizás deberíamos conformarnos con decir ¿cuántos quites vistosos se vieron en ciento cincuenta toros aunque no hubiese competencia?

En fin, que, como decimos, echamos de menos un poco de pimienta en el ruedo aunque sin llegar a las manos, por supuesto.

NOTA: una vez escrita la entrada encontramos esta declaración de Camino al Diario de Sevilla donde curiosamente se refiere igual que nosotros al 'besuqueo':

"El Cordobés y yo estuvimos sin hablarnos un par de meses. Lo que no entiendo es que hoy se besen en un patio de cuadrillas. Cualquiera le daba un beso a Luis Miguel, a Ordóñez o a Rafael Ortega. Yo al único que le daba un abrazo en el patio de cuadrillas era a mi compadre, Diego Puerta. Si le doy un beso me da una hostia. En la plaza hay que tener muy mala leche. Hay que intentar ser el mejor. Otra cosa es la calle, donde tienes que ser una persona normal. Pero en la plaza... a mi nadie me gana la pelea".


Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.

6 comentarios:

  1. Seguro que llevas razón. Recuerdo el hecho que se vio en TVE montones de veces, pero escribí de memoria y después busqué las fotos. Por respeto a Punzón debieron aguantarse... Si Camino se hubiese decidido, habría impedido el desmadre después de Benítez, pero la mandanga...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mucha clase suele ir acompañada de pocas ganas de esforzarse, pasa lo mismo con los futbolistas. Cuando le preguntan a Camino sobre la 'mandanga' siempre suele decir lo mismo:

      "Yo me tuve que guardar algo. Si lo hubiera dado todo me hubiera quedado sin nada y eso no es bueno en la vida en ningún sentido".

      Saludos cordiales.

      Eliminar
    2. En el futbol así es y lo entiendo muy bien. Recuerdo a Rafa Almagro, jugador del Granada, Celta y Mallorca, en primera división y en segunda con el Granada. Decía que prefería estar en segunda porque no tenía que correr detrás de nadie, corrían tras él. Empezó Matemáticas con nosotros, se cambió a geológicas pero terminó Farmacia y de directivo en un banco, donde presumía que no tenía nada que hacer. Sin "mandanga", diga lo que diga Camino, no sabemos donde habría llegado. Tenía todas las cualidades necesarias para triunfar (hasta en los toros que también le gustaban)pero el esfuerzo no se había hecho para él. Para Camino tampoco. Y conste que Camino, además de Curro y alguno mas es MI TORERO...

      Eliminar
    3. Por lo menos su amigo Almagro se esforzó estudiando... Camino, ni eso. Le preguntan si se preparaba físicamente para torear y dice:

      "Me echaba el paseíto porque me obligaban. Algunos se echaban sus carreritas. Yo no corría. Era el primero en cansarme de andar y me volvía para atrás. El torero no tiene que correr, si no estarse quieto. Con torear ya haces ejercicio suficiente".

      Igual que Charlie Rexach: "el futbolista no tiene que correr, la que tiene que correr es la pelota".

      Saludos.

      Eliminar
    4. No sea tan malpensado Rafa. Quiza Camino quiso plasmar el "toreo" del grande R Gaona pero se quedó a la mitad de tan buen camino.

      Eliminar
    5. Tenía prevista una entrada sobre Gaona este invierno pero, entre una cosa y otra, se ha quedado de momento en el tintero. A Gallito no le hacía mucha gracia compartir cartel con él. Más bien, ninguna.

      Saludos.

      Eliminar