Follow by Email

lunes, 25 de junio de 2018

CASTELLA CUMPLE SU SUEÑO, QUE ES NUESTRA PESADILLA

Hace más de diez años preguntaban a Castella en una entrevista a qué aspiraba en el toreo. Su respuesta fue

"Lo que quiero es mandar en el toreo...hacer lo que yo quiera, torear con quien quiera y los toros que quiera"

Ayer en Vinaròs cumplió el sueño más allá de sus deseos porque hizo lo que le dio la gana, hasta el punto de negarse a matar un toro.



Su justificación es ésta:

"Si queremos que la tauromaquia perdure, dejemos mostrarles a los animalistas que los toros se ganan la vida en el ruedo y que los ganaderos crían toros con esta clase y con esta bravura para esto"

¡Qué ingenuo! Se cree que los animalistas tragarán por más indultos absurdos que haya. El toro se cría para morir en la plaza y Castella es matador de toros. En su contrato debía matar dos toros ayer y sólo mató uno. Suponemos que ese incumplimiento y el desacato al presidente tendrán sus consecuencias...pero no estamos seguros.

En este vídeo pueden ver lo sucedido. El toro era de Buenavista, de nombre 'Lujoso'. Es un torete cornidelantero y corniapretado, casi brocho y poco astifino que, la verdad, es una máquina de embestir. Embiste pastueño, dócil, obediente, colaborador, todo lo que ustedes quieran, pero es incansable. Es el torillo de Duracell. El mismo diestro lo reconocía cuando al final afirmaba:

"El toro ha sido un colaborador fuera de lo normal"



Como Castella casi no lo obliga, el toro dura y dura siempre sin ninguna sensación de peligro. Hemos tenido la paciencia de contar los pases de su faena y nos salen sesenta y nueve. Personalmente les confesaremos que seguimos las imágenes con cierto sopor. La impresión es la misma que la de esos caballos de circo que van dando vueltas sin parar con una señorita haciendo cabriolas encima. El diestro dijo después que 

"Ha sido un toro para hacer el toreo soñado; hoy he toreado como lo llevo entrenando y buscando toda mi vida, despacito, con ese ritmo... he podido ir reduciendo la velocidad del toro..."



Creemos entender lo que habrá sentido al templar de esa manera la embestida pero la sensación desde fuera es la de un toreo de salón ayuno de emoción y de transmisión.

El presidente le hace ostensibles gestos de que mate al toro pero él sigue toreando mientras van sonando los avisos. 'Morenito' se une a él girándose contra el palco y suponemos que 'El Soro', desde su localidad, hace lo propio (el francés le había brindado el toro).



Vaya desde aquí nuestra felicitación al presidente por haber aguantado el chaparrón provocado por el antojadizo diestro. Seguro que pasó un mal rato porque en España, todo el mundo quiere tener su torito indultado.

No es la primera vez que el torero francés se muestra caprichoso y displicente con el palco. Revisen este vídeo en el 5'50'' y vean cómo tira la oreja despreciando a la presidencia en Castellón porque quería las dos (con una estocada pasada y caída, tirando la muleta tras perfilarse fuera de la suerte). Hace ocho años se solidarizó con las protestas del público en México cuando salió un choto de sobrero y no quiso matarlo regalando otro sobrero (fue la tarde de estas imágenes). ¿Cuál será la próxima? Ahí lo tienen diciendo que no cumple el contrato que había firmado:



Y la ganadera, doña Clotilde, ¿qué dice de su juampedro?

"Ha sido un toro con clase, nobleza, bravura, todo lo que yo busco. Es una pena que en plazas de tercera no se pueda indultar. Resulta que de la línea de este toro no me quedaba nada por los problemas de tuberculosis que hemos tenido y que nos han obligado a matar mucho...una pena, tendremos que seguir buscando"



Por cierto, le quedan tres corridas en el campo sin colocar.

En España hubo un tiempo en que tres instituciones eran respetadas a carta cabal: el médico, el policía y el maestro. Hoy son humillados cada día. El que faltaba era el presidente de una corrida quien, gracias a Castella, pasa a engrosar la larga lista de cargos o personas a los cuales el español de a pie desobedece, desprecia, ignora y ningunea. 

Dice Castella que

"Para mí lo fácil era matar el toro, ya sé que los reglamentos están para cumplirse y respeto la decisión del presidente...pero no la comparto"

Y como no la comparte, hace lo que le da la gana, que es lo que siempre quiso hacer desde que tomó la alternativa.

Castella cumplió su sueño que a la vez es nuestra pesadilla: un torete obediente, domesticado, al que apenas se castiga y con el que se monta un  interminable ballet previsible y aburrido que culmina con el propio torero eliminando la muerte. 

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.



15 comentarios:

  1. Si quiere dar el gusto a los antitaurinos deberá entonces,suprimir primero la suerte de varas,después las banderillas y no podrá entrar a matar,porque el toro tiene que salir vivo de la plaza a pastar por el campo hasta que se muera de viejo, con sus honorarios deberá de pagarle la comida al animal etc, etc. Como son muy especiales los antitaurinos sólo podrán lidiar toros de 5 años para arriba, pequeñines no gracias,has de dejarlos crecer.
    Lo que no se dan cuenta los gilipollas es que a los antitaurinos se la suda la tauromaquia y que la quieren prohibir por su infinita ignorancia,por su intransigencia,fanatismo y nazismo.

    ResponderEliminar
  2. Efectivamente, Castella reacciona pensando que se podría llegar a razonar algo con un antitaurino y eso no puede ser y además es imposible. Parece mentira que siendo francés no lo sepa conociendo la tremenda fuerza que tiene el movimiento animalista en su país de origen.

    Con la indultitis estamos en lo que hemos comentado por aquí más de una vez: es un peloteo ridículo a los animalistas que no lleva a ningún sitio como no sea a rebajarnos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Sinceramente, no he visto la faena, pero creo que a la gran mayoría no nos hace falta para imaginarnos el tipo de "indulto".
    En cuanto a las declaraciones y la actitud, me dejan boquiabierto, tanto por la poca coherencia que demuestra hablando de los "animalistas" y la falta de respeto demostrada hacia el presidente, como hacía a los verdaderos aficionados, son comportamientos, este y alguno visto recientemente en San Isidro, más propios de chulos barriobajeros, que de verdaderos toreros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fíjese en que a nuestras queridas figuras, a diferencia de las del fútbol, no las critica nadie por regla general. Les rinden pleitesía en las entrevistas, les pelotean en los reportajes, los ponen por las nubes en las crónicas de las corridas y los portales comerciales no hacen más que alabar sus triunfos.

      Que algún día en Madrid les silben cuatro 'intransigentes' no les quita el sueño cuando en televisión ya se encargan de ningunear esas discrepancias convenientemente. Blogs como el nuestro, donde intentamos ser imparciales y criticarlos cuando se alivian, no es que les den igual, es que no saben ni que existen. Para ellos todo son loas y parabienes las veinticuatro horas del día.

      No es extraño su comportamiento porque viven en una burbuja.

      Saludos.

      Eliminar
  4. Se puede multar este individuo por no respetar el presidente que jugo su papel con seriedad ?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se supone...pero habrá que verlo. Y, si se para a pensar, todos los actores de la farsa están encantados: el maestro porque se habla de él, la ganadera lo mismo y el empresario mucho más porque lo que era una vulgar corrida triunfalista más del verano está en boca de muchos que anteayer no sabían ni situar Vinaròs en el mapa.

      Saludos.

      Eliminar
  5. El año pasado hizo lo mismo Ureña en Talavera de la Reina: se negó a matar el toro y el presidente al final lo indultó. Supongo que eso haría que no hubiera multa.

    Hace trece años le cayeron 12.500 euros a Finito por hacer lo mismo en Montoro.

    He buscado un poco y negarse a matar una res sin causa que lo justifique implica una infracción grave que, dependiendo de los reglamentos, se puede castigar hasta con 60.000 euros.

    ResponderEliminar
  6. Si les pusieran 60000 euros, se lo pensarían por lo menos.

    ResponderEliminar
  7. Si puedes, echa una mano en su difusion:
    https://www.change.org/p/diputación-provincial-de-zaragoza-por-unas-fiestas-del-pilar-2018-con-vaquillas-y-corridas-de-toros-d811eff9-9b8d-4b1c-b48d-52abf04f75ce?recruiter=801536251&utm_source=share_petition&utm_campaign=petition_show&utm_medium=whatsapp

    Gracias.

    Pd: a todos los q nos ayuden.

    ResponderEliminar
  8. Está visto que no hay vuelta atrás. Y entre muchos pseudoprofesionales del sector(que no todos, ya que algunos siguen luchando día a día) se lo están cargando, veanse figuritas de porcelana; novilleros que en vez de dejarse la piel por conseguir llegar arriba, se dejan asesorar por gente que les selecciona el ganado a lidiar, y les preparan las faenas en el hotel; presidentes que aplican el reglamento a su antojo, asesorados por veterinarios que por la mañana no han hecho bien su trabajo; y sobre todo ganaderos, que en vez de buscar el toro bravo y encastado, buscan la ternera bobalicona para agradar a las figuras.

    PD Rafa, a través de qué email me podría poner en contacto contigo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Envíeme un comentario que no publicaré con su email y yo me pongo en contacto con usted.

      Saludos.

      Eliminar
  9. Lástima de comportamiento, siendo un excelente torero, todo un matador de toros. Como ha dicho Vd., Castilla resultó todo un caprichoso, niño necio que realmente compromete la Fiesta. Ojalá se le impongan las consecuencias pero sobre todo, que sus colegas frunzan el ceño ante esta actitud que lejos de ser valiente, ofende la profesión y la afición de muchas personas honestas e íntegras. // Atte., Torotino

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sus colegas no sólo no fruncen el ceño sino que veremos cómo el desacato de Castella se repite antes de que termine la temporada. Al tiempo.

      Saludos.

      Eliminar
  10. Gracias por su sería y didáctica labor. Al final acaban con la fiesta los taurinos. Estuve en Alicante en la tarde de Ponce, Juli y Cayetano. Un fiasco pueblerino. Cada vez me apetece menos gastarme los dineros en esta farsa. Prefiero subir a Madrid donde al menos algunos les exigen. En esta corrida todos los picadores picando en el lomo con premeditación y ni una qyeja. Banderillas a toro pasado y mantazos por doquier. El Juli a su segundo lo mareo con no se cuantos quites mal ejecutados. Sin toro no hay fiesta, pero sin afición tampoco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a usted por leer lo que aquí escribo.

      Esas circunstancias que usted lamenta con toda la razón se dan cada tarde en todas las plazas y nadie dice nada. En Madrid sí protestan algunos con algún puyazo trasero pero se aplauden pares a toro pasado si los pone según quién.

      Saludos.

      Eliminar